10 cosas sobre los futuros posapocalípticos que la cultura pop se equivoca

El objetivo de todo el mundo siempre y en todo momento ha fascinado a la multitud. Hay algo convincente en un sobreviviente solitario o un pequeño conjunto que se ve obligado a valerse por sí solo en ciudades vacías. Pero más allá de que estos programas y películas siempre y en todo momento ponen en riesgo a nuestros héroes, hay algunos peligros que olvidan nombrar.

10. Las riñas a puñetazos son muchos peligrosas

postapoc1

En incontables historias postapocalípticas, el nuevo planeta es un espacio bien difícil donde el dominio se escoge a través del combate. Hombres y mujeres se golpearán unos a otros hasta la sumisión, la inconsciencia o aun la desaparición. Pero esa no es la mejor forma de reparar las cosas, puesto que las riñas tienen la posibilidad de ocasionar lesiones que serían impresionantemente debilitantes en un planeta sin médicos.

En las artes marciales mixtas, 2 de las lesiones más habituales son las manos rotas y las muñecas rotas. Estas lesiones suceden más allá de que están capacitados profesionalmente para pegar. En el momento en que alguien rompe su mano o muñeca, puede demorar mucho más de seis semanas en sanar y probablemente necesite cirugía. Una vez que sane, los efectos de los huesos rotos podrían sentirse años después. Eso es si lo trata un profesional de la salud; salvo que haya otro sobreviviente, posiblemente jamás se cure apropiadamente. Un sobreviviente que no tenga la utilización de su mano en un planeta en el que debe apresar y buscar comida tendrá inconvenientes.

Recibir un puñetazo en la cara sería del mismo modo arriesgado. Sin más ni más dentistas, cualquier cosa que le ocurra a su boca podría ser persistente. Si un sobreviviente los dientes se caen, podría cambiar lo que come la persona. Sin nombrar lo mal que una mandíbula rota o luxada podría ser. Sencillamente se disminuye al hecho de que las riñas a puñetazos se vuelven considerablemente más arriesgadas merced a la amenaza de lesiones que cambian la vida. O sea, si la multitud riña en lo más mínimo …

9. Los humanos trabajarían juntos

postapoc2

Un tema incesante en las historias postapocalípticas es que el mayor riesgo son el resto humanos. Es de este modo como The Walking Dead impulsa su crónica: la mitad de la gente que hallan nuestros héroes resultan ser malvadas. No obstante, esto carece de sentido, por el hecho de que los humanos naturalmente desean trabajar juntos. Es una parte de nuestros naturaleza y nuestra biología.

Hay incontables historias de gente juntando en el momento en que tiempos son los mucho más duros. Sí, asimismo hay situaciones de personas que hacen cosas horribles, pero mucho más personas desean asistir de las que desean llevar a cabo daño. Toda vez que vea un desastre, siempre y en todo momento hallará mucho más ejemplos de personas que hacen cosas buenas y asisten a otros que historias de personas que engañan y explotan a quienes están en su peor instante. Entonces, ¿por qué razón el objetivo de todo el mundo sería diferente? La mayor parte de la multitud proseguiría su deseo natural de sumarse, como lo hicimos a lo largo de cientos de años.

8. Anomalías de la salud y también infecciones

postapoc3

Es preferible que los sobrevivientes se aseguren de estar cada día con las vacunas y las vacunas, pues aun cosas sencillos tienen la posibilidad de matarlo. Por servirnos de un ejemplo, un pequeño corte o aun una astilla podría ocasionar tétanos. Sin las vacunas actualizadas y el régimen conveniente, el tétanos puede ocasionar la desaparición. Si el sobreviviente tiene la fortuna de poder hallar antibióticos, no es tan simple como ir al médico y conseguir una receta, singularmente por el hecho de que los fármacos se vuelven menos efectivos cuanto mucho más tiempo continúan en el estante.

Más allá de que bastante gente se vacunan en el momento en que eran pequeños, sencillamente no hay suficientes mayores que recibir inyecciones de refuerzo. Para algo como el tétanos, los mayores precisan vacunas de refuerzo cada 10 años. Entonces, salvo que estén actualizados, alguien que subsistió al apocalipsis podría ser derruido por una astilla de madera o la mordedura de un gato familiar.

7. Desnutrición

postapoc4

En la mayor parte de películas y programas, los sobrevivientes tienden a ser sanos y atléticos. Indudablemente, esto se origina por la pelea incesante contra otros humanos y zombis, sin nombrar el entrenamiento que consiguen al apresar y juntar. Tendría sentido que, ya que regularmente hacen trabajo físico, fuesen delgados y atléticos.

El inconveniente es que el cuerpo humano es un sistema difícil que precisa varios nutrientes distintas. ¿Sabes cuánta vitamina A precisas? No bastante gente son siendo conscientes de la proporción de cada nutriente que precisan, pero no tienen la posibilidad de sencillamente apresar animales salvajes y vivir de ellos indefinidamente. Ese género de dieta conduciría a ocasiones como el escorbuto y un sistema inmunológico desgastado.

La desnutrición puede manifestarse de muchas formas. El cuerpo tarda mucho más en sanar y hay una mayor posibilidad de infección. La multitud se cansaría de manera fácil y probablemente padecería depresión. La gente que padecen de desnutrición asimismo son mucho más dispuestas a padecer lesiones cutáneas dolorosas. Entonces, salvo que los sobrevivientes tengan su jardín con una pluralidad de frutas y verduras, no se verían muy saludables y podrían estar bastante enclenques y letárgicos.

6. Packs de perros itinerantes

postapoc5

Los mayores riesgos que hallan los sobrevivientes en la ficción son otras bandas de personas y las criaturas que provocaron el apocalipsis. No obstante, entre los mayores inconvenientes con los que deberán lidiar los sobrevivientes son las jaurías de perros errantes. Por naturaleza, los perros son animales de carga que, naturalmente, formarán conjuntos de caza. Esto sucedería de manera rápida: a causa del huracán Katrina había manadas de perros y todavía están un inconveniente 10 años tras la tormenta. Aun se está volviendo Un enorme inconveniente en Detroit, por el hecho de que su población ha disminuido bastante.

En el apocalipsis, estas manadas empezarán a fallecer de apetito. Si un sobreviviente solitario o un conjunto pequeño se encontraran con una manada de perros enormes y hambrientos, posiblemente no logren combatir contra ellos. En especial si tienen íra …

5. Animales coléricos

postapoc6

La íra provoca que los animales sean mucho más beligerantes antes de ser mortales. Se transmite mediante la saliva, por norma general mediante picaduras, y se transmite de forma fácil a los humanos. La sociedad da la inoculación, pero una vez que la mayor parte de la población sea eliminada, el número de animales salvajes va a aumentar. Una vez domados, los animales se volverían salvajes y tendrían una mayor posibilidad de contraer la íra. Esto provocaría un brote y la íra aumentaría 30%.

Esto podría ser mortal para los humanos. Primero, sencillamente va a haber mucho más animales considerablemente más beligerantes y podrían mostrar a los sobrevivientes a la íra, que es prácticamente un 100% mortal. Solo hay tres casos populares de personas no vacunadas que subsisten, en comparación con precisamente 55.000 muertes de año en año provocado por la íra. Eso es con las vacunas y los animales amaestrados, con lo que las cosas solo empeorarán en un ambiente articulo-apocalíptico. Entonces está dado que contamina una fuente esencial de alimentos para la gente. Comer un animal infectado por la íra es una increíble forma de contratar la patología mortal.

4. El gas se desintegra

postapoc7

Entre las virtudes de ser el único que queda con vida es que puedes coger el vehículo que desees y apresurar por las rutas vacías. Pero es preferible que lo gozes mientras que dure, por el hecho de que el gas tiene una vida útil corta. Si no se habla, el gas puede estropearse 90-100 días. Salvo que se refine mucho más gas, tras unos tres meses sencillamente no va a haber bastante gasolina para los vehículos y los generadores.

3. Muchas ciudades se inundarían

postapoc8

Muchas historias del “último hombre en la Tierra” tienen sitio en una localidad esencial como Los Ángeles o Novedosa York. Más allá de que eso provoca que las piezas sean pasmantes, sería bien difícil vivir en una localidad esencial por el hecho de que se generarían crecidas de agua masivas si no hubiese absolutamente nadie alrededor para sostener los sistemas. Primero sería la inundación de los túneles del metro, pues los sistemas de metro utilizar bombas para despedir el agua. Sin alguien realizando marchar las bombas, el sistema de metro de Novedosa York completar en las 36 horas. Eso provocaría enormes crecidas de agua en las calles. Visto que muchas ciudades estén fabricadas de hormigón y no tengan bastante suelo para absorber el agua solo empeoraría el inconveniente.

Entonces los sistemas de alcantarillado inundarían las calles de la región con aguas residuales sin tratar. Aparte de que las aguas residuales sin tratar están repletas de substancias toxicas como el amoníaco, el metano y el sulfuro de hidrógeno, asimismo está repleto de substancias químicas que tienen la posibilidad de impresionantemente inflamable y podría ocasionar detonaciones. Por último, hay crecidas de agua de canales y presas controladas por humanos. Por servirnos de un ejemplo, el río Chicago es un serie de canales que manipulan el fluído de agua. Sin que absolutamente nadie lo controle, el río sencillamente absorbería mucho más agua y también anegaría una una gran parte del Medio Oeste. Cualquier localidad esencial que manipule el agua a través de sistemas mecánicos quedaría arrasada.

2. La Tierra es impresionantemente inflamable

postapoc9

Aparte de las aguas residuales sin tratar incendiables, las ciudades están repletas de substancias impresionantemente volátiles. Tomemos como un ejemplo el gas natural, que representa el 27% de la energía en USA. Si no se sostienen las líneas de gas natural, podríamos presenciar detonaciones masivas. Y cuando ocurran las detonaciones, no va a haber absolutamente nadie para apagar los incendios. Los incendios proseguirían consumiendo mucho más conforme ardían, encontrando todo el tiempo novedosas fuentes. Sería un enorme inconveniente en los suburbios, donde las viviendas son considerablemente más incendiables. El desierto lo tendría aún peor, en tanto que incendios forestales se esparciría sin control por los bosques.

1. Las plantas de energía nuclear se derrumbarían

Vista del cuarto reactor de la central nuclear de Chernobyl en esta foto de archivo de mayo de 1986.  Los ingenieros de la central nuclear de Chernobyl cerraron su último reactor en funcionamiento un día antes de lo planeado el jueves, en un intento improvisado de impresionar al presidente ucraniano de visita, Leonid Kuchma.  Pero las autoridades dijeron que la planta, lugar del peor desastre nuclear del mundo en 1986, se reiniciaría para no estropear una ceremonia televisada de apretar botones prevista para el viernes, cuando la central eléctrica finalmente se detenga.  El reactor número cuatro de Chernobyl se incendió y explotó en abril de 1986, enviando una nube de polvo radiactivo sobre Ucrania, Bielorrusia, Rusia y otras partes de Europa. (SOLO B / N) REUTERS / Vladimir Repik VR / VB - RTRHD1P

El mayor inconveniente, y ​​uno que puede lograr que todos los otros temas sean controvertibles, es que hay 437 reactores nucleares en el mundo entero y otros 71 siendo construido. Un planeta postapocalíptico tendría catastrofes nucleares fatales desperdigadas por todo él. En los términos mucho más sencillos, un reactor nuclear fundamentalmente marcha como una tetera. Hierve agua, que nutre las turbinas de vapor, lo que crea electricidad. El inconveniente es que estos reactores han de ser observados regularmente. Si no se cuidan, se sobrecalientan y causan una fusión.

Sin que absolutamente nadie se realice cargo de los reactores, tras unos 10 días la mayor parte empezaría a fundirse. No solo habría detonaciones nucleares en el mundo entero, sino la radiación se esparciría a la atmósfera y nubes venenosas soplaría por todo el mundo. Varios sitios, en especial en América del Norte, unas partes de Asia, América del Sur y Europa, serían sencillamente habitables. Por lo menos la radiación se haría cargo de ciertos de esos animales coléricos.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *