10 cosas que quizás no sepa sobre los vikingos

Los escandinavos que llamamos vikingos en el lenguaje moderno se extendieron por una gran parte de Escandinavia desde los siglos VIII al XI. La multitud actualizada está maravillada por de qué forma tienen que ser las vidas de estos vikingos, lo que se puede observar por la proporción de películas y programas de televisión que proseguimos realizando sobre ellos. El inconveniente es que varias cosas se malinterpretan o se pasan por prominente. Los vikingos son considerablemente más de lo que suponemos. ¡Echar una ojeada!

10. Vendieron cuernos de unicornio

La vida de un vikingo no fue de ninguna forma saqueos y ataques, como lo hacen parecer ciertas películas viejas. Los vikingos tenían una sólida vida hogareña, y varios de ellos eran sencillos labradores en su mayor parte. Asimismo eran mercaderes y gracias a su naturaleza marinera lograron proceder a sitios y hallar cosas que otros muchos en Europa jamás habían visto antes. Eso les dio a los vikingos una virtud destacable en el momento de vender productos poco comunes. Y quizás eso quería decir que uno o 2 vikingos serían un tanto inescrupulosos en el momento de detallar qué era lo que estaban vendiendo.

Al tiempo que los cazadores originarios en Canadá y Groenlandia llevaban bastante tiempo cosechando narval para su carne y hacían empleo de ese largo colmillo que hace conocida a la ballena, en el momento en que los de europa vieron por vez primera esos cuernos, sus psiques llegaron a eso que en ese instante hubo de ser una conclusión muy obvia. . Había llegado de un unicornio.

Un colmillo de narval es de todos modos un diente en espiral que medra desde el interior de su boca a través del labio y de forma directa mediante la cara de la ballena, esencialmente. Da vueltas y vueltas conforme medra para sostenerla recta. El resultado de o sea que cumple con la descripción histórica, si bien falsa, de de qué manera se vería el cuerno de un unicornio. Los marineros vikingos que lograron hallar narval en las heladas aguas del norte que llamaban hogar se aprovecharon de las opiniones de otros de europa de que esto procedía de la mítica criatura. seguramente se cercioró de que tengan la posibilidad de conseguir un precio considerablemente más prominente de un cliente.

9. No empleaban cascos con cuernos

Pregúntele a cualquier persona que describa a un vikingo y probablemente conseguirá la imagen de un guerrero corpulento y musculoso que transporta una espada enorme y emplea un colosal yelmo con cuernos sobre su rebelde pelo rubio. Y más allá de que se sabía que los norteños eran rubios, y preferían las espadas en la guerra, ese casco en su cabeza es producto de pura ficción.

Cascos con cuernos probablemente no eran algo que llevaran los vikingos. En verdad, solo disponemos ciertos ejemplos sobrantes de cascos vikingos y ninguno de ellos tenía cuernos adjuntos en modo alguno. Hay ejemplos artísticos de guerreros representados con cascos, particularmente un tapiz encontrado en un cementerio noruego, que exhibe a ciertos guerreros Berserker con cascos con cuernos. No obstante, de todos modos no existe ninguna investigación moderna que pruebe que tenía que ver con una práctica así donde participaban los guerreros. Además de esto, si fuesen a la guerra, viajando a novedosas tierras en sus navíos, el espacio habría sido un bien poco y habría hecho espacio. pues un casco con cuernos enorme y precisamente impráctico habría sido una mala iniciativa.

Más allá de que posiblemente los cascos con cuernos se usaran con objetivos rituales, el hecho es que en un ambiente de todo el mundo real esos cuernos colosales se habrían interpuesto en el sendero de llevar a cabo el trabajo de la guerra. Es del mismo modo posible que escasos vikingos usaran cascos en el momento en que iban a la guerra, y los que lo hicieron utilizaban un tipo muy sencilla, como el único ejemplo de un casco vikingo sobreviviente que hay hoy en día.

8. La caca fosilizada mucho más grande que nunca haya salido de un vikingo

Si aprendido algo sobre la historia, es que no todo fue arcoíris y sol. En ocasiones pasaban cosas malas, en ocasiones las cosas se ensuciaban. Y en ocasiones los historiadores deben admitir que la reliquia fosilizada que hallaron es la caca vikinga mucho más grande de todo el mundo.

Popular por el nombre raramente distinguido del coprolito de Lloyds Bank, este excremento de 8 por 2 pulgadas está en el Centro Vikingo Jórvík en York, Inglaterra. Se descubrió en 1972 bajo el sitio donde se se encontraba creando Lloyds Bank. El día de hoy vale la impactante suma de $ 39,000.

El excremento, que a nivel científico lleva por nombre coprolito pues es un nombre un tanto mucho más respetable, es importante pues estos restos fosilizados tienden a ser muy extraños. Y este es el mucho más grande que se haya descubierto. El análisis mostró que el vikingo que causó este monstruo era un hombre que comía mucha carne y ciertos cereales. Asimismo fue destacable la proporción de vermes parásitos que había en el intestino de este pobre tipo.

7. Los vikingos jamás tomaron Brennivin

Brennivin es un aguardiente islandés aromatizado con semillas de alcaravea y algo de la bebida no oficial de Islandia. El nombre en nuestro idioma sería “vino de fuego” y asimismo lleva por nombre Peste Negra. Se promueve extensamente como una bebida vikinga clásico y puedes hallar una secuencia de sitios que implicar la mismo. El inconveniente es, nada de eso es verdad.

Según el historiador Stefán Pálsson, el gobierno islandés instauró la prohibición en 1915. Exactamente la misma con la prohibición estadounidense, la multitud no respetó esta ley y empezó a fumar ilegalmente. Para 1975, la prohibición había terminado y el gobierno precisaba una manera de batallar la prevalencia extendida del comercio ilegal de bebidas alcohólicas. Conque se les ocurrió llevar a cabo Brennivin económico y simple. Funcionó tan bien que no solo dominó el mercado, sino empezó a ganar reputación como una suerte de vino de mierda, una bebida económica que era simple de abusar.

Para batallar la mala reputación de Brennivin, los especialistas en marketing se publicaron y hicieron la iniciativa de que el vino de fuego era un retroceso a la era de los vikingos, una bebida vigorosa que tomaron los antepasados guerreros de Islandia.

6. Los vikingos brindaron dinero por los dientes de los pequeños

Si en algún momento tuvo fundamentos para buscar en Google plus los orígenes del mito del Hada de los Dientes, o si sencillamente quiere abrir otra ventana y probarlo en este preciso momento, hallará varios websites de dentistas que cuentan la crónica de de qué forma el Hada de los Dientes tiene orígenes vikingos. Esa es una enorme simplificación de lo que verdaderamente sucedió, pero terminantemente puedes observar dónde probablemente halla evolucionado la historia del Hada de los Dientes desde una práctica vikinga.

No había ningún hada en la tradición vikinga que viniese y le quitara los dientes a los pequeños; no obstante, los vikingos apreciaron los dientes de los pequeños como amuletos de buena suerte. El término de “cuota de diente”Fue algo que los vikingos hicieron donde daban algo de valor en lugar de los dientes de los pequeños. Y diríase que los dientes recogidos se ensartaron en collares premeditados a traer suerte en la guerra.

5. Los vikingos acostumbraban a dejar graffiti

Maeshow fue un espacio de enterramiento situado en las islas Orkney, que se remonta al periodo neolítico. En el momento en que fue excavado en 1861, los excavadores se dieron cuenta que habían sido engañados haciéndoles opinar que eran los primeros en descubrirlo. En la cámara descubrieron una sucesión de graffiti rúnico dejado por los vikingos.

Los vikingos habían descubierto el lugar 800 años antes y se habían refugiado de una tormenta invernal. Las runas con las que salpicaron el lugar no dejan rincón a inquietudes de que eran solo proyectos de hombres desanimados que procuraban marcar una pared del mismo modo que lo haría alguien con una lata de pintura en aerosol el día de hoy.

Entre las inscripciones en la pared afirma “Ingigerth es la mucho más hermosa de todas y cada una de las mujeres”. Está escrito al lado de la imagen de un perro. Otros leen “Ofram, el hijo de Sigurd, talló estas runas” y “Tholfir Kolbeinsson talló estas runas en lo prominente”.

4. Hay un viejo poema sajón que representa a Jesús como un guerrero vikingo

¿Te has cuestionado en algún momento de qué forma se las arregló el cristianismo para alcanzar a muchos conjuntos distintas de personas en toda Europa? Una parte de la razón por la cual fue tan atrayente fue pues quienes lo propagaron consiguieron amoldarlo para amoldarse a la audiencia. En pocos sitios esto fue mucho más evidente que en el poema que detalla a Jesús como un guerrero vikingo. Por el hecho de que si deseas que la multitud crea en tu Dios, haz de él algo que logren asegurar.

El poema llamado el Heliand fue escrito en el siglo IX y, aparte de transformar a Jesús en un caudillo guerrero, asimismo llamó a la Última Cena “La última celebración en el salón de hidromiel con los compañeros guerreros”.

Con frecuencia representamos al vikingo estereotipado de la civilización pop como una suerte de salvaje y descuidado, un salvaje del norte que era grosero y brusco. La prueba histórica recomienda que la higiene personal era de todos modos fundamental para los vikingos. Se sabía que los hombres utilizaban un tinte a partir de lejía para aclarar su pelo por el hecho de que parecían elegir el rubio. Hemos descubierto Cementerios tanto para hombres para mujeres que poseen una amplia y extensa pluralidad de materiales de aseo, incluidos peines y otras herramientas para el precaución del pelo.

Se conoce que las mujeres acostumbraban a lavar y recortar el pelo de los hombres, en especial antes de irse de viaje. Asimismo existían prohibiciones legales contra manchar intencionalmente a otra persona. En verdad, si empujaste otro hombre en agua, tierra, comida o aun orina, había castigos severos por llevarlo a cabo. Eso señala que la limpieza era algo que los vikingos se tomaban seriamente.

2. Los vikingos empleaban hongos empapados en orina como iniciador de fuego

Cualquier persona que haya mirado Sobreviviente, o Desvisto y asustado, o sencillamente se olvidó de traer fósforos en el momento en que fueron de campamento, sabe que prender un fuego no es lo mucho más simple de todo el mundo. La tecnología actualizada lo realiza bastante fácil, claro, pero antes de la llegada de fósforos y mecheros, y sin un pedernal a mano, ¿de qué forma consiguieron esto los pueblos viejos?

En la situacion de los vikingos, consiguieron conseguir algo de asistencia en el planeta natural para hacer una suerte de yesca alimentada químicamente. Un hongo que medra en Europa y sus aledaños se conoce como Toco madera o Hongo de yesca. No es el nombre mucho más capaz, pero es descriptivo.

Para los vikingos, esto no era tan fácil como tener un hongo alrededor que fuera comburente. La manera en que marcha Tinder Fungus es que los vikingos cortarían el exterior para llegar a la carne interna del hongo. Esa materia interior se cortaba en rodajas y se golpeaba finamente. Cuando se golpeaba hasta transformarlo en un material afín al fieltro, lo carbonizaban para llevar a cabo papel carbonizado, que es algo que los sobrevivientes emplean aun hoy día. Fundamentalmente, es una parte de lona carbonizada que es increíblemente simple de prender aun con una fácil chispa o 2. Buen material para comenzar incendios si lo tienes.

Entonces, los vikingos hervían este paño carbonizado de Tinder Fungus en su orina. El nitrato de sodio en la orina dejó que esta lona carbonizada de hongos pudiera arder sin llama a lo largo de días sin que se incendiara. Eso quería decir que los vikingos podían llevar esta lona humeante con ellos en un contenedor mientras que viajaban, y prender de forma fácil un fuego con leña seca y yesca según fuera preciso, sin la necesidad de preocuparse por prender una exclusiva chispa cada vez.

1. Vikingos navegaron con gatos

Si en algún momento se ha preguntado de qué manera se extendieron tanto los gatos familiares en el mundo entero, no se pregunte mucho más. Los vikingos fueron en parte importante causantes de contribuir a nuestros amigos felinos a alcanzar por Europa y el planeta, en tanto que eran populares por andar con gatos dentro de sus embarcaciones para contribuir a supervisar la población de roedores.

La investigación genética demostró que los gatos se expandieron por todo el planeta en olas esenciales. La primera expansión vieja fue esencialmente donde se produjo el gato familiar en el Medio Oriente. Una segunda expansión ocurrió después y se debió en parte importante a gente marinera como los vikingos. Y resulta que el control de roedores no fue el único beneficio que los vikingos hallaron al tener gatos.

Indagaciones auxiliares demostraron varios esqueletos de gato en fosas de entierro vikingo. La razón de esto no era que tuviesen un cariño especial por sepultar a sus amados amigos felinos tanto como los vikingos supuestamente los empleaban para su pelaje. El estudio de varios esqueletos de gatos demostró que la mayor parte de ellos en estos fosos de entierro tenían el cuello roto o fabricantes visibles en el cráneo y los huesos que daban a conocer que habían sido desollados con una herramienta de algún tipo. Los gatos que prosperaron en estos tiempos fríos probablemente habrían tenido pieles bastante robustas que podrían haber hecho algo de ropa abrigada en ese instante.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *