10 crímenes infames de la oscura historia de Londres

Hay mucha sangre y crueldad en la crónica de Londres. En un instante particular, probablemente el asesino mucho más popular de la historia, Jack el Destripador, deambulaba por las calles de la región en pos de novedosas víctimas. No obstante, es solo uno de los múltiples delincuentes malignos que vivieron (y asesinaron) en Londres.

10. Asesinato en el indigente ciego

Si andas en Whitechapel y te gusta una pinta, puedes dirigirte al Blind Beggar. El pub tiene una rica historia y tiene sus orígenes en una posada centenaria, pero está implacablemente relacionado a los conocidos mafiosos de Londres, los Kray Twins. El indigente ciego es el sitio donde Ronnie Kray mató a balazos a George Cornell a plena vista.

El 9 de marzo de 1966, Cornell fue al pub a tomar una copa. Cierto tiempo después, Kray y un asociado llamado John Barrie llegaron al Blind Beggar. En teoría, Cornell solo tuvo tiempo de decir con sarcasmo “Bueno, mira quién está aquí” antes que Ronnie se acercara a él, sacara una Luger de 9 mm y disparale una vez en la frente. Barrie logró ciertos tiros de observación al techo antes que los 2 saliesen del pub y se fuesen en un automóvil aguardando afuera.

Ronnie Kray fue proclamado culpable en 1969 de la desaparición de Cornell y culpado a cadena perpetua. En lo que se refiere al fundamento, la víctima era integrante de la pandilla Richardson, oponentes envueltos en una guerra territorial con la firma dirigida por los gemelos Kray. No obstante, Ronnie odiaba especialmente a Cornell. Unos meses antes del asesinato, sus pandillas se pelearon en una celebración de Navidad una vez que Cornell llamara a Kray a “Gordito puf”.

9. El homicidio de Spencer Perceval

Spencer Perceval podría no estar entre los políticos mucho más conocidos de la historia del Reino Unido, pero tiene la innoble distinción de ser el único presidente británico que fue ejecutado mientras que se encontraba en el cargo.

Nativo de 1762, Perceval se transformó en Primer Ministro en 1809. Su gobierno encaró ciertas crisis como la catastrófica Campaña de Walcheren en los Países Bajos y los altercados de los luditas. El 11 de mayo de 1812, se encontraba en el vestíbulo de la Cámara de los Recurrentes en Londres en el momento en que se le aproximó un hombre llamado John Bellingham que le disparó. horriblemente a través del corazón.

Bellingham logró pocos intentos por esconder su delito o huír. En verdad, ciertos cuentos comentan que fue y volvió a sentarse sobre exactamente la misma silla al lado de la chimenea donde aguardaba que va a llegar el Primer Ministro.

Bellingham era un mercader que fue encarcelado falsamente en Rusia. La embajada británica no logró nada para asistirlo y el gobierno rechazó su petición de compensación en el momento en que fue liberado. Estimó que tenía “justificación bastante” para sus acciones. El equipo de defensa de Bellingham procuró argumentar que se encontraba desquiciado, pero fue proclamado culpable y ahorcado una semana tras la desaparición de Perceval.

La disputa se avivó un tanto en 1997 en el momento en que 2 de sus descendientes, Roger Percival y Henry Bellingham, los dos políticos, lucharon por exactamente el mismo escaño parlamentario en representación del nordoeste de Norfolk.

8. Los criadores de bebés Finchley

La cría de bebés era una práctica parcialmente común hace cien años que sucedió en toda Enorme Bretaña. La gente que tenían hijos no amigables, por norma general ilícitos, que no deseaban criar, los dejaban con un criador de bebés en lugar de dinero.

Esta convención estuvo infestada de abusos. Cuando los criadores de bebés tuvieron el dinero, hubo pocos incentivos a fin de que hiciesen el trabajo que prometieron. Sabían que la mayor parte de los progenitores que empleaban su servicio no deseaban tener nada que ver con sus hijos y jamás volverían a supervisarlos. Existen varios casos en los que los pequeños fallecieron por desidia y, en extrañas oportunidades, aun por asesinato.

A primer aspecto, Amelia Sach ofreció un servicio interesante en su hogar de jubilados en Finchley, al norte de Londres. La gente que llevaron a sus bebés no amigables a Claymore House no solo creyeron que serían cuidados, sino asimismo serían adoptados por familias adineradas. No obstante, lo único que han recibido esos pequeños fue un inyección de clorodina, por norma general administrada por la compañera en el delito de Sach, Annie Walters.

El dúo asesino fue tomado a objetivos de 1902 en el momento en que el dueño de Walters, asimismo policía, empezó a dudar de las ocupaciones de su inquilino. La policía la prosiguió y por último la capturó intentando de liberarse de un cuerpo. Walters próximamente implicó a Sach y los dos fueron ahorcados el 3 de febrero de 1903.

7. The London Burkers

A inicios del siglo XIX, Enorme Bretaña mostró un enorme interés por el estudio de la anatomía. Esto creó una enorme demanda de cuerpos para disección. No obstante, según la ley de la temporada, solo los cadáveres de los asesinos ejecutados podían usarse para este fin. Esto llevó a la aparición de los llamados hombres de la resurrección, ladrones de cuerpos que desenterraron cadáveres frescos y los vendieron a las academias de medicina prestos a ver para otro lado.

En ocasiones, estos hombres de la resurrección no deseaban aguardar a que la multitud muriera, conque hicieron sus cuerpos. La situacion mucho más infame es el de Burke y Hare, 2 hombres que mataron a 16 personas en 1828 en Edimburgo y las vendieron para su disección. Eran tan viles que la práctica en sí se conoció como burking.

Londres tenía su banda de burkers encabezada por John Bishop. En 1831, procuraron vender el cadáver de un niño de 14 años a la Escuela de Anatomía del King’s College. No obstante, tras la inspección, el cirujano Richard Partridge apreció múltiples perturbador Peculiaridades: el cuerpo jamás había sido sepultado, se encontraba anormalmente recio y tenía un corte en la cabeza que sangraba en el pecho. Alertó a las autoridades y retrasó a los ladrones hasta el momento en que llegó la policía.

Bishop y un cómplice llamado Thomas Williams fueron declarados responsables del asesinato del niño que se conoció sencillamente como “el niño italiano”. Confesaron haberlo drogado con ron y láudano y después ahogarlo en un pozo. Asimismo aceptaron haber hecho lo mismo con otro niño y una mujer sin hogar. Fueron ahorcados el 5 de diciembre de 1831.

6. El homicidio de Camden Town

El 11 de septiembre de 1907, el trabajador ferroviario Bertram Shaw regresó a su casa en Camden Town para hallar el cuerpo desvisto de su mujer, Emily Dimmock. La habían ejecutado y le habían cortado la garganta de oreja a oreja.

La crueldad del delito lo transformó en una historia nacional, pero un giro revelado a lo largo de la investigación lo transformó en una sensación de portada. Sin que su marido lo supiese, Emily tenía un trabajo de prostituta llamada Phyllis. El marido fue absuelto de meterse, pero este nuevo aspecto sugirió que uno de sus clientes del servicio podría ser el asesino.

La policía detuvo a un diseñador de cristalería llamado Robert Wood (ese es él, en la fotografía de arriba). Emily fue vista por última vez con vida en un pub en su presencia y una postal redactada por Wood sugirió que era un cliente. En el juicio, aceptó tener privacidad con Dimmock, pero negó cualquier participación en su asesinato. Wood fue defendido por el excelente letrado Sir Edward Marshall Hall, quien lo exculpó. Se estudió a otros clientes del servicio de Dimmock, pero todos tenían coartadas y su asesinato todavía es un secreto hasta hoy.

La situacion de Emily fue mucho más publicitado por el artista Walter Sickert, quien logró un conjunto de 4 pinturas apoyado en el delito. Previamente había hecho uno sobre Jack el Destripador. En verdad, ciertos ripperólogos modernos presentaron a Sickert como sospechoso de los Homicidos del Destripador.

5. Ruth Ellis

Ningún viaje por la sórdida historia de Londres estaría terminado sin una parada en The Magdala en Hampstead. El pub podría estar cerrado en este momento, pero todos todavía lo recuerdan como el sitio donde Ruth Ellis mató a su apasionado y después se transformó en la última mujer ejecutada en Enorme Bretaña.

La anfitriona de un club nocturno de 28 años salía con un conduzco de carreras llamado David Blakely. Tenían una relación feroz que de forma frecuente se volvía beligerante. Ruth había sufrido últimamente un aborto espontáneo una vez que Blakely le diese un puñetazo en el estómago.

El 10 de abril de 1955 Blakely fue a tomar al Magdala con un amigo llamado Clive Gunnell. Ellis lo aguardaba fuera del pub. En el momento en que David salió, en un inicio ignoró a Ellis y caminó al lado de ella. Fue entonces en el momento en que sacó un Smith & Wesson y empezó a disparar. El primer tiro falló. El segundo golpeó a Blakely en la espalda y se desmoronó sobre el pavimento. Ellis se aproximó a él y disparó tres ocasiones mucho más a bocajarro. Entonces se paró al lado del cuerpo en estado de shock hasta el momento en que llegó un policía fuera de servicio y la detuvo.

Su juicio fue corto pero fenomenal. Ruth selló su destino a lo largo del testimonio en el momento en que ha dicho: “Es evidente que en el momento en que le disparé, designado a para matarlo “. Tras una corto deliberación, el jurado la declaró culpable y fue sentenciada a muerte. Ruth Ellis ahorcada el 13 de julio.

4. El homicidio de London Cellar

El Dr. Crippen podría ser recordado como entre los asesinos mucho más viles de Londres, pero los desarrollos modernos proponen que podría no ser un asesino en lo más mínimo.

En 1910, Cora Crippen desapareció. Su marido era Hawley Harvey Crippen, un homeópata de Michigan. En un inicio, aseveró que Cora había fallecido, pero entonces aceptó frente a las autoridades que, en verdad, su mujer lo había dejado y regresado a USA. Si o no Scotland Yard piensa que su crónica es bien difícil de contar, pero Crippen decidió no quedarse y descubrirlo. Escapó de Inglaterra y salió a la Europa continental con su apasionado, Ethel Le Neve. Desde ahí, el dúo abordó el SS Montrose a Canadá.

Mientras que Crippen escapaba, la policía registró su casa en Camden mucho más intensamente y halló un torso humano sepultado en el sótano. Esto transformó al buen médico en el hombre mucho más conocido de Enorme Bretaña. Era tan popular, en verdad, que aun disfrazado no podía viajar sin ser reconocido. Capitán Henry George Kendall del SS Montrose vio a Crippen y alertó a Scotland Yard. Han tomado un barco mucho más veloz y lo detuvieron antes de llegar a Canadá.

Los restos encontrados en el sótano estaban muy descompuestos, pero se confirmó tentativamente que pertenecían a Cora basándose en un trozo de tejido cicatricial coincidente con su historial médico. Crippen fue proclamado culpable y ahorcado el 23 de noviembre.

Prácticamente cien años después, un equipo forense de la Facultad Estatal de Michigan aseveró que la prueba del ADN mitocondrial señalaba restos pertenecía a un hombre. Sus desenlaces demostraron ser discutidos y aún no fueron extensamente admitidos por la red social científica.

3. El secreto de Battersea

Quince años antes que Jack el Destripador comenzara su infame matanza, alguien mucho más se encontraba asesinando mujeres en Londres y cortando sus cuerpos. Se conoció como Battersea Mystery por el hecho de que esa fue el área donde la policía halló la primera parte de un cadáver desmembrado el 5 de septiembre de 1873.

Las partes siguientes han comenzado a mostrarse por la localidad hasta el momento en que se ha podido ver un cuerpo prácticamente terminado. restaurado. No obstante, las autoridades aún no lograron detectar a la víctima. Pese a una enorme recompensa de £ 200 y la promesa de un perdón gratis para cualquier cómplice, la situacion jamás se resolvió. Un año después, otro cuerpo desmembrado fue recuperado del Támesis. Este asimismo continúa sin detectar hasta hoy y jamás se ha predeterminado un vínculo con la víctima previo.

Gaceta médica La lanceta anunciado un comprendio detallado de todas y cada una de las mutilaciones efectuadas en el primer cuerpo. Hicieron hincapié en que todo se realizó de forma organizada y diestra y que no se cortó nada. La capacidad en exhibición mostró que el perpetrador tenía entendimientos médicos. Al tiempo, la publicación descartó completamente la iniciativa de que todo el tema fuera un engaño morboso de alumnos de medicina.

2. Los homicidos de Houndsditch

En el primer mes del año de 1911, el East End de Londres vio un tiroteo masivo entre una fuerza combinada de policía y ejército y 2 revolucionarios letones. Este deslumbrante episodio se conoce como el asedio de Sidney Street y asimismo se luce por la presencia del entonces secretario del Interior, Winston Churchill. No obstante, fue antecedido por una enorme sanguinolento acontecimiento que resultó en entre las mayores pérdidas de vidas policiales en la crónica de Londres en tiempos de paz.

En el mes de diciembre de 1910, la banda de letones deseaba hurtar una joyería en Houndsditch. Para esto, arrendaron 2 características que se adentraban en el edificio. Su plan era traer todo el equipo que precisaban en los alquileres y después romper la pared de la tienda durante la noche.

El estruendos incordió a un vecino que entonces alertó a un agente llamado Piper. Estudió la escena y empezó a dudar inmediatamente, con lo que salió a buscar refuerzos. Seis alguaciles y sargentos retornaron a las construcciones de alquiler. Excedían en número a los ladrones, pero la policía llevaba porras al tiempo que los criminales iban armados con pistolas. Se causó una riña y cinco de los oficiales han recibido tiros. El sargento Tucker murió instantáneamente, al paso que el sargento Bentley y el agente Choate fallecieron en el hospital. Otros 2 terminaron lesionados, pero subsistieron. Todos y cada uno de los ladrones consiguieron huír. La investigación de los asesinatos desembocó en el ubicación antes citado.

1. Los homicidos de Thames Torso

¿A cuántas personas mató Jack el Destripador? Comunmente se le atribuyen cinco víctimas, pero hay bastante gente que suponen que Saucy Jack fue considerablemente más prolífico. Hay otra serie de crímenes que tuvieron rincón entre 1887 y 1889 populares como los Homicidos del Támesis Torso. Se hallaron múltiples unas partes de 4 mujeres desmembradas en el río Támesis y sus aledaños. ¿Fueron estos asimismo obra del Destripador o de un asesino del mismo modo sádico activo al tiempo?

De manera oficial, no hay prueba que sugiera que los homicidos del torso fueron realizados por Jack. Esto fue especulación de los jornales, en tanto que la policía los consideró. dividir casos. Solo entre las víctimas fue identificada: una prostituta llamada Elizabeth Jackson.

De la misma Battersea Mystery, hubo ciertos que creyeron que esto era únicamente una broma de la escuela de medicina. Esta iniciativa fue descartada puesto que los cuerpos proseguían mostrándose. Los médicos que examinaron los restos coincidieron en que el asesino tenía ciertos entendimientos prácticos de anatomía, pero carecía de la capacidad de un cirujano. Opinaron que podría ser un carnicero o un asesino.

Si el asesino era, en verdad, un individuo diferente, entonces tuvo una ola de homicidos mucho más extendida y espantosa que Jack. Más allá de que empezó primero, es interesante que el Destripador lo eclipsara completamente.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *