10 extrañas adaptaciones de la vida silvestre

“¿Qué van a pensar ahora?” puede ser una oración pronunciada en contestación a la última creación extraña de laboratorio o hazaña de ingeniería. Pero posiblemente se sorprenda por la noticia, el puro talento o aun el horror de las adaptaciones que sencillamente llevan las ciencias naturales al próximo escenario. Estas son ciertas adaptaciones mucho más impresionantes de nuestro planeta viviente …

10. Polilla bebedora de lágrimas

Los vampiros son muy conocidos en la ficción como conocidos usuarios de sangre, al paso que múltiples animales de todo el mundo real actúan como vampiros, tomando sangre de víctimas vivas. Al paso que una película sobre vampiros podría caer de manera fácil en el género de terror, una película que describa el accionar de determinada polilla se clasificaría claramente como una lacrimógena. ¡Pero no de la forma que esperas! ¿Qué tan abochornada es una criatura que se posa en el ojo de un pájaro y procede a succionar líquido lagrimal como una parte de su ingesta día tras día sugerida?

Y esa criatura la polilla erébida es una polilla nocturna esponjosa y de tamaño notable que se ha visto aterrizando en hormigueros dormidos. La polilla entonces prolonga su probóscide en el ojo del pájaro desprevenido y bebe líquido lagrimal. En el momento en que el hormiguero no está cazando insectos a lo largo del día, estas alarmantes polillas toman sus lágrimas durante la noche. Descubrimientos de investigación publicados en la gaceta Ecología van acompañadas de la hipótesis de que de las lágrimas se consiguen nutrientes minerales como el sodio, mucho más proteínas. Para entrar a esta extraña sopa sin transformarse en una comida o en una víctima de represalias por el ave que es “succionada”, la polilla emplea su extendida probóscide para amontonar lágrimas mientras que sigue distanciada del pico.

9. Los vermes zombis disuelven huesos

Los vermes óseos precisamente suenan espantosos. No vas a ser atacado por ellos, pero algo debe adecentar los huesos de animales suficientemente poco afortunados como para acabar fallecidos en el fondo del mar. Asimismo populares como vermes zombies, los vermes de hueso pertenecen a los las clases mucho más extraños de maneras de vida que está habitando en las profundidades del océano. Empleando un ácido poderoso, los vermes disuelven los esqueletos en el ámbito marino y después consumen las grasas y proteínas liberadas en las reacciones químicas violentas que sobrevienen en el momento de la cena del verme de los huesos.

La absorción de nutrientes se ve facilitada por bacterias simbióticas alojadas por los vermes que cumplen una función digestible. Las raíces que poseen las bacterias se adhieren a los huesos, al paso que las plumas se alargan desde los vermes para obtener oxígeno del agua. Las criaturas miden de 1 a 3 pulgadas de largo y fueron descubiertas por vez primera en 2002. El primer descubrimiento se efectuó en un esqueleto de ballena gris que se había hundido prácticamente 10,000 pies hasta el fondo del océano. Se han reconocido un total de cinco especies distintas de vermes zombis, como apunta el Registro Mundial de Especies Marinas. Raramente, las hembras hacen todo el trabajo de juntar huesos, al paso que los machos viven en los cuerpos de las hembras. En un caso, solo una mujer acogió a 111 hombres.

8. Prisión de anidación de cálaos

Entre las aves mucho más fabulosas que hay, las 54 especies de cálaos se distribuyen en África, Asia y unas partes de Oceanía. Las criaturas de colores chillones tienen piel expuesta, plumaje de colores peculiares y picos que rivalizan con los de un pelicano en su forma masiva. En la naturaleza, los animales de aspecto mucho más extraño asimismo tienen la posibilidad de entrenar varios de los patrones de conducta mucho más extraños, especialmente tratándose de hacer nido y reproducirse. La mayor parte de las especies de cálaos, un total de 52 de las 54 que suceden en el mundo entero, practican una extraña rutina de anidación donde el pájaro macho y la hembra trabajan juntos en el momento en que la hembra está en una cavidad correcta para hacer nido crear una barrera que la aprisiona por la parte interior.

Esta extraña labor se consigue merced a la colaboración de la pareja en la construcción de una pared de tierra embrutecida por medio de la abertura del nido que deja solo un espacio ajustado a fin de que el macho pase la comida a la hembra. El macho distribución y aplica el material en el momento en que la hembra se instala en el nido, al tiempo que la hembra contribuye a hacer mas fuerte la pared atrapándola en el nido. La fortificación que aprisiona a la hembra en el árbol lógicamente resguarda a la hembra y a las crías de los predadores, al paso que garantiza que ningún macho contrincante logre entrar a la hembra.

7. Hormigas medicinales

Predecesoras del armamento de ácido fórmico, capaces mandíbulas y otras armas tanto químicas como físicas, las hormigas no se piensan la opción mucho más obvia para los actores animales en el planeta de la salud y el confort. No obstante, una suerte de hormiga africana, Megaponera analis muestra un contraste. Esta hormiga persigue una vida infestada de riesgos extremos: la caza de un género de insecto fuerte y bien defendido, a comprender, las termitas. Los cazadores van como conjuntos ventajistas de hormigas merodeadores en pos de alimento. Las hormigas mandan navegadores para buscar ocasiones de caza y, según sus descubrimientos, un ejército de hormigas atacantes sale para agredir a las termitas y someterlas como presas. En las redadas, las termitas soldado pican con cierta frecuencia las patas de las hormigas.

No obstante, las víctimas de las peleas de hormigas no se dejan fallecer. Obrero hormigas que actúan como médicos llevar a sus compañeros heridos de regreso a casa a un espacio seguro y ofrecer un paso destacable mucho más allí: utilizar un régimen, supuestamente con efecto antibacteriano. Pese a las extremidades perdidas, las hormigas asistidas por médicos del ejército se recobran bien. Según el impresionante estudio de investigación efectuado por medio de la Facultad Julius Maximilian de Würzburg en Alemania, que fue responsable del hallazgo, el accionar de las hormigas es el primero de su tipo visto en cualquier animal además de los humanos.

6. Las aves vampiro de las Galápagos

Todos conocemos el extraño accionar de los murceguillos vampiros al acecho. Pero la próxima vez que esté en las Galápagos y vea plumas, asimismo eche una observación sospechosa en pos de otra categoría de vampiros de la vida real de la naturaleza. Sí, pájaros bebedores de sangre. Converses Darwin es popular por su hallazgo de los pinzones, contando la crónica de la evolución mediante la selección natural de los genotipos y fenotipos mucho más correctos en El origen de las especies. Los pinzones de Darwin, una pluralidad de formas con un antepasado común, incluían una clase que podría horrorizar. Esa clase es la Pinzón vampiro, con una inclinación por el derramamiento de sangre como medio para conseguir nutrición.

Clasificados como pájaros cantores, los pequeños pinzones solo miden precisamente 4.5 pulgadas de largo con un rango global limitado a Wolf Island y Darwin Island. Clasificadas como en riesgo de extinción, las extrañas aves complementan su dieta que incluye semillas a lo largo de la estación seca con sangre. Piqueros de Nazca y Piqueros de patas azules, Las considerables aves marinas que anidan en las Galápagos son las primordiales víctimas de las incursiones de sangre de los pinzones vampiros. Pertrechados con picos afilados como armas, los pequeños pájaros aterrizan en sus propósitos considerablemente más enormes y pican en las bases de enormes ejes de plumas. Esta acción libera un fluído de sangre, que los pinzones vampiros tienen la posibilidad de tomar de manera fácil.

5. Serpiente que come huevos

Ofrecemos por sentado que las víboras atacan y envenenan, constriñen o sencillamente atrapan presas vivas en sus mandíbulas. Asimismo tememos con razón este accionar de víboras en el caso de que seamos la meta de un ataque defensivo o depredador, pero sólo algunas de las víboras se ganan la vida cazando presas en movimiento. Una pequeña selección de víboras que comen huevos se separan marcadamente de la regla mundial de las víboras al abandonar las presas animales habituales para, en cambio, tragar huevos de aves como su dieta primordial. Las 16 especies de Dasypeltsis Las víboras surgen de los bosques y los bosques de todo el conjunto de naciones africano. No venenosas y sin dientes, los integrantes del género Dasypeltis van desde un pie hasta mucho más de 4 pies de largo.

La escalada de árboles no representa ningún obstáculo para estas diligentes víboras, cuya técnica de hurto radica en hurtar los huevos de las aves del bosque y del bosque. Las víboras tienen mandíbulas flexibles, lo que deja tragar huevos notables. En vez de utilizar dientes, las víboras se tragan los huevos y después utilizan su musculatura para apretar los huevos contra las protuberancias espinales duras, abriéndolos y admitiendo la digestión. La Serpiente india que come huevos Boiga westermanni es la única otra serpiente que come huevos además de los integrantes de la Dasypeltis género. Originaria de India, Bangladesh y Nepal, esta serpiente se nutre totalmente de huevos de aves, en la mayoría de los casos mide en torno a 23 pulgadas y probablemente consigue mucho más de 31 pulgadas de largo.

4. Cape Ground Squirrel – Profesor de paraguas

A primer aspecto, una ardilla puede no parecer destacable. Al tiempo, un paraguas podría asociarse rápidamente con los humanos que se refugian de la lluvia, no con las capacidades de los animales. No obstante, la naturaleza está llena de sorpresas, y lo que los humanos creen haber inventado probablemente halla aparecido ahora en la historia adaptativa de otra clase. Lo mucho más singular es visto que las ardillas de tierra del Cabo de Namibia, Botswana, Suráfrica y Lesotho utiliza su colosal y desmedida cola tupida como sombrilla para resguardarlos del sol.

Esta adaptación no solo es cómoda y probablemente salva vidas en las condiciones cálidas, duras y secas de los pastizales y semidesérticos en las que se generan, sino la aptitud de traer cobijo le da a Cape Ground Las ardillas son una virtud para subsistir y progresar sobre otras especies de herbívoros. Aparte de resguardarlos del calor del sol, las ardillas de tierra del Cabo tienen capacidades para emplear su cola como herramienta de autodefensa. Al agredir una amenaza potencial como conjunto, las ardillas tienen la posibilidad de desalentar al agresor empleando sus gigantes colas como distracción o aun escudos. En las exhibiciones de apareamiento, los machos forman parte en competencias enérgicas que consisten en saltos en el aire y volteretas controladas, al tiempo que raras veces se implican en una riña real entre ellos.

3. Trepador pechirrojo

Los trepadores azules son aves pequeñas y sin metas que están de forma mucho más diversa en Asia y asimismo están en América del Norte, Europa y pequeñas porciones del norte de África. Las aves tienen la destacable adaptación de arrastrarse hacia abajo por los leños de los árboles, en la mayor parte de las especies, pero eso no es lo que las hace realmente inusuales. Una clase de norteamérica de accionar extraño, la Trepador de pecho colorado, exhibe un hábito de supervivencia mucho más que un tanto extraño. En la temporada de anidación, los nidos de trepador pechirrojo, que están en las cavidades de los árboles en una amplia y extensa pluralidad de elevaciones, de forma frecuente están rodeados de brea de coníferas untada cerca del orificio que sirve como entrada al nido.

Este extraño esfuerzo efectuado por el trepador de pecho colorado es un fenómeno que ha captado la atención de ornitólogos curiosos. El anillo de brea supuestamente sirve como una trampa de pegamento natural para disuadir a los parásitos, predadores o los dos. Si un insecto dañino u otra criatura pequeña intentara abrirse sendero hacia el nido de trepadores, se atascaría. Un entrometido mucho más grande tendría un embrollo pegajoso en sus patas, pies o alas. Cierto Los trepadores azules del Viejo Planeta utilizan la corteza para disfrazar su nido o utilizar barro para llevar a cabo la entrada pequeña y espantar a los predadores

2. Eslizón ciego sin patas de Cuvier

Las piernas y los ojos están entre los activos mucho más importantes que tienen la posibilidad de tener muchas criaturas, incluyendo los lagartos. Pero la naturaleza extraña de la evolución quiere decir que en el momento en que un ambiente de vida favorito no es precisamente habitual, los aspectos animales normales que tienen la posibilidad de darse por sentados sencillamente se desechan. La Eslizón ciego sin patas de Cuvier Typhlosaurus caecus es una criatura increíblemente extraña. Son lagartijas que se semejan a vermes o víboras, pero han renunciado a sus patas y ojos. ¿Por qué razón? Para sostenerse fresco y seguro bajo tierra. Para eludir la área, en vez de apresar especies de presas atacables y viajar bajo la arena, el Blind Skink cedió sus patas y ojos, en tanto que serían un enorme obstáculo y una desventaja bajo tierra.

Sin las extremidades extendidas, la resistencia se disminuye en buena medida conforme el lagarto se abre paso mediante materiales como el suelo y la arena con apariencia de madriguera. Pequeños ojos negros vestigiales son perceptibles bajo la piel, sin indicios externos de extremidades. Limitadas en su presencia global a pequeñas porciones de Suráfrica en la costa, fluctúan entre precisamente 6 y 8 pulgadas de largo. El Skink ciego sin patas de Cuvier asimismo predomina como un reptil vivíparo, una clase que da a luz a crías vivas en vez de poner huevos.

1. Veneno del dragón de Komodo

https://www.youtube.com/watch?v=WCjNQqRdv7U

Entendemos realmente bien que muchas especies de víboras son venenosas, matan con un bocado veloz que inyecta toxinas poderosos y complicadas. En la mitología, los dragones tienen la posibilidad de arrojar fuego mortal de sus bocas. Pero las espantosas lagartijas de 10 pies de Indonesia conocidas como dragones de Komodo no solo derruyen presas enormes como corzos e inclusive búfalos de agua, sino asimismo han atacado y matado a los humanos que merodean por su hábitat. Se pensó a lo largo de bastante tiempo para someter a sus presas con mordeduras cargadas de bacterias, estas lagartijas mucho más enormes que tienen la posibilidad de pesar hasta 150 libras son asimismo una suerte de reptil venenoso.

Los dragones de Komodo tienen conductos venenosos puestos entre sus dientes en su mandíbula inferior, que dejan libre veneno en las horripilantes lesiones producidas por los dientes como cuchillos del dragón que golpea. El dragón de Komodo puede olfatear presas a prácticamente 10 km de distancia, al paso que su vista le da un rango visual para advertir movimientos a mucho más de 300 metros de distancia. Cuando el dragón encontró una ocasión de caza correcta, puede estar al acecho, saliendo de una situación esconde para ocasionar lesiones tajantes con sus dientes afilados y su vigorosa mordida. Entonces, se deja que el veneno vertido en las lesiones debilite a la presa. La nutrición prosigue en el momento en que la presa se desgasta y muere.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *