10 cosas que probablemente no sabías sobre la América prehistórica

Se conoce poquísimo sobre la prehistoria de América, con lo que es un periodo impresionante para investigar. Todos y cada uno de los días, se cuestionan las viejas críticas y opiniones, se sugieren y se cuestionan novedosas ideas, y el campo está muy abierto a la especulación y al absurdo.

La prehistoria es el estudio del tiempo antes que la historia fuera registrada o redactada. En USA, la prehistoria empieza antes que los de europa y sus misioneros llegaran para registrar datos de los pueblos originarios y los hábitats y la riqueza estadounidense. Según los acontecimientos históricos habituales, la crónica de América empezó en el siglo XV. No obstante, conforme descubrimos mucho más datos científicos y descubrimos mucho más artefactos viejos, descubrimos que los de europa tienen la posibilidad de haber llegado a América bastante antes que se registrase la historia.

10. Camellos originarios de América del Norte

Imagínese ofrecer un recorrido por la naturaleza del norte de Canadá y hallarse con un animal que prácticamente semeja un camello del desierto. Este animal, llamado camelop, vivió en América del Norte ya hace 3,5 millones hasta hace 11,700 años.

Los estudiosos descubrieron que el camello se produjo en América del Norte y piensan que el camelop viajó a través del Puente de tierra de Bering hace unos tres a cinco millones de años. Poco a poco, el animal emigró hacia el sur, se amoldó a su nuevo ambiente y se transformó en lo que en este momento reconocemos como el camello del Medio Oriente.

Más allá de que a todos nos han enseñado que el camello del desierto de el día de hoy tiene una joroba que le asiste para subsistir en las duras condiciones del desierto, esa joroba se desarrolló de todos modos Norteamérica. Los estudiosos están conociendo que la joroba del camelop desarrolló la necesidad de subsistir a los duros inviernos y largos periodos de obscuridad a lo largo de la América prehistórica. Más tarde, las jorobas resultaron útiles para subsistir en tiempos yermos.

¿Por qué razón no hay camellos salvajes en América del Norte el día de hoy? Varios de los camelops fueron cazados por los primeros estadounidenses como alimento. Los camellos asimismo migraron mucho más al sur, hacia América del Sur, donde evolucionaron hasta transformarse en las alpacas y llamas que conocemos el día de hoy.

9. Osos tan enormes como un SUV

Los predadores eran, como es natural, considerablemente más enormes en la América prehistórica de lo que son el día de hoy, y entre los predadores mucho más enormes fue el oso de cara corta. Este oso monstruoso tenía una altura impactante de seis pies en el momento en que paseaba sobre las 4 patas. No obstante, en el momento en que se paraba sobre sus patas traseras, este oso monstruoso medía hasta 12 pies y pesaba en torno a 1,500 libras.

¿Por qué razón este oso era tan enorme? A lo largo de la temporada del oso de cara corta, había predadores considerablemente más fieros viviendo en América. Estos otros predadores incluían lobos horribles y gatos salvajes como el león americano. El importante tamaño del oso habría intimidado a los otros predadores y les habría dado una razón para apresar presas mucho más simples.

Hace unos 11.000 años, el oso de cara corta se extinguió. En ese instante, el oso grizzly mucho más pequeño había hecho su hogar en América del Norte y competía por exactamente la misma comida que los osos mucho más enormes. La gente a lo largo de este tiempo habrían cohabitado con este enorme depredador y asimismo lograron haber contribuido a la desaparición final del oso conforme reducían sus fuentes de alimento.

8. Lobos temibles

Merced a Game of Thrones, el lobo horrible volvió a la imaginación salvaje del público, pero realmente pocas personas se dan cuenta de que este lobo verdaderamente vivió en la América prehistórica. Sus huesos se descubrieron desde Alaska hasta Florida y México. Se han encontrado varios restos esqueléticos del lobo horrible en La Brea Tar Pits de Los Ángeles, California.

Más allá de que se conoce poco sobre el lobo horrible, los científicos piensan que ha podido haber cazado en manadas. Increíblemente, sus dietas consistían primordialmente en otros animales enormes, incluidos bisontes y mastodontes.

Lobos temibles existió ya hace 125.000 a 10.000 años. Pesaban cerca de 130 libras y medraban hasta una longitud de seis pies desde la nariz hasta la cola. Tristemente, de la misma el oso de cara corta y otros enormes mamíferos, el lobo horrible se extinguió por causas poco visibles.

7. En el momento en que la multitud vino a USA

A lo largo de las últimas décadas, se le ha enseñado a la multitud que las primeras personas que llegaron a América del Norte hace 13.000 años habían cruzado el puente terrestre de Bering. El día de hoy hay una creciente proporción de prueba que esta teoría es errónea.

En este momento los científicos y también estudiosos están diciendo que los humanos tienen la posibilidad de haber llegado a América del Norte hace 130.000 años. Estas primeras personas cruzaron el agua en botes y se establecieron durante la costa sur de California.

La prueba que apoya esta teoría fue descubierta en un ubicación donde se hallaron los restos de un mastodonte. Los científicos que estudiaron los huesos del elefante se dieron cuenta que los huesos se habían roto deliberadamente, tal y como si los primeros humanos hubiesen abierto los huesos para llegar a la medula nutritiva. Asimismo se hallaron piedras de martillo en el ubicación, lo que revela aún mucho más que los primeros humanos habían utilizado estas herramientas de piedra para abrir los huesos.

Naturalmente, este no es el único lugar que revela que los humanos estaban en América del Norte antes que se descubriera el puente terrestre de Bering, pero se encuentra dentro de los sitios mucho más viejos encontrados hasta la actualidad.

6. Restos esqueléticos de colosales

https://www.youtube.com/watch?v=azjWu6Uva8k

Prácticamente suena como una historia de la imaginación de un niño, pero la multitud enorme vivió y rigió en la prehistoria de América del Norte. A lo largo de la década de 1800, los diarios de los USA detallaron sobre los descubrimientos de huesos colosales. Varios de estos huesos, se notificó, fueron entregados al Museo Smithsonian y jamás se volvieron a conocer.

En la actualidad, los arqueólogos y científicos apasionados siguen encontrando cráneos y esqueletos de personas enormes que vivieron en América del Norte hace bastante tiempo. Varios de estos esqueletos colosales se han encontrado en túmulos funerarios. Otros se han encontrado en grutas y en sitios de enterramiento supuestamente al azar.

¿Qué tan altos eran estos primeros colosales? Los esqueletos que se han encontrado y examinado los ponen a mucho más de siete pies de altura, y ciertos alcanzan una altura de 10 pies.

Y estos no eran colosales a la suerte desperdigadas por los USA. Hay leyendas y también historias sobrevivientes sobre tribus enteras de personas altas que viven en áreas como Maryland, Florida y Pensilvania.

5. Había constructores de piedra

Varios de nosotros podríamos imaginarnos a los primeros estadounidenses como personas nómadas que deambulaban por la tierra y vivían en casas temporales. Más allá de que varios de los primeros estadounidenses eran nómadas, asimismo hay una fuerte prueba de constructores de piedra en la América prehistórica.

Tomemos, por servirnos de un ejemplo, Stonehenge estadounidense encontrado en Salem, New Hampshire. Llamadas Mystery Hill, las creaciones de piedra cubren prácticamente 30 acres. La datación por carbono exhibe que unas partes del lugar viejo se edificaron hace 4.000 años.

Hasta la actualidad, se descubrieron en el ubicación cerámica vieja, enormes hogueras y herramientas. Las viejas construcciones de piedra prosiguen de pie y también tienen dentro guaridas, muros y un altar de piedra de sacrificio que pesa mucho más de 4 toneladas.

Asimismo se descubrieron viejos muros de piedra en todo USA. Uno de estos muros se descubrió en el río Hudson en 2002 con la utilización de un sonar. La pared, totalmente bajo el agua, se midió a una longitud de 900 pies y se calcula que tiene entre 3.000 y 7.000 años de antigüedad.

No está claro quién edificó el murallas viejas encontrado en toda América, pero hay teorías de que podrían ser los originarios americanos, los vikingos o los de europa quienes viajaron a la zona bastante antes que naciese Cristóbal Colón.

4. Minería de cobre de Wisconsin

Viejas minas de cobre con hasta 1.500 millones de libras perdidas cobre se descubrieron en Wisconsin. Según los especialistas, las minas fueron explotadas por una raza ignota entre el 5000 y el 1200 a. C.

¿Quiénes eran estas personas y qué hicieron con todo eso? cobre? Absolutamente nadie está seguro, pero los reportes señalan que no se han encontrado cementerios que argumenten quiénes eran estas personas. Esto podría representar que no eran de la región y, en verdad, tienen la posibilidad de haber venido de países de europa para obtener el metal tan preciso.

Cerca de las minas se descubrieron herramientas y pozos básicos de herrería. Asimismo se hallaron cuchillos martillados, cabezas de hacha y otras armas afiladas, pero no eran armas habituales de los originarios americanos.

Los ojibwa por último migraron a la región en todo el lago Superior, pero pensaban que los espíritus habitaban las viejas minas. En ese instante, todo el saber de quiénes eran estos viejos mineros se perdió.

3. Gente del pantano de Windover

El hallazgo de los cuerpos de Windover Bog hecho novedad en el mundo entero en 1982 en el momento en que un operador de retroexcavadora descubrió huesos en un estanque de Florida. Se trajeron arqueólogos y a lo largo de los próximos años se hallaron 167 cuerpos adjuntado con cientos de elementos humanos.

El entierro en el pantano fue una reminiscencia de los viejos funerales en pantano que se descubrieron en el norte de Europa, y esto dió sitio a mucha disputa sobre los orígenes de la multitud de los pantanos de Windover.

La datación por carbono mostró que los cuerpos tenían entre 6,990 y 8,120 años. Aún mucho más asombroso fue el estado de los cuerpos. Los científicos que examinaron los restos se dieron cuenta que 91 de los esqueletos todavía tenían materia cerebral íntegra.

Se hicieron pruebas de ADN en la materia cerebral sobreviviente y se descubrió que el ADN no coincidía con el ADN de los pueblos indígenas locales en Florida o con ningún conjunto originario americano moderno. Esto llevó a bastante gente a opinar que el ADN de estas viejas personas del pantano está relacionado con viejos de europa que podrían haber llegado de forma fácil a Florida en barco.

Unicamente se ha excavado la mitad de Windover Bog. El resto del lugar continúa intacto a fin de que más adelante, conforme optimize la tecnología del ADN, el ubicación y sus secretos logren abordarse de nuevo.

2. El comercio del chocolate

Ser dependiente al chocolate no es nada nuevo. El pueblo ancestral Puebloan de Nuevo México asimismo tenía algo por el cacao. En verdad, su amor por el frijol era tan fuerte que se edificó un centro comercial a fin de que los pobladores de Pueblo y los mesoamericanos de América Central y del Sur tengan la posibilidad de canjear turquesas por los exquisitos frijoles.

Este hallazgo reciente exhibe que los primeros pueblos indígenas eran traders complejos con buen gusto. Los recipientes para tomar descubiertos en Nuevo México se probaron y se halló que contenían indicios del grano de cacao, lo que revela que tomaban su chocolate del mismo modo que los primeros mesoamericanos.

Aparte del comercio del chocolate, asimismo se trajeron papagayos a Nuevo México para comerciar con gemas locales. Hasta entonces, se encontró turquesa en una vieja localidad maya donde no hay depósitos de turquesas.

1. Perros amaestrados sepultados

La prueba reciente exhibe que los primeros estadounidenses amaban a sus perros tanto como nosotros el día de hoy. Canino Cementerios, de hasta 10.000 años, fueron descubiertos, incluidos perros familiares esmeradamente sepultados al lado de la gente.

De qué manera brotaron estos primeros perros domados es un secreto. Ciertos piensan que los primeros estadounidenses domesticaron a los lobos. Más allá de que o sea totalmente viable, otros científicos piensan que ciertos de estos perros amaestrados viajaron con personas por el puente terrestre de Bering. Como es natural, asimismo probablemente los dos acontecimientos ocurriesen en la prehistoria estadounidense.

Lo que queda el día de hoy son descubrimientos que los pueblos viejos sepultaron a sus perros al lado de sus aldeas y en cementerios humanos. Se brindó precaución y atención a estas queridas mascotas mientras que las sepultaban, mostrándonos que los pueblos viejos de las Américas no solo eran capaces y también ingeniosos, sino asimismo cuidaban a sus leales compañeros caninos.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *