10 enigmáticos mitos universales que continúan fascinándonos

Todos contamos el anhelo interior que pide respuestas a nuestras cuestiones básicas. ¿De dónde vinimos? ¿Por qué razón nos encontramos aquí? ¿A dónde vamos y cuál es nuestro propósito? En la mayor parte de las situaciones, los mitos son por supuesto metafóricos y absolutamente incomprensibles. Otros se tienen la posibilidad de conseguir en múltiples sociedades que están absolutamente distanciadas unas de otras, donde las semejanzas en los cuentos son tan diferentes que proponen una base histórica común. Todos los próximos mitos llevaron a hipótesis y teorías discutidas, que añadieron secreto y desconcierto a nuestra conciencia unida.

10. Hora

En el siglo 17, El arzobispo Ussher aseveró que el planeta empezó en 4004 a. C. y que existiría a lo largo de 6.000 años hasta la guerra final con el anticristo, lo que conduciría al gobierno de los beatos de 1.000 años y después, por último, en el final. Nostradamus usó esta cronología y aseveró que el año 1999 sería el comienzo del fin de los tiempos.

En la tradición mítica, el tiempo es mucho más irregular, intrincado y recurrente. La Los mayas creían que el tiempo tenía un ritmo estacional o cíclico, y los celtas pensaban que corría a distintas velocidades en distintas reinos. Esta entendimiento mítica del tiempo está apoyada por la cosmología actualizada. El astrónomo inglés Fred Hoyle, no obstante, asegura que la iniciativa del tiempo como una corriente en incesante movimiento es “una ilusión ridícula y absurda”, aseverando que todo fue, va a ser y siempre y en todo momento fué. Según él, el sentido del pasado, presente y futuro es una ilusión.

9. Astrología

El cielo nocturno es un retrato pintado por mitos. Todos conocemos nuestros “signos estelares”, que se compone de 12 constelaciones del zodíaco. Algunos conocen que los 12 símbolos, o signos, sobre los que nos chifla planear nuestro futuro son solo parte del 88 constelaciones identificadas.

Los registros de astronomía / astrología (en esos días era lo mismo) mucho más viejos que han subsistido son los de los caldeos, que observaban el cielo todas y cada una de las noches en pos de augurios y pistas de su destino, mucho más que 2000 años antes de los romanos. Los rechazos modernos del papel que juegan estas constelaciones en nuestro futuro no terminaron con la identificación mítica con los cuerpos celestes y probablemente jamás lo van a hacer.

8. Maldiciones

Lo que entendemos de los mitos y leyendas de el día de hoy es que las maldiciones son lanzadas sobre la raza humana por los dioses o por curas y hechiceros humanos inferiores, o por un individuo ofendida sobre otra. De cualquier forma, se quiere ocasionar daño intencional o la desaparición. La maldición mucho más conocida está en la Biblia en el momento en que el la serpiente está maldita por tentar a Eva, seguida de la maldición de Adán y Eva, que condujo a las doctrinas de la caída del hombre.

En la mayor parte de las opiniones orientales, no obstante, la maldición es nuestra incapacidad para poder ver mediante la ilusión. El día de hoy diríase que una maldición solo marcha si la víctima cree en ella. La La hipótesis camítica asegura que Ham (adjuntado con su hijo Canaán), hijo de Noé, fue maldecido tras mostrar a su padre borracho a sus hermanos. Según la hipótesis, fueron “marcados” por el tono de su piel, transformándose en los ancestros ​​de la raza negra; la maldición enseña todo el padecimiento que la raza negra ha permitido durante los siglos.

7. Seres sobrenaturales

La creencia en seres sobrenaturales es vieja. Donde los diablos desean ocasionarnos daño, los ángeles proponen protección, dirección y conocimiento espiritual. Los nombres de los enormes arcángeles son populares tanto por musulmanes como por cristianos. La multitud vió humanos alados refulgentes en el mundo entero. A Fátima, Portugal en 1917, los pequeños pastores conocieron a una bella joven que afirmaba ser del cielo. Las visiones siguientes llevaron a una multitud de 70.000 personas, vivenciando la sol desciende a la tierra. Actualmente, el acontecimiento se conoce generalmente como el “Milagro del Sol”.

En este acontecimiento y otros que fueron afines, prosiguieron curaciones masivas. Los científicos han atribuido los acontecimientos a la histeria masiva, pero otra teoría mucho más discutida asegura que estos acontecimientos (tal como los de la antigüedad) fueron de todos modos encuentros próximos con extraterrestres u ovni. Cualquier persona que sea el ambiente o las situaciones, la visita de mensajeros alados persiste.

6. Dioses moribundos

Los ejemplos de dioses que mueren y después vuelven a la vida se derivan con una mayor frecuencia de las religiones del Viejo Próximo Oriente, y las prácticas inspiradas en ellas tienen dentro Mitos bíblicos y grecorromanos y el cristianismo por extensión. Las especificaciones del arquetipo son que su nacimiento es comunicado por una estrella, como pequeños enseñan a sus profesores, adivinan su muerte y tras su muerte vuelven.

Los dioses moribundos del Medio Oriente comunmente son buscados y resucitado o restaurado por sus esposas o hermana. Se ha planteado la hipótesis de que la religión llena un vacío y que la creamos para asistirnos a sentirnos mucho más seguros en un planeta que supuestamente da mucho más cuestiones que respuestas.

5. Los mitos de la inundación

Las ediciones del mito de una inundación o diluvio mundial son halló el planeta. En la mayoría de los casos, están en concordancia en que el planeta entero se anegó, que el acontecimiento (si bien pensado) fue repentino y que los pocos sobrevivientes edificaron arcas, balsas u otras embarcaciones habiendo sido advertidos por Dios (o los dioses). El relato mucho más popular es la historia bíblica de Noé.

Los temas que corresponden son globales: las arcas y las balsas se edifican eminentemente en terrenos superiores, y el pecado ocasionó la inundación. Igualmente extraño es el extenso acuerdo sobre los datos (como el tamaño de las gotas de lluvia y el granizo, tal como el calor del diluvio). De Deucalion y Pyrrha en la mitología griega a Pralaya en el hinduismo y Belgermir en la mitología del norte, actualmente se cree extensamente que el Diluvio global no fue un mítico sino más bien un acontecimiento histórico real.

4. Mitos megalíticos

Comunmente hay 2 variedades de mitos megalíticos: primero, los mitos de los poderes enigmáticos y sobrenaturales de los constructores / diseñadores, y segundo, sobre las características místicas o mágicas de las piedras. Enorme Bretaña y Egipto son anfitriones del los mas conocidos pero se tienen la posibilidad de hallar en el mundo entero.

Habiendo sido asociado con la curación, la fertilidad, los colosales y el demonio, el interés nuevo brotó en el momento en que la ciencia intervino. Se realizó visible que estas piedras funcionaban como calendarios colosales, con piedras particulares que marcaban las estaciones o el movimiento del sol y la luna. La especulación mucho más atrayente sobre ellos procedió de un hombre llamado Paul Devereux, aseveró que los ovni son emanaciones terrestres conectadas con fallas en el sistema megalítico y que entran de forma directa a nuestro entendimiento puesto que son electromagnéticos.

3. Augurios

Las opiniones en augurios, acontecimientos u elementos que nos avisan sobre el bien o el mal que tienen la posibilidad de venir en nuestro sendero han existido desde tiempos inmemoriales. Los druidas procuraban augurios en el vuelo de los pájaros y en Irlanda cada sonido, situación o movimiento de cuervos domados tiene una connotación diferente. Los augurios asimismo son atraídos por distintos etnias por la dirección de las llamas, el aullido de los perros, las maneras de las raíces de los árboles, el estado de las supones e inclusive por la manera en que caen las sandalias en el momento en que se lanzan.

En el corazón de estos mitos está la iniciativa de que todo está interconectado. Jung razonó que el inconsciente colectivo conoce todas y cada una de las cosas – lo que supone que la visión puede no ser tan absurda.

2. Mitos de la creación

Hay tres cuestiones básicas tratándose de de qué forma se hicieron la Tierra, el cosmos y toda la vida. ¿De qué forma brotó algo de la nada? ¿De qué manera se creó y de qué forma brotó el orden natural de todos y cada uno de los minerales, plantas, animales y reinos humanos? Las teorías van desde lo moderno “Big Bang” a los enfoques mucho más viejos e inclusive viejos.

En la mayor parte de los mitos, los elementos se ven favorecidos, aseverando que el aire, el viento, el fuego y, en ocasiones, las vibraciones provocaron que todas y cada una de las cosas fuesen. Otro tema muy habitual es el “Leyendas de la creación del Árbol del Planeta que se puede hallar desde África hasta Tonga. Estos comunmente tienen sus raíces en el Paraíso y toda la vida aflora de él, o se puede vincular con dimensiones y múltiples mundos conformados. Los mitos mucho más sutiles comprometen que no hay principio ni fin, que todo está de manera equilibrada y que todo es como habría de ser.

1. Mucho más allí

En todos y cada uno de los sitios de todo el mundo, se estima que el alma / espíritu individual sigue con vida a la desaparición. Esta creencia se remonta a ahora en el 80.000 a. C., puesto que los funerales neandertales sugerirían que ellos asimismo se prepararon para la otra vida. Desde las opiniones cristianas del cielo y el infierno hasta el Libro tibetano de los fallecidos que recomienda a los recién fallecidos de qué forma eludir el renacimiento, la creencia sigue pese a la carencia de pruebas.

Hay muchas teorías atrayentes aparte de los puntos de vista religiosos sobre lo que le pasa al alma una vez que un individuo muere. Edmund Fournier d’Albe fue entre los primeros estudiosos que ha propuesto una hipótesis sobre la vida tras la desaparición, aseverando que el alma de uno deja el cuerpo tras la desaparición y vive de los rayos ultravioleta del sol en otro reino de la atmósfera terrestre. Otros comentan que el alma se hallará en un planeta de sueños o sencillamente que solo la cabeza proseguirá viviendo, transformándose en una parte de la conciencia colectiva.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *