10 casos sin resolver de “411 perdidos”

La gente desaparecen todos y cada uno de los días y, lamentablemente, ciertas de sus desapariciones siempre y en todo momento van a ser un secreto sin solucionar. En el momento en que hay un patrón en el género de víctimas que desaparecen, la policía por norma general piensa que es obra de un asesino en serie. Pero en la situacion de Missing 411, la explicación de estas desapariciones podría ser algo totalmente diferente.

Un oficial de policía retirado llamado David Paulides apreció semejanzas en las desapariciones no resueltas que suceden cerca de los Parques Nacionales. Solo ciertos de estos aspectos recurrentes son que ninguna de las víctimas dejó un indicio de fragancia a fin de que los perros de búsqueda lo encontraran. Los equipos de búsqueda van a pasar meses buscándolos y los cuerpos jamás se recobran. En ocasiones, su ropa está en un área que había sido registrada cientos y cientos de ocasiones antes. Pauldies se embarcó en una misión personal para solucionar estos secretos, o por lo menos catalogar tanta información como sea humanamente viable. Compendió sus descubrimientos en su serie de libros, llamada Missing 411. Asimismo grabó un reportaje.

Por respeto a las familias, Paulides jamás comparte sus teorías personales sobre lo que les sucedió a estas personas. Los entusiastas de su trabajo procuran utilizar estas situaciones como prueba de Bigfoot, extraterrestres o orificios de verme interdimensionales. Ciertos suponen que podría ser un clan de caníbales que viven en el desierto, o quizás fueron arrastrados por leones de montaña u osos.

Las situaciones mucho más extraños, no obstante, son en el momento en que estas personas son encontradas con vida para contar su crónica … y no obstante, hay todavía ninguna explicación lógica de por qué razón desaparecieron.

10. Steven Kubacki

En el mes de febrero de 1977, un hombre de 24 años llamado Steven Kubacki se encontraba llevando a la práctica esquí de fondo por medio de la nieve cerca del lago Michigan. En el momento en que llegó a la orilla del lago, se quitó los esquís para sentarse y reposar. En el momento en que se levantó para dejar sus huellas se habían ido, y se perdió. Lo último que recuerda fue caminar por la nieve, sintiéndose entumecido y exhausto. Se desmayó. En un abrir y cerrar de ojos, era primavera. Se encontraba tirado en un campo de yerba en la mitad de un bosque, vestido con ropa que no era suya. Sentado a su lado se encontraba la mochila de un extraño que contenía zapatos para correr y anteojos que tampoco le pertenecían.

Caminó hasta la localidad mucho más próxima y le preguntó a un habitante local dónde se encontraba. Le afirmaron que se encontraba en Pittsfield, Massachusetts, a 700 millas de donde había estado esquiando. Su tía y su padre vivían en Pittsfield, con lo que llamó a la puerta de su tía. Su familia se encontraba en shock, lo abrazó y le preguntó dónde había estado. Kubacki había estado desaparecido a lo largo de 14 meses.

En el momento en que Kubacki desapareció por vez primera, el equipo de búsqueda encontrado sus bastones y esquís a la orilla del lago. Solo había unos cuantos sus huellas que se dirigían hacia el agua, pero ninguna se distanciaba. Solo podían asumir que se ahogó en el lago helado. Había estado desaparecido a lo largo de tanto tiempo que todos aceptaron que había de estar fallecido.

La explicación oficial es que tenía amnesia y que merodeaba en estado de fuga. Pero aun los médicos están desconcertados por esta situación. Es impresionantemente extraño que alguien pierda la memoria de una proporción de tiempo tan enorme. Y todavía deja muchas cuestiones sin contestación. Su crónica se incluyó en una investigación de caso de psicología en un libro sobre amnesia, pero aun los especialistas no pudieron saber qué ocurrió verdaderamente.

Kubacki ahora se había graduado en lingüística antes de ocultar, pero se encontraba tan fascinado con su caso que consiguió su doctorado en psicología. Deseaba respuestas sobre su desaparición y, no obstante, proseguía sin poder localizarlas. Solucionar el secreto de su año perdido se transformó en una obsesión, y después publicó un libro llamado Argumentos metamatemáticos de la presencia: Gödel, Quantum, Dios y mucho más allí. En él, redacta sobre la oportunidad de mundos alternos.

9. Maurice Dametz

En 1981, un hombre de 84 años llamado Maurice Dametz fue a apresar topacios con su amigo David McSweeney. Dametz tenía un doctorado en Teología, y en los años 70 había dicho en múltiples publicaciones que pensaba que venía el Anticristo. Escribió que el demonio aparecería como “Un autócrata político, espiritual y comercial de todo el mundo”.

Condujeron hasta el Bosque Nacional Pike en Rojo. Cuando estuvieron en el parque, debieron conducir 16 millas por un sendero de tierra hasta llegar a un espacio llamado “Topaz Point”. Los originarios americanos aseguraron que se encontraba buscado por espíritus malvados. Los primeros pobladores llamaron a este sitio la “Cabeza del Demonio”, lo que fue una coincidencia bien interesante, teniendo en cuenta su trasfondo teológico.

Maurice solamente podía caminar por el hecho de que tenía malas rodillas. Precisaba que David lo ayudara a bajar una pequeña colina para llegar a un espacio arenoso para excavar en el bosque. En el momento en que llegó el instante de irse, David caminó hasta el sitio de excavación de Maurice para decir que deberían ir en unos 10 minutos. Regresó a su lugar de excavación a 150 metros de distancia para adecentar sus herramientas, pero en el momento en que David regresó al rincón de Maurice, el adulto mayor se había ido. Con sus rodillas lastimadas, a Maurice le habría resultado irrealizable subir la colina por su cuenta, y no podría haberse adentrado bastante en el bosque. No obstante, se había ido.

Tocó la bocina, lo llamó y procuró a lo largo de un buen tiempo. McSweeney detuvo un automóvil próximo y les solicitó que encontraran a la policía, mientras que él seguía la búsqueda. Las autoridades locales procuraron a lo largo de cinco días y, no obstante, jamás hallaron ninguna prueba. La policía cerró la situacion aduciendo que hicieron todo lo que es posible. La mujer de Dametz envió una carta al gobernador de Rojo para reabrir la situacion y jamás recibió contestación. Una vez que Paulides creara un mini-reportaje sobre la situacion de Missing 411, señalando que hubo un conjunto de desapariciones afines en Devil’s Head. Tras estrenar el mini-reportaje, la policía reabrió la situacion Maurice Dametz mucho más de 30 años tras la desaparición.

8. Danny Filippidis

En el mes de febrero de 2018, un canadiense llamado Danny Filippidis se encontraba de viaje de esquí con sus amigos en Novedosa York. Eran en torno a las 2:00 pm y llevaban horas esquiando. Se preparaban para ingresar en el albergue, y Danny mencionó que deseaba realizar una carrera mucho más montaña abajo antes de la hora del almuerzo. A las 4:00 pm, Danny no devolvía ninguna llamada o mensaje de artículo, y los amigos estaban preocupados. Han comenzado a procurarlo y, al no poder localizarlo, les afirmaron a los usados del albergue que se encontraba desaparecido. Un equipo de 130 personas recorrió la montaña sin localizarlo.

Seis días después, la mujer de Filippidis recibió una llamada telefónica. No reconoció el número y sonaba lejano y estático. Era la voz de Danny. Se mostró incoherente y raro, y después colgó el teléfono. Ella volvió a llamar al número y le rogó que llamara al 911 para soliciar asistencia, y de este modo lo logró. No tenía iniciativa de dónde se encontraba y solo describió su ambiente. En el momento en que los paramédicos al final lo hallaron, todavía se encontraba utilizando su equipo de esquí y precisaba asistencia médica. Mantenía un móvil IPhone nuevo y alguien le había cortado el pelo.

De alguna forma, acabó en Sacramento, California, en el depósito de alquiler de turismos de la terminal del campo de aviación. Se encontraba a 3,000 millas de donde desapareció. No recordaba de qué forma llegó allí y no tenía iniciativa de qué día era. En el momento en que supo dónde se encontraba y cuánto tiempo la multitud lo había estado intentando encontrar, se sintió muy abrumado y feliz. La teoría primordial es que fue secuestrado en la parte posterior de un camión de interfaz grande, pero jamás ha aparecido ninguna prueba de esto.

7. DeOrr Kunz

https://www.youtube.com/watch?v=kaZDMMnIv9Y también

En el mes de julio de 2015, DeOrr Kunz y su novia Jessica Mitchell estaban en un viaje de campamento con su hijo de 2 años, DeOrr Jr.Trajeron al abuelo de Jessica y a un amigo de la familia llamado Isaac Reinwand. El campamento era increíblemente recóndito, en el borde del Parque Nacional de las Montañas Pedregosas. Solo había un sendero de tierra que conducía al área donde estacionaron el remolque y el automóvil.

La mañana tras su llegada, Jessica, DeOrr y DeOrr Jr. fueron a la localidad próxima para llevar a cabo ciertos recados. En el momento en que retornaron al campamento, Reinwand mantenía un pez grande. Mencionó que lo había atrapado en el río próximo. Jessica y DeOrr Sr. solicitaron ver dónde pescó el pescado, con lo que han comenzado a proseguirlo con su hijo. El niño decidió de súbito que deseaba hallar dulces de su abuelo, y le dejaron caminar solo de regreso al campamento, que se encontraba a solo unos metros de distancia. El abuelo confirmó que el pequeño DeOrr regresó sano y salvo a él y que lo cuidaba. Pero en un abrir y cerrar de ojos, el niño se había ido.

A lo largo de una entrevista, los progenitores explicaron que procuraron al niño a lo largo de unos 20 minutos antes de procurar llamar al 911. No había servicio de telefonía celular en el campamento, con lo que debieron conducir hacia abajo. el sendero hasta el momento en que tengan la posibilidad de llenar la llamada. Un conjunto de búsqueda les asistió a peinar el área a lo largo de múltiples días sin indicios de su fragancia o huellas. Los helicópteros con cámaras de rastreo del calor asimismo sobrevolaron el área. Un niño de 2 años no debería haber podido llegar lejísimos. Todos estaban desconcertados. ¿Dónde se encontraba DeOrr Kunz?

Años después, la situacion prosigue sin resolverse. Varios en el público generalmente piensan que Los progenitores de DeOrr son sospechosos, y hubo indignación pública a fin de que se los juzgue por asesinato. No obstante, no hay prueba de que verdaderamente matasen a su hijo.

6. James McGrogan

En 2014, un médico llamado James McGrogan Hice un viaje de “tabla de snowboard dividida” con amigos en Vail, Rojo. No muchas personas ha oído charlar snowboard dividido. Este es un deporte que se semeja bastante al esquí de fondo o al senderismo con raquetas de nieve. Llegó listo con su teléfono celular y un sistema GPS satelital. Era considerablemente más veloz que sus amigos, con lo que mencionó que los aguardaría en la próxima parada. Lo perdieron de vista y jamás lo vieron en ninguna de las paradas en todo el sendero.

En el momento en que el equipo de búsqueda fue a procurarlo, no hallaron huellas en la nieve que se desviaron del sendero, con lo que no tenían iniciativa de dónde podría haber ido. Cinco días después, su cuerpo se descubrió a 4.5 millas de distancia “online recta”, que era mucho más como una caminata de 14 millas, en tanto que habría debido escalar montañas para llegar allí. Su cuerpo fue encontrado por 2 excursionistas en el fondo de una cascada helada. El conjunto de búsqueda había pasado por esa región múltiples ocasiones antes, pero jamás lo había visto hasta ese día.

McGrogan se encontraba despedazado en una situación extraña. Su cráneo se encontraba arrollado, tal y como si hubiese caído del cielo. Todavía vestía el traje terminado de esquí y el casco, pero no tenía botas en los pies y asimismo se había quitado los guantes. Después, el equipo de búsqueda y salve halló su tabla de snowboard dividida desechada, pero jamás hallaron sus botas. Su teléfono celular y GPS todavía funcionaban, y asimismo había empacado una batería de respaldo. Probaron el área donde lo hallaron y hubo señal de teléfono celular. No obstante, jamás llamó a absolutamente nadie para soliciar asistencia. La policía consideró esto una “muerte accidental” y cerró la situacion.

5. Keith Parkins

En 1952, un niño de 2 años llamado Keith Parkins desapareció de su casa en Ritter, Oregon en la mitad del invierno. Había estado jugando afuera con su chaqueta puesta, pero se encontraba lejos de estar pertrechado para pasar la noche afuera solo. Su familia y un conjunto de búsqueda local lo procuraron inmediatamente. Podían proseguir sus pequeñas huellas hasta determinado punto antes que se detuviesen completamente. No había otras huellas de animales o mayores cerca. 19 horas después, hallaron a Keith. Se encontraba a unas 15 millas de distancia. Se había quitado la chaqueta y se encontraba tumbado boca abajo en la nieve en un estanque helado. Keith se encontraba vivo. En el momento en que le preguntaron por qué razón se había escapado y de qué forma había subsistido, mencionó que no lo recordaba.

Un especialista en supervivencia llamado Les Stroud grabó un segmento para el reportaje Missing 411 para probar qué irrealizable podría haber sido para Keith, de 2 años, caminar tan lejos solo, en especial a la noche. Hasta hoy, absolutamente nadie está seguro precisamente de de qué manera Keith subsistió de noche, y posiblemente jamás lo sepamos.

4. Dennis Martin

Era el objetivo de semana del Día del Padre de 1969. 6 años Dennis Martin se encontraba en el Parque Nacional de las Montañas Humeantes con su hermano, padre y abuelo. Acamparon para pasar la noche y, al día después, un hombre se aproximó al Sr. Martin y le preguntó si sus hijos deseaban jugar con sus hijos, puesto que tenían precisamente exactamente la misma edad. El padre de Dennis estuvo en concordancia y los pequeños han comenzado un enorme juego de refugio. El padre de Dennis sostuvo los ojos fijos en su hijo desde la distancia. Dennis se ocultó tras un árbol, y en el momento en que los otros pequeños brincaron para revelarse, Dennis no lo logró. Su padre se levantó y corrió hacia donde había visto a su hijo por última vez, y se había ido. El camino de los Apalaches se encontraba cerca, con lo que corrió a toda agilidad a lo largo de 2 millas, chillando y llamando a Dennis, pero no ha podido hallar a su hijo. Llamaron a los guardaparques y pasaron toda la noche buscándolo.

La búsqueda de Dennis Martin se realizó masiva. El FBI, los Boinas Verdes, los guardaparques y los voluntarios locales procuraron a lo largo de seis semanas. Lo único que hallaron correspondiente a Dennis fue un zapato y un calcetín. Jamás hallaron un cuerpo.

Paulides efectuó entrevistas y examinó ficheros con testimonios. La familia Key había estado acampando en el parque ese fin de semana y preguntaron a los guardaparques dónde podían ir a conocer osos. Les afirmaron a dónde ir y, en el momento en que llegaron, detallaron haber escuchado un grito. El niño apuntó la cima de la colina y mencionó que vio un oso. El padre mencionó que se parecía mucho más a un “hombre de montaña peludo y salvaje” de aspecto espantoso que se oculta tras los árboles mientras que transporta algo al hombro.

3. Bobby Bizup

En 1958, un niño de 10 años relativamente sueco llamado Bobby Bizup asistía a un campamento católico para pequeños llamado Camp Saint Malo que está en el límite del Parque Nacional de las Montañas Pedregosas. Un asesor del campamento lo halló pescando en el río y le mencionó que regresara al campamento para cenar. El niño empezó a proseguirlo, y en el momento en que el asesor miró sobre el hombro para revisarlo, Bobby había desaparecido.

400 personas procuraron a lo largo de 9 días, pero no hallaron pistas. Un año después, los consejeros hallaron su audífono y trozos de ropa rasgada a 2,000 pies por la ladera de la montaña. El conjunto de búsqueda ahora había registrado esa región cuando menos tres ocasiones el año previo. Jamás se encontró ninguno de sus otros restos.

2. Jaryd Atadero

En 1999, un niño de 3 años llamado Jaryd Atadero vivía con su hermana y su padre, Allen, en el complejo turístico en el que trabajaba el padre de Jaryd en Comanche Wilderness (que es un parque nacional en Rojo). Un conjunto de solteros cristianos se alojaba en el complejo turístico, y entre las mujeres del conjunto se ofreció a llevar a los pequeños de Allen con ellos a lo largo de unas horas a un criadero de peces local. Jamás le preguntaron a Allen si podían llevar a los pequeños a caminar asimismo, pero vieron una señal para un camino próximo y eligieron en el último minuto que atravesarían el bosque. Los Christian Singles estaban tan comprometidos en sus travesías que perdieron la pista de Jaryd, y se distanció del conjunto. 2 excursionistas en el área lo vieron caminar solo, pero aceptaron que sus progenitores habían de estar cerca. Tras esto, jamás mucho más lo volvieron a conocer.

En 2003, 2 excursionistas escalaron por una pared de roca muy empinada a unos 550 pies sobre el camino. Hallaron el diente de un niño, un trozo de cráneo y la ropa de Jaryd, que estaban absolutamente íntegros. Se los habían quitado del cuerpo y se los habían vuelto del revés. Había un zapato, que parecía nuevo. De alguna forma, se preservó a la perfección a lo largo de esos 4 años.

El área donde se hallaron sus restos era bastante bien difícil a fin de que un niño trepara sobre sí mismo, y habría sido un espacio innecesariamente bien difícil a fin de que un secuestrador adulto lo llevara. Tampoco se alinea con un patrón de ataque de oso o puma, pues la ropa se habría rasgado y cubierto de sangre. La familia Atadero todavía está atormentada por las cuestiones sin contestación.

1. Bessie y Glen Hyde

En 1928, una pareja de recién en matrimonio ​​llamada Bessie y Glen Hyde deseaba tomar un bote por el río Rojo, que atraviesa el Parque Nacional del Enorme Cañón. El río tenía cientos y cientos de millas de largo y tomaría múltiples días llevar a cabo el viaje. Glen se había estado mejorando para su luna de miel a lo largo de bastante tiempo. Edificó su bote de 20 pies que era segurísimo. Deseaba ganar un premio en efectivo por un nuevo récord de agilidad para viajar por el río Rojo, y si lo conseguían, Bessie quedaría registrada como la primera mujer en llevar a cabo el viaje.

A lo largo de su viaje, se detendrían para caminar por varios de los caminos. Conocieron a un fotógrafo llamado Emery Kolb, quien tomó fotografías de ellos y después entregó las fotografías a la policía. En el momento en que jamás llegaron a su destino, el padre de Glen se preocupó bastante. Solicitó a los guardaparques que enviaran un avión sobre el río y vieron el bote de la pareja. Flotaba en situación vertical, sin señales de que en algún momento se volcara. Sus abastecimientos asimismo estaban en el bote, pero no se veía a la pareja por ningún lado.

La crónica de Bessie y Glen Hyde se volvió a contar en tantas ocasiones que aun se convirtió en una suerte de historia de historia legendaria, como las historias del espectro de Bessie visto parado en el río. Hay múltiples teorías. En 1971, una anciana aseveró ser testigo de de qué forma Glen abusaba de Bessie, y Bessie lo acuchilló y se escapó. Esta mujer después se retractó de su crónica, no obstante, diciendo que lo inventó para llamar la atención.

Unos años después, el cuerpo no reconocido de un hombre de unos 20 años fue encontrado sepultado cerca de la cabaña de el fotógrafo, Emery Kolb. El hombre tenia una bala en su cráneo. Se determinó que este no era el cuerpo de Glen Hyde, pero aún de esta forma llevó a varias personas a opinar que, ya que Kolb fue entre las últimas personas en observarlos con vida, podría haberlos ejecutado.

Desgraciadamente, posiblemente jamás sepamos la auténtica historia tras este o alguno de los otros casos de Missing 411.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *