10 casos del Proyecto Libro Azul: la búsqueda secreta de ovnis de la CIA

En 1947, la Segunda Guerra Mundial había terminado, pero la tensión entre USA y la URSS proseguía siendo alta. Los avistamientos de ovni fueron anormalmente altos ese año, por el hecho de que la gente estaban en alarma máxima en el momento en que miraban al cielo. La CIA pensaba que siempre y en todo momento era viable que los rusos inventasen armas muy superiores a las que USA tenía a su predisposición. Tras ciertos accidentes clave en la década de 1940 que forzaron al gobierno a cuestionar su entendimiento de los ovni, la CIA y la Fuerza Aérea de los USA se unieron para hacer la misión ultrasecreta llamada “Emprendimiento Libro Azul”. La meta era elegir si estos elementos eran una amenaza para el pueblo estadounidense y asimismo estudiar la tecnología tanto como fuera viable.

El capitán Edward Ruppelt fue el jefe del emprendimiento. Registró mucho más de 12.000 accidentes particulares que habían sido denunciados al gobierno y acuñó el término “Objeto volador no reconocido”. Ruppelt empleó la ciencia y la psicología para estudiar los datos sobre avistamientos de ovni, descartando la enorme mayoría de los que se habían informado gracias a explicaciones lógicas. Pasó considerablemente más tiempo aprendiendo las situaciones realmente excelentes que retaban la explicación lógica. Estos cayeron bajo una “teoría extraterrestre”, como en la oportunidad de que fuesen elementos de otro planeta.

10. El avistamiento de Kenneth Arnold

En 1947, un conduzco llamado Kenneth Arnold volaba un avión privado en Idaho en el momento en que vio 9 discos plateados volando sobre el Monte Rainier. Se movían tan veloz que estimó que debían estar volando a mucho más de 1.200 millas por hora, por lo menos a 10.000 pies en el aire. Esto fue prácticamente duplicar la agilidad media de cualquier avión usado a lo largo de la guerra. Arnold estimó que estos elementos tenían mucho más de 100 pies de ancho.

Notificó de este avistamiento a las autoridades inmediatamente. El gobierno discutió si estos elementos eran reales o si Arnold los había soñado. No había globos meteorológicos en esa área, con lo que verdaderamente no había ninguna explicación que tengan la posibilidad de ofrecer para argumentar lo que vio. La prensa se comió esta historia y, tras charlar con Arnold, acuñaron el término “platillo volante” para detallar estos elementos voladores que había visto.

9. El hecho de Roswell

Aun si no disfrutas la investigación OVNI, prácticamente todo el planeta ha oído charlar el hecho de Roswell. Este fue otro enorme caso en 1947 que condujo a la creación del Emprendimiento Libro Azul. Un disco plateado se estrelló en Foster Ranch, que se encontraba en las afueras de Roswell, Nuevo México. Los presentes se apuraron al rincón del incidente y aseguraron haber visto una nave espacial. Integrantes de la Fuerza Aérea de una base próxima se presentaron para investigar el sitio del incidente y se llevaron todas y cada una de las pruebas que lograron conseguir. Ciertos presentes aseguran que vieron a los agentes llevarse pequeños cuerpos de extraterrestres del incidente. Ese día, le afirmaron a la prensa que habían descubierto un auténtico “platillo volante”.

Al día después, el gobierno se retractó de su declaración y fotografías publicadas de agentes arrodillados al lado de materiales de un globo meteorológico roto. La Fuerza Aérea mencionó que los cuerpos que la gente presenciaron ser llevados eran de todos modos maniquíes de prueba que había sido atado a los globos. Las sondas exclusivas que cayeron del cielo verdaderamente parecían platillos voladores, pero el gobierno no estuvo presto a argumentar esta tecnología al público hasta años después.

No obstante, para los fieles de los ovni, esta información llegó bastante tarde y piensan que el gobierno solo da explicaciones racionales para agradar la investigación pública. Aparte de eso, el oficial de la Fuerza Aérea que llegó a la escena, Jesse Marcel, dio una entrevista en el que mencionó que no pensaba que este incidente fuera de todos modos un globo meteorológico, pero su oficial al mando lo forzó a engañar a la prensa por miedo a perder su trabajo. Mencionó que el metal que recogió del incidente era tan angosto como el papel de aluminio en un bulto de cigarros y, no obstante, era tan fuerte que no podía doblarlo ni abollarlo, no con un mazo.

8. Dahl y los hombres de negro

En el primer mes del verano de 1947, un hombre llamado Harold Dahl se encontraba en su barco en Puget Sound con su hijo y su perro. Precisamente a 1.500 pies arriba, lograron ver elementos plateados con apariencia de rosquilla volando en el cielo. Entre los elementos comenzó a caer. Los escombros de metal cortaron el brazo de su hijo y mataron a su perro. Dahl le contó a su jefe sobre el hecho. No le creyó, conque fue a verlo por sí solo. Asimismo fue testigo de estos ovni en el cielo. Unos días después, apareció un hombre vestido con un traje negro y un sombrero de fieltro, que conminaba con arruinar la vida de Dahl si en algún momento le contaba a alguien lo que vio ese día en el barco. Por supuesto, Dahl todavía se lo contaba a la multitud. Esto se conoció como el “Hecho de Maury Island”. Este es considerado el primer avistamiento de “Hombres de negro”.

En este momento entendemos que este hecho ocurrió pocos meses antes que comenzara la idea del Emprendimiento Libro Azul. Fueron accidentes como estos los que hicieron preciso tener un conjunto de trabajo que se ocupase de estas situaciones de ovni y tomara los testimonios seriamente con indagaciones científicas, en vez de amenazar con silenciar a los presentes con Hombres de Negro.

7. El hecho de Kinross

En 1953, el mando de tráfico aéreo en el Base de la Fuerza Aérea de Kinross en Michigan advirtió un elemento volador no reconocido que se elevaba sobre el lago Mayor a 500 millas por hora. El blip no ha podido estar comunicado por radio, con lo que un conduzco llamado Teniente Felix Moncla, Jr. y su asistente de radar, el teniente RR Wilson, subieron a un jet para perseguir este OVNI. El control de tráfico aéreo observó el avión y el OVNI parpadear en el radar, y después, los dos elementos desaparecieron de repente al tiempo. Lo describieron como la señal enigmática que se “traga” al otro.

La Fuerza Aérea envió aeroplanos de salve para buscar el avión e inclusive se zambulló en el agua por todo el lago Superior en busca del incidente. Ninguno de sus restos fue encontrado. Los agentes del Emprendimiento Libro Azul estudiaron la escena de las aeronaves desaparecidas y mencionaron al hecho de que habían visto ocurrir accidentes afines antes, pero no se les dejó decir lo que sabían. En años siguientes, el gobierno de EE. UU. Procuró asegurar que la señal enigmática era un avión de la Real Fuerza Aérea Canadiense, pero el gobierno canadiense ha negado firmemente que fuera uno de sus aeroplanos.

6. La situacion de Levelland

En 1957, 2 hombres de Levelland, Texas, presenció un “cohete” que despegaba en la mitad de un campo y después volaba hacia su camión a toda agilidad. Su motor falló y les fue irrealizable distanciarse. Tenían temor por sus vidas, conque brincaron del vehículo y se metieron en una zanja próxima. Mientras que el cohete volaba sobre ellos, sintieron una enorme proporción de calor. Tan rápido como el cohete estuvo lejos, su camión arrancó nuevamente. Condujeron a casa y llamaron a la policía. El alguacil Weir Clem (tal y como si necesitara mucho más pruebas de que esto sucedió en Texas) creyó que tenía que ver con una broma y decidió ignorar la primera llamada telefónica. Esa noche, múltiples otra gente llamaron para decir que una bola de luz refulgente descendió del cielo y se cernió cerca de sus coches, ocasionando que sus motores fallaran simultáneamente. Una vez que la pelota salió volando, sus coches funcionaron de nuevo.

Hubo un total de 15 convocatorias a la policía, quienes detallaron de accidentes afines en distintas instantes, en distintas sitios de la región. El alguacil Clem se subió a su automóvil para investigar y, a la 1:30 am de esa noche, fue testigo del fenómeno de primera mano. Su patrullero de la policía dejó de marchar por un instante, hasta el momento en que el OVNI salió.

El gobierno estudió el sitio y tomó las afirmaciones de los presentes. Le echaron la culpa a un tormenta eléctrica, más allá de que no hubo tormenta esa noche. El gobierno lo llamó “iluminación del salón, ”Que es un fenómeno inexplicable que se registró desde el siglo XIX. No obstante, o sea atrayente por el hecho de que los relámpagos con apariencia de bola son impresionantemente extraños y solo suceden a lo largo de las tormentas eléctricas. Por consiguiente, carece de sentido que esto ocurra múltiples ocasiones en una noche, con horas de diferencia entre sí, en una noche despejada. Tampoco tiene presente los reportes del cohete. Un instructor llamado Allen Hynek, que asistió a lo largo del Emprendimiento Libro Azul, tampoco se encontraba satisfecho con la explicación. Escribió que hay “sepa de prueba de que los relámpagos con apariencia de bola logren parar vehículos y apagar los faros”.

5. Las luces de Lubbock

En el mes de agosto de 1951, un conjunto de instructores universitarios estaban sentados juntos en un patio trasero en Lubbock, Texas. Apreciaron luces de color verde azulado volando sobre ellos en capacitación, afín a una banda de pájaros. En el lapso de esa semana, múltiples otra gente en la localidad apreciaron que estas luces aparecían durante la noche. Un hombre llamado Carl Hart logró tomar 5 fotografías. Mientras que estaban de negro y blanco, se encontraba claro que estas luces estaban agrupadas en una capacitación, y que no se semeja a ningún avión que conozcamos. Las fotografías se han publicado en periódicos locales e inclusive llegaron a la gaceta Life. Al estudiar las fotografías, Edward Ruppelt del Emprendimiento Libro Azul apreció que toda vez que una luz se movía, se encontraba en un patrón. Viajaban a 600 millas por hora, a mucho más de 2,000 pies en el aire.

En 1997, ocurrió un avistamiento impresionantemente afín en Phoenix, Arizona, que fue presenciado durante más de 20.000 personas. Varios presentes aseguran que vieron una aeronave gigantesca, y las luces estaban en capacitación de V en el borde del OVNI. La Fuerza Aérea al final se adelantó para decir que habían estado realizando una misión llamada “Emprendimiento Snowbird” donde estaban probando aeroplanos a reacción en la mitad de la noche, y lanzaron múltiples bengalas desde el cielo. No obstante, la multitud intentó recrear el fenómeno lanzando bengalas desde aeroplanos, y no se parecía en nada a las Luces de Phoenix. El instante informado por el gobierno tampoco cuadró. Para los dos accidentes, no hay una explicación racional que verdaderamente tenga sentido.

4. El hecho OVNI de Washington DC de 1952

El 19 de julio de 1952, el control de tráfico aéreo del Campo de aviación Nacional de Washington advirtió 7 señales lumínicas no identificadas en su radar. Los presentes de todo Washington DC asimismo lograron ver estos elementos. Fueron descritos como luces naranjas que flotarían y después se moverían de forma aleatoria a velocidades extremas, antes de flotar en su rincón de nuevo. La multitud se encontraba tan atemorizada de lo que veían en el cielo, y llamaban tanto a la policía que el sistema de comunicación de la región colapsó completamente.

El gobierno aseveró que tenía que ver con globos meteorológicos. No obstante, los globos meteorológicos son tan pequeños que comunmente no se muestran en el radar del campo de aviación, y jamás hay 7 en un conjunto. Ellos asimismo fueron moviéndose mucho más veloz que cualquier avión el controlador de tráfico aéreo nunca había visto. Los agentes que trabajaban con el Emprendimiento Libro Azul sabían que estos ovni eran muy reales, pero el pavor popularizado en Washington DC era una señal de que la multitud no podía conducir no la oportunidad de extraterrestres y ovni. Desde entonces, el gobierno empezó a adoptar la posición de que si alguien confirmaba que los ovni eran reales, empezarían a encenderlos con gas. Los presentes que detallaron de accidentes en este momento fueron interrogados sobre su cordura o acusados ​​de consumir drogas. El público por el momento no comunicaba todo cuanto veían en el cielo, por miedo a ganarse la reputación de estar desquiciado.

3. Barney y Betty Hill

Archivo: Zeta reticuli.png

En 1961, matrimonio Barney y Betty Hill estaban de sendero a casa tras sus vacaciones. Conducían por una región rural de New Hampshire en la mitad de la noche en el momento en que vieron un elemento volador sobre ellos. Creyeron que era un satélite, con lo que detuvieron el coche para ver con sus binoculares. En ese instante, los satélites todavía eran una tecnología muy novedosa, con lo que fue enternecedora advertir uno. The Hills ha podido ver que tenía que ver con un avión a unos 300 metros del suelo, con lo que supusieron que era un avión que volaba a baja altura. Describen el OVNI con la manera de un panqueque con ventanas alrededor. La nave no precisaba ofrecer la vuelta y podía desplazarse hacia adelante y hacia atrás libremente a grandes velocidades, con lo que no había forma de que su automóvil pudiese conducir suficientemente veloz para huír.

En el momento en que miraron sus relojes, se percataron de que habían pasado 2 horas en un abrir y cerrar de ojos, y no recordaban ese tiempo perdido. Tras este hecho, los dos han comenzado a tener pesadillas horripilantes prácticamente todas las noches. Se puso tan mal que precisaron buscar asistencia de un psiquiatra.

Tanto Barney como Betty Hill fue bajo hipnosis separadamente para asistirlos a recobrar sus recuerdos reprimidos de esa noche. Los dos recordaron accidentes idénticos de ser secuestrados por los seres en la nave y haber efectuado ensayos con ellos. Son mucho más de 10 horas de estas entrevistas.

En el momento en que Barney repasa sus recuerdos, se expone muy relajado y racional a lo largo de la mayor parte de las entrevistas. Entonces, en los instantes en que detalla interaccionar con los extraterrestres, tiene asaltos de chillidos y temor radical. Charla de intentar correr o de lograr su arma. En un instante particular, mientras que revive sus recuerdos en un estado de ensueño. Él afirma: “No comprendo. ¿Nos roban? En el momento en que se le solicitó que describiese de qué forma eran los extraterrestres, mencionó que uno era como un simpático irlandés pelirrojo, al tiempo que otro tenía una cara “maligna”, “como un nazi alemán”. Todos en el barco vestían uniformes militares negros y todos tenían “ojos rasgados”. Asimismo insinuó que podía estar comunicado con estas personas sin charlar. Ha dicho: “Están en mi cerebro”.

En las adaptaciones del acercamiento de Barney y Betty Hill, los artistas siempre y en todo momento hacen que estos hombres de traje simulen ser considerablemente más alienígena de lo que se detalla en su testimonio. No obstante, repiten en múltiples oportunidades que fueron secuestrados y expertos por hombres. Los agentes del Emprendimiento Libro Azul entrevistaron a los Hills y se les mencionó que sostuvieran su crónica en misterio. Esta situación se considera la primera historia de abducción extraterrestre registrada.

Ya que los Hills eran una pareja de raza mezclada en la década de 1960, han comenzado a recibir amenazas de muerte. En varios sentidos, este hecho arruinó su reputación. No habrían ganado nada mintiendo sobre esto. Está claro que les sucedió algo, pero posiblemente jamás lo sepamos si fueron extraterrestres o alguna tecnología avanzada aquí en la Tierra.

2. Persecución de ovni en el condado de Portage

En 1966, un oficial de policía del condado de Portage, Ohio, llamado Dale Spaur, se encontraba estudiando un vehículo descuidado en el momento en que fue testigo de de qué manera un avión resplandeciente se elevaba del bosque. Podía oír un motor ruidoso y sentir un sinnúmero de calor soplando sobre él mientras que se elevaba en el aire. En el momento en que se encontraba en el cielo, ha podido ver que era un OVNI plateado con forma de disco. Lo persiguió en su patrulla y se puso en su radio como respaldo. Otros agentes de policía se unieron a la persecución y prosiguieron al objeto a lo largo de 86 millas.

Los agentes gubernativos del Emprendimiento Libro Azul se presentaron para percibir el testimonio de los oficiales de policía. Se les ha dicho a los oficiales que vieron luz refractada en el mundo Venus, que supuestamente era aparente ese día. En este punto, un nuevo liderazgo se había hecho cargo del Emprendimiento Libro Azul. En vez de efectuar ensayos y realizar una investigación científica real sobre las situaciones, sencillamente aparecerían y desacreditarían todo. Este hecho absolutamente arruinado La vida de Spaur. Se transformó en el hazmerreír de la región, etiquetado como “orate” por opinar en los ovni. Su mujer lo dejó y se llevó a sus hijos, lo despidieron de su trabajo y ahora prácticamente no le quedaba nada. Debió mudarse a West Virginia para trabajar en una mina de carbón, donde cayó 70 pies por un pozo y se rompió la espalda. Jamás se echó atrás en su crónica, pero afirma que deseaba no haber visto nada ese día.

1. El fenómeno del vacío

La CIA contrató a un físico nuclear llamado Edward Condon a fin de que revisara los reportes de Edward Ruppelt con la meta de desacreditar sus descubrimientos. Condon había trabajado en el Emprendimiento Manhattan y era un especialista en armas nucleares. En 1968, lanzó lo que en este momento se conoce como el Informe Condon, que esencialmente afirma que una explicación extraterrestre de los ovni no es muy probable.

El Emprendimiento Libro Azul se disolvió en 1969, y el memorando de adentro del gobierno confirmaba que la CIA había concluido que los ovni no eran peligrosos y que no existía vida extraterrestre. Pero 20 años después, alguien de prominente rango en el gobierno se encontraba mandando cartas a William Sessions, quien era el directivo del FBI en ese instante. Más allá de que tenía que ver con documentos desclasificados, la identidad del escritor aún se encontraba redactada. Esta persona escribió múltiples cartas a Sessions sobre la oportunidad de que el FBI continuara donde lo dejaron la CIA y la Fuerza Aérea.

Supuestamente, los dos habían acordado que los ovni y los extraterrestres de todos modos tienen la posibilidad de ser reales. En entre las letras, le afirma el escritor anónimo a Sessions, “Puede rememorar que mientras que se encontraba en Fort Smith visitando a su padre, llamé y menté resumidamente mi deseo de debatir el fenómeno de (EN BLANCO) generalmente, y el papel de la participación del gobierno de los USA”. En exactamente la misma carta, el escritor relata un encubrimiento del gobierno que implica “cuerpos extraterrestres”. Por alguna razón, el FBI redactó solo una palabra: el fenómeno de qué, ¿precisamente?

Quienquiera que escribiera estas cartas tenía una situación impresionantemente vigorosa en el gobierno. Tenían ingreso a información ultrasecreta. Hablan de recibir llamadas telefónicas del Pentágono y tener el número de teléfono personal del directivo del FBI. Quienquiera que fuera esta persona, el gobierno no desea que lo sepamos, probablemente por el hecho de que probablemente halla sido un nombre bien conocido. En el final de entre las cartas, la persona anónima redacta sobre su amigo en común: “PD: Como desafío definitivo, ¿por qué razón no hacerle una pregunta al propio presidente Bush?

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *