10 animales supremamente autodestructivos

El éxito entre la variedad de especies de la naturaleza se fundamenta por norma general en la transmisión de los genes. Más allá de que la mayor parte de las especies procuran eludir ser devoradas, están seguras de comer y procuran la posibilidad de reproducirse, en ocasiones estos objetivos chocan de forma inopinada. El día de hoy, descubrimos 10 animales autodestructivos que han abrazado el éxito o han adoptado un enfoque excepcional de la vida mediante la desaparición, el canibalismo o sencillamente fusionándose con el cuerpo de otro.

10. Brown Antechinus – Mortalidad maniaca por apareamiento

¿Cuántas M puedes poner en una oración? Bueno, para iniciar, prueba el ratón marsupial de apareamiento de maratón maniaco. El Brown Antechinus de Australia semeja un ratón familiar, pero de todos modos es un marsupial, que exhibe un caso destacable de evolución convergente en mamíferos. Pero el gran avance testicular del animal representa la mayor sorpresa en la fisiología de esta extraña clase conforme medra hasta una increíble cuarta una parte de la masa corporal total del macho Antechinus pardo. La manera no solo prosigue a la función, la función prosigue a la manera.

De esta manera, teniendo un porcentaje tan enorme del cuerpo destinado a propósitos reproductivos, no es de extrañar que, olvidando la estabilidad entre la vida laboral y personal, haya poco equilibrio entre la vida y el sexo. Tan poco, en verdad que los machos abonan para la fecundidad con la mortalidad individual. Pues con esas gigantes gónadas viene una actividad sexual enloquecida tan furiosa que los machos olvidan y abandonan la comida para aparearse. Con la carencia de comida y un gasto energético radical en el apareamiento, los machos concentran su energía en la reproducción a cargo de su supervivencia, sencillamente apareándose hasta la desaparición. Pero ya que la información genética se transmite, las hembras preñadas que dan a luz a enormes camadas afirma la supervivencia de esta clase supuestamente autodestructiva pese al sacrificio de los machos.

9. Miel: picaduras por el bien común

Las abejas melíferas tienen la posibilidad de ser familiares y asimismo se teme como probables liberadoras de una picadura increíblemente dolorosa. Tal picadura puede aun poner en riesgo la vida de la gente alérgicas graves, pero a dios gracias la mayor parte de las picaduras de abejas acaban en un destino mortal solo para el insecto que pica. Más allá de que publicar una picadura muy dolorosa puede asistir de manera significativa a las abejas en la defensa de la colonia es mortal a la abeja melífera individual. Los aguijones con forma de arpón o anzuelo se clavan en la carne del propósito, pero no van del cuerpo de la poco afortunada víctima. La fuerza de la pelea subsiguiente de una abeja melífera que pica una vez anclada en la meta no solo comienza el aguijón de la abeja, sino asimismo desgarra porciones libres del tracto digestivo de la abeja.

Con ese daño viene la pérdida de músculos y nervios, tal como unas partes del abdomen de la abeja melífera. Tras “huír” sin su aguijón, la abeja melífera está dificultosamente herida y le queda poco tiempo para subsistir. Tras una lesión tan desastrosa, próximamente prosigue la desaparición de la abeja. No obstante, al resguardar la colmena y los familiares de la abeja, se consigue un mayor beneficio del conjunto genético a través de la supervivencia de la colonia a cargo de los aguijones. Un saco de veneno continúa con el aguijón dejado por la abeja que sigue liberando toxinas.

8. Las hormigas fulminantes de Borneo – Bomba de insectos andantes

Los asaltos explosivos tienen la posibilidad de ser el tema de las películas de temática militar, pero para determinadas hormigas gatillo en Borneo, volar hasta el olvido es precisamente la manera en que luchan por el propósito mayor de la supervivencia de la colonia. Viviendo en los árboles y intentando de encargarse de sus temas, la clase de hormiga explosiva Colobopsis explota tiene el nombre mucho más correspondiente. Esta clase de hormiga particularmente es extraña, como una hormiga explosiva, pero ya que no tiene veneno que logre inyectarse o de capaces mandíbulas para morder a los atacantes potenciales, se ha creado una manera marcadamente diferente y también individualmente costosa de resguardar las colonias y la clase en su grupo.

Los sacrificios particulares de las criaturas con forma de granada se hacen en asaltos en los que las hormigas se enganchan a un depredador y después se abren. La acción de explosión, conseguida por la acción de los músculos enérgicos, genera una salpicadura de substancia viscosa amarilla que es tóxica hasta el punto de ser mortal para los predadores y eficaz para disuadir a los predadores de agredir a sus presas potenciales. Cabe destacar que Colobopsis explota no toma la ruta de la autodestrucción a la rápida o sin el debido precaución y preparación. En vez de explotarse a sí mismas a primer aspecto de una amenaza, las hormigas levantan sus traseros en el aire como una observación de que están listas para volar en trozos.

7. Rape – Novio bastante apegado

El apareamiento en general supone una interacción física entre 2 animales con la reproducción en cabeza. Los medios de reproducción sexual tienen la posibilidad de cambiar, de la misma la biología del apareamiento de los animales. Pero para el rape de aguas profundas, el apareamiento es algo muy distinta. Para estos extraños peces, el apareamiento es un instante de pérdida total de autonomía y también identidad física para los machos. Los machos de rape de aguas profundas son considerablemente más pequeños que las hembras, que tienen un señuelo bioluminiscente popular como un escape que se prolonga desde su frente para captar sus presas. Al localizar una hembra mediante sus sentidos de la visión y el olfato, los machos rastrean a las hembras y después muerden su cuerpo, colgándose de manera continua. De a poco, los tejidos de su cuerpo y el torrente sanguíneo se unen al de la hembra, lo que le deja conseguir nutrientes de su cuerpo.

Una vez adheridos, los órganos internos, los ojos, las aletas y los dientes del macho se pierden. Habiéndose fusionado con la hembra y absorbido por su sistema, el macho se destaca perturbadoramente de su cuerpo. El rape macho se transforma en lo que se conoce como “Parásito sexual”. Se conoce que mucho más de 160 especies de rape de aguas profundas patrullan los océanos de todo el mundo, pero estudiarlas es bien difícil gracias a su hábitat en aguas profundas. Pero las imágenes conseguidas a 2.600 pies de hondura en el Atlántico Norte en 2016 enseñaron un rape macho vivo visto instantaneamente de apareamiento en solo la tercera grabación de vídeo de un pez rape de aguas profundas nunca efectuada.

6. Chinches – Inseminación traumática

Las chinches son horripilantes. Las alarmantes criaturas se sitúan como varios de los peores pequeños contrincantes naturales de los humanos con una industria encargada de su control y erradicación. Pero no solo es desapacible la manera en que se cuelan en las casas y se aprovechan de los humanos mientras que duermen, dejando feos verdugones al día después. Estos horripilantes insectos, que en verdad se clasifican como reales bichos en el caso de que se lo pregunte, tienen una vida sexual aún mucho más perturbadora. Popular como “Inseminación traumática”, La reproducción de las chinches radica, fundamentalmente, en que el macho apuñala a la hembra en su abdomen con su equipo reproductivo punzante singularmente amoldado, horada su pared abdominal y libera el tan esencial esperma. ¡Un acercamiento de lo mucho más romántico!

Gracias a la distribución directa de esperma al cuerpo de la chinche hembra por medio de una inseminación traumática, el tracto reproductivo de la hembra no es una parte del desarrollo de apareamiento. En cambio, las chinches hembras sencillamente ponen huevos de su tracto reproductivo tras una inseminación traumática. Antes que las hembras de las chinches por último pongan los huevos, el esperma insertado mediante la herida abdominal viaja a los ovarios para fertilizar los huevos. Pese al daño y el agobio inherentes a la reproducción de las chinches, como es natural marcha bastante bien dada la guerra global en curso contra las chinches.

5. Empavesados ​​pintados: duetos fatales

La naturaleza está llena de ironía y las filas de los pájaros cantores no proponen una salvedad. Una de esas ironías es la vida cariñosa del Painted Bunting, un familiar de pinzones, cardenales y picudos. Originarios del centro-sur y sureste de los USA, México, el Caribe y América Central, los machos Painted Bunting están entre los pájaros pequeños con los colores y dibujos mucho más extraordinarios que hay. No obstante, la gloriosa fachada de estas aves se ve manchada por un modo de vida en la temporada de apareamiento tan violento que en ocasiones es horrible. Los ojos tienen la posibilidad de estar picoteados, lesiones horadadas bajo las plumas y alas dañadas dificultosamente. Por el hecho de que la temporada de apareamiento se define por guerras totales para proteger territorios de 3 acres.

Entre el arrebatamiento de pájaros y el apuñalamiento de picos, múltiples machos quedan demacrados de año en año o sencillamente mueren en un intento por ser el más destacable posicionado para aparearse. ¡Qué apuesta! Los empalmes pintados machos que subsisten a la rivalidad beligerante que antecede al apareamiento consiguen el beneficio de trasmitir los genes de un contrincante fuerte y exitoso que fue con la capacidad de controlar un territorio. El plumaje refulgente puede prosperar el atrayente reproductivo y contribuir a intimidar a los oponentes, pero el espectáculo de colores asimismo muestra un mayor peligro de depredación. ¡Entre las compensaciones de la naturaleza!

4. Guppy – Cazador de descendientes

Los guppies son pequeños peces tropicales visibles que son buenas mascotas de acuario. Naturalmente, al tener algo de color, la clase se ha criado selectivamente de una forma comparable a ciertos perros de raza pura y peces de colores para hacer toda clase de variedades de guppy increíbles y distinguidos. Pese a su pequeño tamaño, asimismo son visibles en tanto que dan a luz a sus crías como peces vivos en miniatura. Más allá de que conseguir que los guppies se reproduzcan primeramente es considerablemente más simple que otros peces, sostener vivos a los bebés puede ser otra cuestión. juntos. No obstante, esto no es porque los alevines guppy sean frágiles.

Pese a sus prolíficas capacidades reproductivas, las hembras guppies se conocen comúnmente por ofrecer a luz a un conjunto de admirables y enanos alevines guppy solo para entonces consumirlos en un acto de canibalismo de los progenitores. El inconveniente de las mamás caníbales guppy está tan bien predeterminado en el pasatiempo de los acuaristas que los corrales de cría especialistas para aislar a la madre de las crías son compras recurrentes en las tiendas de acuarios. En el momento en que una hembra está a puntito de ofrecer a luz, se la pone en un divido que se instala de manera fácil en el acuario primordial que la mantiene, al tiempo que otro divido da a las crías guppies un cobijo donde tienen la posibilidad de resguardarse de su madre hambrienta.

3. Stegodyphus lineatus Arañas – Mamás autodestructivas

La crianza de los hijos puede implicar sacrificio, pero la araña del desierto hembra Stegodyphus lineatus transporta la crianza de los hijos un paso horrible mucho más allí. Más allá de que muchas especies animales hacen todo lo que es posible para conseguir alimento para sus crías y cuidarlas de distintas formas esenciales, la araña del desierto hembra va considerablemente más allí. En la temporada de reproducción, las hembras generan mayores proporciones de enzimas. Las hembras atrapan mucho más presas y después regurgitan las comidas para sus crías. Tras toser una lechada llevada a cabo de sus víctimas, la madre, en la situacion de esta feroz clase de araña, deja el espectro, fallecida por los efectos perjudiciales del incremento de la producción de enzimas. Una vez fallecida, sus crías tienen la posibilidad de comérsela.

El término para la descendencia apoyado en su accionar dietético es matrífago, como es la adecuada término biológico que quiere decir que las arañas bebé se comen a su madre. Los machos miden poco menos de media pulgada, pero a dios gracias para los jóvenes hambrientos, las hembras son un tanto mucho más enormes y miden un tanto mucho más de media pulgada de largo. La Araña del Desierto no es grande ni amenazante para los humanos. Esta clase habita en entornos cálidos de matorrales de la Europa mediterránea y en tierras yermas y matorrales de Eurasia con una distribución que se prolonga hasta Tayikistán.

2. Phascogale de cola de cepillo: horrores del rompecorazones

Australia es la vivienda de varios animales visibles, pero poco populares son los admirables pero fieros Phascogale de cola de cepillo, asimismo populares de forma bastante entretenida como “Wambengers”. El nombre phascogale significa “comadreja con bolsa” y tiene relación a su condición de marsupiales y su naturaleza predadora. Capaces de saltar mucho más de 6 pies, las criaturas comen aves, mamíferos y también insectos. Pero la vida reproductiva de estas criaturas es una donde la manía evolucionada, el apareamiento y la mortalidad se unen. Los machos son dominados por las hembras en el momento en que interaccionan con ellos, pero tratan la reproducción como su propósito final de vida, agotándose en el desarrollo de volverse de forma positiva locos en su furiosa búsqueda de hembras.

El mamífero mucho más grande en el que mueren los machos tras el apareamiento, el Phasogale de cola de cepillo es una clase cuyos machos padecen un caos hormonal y una humillación de órganos que velozmente le transporta a la desaparición poco tras el apareamiento. Ningún macho sigue con vida al desarrollo de apareamiento, que es descrito como el desenlace “absoluto” por el científico estudioso primordial de Parques y Vida Silvestre de Australia, el Dr. Tony Friend. Más allá de que el Phascogale de cola de cepillo es un género de marsupial, las hembras carecen de una auténtica bolsa. Los animales son del tamaño de una ardilla habitual y anidan en árboles huecos en su mayor parte, eligiendo los bosques de eucaliptos como su hábitat natural preferido. En el momento en que los phascogales no están ocupados apareándose, su cola con apariencia de cepillo sirve como defensa al distraer a los predadores.

1. Araña de espalda roja australiana: canibalismo y relaciones con inferiores (… Oh, Dios santo)

Refulgente, negra y roja, y que se semeja a una viuda negra, la araña de espalda roja australiana es una clase con un misterio para la supervivencia y un sendero de vida que incluye una vida sexual bastante horrible. Originaria de Australia y que está en todo el país, merece la pena apuntar que esta clase de araña se ha beneficiado de los asentamientos humanos, extendiéndose bastante alén de Australia Occidental para habitar una pluralidad de ámbitos, especialmente hábitats asentados. Probablemente mortal para los humanos gracias a su mordedura venenosa, la araña Redback se nutre de insectos y asimismo de otras arañas, pequeños mamíferos y réptiles ocasionalmente. Los machos son menos de medio tamaño de las hembras y, con frecuencia, son víctimas de lo que se llama algo espantoso “Canibalismo sexual”. Las hembras devoran a los machos para conseguir proteínas como virtud reproductiva.

Pero ser canibalizado no es el destino perfecto para un Redback Spider macho que podría elegir aparearse y vivir para aparearse otro día. Gracias a las horribles acciones de las hembras, los machos de esta clase que de otro modo podrían ser canibalizados tras el apareamiento, en ocasiones tienen la posibilidad de recurrir a un plan excepcional. Al aparearse con Las hembras inmaduras, los machos “taimados” de esta clase, tratan de eludir ser devorados en el calor actualmente mientras que prosiguen transmitiendo sus genes en un largo plazo.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *