10 artistas influyentes de los cómics de Marvel

Es bueno ver que ciertas cosas continúan igual; Los cómics están entre las escasas maneras de arte que siempre y en todo momento mantuvieron una rigurosa integridad artística. Muy pocas veces el medio se apoya en la tecnología digital, o en algo mucho más que en las capacidades motoras finas de un sujeto talentoso, y en una hoja de papel limpia para manifestar el contenido de su imaginación mucho más salvaje. Y a pesar de que los artistas tienen la posibilidad de ir y venir, y reinventar regularmente nuestros estimados iconos de cómics, la obra de arte siempre y en todo momento fué una fuente de inspiración. Aquí hay diez artistas de cómics espectaculares durante los años, que jamás han fallado en llevar a cabo mostrarse pura magia con un movimiento de muñeca.

10. Tim Bradstreet

Bradstreet, que empezó en 1990 con un cómic único llamado Dragon Chiang, es primordialmente un artista de portada. Como tal, ofrece la aptitud única de acrecentar sus esperanzas sobre la ingeniosidad de una sucesión de cómics, solo a fin de que se defraude inmediatamente al reforzar mucho más (como un avance de película o una imagen de comida en un comercial). El estilo es de un realismo áspero y muy entintado, con usos impresionantemente contundentes de la iluminación y la textura, que se semeja a fotografías cerca de una hoguera a medianoche. seguramente sea mucho más popular por sus ediciones de Punisher, que ilustran múltiples entregas, dentro “Noir”, “MAX” y “Welcome Back, Frank”, que se aúna a la serie clásico.

9. Steve McNiven

Resultado de imagen de Steve McNiven

Este artista canadiense, un dibujante, se inició en Crossgen Comics con series extradimensionales de fantasía espacial como Meridian, Sigil y Mystic, la primera considerablemente más que ámbas últimas. Además de esto, ha prestado su lapicero a las máscaras mucho más visibles y a las figuras con bastante spandex del canon de Marvel (en la primera plana y la página), incluidos Spider-Man, Wolverine, los 4 Fabulosos y el Capitán América. Su estilo es de forma frecuente hábil y algo bulboso y de aspecto redondo, destacable por la carencia de datos de textura y tendones, y una abundancia de suavidad tangible.

8. Jae Lee

En ocasiones, Jae Lee exhibe una habilidad literaria, animando adaptaciones de colosales literarios como Bram Stoker (Drácula) y Steven King (Torre Obscura). No obstante, sus retratos sutiles, alumbrados de manera negativa y cubiertos de sombras dicen bastante de lo que dejan de lado, lo que, en ocasiones, incluye datos faciales, pupilas y bastante luz a fin de que los sujetos de su arte no simulen sospechosos o amenazantes. Para Marvel, ha ilustrado (profesor de la tinta y el lapicero) series como Inhumans, Captain America, Spider-Man, The Sentry y Marvel Knights Fantastic Four: 1234.

7. David Finch

David Finch con Bane, Batman y amigos.

Finch, que dejó Marvel en 2010 para trabajar de forma exclusiva para DC, en la serie Batman: Dark Knight (como escritor y artista), empezó en Image Comics en 1994, haciendo un trabajo en la serie Cyberforce. En 2002, puso su mirada en Marvel, donde ilustró primordialmente series como los Vengadores (“novedosa: y tradicional”), Ultimate X-Men y Moon Knight. seguramente el hecho mucho más destacable sobre su estilo es qué anatómicamente hiperbólicos son sus sujetos: los hombres tienen músculos sobre músculos, la envidia aun de los entusiastas de los esteroides mucho más desmesurados, al tiempo que las mujeres son elementos de deseo sensual y lujurioso (keyword: elementos, como ,) con abdominales cincelados y pechos inflexibles, cuyos aspectos de carácter son primordialmente su hermosura. Sin embargo, por surrealista que sea, su capacidad con los medios de tinta y grafito es inconfundiblemente bella.

6. Alex Ross

Ross puede colorear superhéroes míticos, pero está entre ellos; pintando a sus sujetos con un aspecto poco halagador y verdadera, Ross es el Miguel Ángel de los artistas del cómic. Aun fundamenta sus individuos, en una variación totalmente única del protocolo habitual, en modelos vivos, personas que conoce. De esa forma, todos esos dotados de vuelo, superfuerza, visión de rayos X y otras capacidades sobrehumanas se transforman en puros hombres recurrentes. Y o sea intencional; Eche una ojeada a su refulgente trabajo para Marvels de 1994, en el que se expone que los individuos mucho más enormes del Cosmos Marvel mucho más grande que la vida son tan humanos como nosotros, pese a lo apuntalados que están (o lo bastante que se ponen abajo). Todo tiene un tono muy normanda-rockwelliano, expresividad facial y todo eso, y dado que esté pensado en la América vieja (1939-1974) provoca que esta descripción sea aún mucho más correcta. Más allá de que Ross trabajó considerablemente más para DC, dando manijas de amor y muecas a Superman y compañía, sus fugaces coqueteos con Marvel indudablemente merecen la pena, las Marvel que son.

5. John Buscema

Resultado de imagen de John Buscema

No debe malinterpretarse con Sal Buscema (su hermano menor que asimismo era un talentoso dibujante de cómics para Marvel), o Steve Buscemi (el actor de aspecto desgarbado), o Steve Buscema (que no existe, pero lo que Sal tiende a ser equivocadamente llamado en Internet). John tiene un enorme legado en su nombre, como ilustrador clave de Marvel desde finales de los sesenta hasta los noventa (lo cierto es que fué un dibujante de cómics desde finales de los 40). Su estilo es de una pluralidad tradicional y vintage, donde todo se siente un tanto dramático y exagerado, y el dibujo no quiere ser solamente que dibujos animados. Prácticamente aceptó las funcionalidades artísticas de todos y cada uno de los individuos que Jack Kirby conceptualizó antes de su partida (incluidos Thor, los Vengadores y los 4 Fabulosos), tal como títulos esenciales como The Amazing Spider-Man y Conan the Barbarian.

4. John Romita y también hijo

Resultado de imagen de John Romita

Antes de Buscema (los dos), se encontraba Romita Sr., quien aceptó las tareas de ilustración justo después de la salida de los artistas auténticos Steve Ditko (co-constructor de Spider-Man) y Jack Kirby (co-constructor de Capitán América). Y si bien dibujó para la mayor parte de los primordiales buques insignia de Marvel, su trabajo en The Amazing Spider-Man fue probablemente el más destacable. Continuando donde lo dejó Ditko, le dio novedosa vida a la serie, de alguna forma sacudiendo ciertas datas perceptibles de la obra de arte y sosteniendo la familiaridad de su accesible vecindario joven vestido con medias rojas y azules. Y la evidencia de que el talento viene en la familia es su hijo, John Jr., quien asimismo intentó animar Webhead con geniales desenlaces; asimismo hizo Thor, X-Men, Iron Man y Daredevil en el lapso de una increíble fecunda carrera, imbuyendo a todos un género de sensualidad muy elegante, actualizada y muy afinada.

3. Todd McFarlane

Resultado de imagen de Todd McFarlane

Mucho más destacable como el constructor de la licencia Spawn centrada en el infierno, tal como el diseñador de esas alarmantes y realistas figuras de acción de películas que ves en las tiendas de noticias para mayores, McFarlane logró varios trabajos de ilustración para Marvel a fines de los ochenta, precisamente en ese instante. venerar al demonio se encontraba haciendose de reconocimiento, y mucho más en abudancia para Spider-Man y el increíble Hulk. Para cada uno de ellos, prestó su estilo propio: por igual refulgente, impresionante, de dibujos animados y psicóticamente atormentado.

2. Steve Ditko

Steve Ditko

Aquí hay un hombre sin el que no tendríamos Spider-Man por el que aloquecer: sin series de cómics de múltiples transmisiones que abarquen una década, sin franquicias de películas, sin dibujos animados de cada sábado por la mañana, sin musicales de Broadway con música de U2 (o sea, sin costillas rotas), sin muñecos de acción, sin imitaciones de “Spader-Man” o “Fisherman”, sin juegos para videoconsolas, sin Halloween como lo conocemos … La concepción original de Ditko creó mucha alegría en este planeta (y mucha mediocridad), y poseemos una deuda de gratitud. Para cualquier persona que haya crecido a lo largo de la era Ditko-Lee, sostenga esos números envueltos en plástico en una cámara hiperbárica, o haya recogido una antología de las reimpresiones en el Barnes and Nobles local, hay una alegría gloriosa, empapada de melancolia al contemplar lo indeleble. emparejar una coche-narración tan irónicamente inconsciente con maravillas artísticas que chillan “Esperemos estuvieses aquí”. Hay algo fantástico en ver a Peter Parker prendiendo un encendedor Bunsen con un chaleco amarillo y vasos de botella de coca-cola.

1. Jack Kirby

Resultado de imagen de Jack Kirby

Este artista merece un reconocimiento por su mérito visionario y artístico; tras todo, sin él, no habría Hulk, Thor, Capitán América, X-Men, Fantastic Four o Avengers, entre otros muchos, y consecuentemente no habría proyecciones de medianoche para finiquitar el nerdgasm. Su estilo se transformó en la cara de Marvel (Stan Lee siendo la voz) en ese instante. Es atrayente visto que, antes de sus años de prosperidad en Marvel, fue reclutado para la guerra unos meses tras el Día D, dado de baja venerablemente con ciertos premios de reconocimiento unos años después. Conque es simple ver dónde entrarían en juego esos temas de patriotismo descarado y heroísmo altruista.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *