10 animales aterradores que vivieron junto al hombre prehistórico

Nuestra clase, el Homo sapiens, solo existió en el transcurso de un abrir y cerrar de ojos en concepto de la narración de la Tierra. Se estima que la Tierra se formó hace mucho más de 4.600 millones de años y los primeros humanos evolucionaron hace unos 200.000 años en África.

Para subsistir y que los humanos modernos tengan la posibilidad de progresar, nuestros ancestros ​​prehistóricos debieron batallar y apresar animales que eran considerablemente más enormes y considerablemente más fuertes que ellos. Estos son 10 animales horripilantes que tienen la posibilidad de haber encontrado en el momento en que los humanos migraron por todo el planeta.

10. El mastodonte colombino

Los mastodontes colombianos fueron entre los mamíferos mucho más enormes que nunca haya recorrido sobre la Tierra, y eran primos de los mucho más conocidos. mastodontes lanudos. Los mastodontes colombianos se hallaron desde el presente Canadá hasta México, al tiempo que los mastodontes lanudos, que eran mucho más pequeños, se hallaron en el norte de Asia, Rusia y Canadá. Otra una gran diferencia es que Mastodontes colombianos tenían bastante menos pelo, con lo que se parecían mucho más a los elefantes de actualmente, pero mucho más enormes y con colmillos considerablemente más largos.

Los mastodontes colombianos medían entre 12 y 14 pies de prominente y pesaban entre 5,5 y 11 toneladas. El mastodonte colombino asimismo tenía los colmillos mucho más enormes fuera de la familia de los elefantes. Tenían, en promedio, 12 pies de largo, en espiral y realmente fuertes. Se habrían usado para combatir contra los predadores, incluyendo los humanos.

9. El perezoso terrestre

Entendemos que esta lista tiene que ver con animales terroríficos, y los perezosos son cualquier cosa. pero espantoso. No obstante, sus antepasados, los perezosos terrestres, eran un tanto mucho más intimidantes que sus contrapartes de hoy día pues eran varios de los mamíferos mucho más enormes que nunca hayan existido.

Había múltiples subespecies distintas de perezosos terrestres y los que vivían en América del Norte eran el tamaño de los rinocerontes y lo mucho más posible es que los humanos las comiesen. No obstante, los perezosos terrestres mucho más enormes, el Megaterio, que vivió en América del Sur hasta hace unos 10.000 años, eran tan enormes como un elefante. De la cabeza a la cola, medían 20 pies de largo y pesaban hasta 4 toneladas. Además de esto, gracias a que tenían dientes afilados y garras largas, se especula que tienen la posibilidad de ser carnívoros.

En último término, la última clase de perezosos terrestres vivió hasta hace unos 4.200 años en las islas del Caribe. En el momento en que los humanos llegaron a las islas, fue el golpe mortal final a los perezosos del suelo.

8. Gigantopithecus

El primate mucho más grande popular que nunca haya recorrido sobre la tierra. era el Gigantopithecus, que es familiar de los orangutanes. Tenían 10 pies de prominente y pesaban cerca de 1,100 libras.

Una cosa que puede ver es que el Gigantopithecus se semeja bastante al mítico Sasquatch. No obstante, antes que alguien empieze a elucubrar, el Gigantopithecus se extinguió hace 100.000 años. Entonces, salvo que un conjunto de monos de 10 pies y media tonelada se haya escondido activamente de los humanos a lo largo de mil siglos, no semeja posible que la multitud haya visto Gigantopithecus y haya planeado que era Bigfoot.

La razón por la cual fallecieron tras vivir en la Tierra a lo largo de seis a 9.000.000 de años es pues precisaban mucha comida, como frutas, para mantener sus cuerpos colosales, lo que no era un inconveniente en el momento en que su hogar en el sudeste asiático eran los bosques tropicales. Pero entonces, gracias a los cambios climáticos, sus bosques han comenzado a ocultar y se transformaron en sabanas secas, lo que quiere decir que había menos comida y el primate enorme sencillamente se extinguió.

Como es natural, Gigantopithecus puede ser familiar para esas personas que vieron la increíble adaptación en directo de El libro de la selva, pues King Louie es un Gigantopithecus.

7. La hiena de las cavernas

Los habitantes de los árboles (1904) Cave Hyena

Las hienas de las cavernas, asimismo conocidas como coyotes manchados, eran precisamente el doble del tamaño de sus familiares, el coyote risueño. Pesaban hasta 285 libras, eran precisamente tres pies de alturay medían prácticamente cinco pies de largo. Según cálculos basados ​​en fósiles, una hiena de las cavernas era suficientemente fuerte para terminar con un mastodonte de 5 años que pesaba una tonelada.

No obstante, vivían en manadas, en ocasiones formadas por 30 coyotes. Estos los transformaban en cazadores considerablemente más efectivos y podían terminar con un mastodonte de nueve años que pesaba nueve toneladas. No es necesario decir que una pequeña familia de humanos no desearía hallarse con una manada de hienas hambrientas.

Su población empezó a reducir precisamente Hace 20.000 años, antes de extinguirse en algún sitio entre 11.000 y 13.000 años atrás. Entre las causas probablemente halla sido el hombre, pues competimos con las hienas por el espacio de la gruta a lo largo de la última edad de hielo.

6. Smilodon

Smilodon Populator1A los gatos con dientes de sable de forma frecuente se les da el título engañoso de tigres dientes de sable. Es engañoso por el hecho de que, más allá de que forman parte de la familia Felidae, no estaban cerca relacionado con los tigres.

Los gatos con dientes de sable se dieron a conocer por vez primera hace 42 millones de años. Había muchas especies de ellos y la mayor parte de ellos habían fallecido antes que apareciesen los humanos por vez primera. No obstante, se estima que los humanos que viven en las Américas podrían haberse encontrado con 2 especies distintas de gatos dientes de sable, Smilodon fatalis y Smilodon populator. Cambian en tamaño y podrían ser tan enormes como un león africano, que es el león salvaje mucho más grande que hay hoy en día. Ellos asimismo podrían pesar tanto como la subespecie mucho más grande de tigre, el tigre siberiano.

Con su tamaño vino una enorme fuerza. Los smilodons podían terminar con animales considerablemente más enormes que ellos, como mastodontes. Con frecuencia, aguardaban a que la presa se acercara y después lanzaban un ataque sorpresa.

Fuera de la familia felina, el smilodon no tenía el bocado mucho más fuerte. Según los cálculos, solo tenía en torno a una tercer parte de la fuerza de mordida de los leones modernos. No obstante, tenía una mandíbula muy maleable y podía abrir la boca. 120 grados, en comparación con un león, que consigue un máximo de 60 grados.

El smilodon asimismo tenía dientes bastante enclenques, pero los estudiosos suponen que para compensar eso, desarrollaron el antebrazos mucho más fuertes de todos y cada uno de los gatos. Se estima que emplearon esta fuerza para sostener a su presa y después acuchillaron sus colmillos a través del cuello de presa. Otra teoría es que el Smilodon reiteradamente acuchilló a la presa con sus colmillos tras haberlo presionado. Da igual de qué forma matasen a su presa, un humano no deseaba hallarse bajo los antebrazos de un smilodon.

5. El lobo alarmante

Esqueleto de lobo temible

Los entusiastas de Game of Thrones tienen la posibilidad de admitir a los Dire Wolves, pero en contraste a otros muchos animales en el software, los Dire Wolves eran reales.

Se dieron a conocer por vez primera hace precisamente una cuarta parte de millón de años. Eran afines a lobos grises de actualmente pero mucho más robusto. La Lobo gris, que es el lobo vivo mucho más grande, mide en torno a 4 pies a 6,6 pies de largo y pesa de 40 a 170 libras, al paso que los Dire Wolves medían cerca de 5 pies de largo y pesaban hasta 200 libras.

Los lobos temibles, que estaban en toda América del Norte y del Sur, tenían un fuerza de mordida eso era 29 por ciento mucho más fuerte que los lobos grises. Su dieta consistía en eminentemente caballos.

Se extinguieron como muchos otros carnívoros, en el final de la última edad de hielo hace unos 10.000 años.

4. El león americano

León americano

Como otros muchos animales en esta lista, el león americano tiene un nombre horrible pues no es un león en lo más mínimo. Su nombre científico es Panthera atrox y, como recomienda, el león americano está mucho más relacionado con las panteras que con los leones. Parte de su nombre que es adecuada es que vivieron en la América actualizada ya hace unos 330.000 años.

Un aspecto destacable que nuestros ancestros ​​habrían sentido inmediatamente si se encontraran con un león americano es que era colosal. En verdad, es el felino salvaje mucho más grande popular de la historia. En promedio, pesaban 772 libras, que es un 25 por ciento mucho más grande que un león africano. El León Americano asimismo fue impresionantemente fuerte. Eran suficientemente poderosos para derruir a un bisonte, lo que quiere decir que un pequeño conjunto de humanos habría estado en inconvenientes si se hubiesen encontrado con uno de estos leones.

Fallecieron hace unos 11.000 años, en el final de la última edad de hielo.

3. La Megalania

Megalania (Goanna gigante)

Megalania era un lagarto monitor, que forma parte a exactamente la misma familia de lagartos que el dragón de Komodo, y vivió en Australia hasta hace unos 50.000 años; prácticamente al tiempo que los humanos emigraron allí.

El tamaño de Megalania es un tema muy debatido. Inicialmente, se creía que tenía 23 pies de largo, al paso que otras estimaciones ubican su tamaño en el rango de 11 pies de largo.

Independientemente, eran mucho más enormes que los dragones de Komodo, pero como el dragón de Komodo, la Megalania asimismo tenía glándulas venenosas. Sencillamente mordería a su presa y si no moría por la pérdida de sangre, entonces sería envenenado de manera lenta hasta la desaparición y la Meaglania se daría un festín con su cadáver.

El día de hoy, Dragones de komodo se consideran un animal peligrosísimo. Son veloces, fuertes y venenosos. Asimismo miden en promedio 6.5 pies de largo. La Megalania podría haber tenido 4 ocasiones ese tamaño; no es precisamente algo con lo que un humano, así sea prehistórico o moderno, desearía encontrarse.

2. El oso de cara corta

Oso de cara corta FMNH

Los osos se dieron a conocer por vez primera hace unos 40 millones de años y múltiples subespecies han evolucionado durante los años. Uno que nuestros ancestros ​​prehistóricos habrían encontrado es el oso de cara corta.

Los osos de cara corta (Arctodus pristinus) medían cinco pies de prominente a la altura de los hombros, pero en el momento en que se paraban, tenían 12 pies de altura y con los brazos levantados medían 14 pies de altura. Asimismo tenía la aptitud de correr sobre 2 piernas. Si eso no fuese suficientemente espantoso, el oso de cara corta asimismo tenía extremidades largas y podía correr mucho más veloz que un oso pardo, probablemente alcanzando velocidades de 40 millas por hora. Eso quiere decir que aun Usain Bolt, que registró una agilidad de 45 km por hora, sería la cena de esta bestia.

El oso enorme de cara corta era entre los carnívoros mucho más enormes de América del Norte. Se dieron a conocer por vez primera hace unos 800.000 años y se extinguieron hace unos 11.600 años.

1. El Quinkana

Cráneo de timara de Quinkana

Según los fósiles, los Quinkana evolucionaron por vez primera hace precisamente 1,6 millones de años y vivieron en la Australia de hoy. Eran integrantes gigantes de la familia de los cocodrilos y podían llegar a medir 23 pies de largo. Solo para tener una visión, el cocodrilo mucho más largo en cautiverio fue Lolong y medía 20 pies de largo.

Gran diferencia entre el Quinkana y otros muchos cocodrilos es que eran pobladores de la tierra. Ya que vivían en la tierra, hubo 2 aspectos físicos primordiales que desarrollaron los Quinkana. La primera era que tenía piernas largas y capaces. Cazaría a sus presas persiguiéndolas a lo largo de grandes distancias. La segunda diferencia es que los cocodrilos utilizan sus dientes para sujetarse y arrastrar a su presa al agua y ahogarla. Los dientes de las Quinkana, por otra parte, eran considerablemente más afilados y se empleaban para recortar.

Se extinguieron hace unos 50.000 años, precisamente 10,000 años una vez que los humanos llegaran por vez primera a Australia.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *