10 conceptos erróneos sobre la monarquía británica

Es indudablemente la familia real mucho más conocida y mucho más observada de todo el mundo. La boda de 2018 del príncipe Harry y Meghan Markle consiguió mucho más de 29 millones de espectadores en los USA de América únicamente, y los USA no es una nación que uno aguardaría que fuera especialmente accesible con la iniciativa de la realeza en lo más mínimo. Y esos fueron reportados como puntuaciones claramente bajas.

En este momento considere hasta qué punto los monarcas británicos dejaron su huella directa en el planeta conforme la nación se transformó en el imperio en el que jamás se ponía el sol. Cuánta gente está familiarizada con Ricardo Corazón de León y su papel en las cruzadas, pero quién no podría denominar otra cosa que sucedió un siglo antes o después. Los historiadores nombran eras enteras en honor a la reina Isabel y la reina Victoria. Aún de esta manera, entre las enseñanzas que aprendido desde el momento en que empezamos con TopTenz es que cuantas mucho más personas se habituan con algo, eso en general quiere decir que mucho más personas lo malinterpretan.

10. La Carta Magna de 1215 fue una sección clave de la Revolución De america

Para bastantes alumnos de historia estadounidense, en el momento en que el rey Juan II firmó este archivo, fue prácticamente el nacimiento de la Revolución estadounidense que vendría cinco siglos y medio después. Era un antecedente legal que los poderes de un monarca habían de ser controlados por poderes externos, derecho divino o ningún derecho divino. El archivo incluía estipulaciones contra la oportunidad de que el rey recaudara impuestos como mejor le pareciese, para regular temas supuestamente suaves como medidas uniformes de un trozo de lona o maíz en transferencias. Y esa es la cuestión: muchas de esas cláusulas auténticos se removieron más tarde.

La reescritura de la Carta Magna empezó prácticamente inmediatamente, en términos históricos. Ahora en 1216, el sustituto de Juan, Enrique III, se encontraba lanzando una exclusiva versión. Entonces fue cambiado nuevamente en 1217, y de nuevo en 1225. Estos tampoco fueron cambios leves. La revisión de 1225, por servirnos de un ejemplo, redujo el número de líneas de 63 a 36. Lo mucho más importante es que la revisión de 1225 que fue mucho más trascendental siendo citada como antecedente en 1628 incluyó el derecho del rey a recaudar impuestos a intención. Sabiendo que uno de los más importantes chillidos de guerra de la Revolución Estadounidense fue “no hay impuestos sin representación”, entonces la Carta Magna no fue verdaderamente útil como antecedente legal para todos los que procuraban la independencia.

9. Ricardo Corazón de León fue un punto culminante de la monarquía

Varios cuentos de la narración de Robin Hood muestran a Ricardo I como el digno rey de Inglaterra y a su hermano menor John como el miserable usurpador. No hace daño en ciertos círculos, especialmente en el papado, que él fue entre las figuras primordiales de la tercera y mucho más triunfadora de las muchas cruzadas de europa en Tierra Santa.

Por una parte, las cruzadas de Richard fueron una enorme tensión para las finanzas de su nación. En 1190 recurrió a admitir abiertamente sobornos para cargos políticos y legales. En 1192 se había visto arrastrado a un punto fallecido contra las fuerzas musulmanas y solo ganó el derecho de los cristianos desarmados a ingresar en Jerusalén. Entonces perdió una fortuna de una forma bastante menos defendible en el momento en que fue tomado en un naufragio, y su salve costó verdaderamente. un par de años de capital para toda la nación, lo que quiere decir que aun la riqueza de las iglesias debió ser decomisada. En el momento en que Richard regresó en 1194, nombró a John su heredero, señalando que aprobaba lo que John hacía en su sepa o no le importaba, y después fue a Normandía para recobrar el control británico. Fue ejecutado allí en 1199, sin haber ganado ninguna de las guerras en las que luchó, pasando solamente un tiempo en su país de origen y habiendo sangrado financieramente.

8. Enrique V fue un líder glorioso

En 1415, un ejército británico hambriento y muy superado en número (se informó que la proporción es de 2 a uno a cinco a uno) usó astucia, arcos largos y barro para vencer a un ejército francés bien pertrechado. Consecuentemente, el príncipe Hal, como lo apodaron antes de tomar la corona, fue puesto en un pedestal histórico entre monarcas y en general. Generaciones nacieron oyendo su conmovedor Alegato del Día de San Crispín, o mucho más bien el que William Shakespeare escribió para él.

De hecho, su gloriosa guerra en Francia se vio empañada por 2 enormes crueldades. En Agincourt, en el momento en que el ejército de Henry tomó un elevado número de presos, Henry ordenó que se los matase, lo que era una violación de las reglas de la guerra aun en ese instante. En 1417, a lo largo del asedio de Rouen, superó esa atrocidad en el momento en que dejó 12.000 asilados franceses fallecer de apetito entre sus atrincheramientos y la localidad. Semeja que Shakespeare escribió algo mucho más leal al carácter del hombre real que el Alegato del día de San Crispín en el momento en que escribió en su obra que el rey que terminaba de asegurar que todos y cada uno de los hombres que peleaban con él serían de su “banda de hermanos” lista de sus soldados fallecidos, lea los primeros 4, y después ha dicho del resto “absolutamente nadie mucho más de nombre. ”

7. El rey Jorge III era un tirano desquiciado

En América del Norte, la disparidad de este monarca y la pérdida de las colonias son las únicas 2 cosas por las que se recuerda. No hay una adaptación cinematográfica completa de una obra encargada de su disparidad con el título poco sutil. La disparidad del rey Jorge para nada. Precisamente asiste para colorear la Revolución De america como una justificación agregada si Su Majestad del otro lado del Atlántico está desequilibrado. Además de esto, dado que a lo largo de la última década de su reinado estuvo tan orate que el príncipe Jorge IV fue regente de Enorme Bretaña precisamente se aúna a eso.

Lo cierto es que el rey fue, a lo largo de los primeros 50 años de su reinado, considerablemente más ilustrado y condescendiente con la independencia que varios monarcas antes o tras él. Tenía una cabeza científica aguda, siendo el primer rey en la historia británica en recibir una educación en ciencias y bastante interés en el tema para entablar un observatorio real, que empleó para adivinar con precisión los tránsitos futuros de Venus. La Biblioteca Real se ofreció de forma gratuita a los eruditos a lo largo de su orden. Logró su política declarada vetar cualquier legislación que restringiera los derechos de los reverendos críticos de la corona – “No va a haber persecución en mi reinado”, fueron sus fuertes expresiones sobre el tema. Dejó que los tribunales de Enorme Bretaña emitieran errores independientes de su juicio.

En lo relativo a USA, por una parte, los impuestos y las políticas impopulares fueron resoluciones del parlamento en vez de las suyas. A lo largo de la Revolución De america sostuvo registros explicados de las tropas y sus abastecimientos. En el momento en que acabó, trabajó para poder una reconciliación afable entre su imperio y la novedosa nación. Más allá de que ser rey quería decir que perder las colonias era su compromiso, difícilmente fue culpa de sus acciones.

6. La reina Victoria fue un modelo de opresión

En el transcurso de un tiempo, circuló una trivia sobre de qué manera, en la Inglaterra victoriana, se ponían faldas en las mesas por miedo a que las curvas de la pata de una mesa fuesen bastante excitantes. Era despropósitos, pero encajaba con una imagen de la temporada que había llegado a empapar la percepción habitual. Con la reina Victoria como figura ornamental de la temporada, era ineludible que los retratos taciturnos de ella de después en la vida significaran que ella misma era vista como una timorata estoica.

Eso habría sido una enorme sorpresa para bastantes a lo largo de una gran parte de su reinado. En el momento en que Victoria y el Príncipe Alberto se casaron en 1840, la prensa se encontraba deseosa por lo glamorosa y deseosa que era Victoria. Victoria escribió para evaluarlos solo que había no verter lágrimas. Estos sentimientos por Albert no se vieron damnificados por el beneficio público: Victoria ha dicho en su períodico de qué manera ella “NUNCA, NUNCA pasó una noche de esta forma” y de qué manera su “amor y aprecio desmesurados me brindaron sentimientos de amor y felicidad divinos que jamás podría haber aguardado”. he sentido antes “. Ella asimismo elogió extensamente su fachada, desde sus “leves bigotes” hasta sus “hombros anchos y cintura fina”. Estos pensamientos no se sostuvieron especialmente privados. Ella se entusiasmó con el Primer Ministro Melbourne sobre de qué forma la “amabilidad y aprecio … estaban alén de todo” de Albert constantemente. No es precisamente material con clasificación X. Pero en una era donde los escritos académicos serios aseveraban que las mujeres no vivieron clímax, finalmente fue contra la corriente.

5. El rey Juan era malísimo

Con Richard I en Tierra Santa y Europa, Inglaterra que había llevado a la triple quiebra, el regente (y eventual rey) John aceptó la compromiso de dirigir el frente de adentro en un espacio bastante malo, prácticamente desde el comienzo. Mientras que Richard ganaba peleas, John debía ser el malo que tomaba riquezas de las iglesias para financiar el ahínco bélico, ganándose la animosidad de frailes historiadores como Roger Wendover y Matthew Paris (si bien ser excomulgado por procurar disponer un arzobispo accesible para Canterbury precisamente no asistió). Añada a eso dado que sus barones ponerlo bajo amenaza de rebelión para firmar la Carta Magna antes citada, y todo está listo para que parezca que debe existir sido una sátira de un monarca, si no un individuo. Pero el hombre tenía sus puntos salvadores.

Como lo asegura Historia plus, John tuvo una sucesión de éxitos y especificaciones redentoras. Más allá de que se perdieron características a lo largo de su reinado, hizo una secuencia de hábiles asedios, como Le Mans en 1200 y Rochester en 1215. Asimismo levantó el Mirebeau. En verdad, salvó a los defensores del castillo Chateau-Gaillard en 1203 a través de un ataque anfibio que fue elogiado por los historiadores militares. John asimismo ha podido sostener el poder de Inglaterra en Escocia y también Irlanda, lo que fue especialmente pasmante mientras que ahora se encontraba envuelto en una costosa guerra del otro lado del canal.

En concepto de administración, John fue trabajador hasta el punto de que se le atribuyó la “modernización” de un gobierno que se había quedado muy atrás. En lo relativo a la Carta Magna, debe tenerse presente que solo unas escasas 39 baronías de las 197 en su reino se sublevaron contra él, al tiempo que precisamente exactamente la misma cantidad lo apoyaba. En caso contrario, los barones precisamente no se habrían molestado en hacerle firmar ningún archivo en el momento en que podrían sencillamente deponerlo. Por peligrosísimo que fuera su reinado para Inglaterra, en su tiempo difícilmente era el llorón maullador que desde ese momento fué etiquetado.

4. El rey Alfredo el Grande salvó a Inglaterra de los vikingos

La impresión general que se da es que, desde hace tiempo tras la caída del Imperio De roma, Enorme Bretaña fue fundamentalmente una presa simple para los vikingos. No fue hasta el siglo IX que un rey especialmente poderoso ha podido juntar los varios estados de la Isla y despedir a los invasores y sus colonias. Indudablemente el rey Alfredo se sentiría vergonzosamente halagado por este motivo, siendo un feroz defensor de la educación aparte de un general muy eficiente.

Más allá de que es verdad que en el momento en que acabó su reinado en 899, Alfred había conquistado Londres para los anglosajones y luchó contra los daneses hasta conseguir un tratado de paz y paralización, sus descendientes le fallaron tanto en términos militares como humanitarios. En 1002, Rey Ethelred el No listo ordenó el homicidio de todos y cada uno de los daneses en la isla, que resultó en la Matanza del Día de San Brice. Esto trajo toda la furia de los daneses bajo el mando del rey Sweyn Forkbeard, quien más tarde conquistó toda Inglaterra. Por consiguiente, difícilmente se podría haber dicho que Alfred salvó a Inglaterra de los daneses; solo retrasó su capitulación total frente ellos en precisamente un siglo.

3. Virginidad de la reina Isabel I

Ya que su reinado de 1558-1603 fue sin matrimonio ni hijos, la reina Isabel I ganó la etiqueta de “reina virgen”. Naturalmente, esto significó que varios hombres, más que nada el incestuoso rey Felipe II de España, que había estado casado con su hermana María, compitió brutalmente por su mano. Últimamente, ha surgido prueba de que ella solamente fue casta aun tras tomar el trono.

En 2018, El Telégrafo notificó que la Dra. Estelle Paranque había descubierto cartas escritas por Bertrand Salignac de la Mothe Fénélon, un noble francés que había estado designado en Inglaterra de 1568 a 1575 haciendo un trabajo como diplomático. Sus cartas, incluyendo una a Catalina de Medici, charlaban de de qué forma había recibido múltiples convidaciones a los aposentos privados de Isabel I, de qué forma habían alcanzado un nivel de charla increíblemente informal y también íntima a lo largo de su tiempo juntos (por servirnos de un ejemplo, ella lo culpaba por olvidándola mientras que él se encontraba de viaje de negocios), y que cuando menos una vez lo “llevaría (lo) a un pasillo a un lado”. El tono de esta correo no era presumido, con Fénélon escribiendo con admiración de qué manera la reina se veía “como una joya” y admirándola por tener la fuerza de la parte de arriba del cuerpo para utilizar una ballesta, lo que era excepcional entre las mujeres nobles en ese instante. No son imágenes de supervisión grabadas en misterio, pero es la mejor prueba que probablemente recibamos de semejante link.

2. Enrique VIII explotó

Tras su muerte en 1547, parecía una publicidad idónea para los historiadores católicos que el rey había hecho tanto para perseguirlos para asegurar que su cuerpo había explotado ignominiosamente de todos y cada uno de los gases guardados en él como una parte del veloz desarrollo de descomposición, dando permiso que los perros para evaluar los restos reales. En estos días, el cuento semeja una anécdota formidablemente entretenida. Aun para nosotros, semeja que decir la realidad es deteriorar un tanto la diversión.

Desgraciadamente, los reportes sobre la detonación del cadáver del rey Tudor no son tanto exagerados como errados. Como se cuenta en el libro de Thea Tomaini de 2017 sobre el tema El cadáver como artículo, otro mito que brotó fue que Mary Tudor secretamente logró exhumar y abrasar el cuerpo de su padre, un destino que Enrique VIII visitó en el cadáver de Tomás de Canterbury. Los autores de mitos precisamente creyeron que el destino del cadáver de Enrique VIII era animadísimo.

1. La monarquía no posee poder hoy en dia

Pasando a los días modernos, la monarquía de Enorme Bretaña semeja bastante menos vigorosa que hay alguna disputa sobre si el Reino Unido debería seguir teniendo una monarquía. Puede ser realmente caro tener liturgias como la inspección de forma anual de la marina o esas bodas reales poderosamente custodiadas, sin nombrar que Su Majestad tiene un valor neto estimado de $ 425 millones y Crown Estate tiene £ 12,4 mil millones en tierra (si bien hay que admitir que sitios como Fast Company reportan que solo cuesta 69 peniques por contribuyente por año y compensa con creces su valor en capital por turismo).

Su Majestad en la actualidad tiene poderes que serían bastante extraordinarios para cualquier persona que crea que ella y la familia real son solo figuras ornamentales. Como jefe de estado, existe el poder de disolver el parlamento y denominar un nuevo presidente, un poder que se prolonga a todos y cada uno de los estados del Commonwealth. Tiene poder de veto para todos y cada uno de los proyectos de ley que se promulgan. Ella nombra obispos y arzobispos en la Iglesia Anglicana (si pasan la asamblea con el presidente). En una nota mucho más rápida, tiene la aptitud de carta blanca para producir dinero a la gente mayores en Pascua de Resurrección. Si alguien lo considera un testaferro, odiaríamos ver a eso que piensan un tirano de microgestión.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *