10 brutales realidades de la vida en la Camboya de Pol Pot

En 1975, el conjunto innovador comunista Khmer Rouge, comandado por Pol Pot, se había apoderado de Phnom Penh, la ciudad más importante de Camboya. Próximamente tuvieron el control de todo el país y declararon su nuevo nombre como “Kampuchea Democrática”. Deseaban hacer una sociedad agraria comunista idealizada y han comenzado a realizar cambios radicales. Más allá de que su reinado fue corto, el conjunto fue depuesto por el gobierno vietnamita en 1979, probaron cuánto daño se puede realizar en solo 4 años. Más allá de que jamás entenderemos el número exacto, la mayor parte de las estimaciones ubican la proporción de civiles asesinados por Pol Pot y su régimen a lo largo de su tiempo en el poder en cerca de 2 millones, o cerca del 25% de la población en ese instante. Más allá de que en Occidente solamente se charla del asesinato en masa de Camboya, los que subsistieron terminantemente no lo han olvidado.

10. Bajo Pol Pot, no tenías derecho a la propiedad privada: el gobierno era dueño de todo

Entre las primeras cosas que logró Pol Pot fue elegir que su gobierno sería verídica y también idealmente socialista, lo que significa completamente ninguna propiedad personal. Bajo Pol Pot, toda la propiedad personal fue decomisada, y cualquier cosa como ropa u otras cosas que precisabas para vivir aún eran escogidas y consideradas propiedad del gobierno. Lo cierto es que esto fue radical aun para una sociedad comunista, y muchas otras naciones marxistas observaban con preocupación.

Pol Pot Deseaba tomar el control total de la vida de la gente y tener completamente a toda la población en prácticamente todos los sentidos, pero una parte del propósito del comunismo había sido por lo menos ofrecer la ilusión de que todos son iguales y se les protege según con sus pretensiones, como siempre y cuando trabajaran. Aun la mayor parte de las sociedades marxistas tendían a aceptar a la gente una alguna proporción de propiedad personal para sentir que tienen la posibilidad de aspirar a algo, con lo que Pol Pot era increíblemente extremista en este sentido.

9. La mayor parte de las cosas entretenidas fueron prohibidas … No se podía apostar, tener joyas ni ser espiritual

La religión era, evidentemente, bastante dañina para la supervivencia de un régimen como el de Pol Pot, con lo que fue entre las primeras cosas en ocultar. La Khmer Rouge prohibió en el instante la práctica de la religión y masacró a un elevado número de frailes budistas. Varias personas piensan que la proporción de fallecidos probablemente halla sido de millones, pero exactamente la misma muchas de las cantidades similares con el asesinato en masa de Camboya, probablemente jamás lo sepamos con seguridad.

Aparte de la religión, la mayoría de la diversión asimismo se encontraba prohibida. Como no se podía tener una propiedad, precisamente no se podía emplear cosas chillonas como joyas, y el juego se encontraba contraindicado. Muchas prácticas habituales de diversión folclórico asimismo fueron prohibidas pues Pol Pot deseaba dividir a la multitud de su vieja cultura. La multitud en este momento pasaba la mayoría de su tiempo haciendo un trabajo para el gobierno y solamente conseguía bastante comida para vivir.

8. Médicos, gobernantes públicos y otra gente “peligrosas” fueron detenidas o asesinadas

Pol Pot era exactamente el mismo un instructor y enormemente educado antes de transformarse en un líder innovador y un dictador despiadado, con lo que sentía que los modelos de personas mucho más peligrosos eran esos intelectuales que podían ser subversivos y poner a la multitud en contra suya. Por tal razón, decidió que cualquier persona con una educación aceptable o capaz era bastante dañina para vivir, y la mayor parte de los más destacados y mucho más refulgentes del país fueron detenidos y asesinados. Médicos, gobernantes, profesores, policías y otra gente esenciales fueron asesinados a balazos por el riesgo que representaban para su régimen.

Este movimiento comunista particularmente fue único en el sentido de que era realmente antiintelectual. Más allá de que los regímenes marxistas precisamente refrenan a los intelectuales que discuten con ellos, otros muchos durante la historia tienden a atraer intelectuales al redil y emplearlos para su publicidad. En vez de, Pol Pot Parecía totalmente desinteresado en la publicidad, y en cambio solo deseaba llevarlo a cabo todo por la fuerza despiadado, y llevarlo a cabo todo al unísono.

7. Pol Pot tenía su centro de detención infame (CS-21), pero tenía considerablemente más que eso

En el momento en que Pol Pot y su equipo al final aceptaron el control, lo declararon año cero en la narración de Camboya, una devolución de llamada a la Revolución Francesa, y también en el instante se desató la detención masiva, la tortura, el interrogatorio y la ejecución. Ciertas estimaciones ubican el total de centros de detención en 150 y ciertas lo aproximan a 200, pero es bien difícil entender la cantidad precisa, puesto que la mayoría del país se transformó en centros de detención temporal. Las academias secundarias y otros inmuebles públicos se transformaron en cárceles en vez de sitios de estudio; tras todo, no se precisa una escuela secundaria en el momento en que los profesores fueron asesinados.

El mucho más infame de ellos es un edificio que en algún momento fue una escuela secundaria llamado Tuol Svay Pray, pero que fue rebautizado a S-21 por el Khmer Rouge. Se calcula que 14.000 personas fueron detenidas en esta instalación y se estima que solo siete han subsistido. Entendemos estas cosas por el hecho de que las autoridades del Khmer Rouge hicieron que los torturadores sostuvieran registros fotográficos impresionantemente explicados para probar que llevaban a cabo las atrocidades que se les había ordenado perpetrar. Una fotografía exhibe a alguien que es solo un chaval, sin camisa, con una etiqueta de preso verdaderamente sosten con un alfiler de seguridad de forma directa a su pecho, su piel cubierta de moratones.

6. La gente fueron obligadas a dejar sus hogares para trabajar en áreas despobladas; Las academias estaban cerradas

Pol Pot medró en un privilegio relativo, nació de un rico dueño de una granja y logró proceder a estudiar a Francia, algo que varios jóvenes de Camboya no podían posibilitarse. Por tal razón, como comentamos previamente, pasó su tiempo como profesor antes de transformarse en el despiadado asesino que todos conocemos el día de hoy, y fue en su mayor parte un individuo amable y amable en todas y cada una de las apariencias antes del asesinato en masa. Quizás fue su amor por las huertas lo que logró que se le sucediera un concepto tan extraña, pero Pol Pot decidió llevar a cabo algo que aun la mayor parte de los países marxistas considerarían radical y cerrar las áreas urbanas completamente.

Todos fueron obligados a salir de las ciudades y mandados a trabajar en áreas despobladas en huertas u otras cooperativas agrícolas. Todo lo mencionado fue reforzado rígidamente por los soldados del Khmer Rouge, que se aseguraron de que todo el país se transformara en una sociedad agraria prácticamente de un día para otro. La pureza y la relevancia de la agricultura y la vida rural se resaltaron sobre todas las cosas, y la educación y el intelectualismo eran cosa del pasado. Con todos y cada uno de los profesores asesinados y las academias transformadas en centros de detención, la escuela se acabó; lo único que los jemeres colorados deseaban educar era agricultura y obediencia.

5. Pol Pot creó una exclusiva jerarquía popular de un día para otro y la aplicó rigurosamente

Para hacer una sociedad totalmente novedosa, y totalmente agraria, de un día para otro, Pol Pot decidió que precisaba cambiar completamente el orden popular. Logró 4 novedosas categorías de personas, con la intención de clasificar a su novedosa población de trabajadores esclavos. Esos que estaban ajustados con los valores occidentales, o que habían vivido en la localidad, eran personas novedosas y tenían varios menos derechos que la mayor parte. No obstante, si fueses leal al Khmer Rouge, quizás podrías subir al estado de deportado.

Esos que verdaderamente se comportaron enserio tienen la posibilidad de ocasionalmente ser considerados aspirantes para la ciudadanía plena, y si verdaderamente fueses un óptimo títere del gobierno, ocasionalmente podrías finalizar siendo un ciudadano de todos y cada uno de los derechos. No obstante, la mayora de la multitud se sostuvo en el estado que el Khmer Rouge colocarlos en en el momento en que los clasificaron por vez primera. Era increíblemente extraño que subiesen. Esto hay que en parte a que toda la novedosa jerarquía se encontraba destinada a glorificar y subir una categoría que existe de personas sobre otras, y los sistemas diseñados para discriminar no tienden a ser justos.

4. Las familias fueron separadas por la fuerza y ​​completamente para lavar mejor el cerebro de la población

Entre las mayores señales de identidad del régimen de Pol Pot fue una política de separación familiar que aun varios de los peores dictadores de la historia habrían considerado despiadado. En el momento en que la multitud se vio obligada a salir de las ciudades para transformarse en trabajadores esclavos en el campo, los jemeres colorados apartaron a las familias en masa. En contraste a varios dictadores que hicieron semejantes cosas para castigar a otros por la subversión, Pol Pot lo logró como un movimiento calculado para transformar su régimen en una máquina con perfección aceitada.

Hubo unos cuantos causas esenciales para Pol Pot’s Política despiadado: para iniciar, es considerablemente más simple lavar el cerebro de la población en el momento en que se quita la unidad familiar: el gobierno en este momento se transforma fundamentalmente en la autoridad familiar que cría a los hijos. No obstante, Pol Pot asimismo deseaba ordenar a la gente en función de sus capacidades de la forma mucho más eficaz viable, lo que significaba agrupar a los pequeños con otros como pequeños, mujeres con mujeres, etcétera. Y esto asimismo significó mandar a la multitud a áreas donde él sentía que tendrían mucho más sentido como trabajadores, con lo que era un subproducto natural de sus políticas, con independencia de las causas de lavado de cerebro, dividir a las familias tanto como fuera viable. Este género de cosas es lo que llevó a otros muchos regímenes marxistas a preguntarse si se debería realizar algo. Aun varios de los peores ¿No eran tan atroces salvo que se hubiesen cometido crímenes contrarrevolucionarios reales contra ellos?

3. Pol Pot encaró verdaderamente a la multitud del campo “mucho más pura” con los “intelectuales” de la región

Pol Pot, como varios dictadores, fue un intelectual. Quizás de ahí que se sintió tan conminado por la multitud educada. O, quizás, verdaderamente solo tenía una visión ultraromantizada de la vida en la granja. Independientemente, el auténtico sello propio de la extrañeza del despiadado régimen de Pol Pot fue su insistencia en una sociedad completamente agraria, empezando nuevamente desde el comienzo. Aun en el momento en que los revolucionarios se apoderan de los países, tienden a no desechar todo en concepto de infraestructura, conocimiento y avance urbano, pero los Khmer Rouge hicieron exactamente eso.

Esencialmente, logró de todo el tema una guerra, en su cabeza, de los intelectuales peligrosos y subversivos de la región contra los mucho más gente pura que trabajaba en huertas. La ironía aquí es que, más allá de que Pol Pot sintió que la vida agrícola y una sociedad agraria harían las cosas mucho más puras y saludables (o cuando menos eso confirmaba en la área) en su supuesta búsqueda de pureza ética, él fue responsable de la desaparición de precisamente 2 miles de individuos inocentes.

2. Ciertos eran mucho más “iguales” que otros, pese a las declaraciones del comunismo especial

Más allá de que Pol Pot y su régimen aseguraron que estaban creando una sociedad comunista ideal y a la perfección igualitaria, la mayor parte de nosotros entendemos que ese género de cosas pocas veces marcha tan bien en la práctica. Como comentamos previamente, había 4 clases de personas, e inclusive un montón de trabajo duro y aguante por norma general no te llevaban mucho más lejos. Peor aún, si vivías en la localidad en el momento en que él aceptó el mando, eras una “persona novedosa”, al tiempo que cualquier persona que hubiese vivido en una granja ahora era un ciudadano de pleno derecho.

Para empeorar las cosas, aun si ahora habías vivido en una granja, eso no significaba siempre que siempre y en todo momento tuviste bastante para comer a lo largo del reinado de los jemeres colorados, y no quería decir que las cosas fuesen iguales aun entre esa clase. Hay reportes de que los soldados que trabajaban para los Jemeres Colorados, y cualquier persona que les administrara, precisamente parecían tener mucho más lujo que la mayor parte de la gente que viven bajo el nuevo régimen de Kampuchea “Democrática”. En lo que se refiere al propio Pol Pot, a bastante gente les agrada indicar que pese a sus declaraciones sobre la relevancia del trabajo agrícola duro y de que todos sean iguales, siempre y en todo momento se veía fresco y blando, tal y como si no hubiese hecho ningún trabajo físico duro en bastante tiempo, si en algún momento.

1. La Camboya de Pol Pot fue un intento de ingeniería popular rápida

Hay países marxistas triunfantes que marchan el día de hoy (si bien ciertos afirmarían China por el momento no es técnicamente un gobierno comunista), países capitalistas triunfantes (como USA) y otros tipos asimismo. Verdaderamente no hay una forma especial de gobierno, y cualquier género de gobierno puede cuando menos tratar a su gente con decencia si verdaderamente lo procura. Por esa razón otros muchos países marxistas se alarmaron desde el comienzo en el momento en que tenía que ver con los métodos de Pol Pot. Habitualmente, el comunismo brotó de forma mucho más natural, por el hecho de que la multitud procuraba algo nuevo que cuidara un tanto mucho más al hombre común, y los países marxistas jamás habían dado pasos tan radicales (además de, probablemente, Stalin). Varios intelectuales marxistas temieron desde el comienzo que el régimen de Pol Pot jamás pudiese marchar en un largo plazo, y fue una vergüenza para todos por lo extremista que era.

Deseaba transformar su sociedad a un nivel de comunismo que varios considerarían radical, y volverse totalmente agrario fundamentalmente de un día para otro. Y, en contraste a la mayor parte de los países, asesinó a sus intelectuales en vez de procurar subvertirlos para redactar cosas en pos del gobierno. Su estilo veloz fue tan desquiciado que numerosos países marxistas instaron a Vietnam, su vecino mucho más próximo, a terminar a su reinado de terror. Entonces, en 1978, a instancias de la red social en todo el mundo, Vietnam invadió Camboya. En 1979, se apoderaron de Phnom Penh y las fuerzas sobrantes del Khmer Rouge, tal como nuestro Pol Pot, se retiraron a las selvas. Pol Pot jamás se encararía a la justicia: se suicidó la noche en que se enteró de que lo entregarían a un tribunal en todo el mundo, pero por lo menos la invasión de los vietnamitas brindó un alivio inmediato de las horripilantes atrocidades que se encontraba tolerando el pueblo camboyano.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *