10 datos interesantes sobre los amish

El movimiento Amish se encuentra dentro de las religiones mucho más sorprendentes de todo el mundo moderno. Son conocidos por su historia fácil que supone eludir muchas tecnologías novedosas, singularmente las similares con los medios y los automóviles de motor. Tampoco visten moda moderna y tienen su idioma, el holandés de Pensilvania.

Asimismo debemos apuntar que de todos modos existen varios conjuntos de Amish. Los 2 mucho más enormes son los menonitas amish y los amish del viejo orden. Los conjuntos amish menonitas han comenzado como amish, pero desde ese momento se han distanciado de los estilos de vida habituales amish y se han vuelto mucho más afines a los menonitas que a los amish del viejo orden. Particularmente, los menonitas amish usan servicios públicos de energía y conducen automóviles motorizados.

Amish del viejo orden, por otra parte, son los que emplean caballos y carros, charlan holandés de Pensilvania y evitan la tecnología.

10. Las raíces

Las raíces de la religión Amish están en el movimiento anabautista, que era un conjunto disidente que brotó a lo largo de la reforma protestante en 1525. Los anabautistas son firmes irenistas y creen firmemente en la separación de la iglesia y el estado. No obstante, la mayor diferencia entre los anabautistas y otras sectas cristianas es que efectúan bautismos de mayores. Más allá de que esto puede semejarnos una diferencia menor, el bautismo de mayores se encontraba en oposición a las leyes del catolicismo y se castigaba con la desaparición. Como resultado, los anabautistas confrontaron una horrible persecución, con lo que los anabautistas se vieron obligados a entrenar en misterio.

Entre los primeros conjuntos de anabautistas fue comandado por un ex- sacerdote católico, Menno Simon, nativo de Holanda, y sus fieles se llamarían menonitas. Entonces, en 1677, un suizo llamado Jakob Ammann se unió a los menonitas y al final se transformó en el líder de los menonitas suizos. En 1693, Ammann decidió cambiar un tanto las cosas y también ingresó ciertas reglas novedosas. Particularmente, creyó que los hombres deberían dejar de cortarse la barba y su congregación debería dejar de emplear ropa de tendencia. No obstante, su novedosa regla mucho más polarizadora fue que los integrantes excomulgados habrían de ser rechazados. Si alguien era expulsado de la iglesia, fundamentalmente se encontraba fallecido para todos en la iglesia, que en general son sus amigos y familiares. Sus proclamas fueron discutidas y provocaron un cisma en la religión. La gente que prosiguieron a Ammann se transformaron en Los amish.

A lo largo de los próximos siglos, los Amish prosiguieron siendo perseguidos en Europa. Entonces, en 1737, 21 familias Amish vino de los Países Bajos y se estableció en Pensilvania antes de extenderse al resto estadounidense. En 2012, había amish viviendo en 28 estados y en Ontario, Canadá.

9. La diferencia entre amish y menonita

Con frecuencia hay mucha confusión sobre si los amish y los menonitas practican exactamente la misma religión. Y si no es de esta manera, ¿cuál es la diferencia? Bueno, en la entrada previo, comentamos que los amish se apartaron de los menonitas en 1693. Tras el cisma, los menonitas prosiguieron medrando y expandiéndose y hay cerca de doce subgrupos que se tienen la posibilidad de dividir en 2 conjuntos distintas: menonitas de civil y menonitas asimilados. Los menonitas asimilados emplean la tecnología, cursan estudios superiores y visten ropa actualizada.

Los menonitas vestidos de civil se tienen la posibilidad de dividir en 2 subgrupos: los que emplean caballos y carros y los que emplean automóviles. Por supuesto, los menonitas de caballos y carruajes se confunden con los amish. Donde se distinguen es que los hombres no tienen barba y las mujeres tienen la posibilidad de tener patrones en su vestido. Asimismo tienen la posibilidad de usar tecnología actualizada como viajes aéreos y electricidad, incluyendo la televisión y también Internet, si bien tienen la posibilidad de limitar el ingreso.

Otra diferencia primordial entre los amish y todos y cada uno de los menonitas es su sitio de culto. Los Amish se reúnen para venerar en las viviendas y graneros de sus fieles y los menonitas tener centros de asambleas.

Las diferencias finales son su geografía y el tamaño de sus ciudades. Los menonitas llegaron a América del Norte en 1683, 10 años antes que los Amish se separaran. Los primeros menonitas se establecieron en Germantown, que por último se transformó en un distrito de Filadelfia. En el momento en que se habla del tamaño de su congregación, hay considerablemente más personas menonitas en América del Norte que personas amish, un total de precisamente 800,000. Además de esto, los Amish solo están en América del Norte, al tiempo que las comunidades menonitas están en 51 países distintas en seis continentes distintas.

8. Rumspringa

Precisamente, la vida Amish no es para todos. Los Amish asimismo lo saben y por esa razón brindan a los mayores jóvenes, desde los 16 años, la posibilidad de presenciar el planeta exterior en un periodo popular como Rumspringa. La experiencia la efectúan con mucho más continuidad los hombres que las mujeres y a lo largo de este tiempo, se les da mucho más independencia de sus progenitores. Además de esto, ya que aún no están bautizados, no están bajo el gobierno de la iglesia y esto les da independencia de esa regla.

Lo que hacen los jóvenes amish mientras que toman Rumspringa puede cambiar. Ciertos visten ropa actualizada, van al cine y conducen vehículos. No obstante, en ciertos casos, la multitud Amish en Rumspringa celebra bastante y se implica en drogas, sexo y alcohol.

Tras presenciar el planeta exterior, los jóvenes deben escoger si desean bautizarse. Si deciden bautizarse, deberán confesar sus errores y tras el bautismo van a poder casarse.

Si alguien escoge no ser bautizado, debe mudarse fuera de la red social, pero no es rechazado como la gente excomunicadas y puede mantenerse en contacto con sus amigos y familiares Amish. Eso es porque los Amish valoran que la gente escojan bautizarse y deseen dedicar sus vidas a su fe.

7. Música Amish

Más allá de que la música es una manera de arte conmemorada en muchas religiones, a los Amish no se les deja tocar instrumentos o percibir música salvo que proceda de su cancionero llamado Ausbund. En el libro, que es el cancionero mucho más viejo todavía en empleo continuo, no hay notas musicales. En cambio, las armonías de las canciones se emiten de generación en generación.

La razón por la cual a los Amish no se les deja tocar instrumentos es por el hecho de que hablamos de autoexpresión y eso podría producir sentimientos de orgullo y superioridad. Sí, eso puede parecer duro, pero si en algún momento pasaste cierto tiempo con un músico con una pequeña proporción de reconocimiento, vas a saber que los Amish llevan razón en eso.

En lo que se refiere a los temas de las canciones, son precisamente lo que cabría aguardar de personas trabajadoras y de vida fácil que fueron ferozmente perseguidas desde hace tiempo. Hablamos de sol, flores y arcoíris. Es broma, se habla del calvario y las adversidades de la persecución.

6. Muñecas sin rostro

Los Amish no son populares exactamente por ser gente entretenida. No obstante, eso no quiere decir que los pequeños amish deban ir sin juguetes. Entre los juguetes mucho más populares que emplean los pequeños amish son las muñecas que no tienen cara. Más allá de que no hay una historia oficial de dónde surgen las muñecas sin rostro, consiguen encarnar un sinnúmero de los principios de la religión Amish.

La primera es que los Amish piensan que todos son iguales a los ojos de Dios. Sin identidad, la muñeca fortalece la noción de que todos somos iguales para Dios.

La segunda parte procede del Libro de Deuteronomio, que afirma: “No te vas a hacer imagen tallada, ni semejanza alguna de nada que esté arriba en los cielos, ni abajo en la tierra, ni en las aguas bajo la tierra”. Los Amish han interpretado que esto quiere decir que los humanos no deberían llevar a cabo elementos que se simulen a los humanos. No obstante, sin rostro, las muñecas no son representaciones reales de humanos.

Por último, los Amish van a hacer todo lo que resulta posible para eludir pecar, y tener una muñeca muy elegante sería un signo de vanidad, donde la facilidad de la muñeca es una representación de la humildad de los Amish.

5. Imágenes (o falta de ellas)

Si te invitaron a la vivienda de una familia Amish, aparte del hecho de que no tienen TV ni aparatos electrónicos, otra cosa que puedes ver es que no hay fotografías personales, como fotografías de bodas o fotografías de bebés. Eso es porque las imágenes violan múltiples principios de su fe.

Primero, piensan que las imágenes de personas destacan la individualidad y los Amish piensan que todos son iguales a los ojos de Dios. Seguidamente, una regla esencial es no realizar imágenes cinceladas, y piensan que las imágenes violan esa regla. Por último, la multitud Amish desea ser recordada por sus contribuciones y la manera en que vivieron mucho más que por su físico fachada.

No obstante, es esencial aclarar que no está en oposición a su religión manifestarse en imágenes, sino está en oposición a su religión el posar para una fotografía. Entonces, si viajas a un país Amish, que puede ser atracciones turísticas, y desean tomar ciertas fotografías, la multitud Amish preferiría no estar en ellas. No obstante, si debes tener una fotografía de los amish, pregúntales si puedes tomarles una fotografía, pero no les solicites que posen. Finalmente, si es viable, tome la fotografía a fin de que sus semblantes no sean identificables.

4. Relación con la tecnología

De lejos, lo que distingue a los amish de muchas otra gente de la sociedad es que no adoptan la tecnología. La razón por la cual hacen esto no es pues crean que es maligno, sino les preocupa que los lleve a la asimilación con el resto de la sociedad, y ser su red social sin dependencia separada es un principio de la fe Amish. Esta es la razón por la cual no adoptan ningún género de medios como la televisión, la música pop y también Internet.

Si emplean electricidad, de manera frecuente es propano, batería o energía del sol y no procede de líneas de servicios públicos. Por poner un ejemplo, las luces de sus buggies que marchan con baterías cargadas con cuadros solares son con perfección admisibles.

En el momento en que los Amish determinan si adoptarán una exclusiva tecnología primero discuten si la red social lo empleará. No admiten de manera automática que lo más reciente siempre y en todo momento es preferible, como muchas otra gente de la sociedad. Ya que lo discuten en su red social y no hay un organismo rector terrenal superior, como el Papa para la Iglesia Católica, la utilización de la tecnología cambia de un subgrupo a otro. Por servirnos de un ejemplo, el conjunto mucho más conservador de los Amish del Viejo Orden es el Swartzentruber Amish, que viven primordialmente en el condado de Holmes, Ohio, no tienen lujos modernos, incluyendo la plomería interior. En el otro radical del fantasma está el Lancaster Amish, que es el subgrupo mucho más grande de Old Order Amish. Tienen plomería interior, utilizan su electricidad autogenerada y emplean herramientas neumáticas.

Además de esto, no hay causas bíblicas o religiosas que prohíban la utilización de tecnologías médicas modernas, con lo que el nivel de atención médica que un individuo Amish desea explotar en general es dependiente de la familia.

3. Los Amish tienen tasas mucho más altas de anomalías de la salud genéticas

Los Amish son un subgrupo católico único, por el hecho de que no procuran atraer nuevos integrantes. Sí, la multitud se transforma, pero es bastante extraño. Lo atrayente es que más allá de que no reciben varios integrantes nuevos, la población de la iglesia se duplica en todos y cada generación. A inicios de la década de 1900, había cerca de 5,000 amish viviendo en América del Norte, pero el día de hoy hay 250,000. Esto sucedió por el hecho de que tienen una tasa de retención del 80 al 90 por ciento y después las parejas tienen seis o siete hijos.

El inconveniente con este sistema de desarrollo de la población es que crea un acervo genético poco profundo y esto crea un cuello de botella genético llamado efecto principal creador. En el momento en que hay un cuello de botella, los defectos genéticos tienen una mayor posibilidad de transmitirse a la próxima generación. En la población Amish, el efecto principal creador incrementa. la posibilidad de que la descendencia Amish heredará anomalías de la salud genéticas extrañas. Ciertas de estas patologías son tan extrañas que no tener nombres y tienen la posibilidad de dejar a la persona lisiada.

Otras patologías que se conocen y que son recurrentes entre los amish son la inmunodeficiencia combinada grave, que se conoce de manera coloquial como “patología del niño burbuja”; El síndrome de Cohen, una patología que perjudica las capacidades musculares y el avance mental; y enanismo. Una de aquellas personas que era Amish y tiene una patología genética ocasionada por el efecto principal creador es Verne Troyer, mejor popular por ser Mini-Me en la serie Austin Powers.

Desgraciadamente, las patologías genéticas son un inconveniente tan enorme entre los Amish que una instalación particular, la Clínica para Pequeños Particulares, se inauguró en 1989 en Pensilvania para tratar y estudiar las anomalías de la salud genéticas que afectan a la red social Amish.

2. Los Amish tienen tasas mucho más bajas de cáncer, diabetes y patologías cardiovasculares

Resultado de imagen para amish saludable

Más allá de que los Amish tienen un mayor peligro de contraer anomalías de la salud genéticas, su modo de vida asimismo semeja tener múltiples provecho para la salud por el hecho de que tienen tasas mucho más bajas de cáncer. diabetes, y patología cardiovascular.

Hay múltiples explicaciones por ello, no obstante, los estudiosos piensan que la razón primordial es el modo de vida que viven los Amish. Particularmente, el tabaco y el alcohol están prohibidos. Asimismo comen alimentos que ellos mismos cultivan, con lo que comen escasos alimentos procesados, si comen alguno. Además de esto, su trabajo es comprometido, con lo que todos hacen bastante ejercicio. Como producto de su dieta y la proporción de actividad física que efectúan, en ocasiones la gente Amish tienen sobrepeso, pero la obesidad es poco común.

Los Amish asimismo viven en un ambiente rural, con lo que están mucho más lejos de los contaminantes. Por último, si bien la vida Amish no está totalmente libre de agobio, la multitud vive y trabaja en una red social muy caritativa. Esto reduciría el agobio general y, en el momento en que suceden inconvenientes, hay una enorme red de acompañamiento.

Por último, posiblemente haya algo en su genética que asista a achicar la tasa de cáncer y investigar se está haciendo en la actualidad en la genética del pueblo Amish que podría tener efectos de extenso alcance en el régimen de Patologías genéticas en la población general.

1. ¿De qué manera te transformas en uno?

Resultado de imagen de cómo convertirse en amish

Tras leer toda esta información, posiblemente esté suponiendo que la vida Amish es increíble y que quiere sumarse a la pelea. Si lo realiza, lo que precisa es tiempo y dedicación y liberarse de cualquier parte de tecnología que esté usando para leer esta lista.

Primero, precisas vivir en la red social Amish en el transcurso de un año. Ciertas familias amish aun dejarán que los conversos potenciales vivan con ellos a lo largo de este año. A lo largo de este tiempo, los nuevos conversos tienen que ayudar al servicio de adoración en la vivienda todos todos los domingos y localizar un trabajo haciendo un trabajo con los amish. Asimismo deben estudiar a charlar el holandés de Pensilvania, que es una variación del alemán. Este es el idioma que se charla mucho más generalmente en los hogares Amish. En verdad, los pequeños aprenden holandés de Pensilvania primero y después aprenden inglés en el momento en que asisten a la escuela.

Tras todo eso, y la persona está segura de que todavía desea ser Amish, pasa por otro periodo en el que aprende las ordenanzas de la iglesia. Por último, los integrantes de la iglesia votan por el candidato, y si el voto es afirmado, la persona se transforma en un Amish de pleno derecho.

Por supuesto, debido al modo de vida drásticamente diferente al de la sociedad moderna, solo múltiples docenas los no amish se sumaron a la pelea.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *