10 extraños misterios del mar

Los océanos cubren el 70% de la área de la Tierra, y si piensas en los horrores y maravillas del resto del 30% de los anfitriones, no debería asombrar que las partes aguadas de nuestro mundo asimismo tengan mucho más de lo que les toca en cosas extrañas.

Lo que puede maravillarte, no obstante, es de qué manera impresionantemente extraños y enigmáticos que los océanos tienen la posibilidad de volverse. Aquí están 10 de nuestros alarmantes misterios preferidos del mar.

10. Algo se come a los enormes tiburones blancos

En 2014, los científicos se dieron cuenta que una extraña y indudablemente temible criatura acuática comía enormes tiburones blancos, lo que era alarmante pues los tiburones blancos son casi los predadores ápice de los océanos. El fenómeno se descubrió en frente de la costa del suroeste de Australia, donde un enorme blanco con una etiqueta de investigación se zambulló de repente a 1.903 pies, al tiempo que la etiqueta (que entonces se descubrió en una playa a 2.5 millas del hecho) registró un incremento de temperatura de 46 ° F a 78 ° F. La áspera caída y el incremento de la temperatura sugirieron poderosamente que algo había atacado al enorme tiburón, pero ¿qué?

En un inicio, los especialistas creyeron que el tiburón ha podido ser devorado por un tiburón aún mucho más grande, lo que es ya bastante alucinante. No obstante, al final brotó una razón potencial aún mucho más temible: el tiburón ha podido ser la victima de una orca. Supuestamente, a las orcas ocasionalmente les agrada agredir a los enormes blancos. Aun hay un hecho documentado de 2 orcas que atacan a un enorme tiburón blanco y se comen su hígado, probablemente con habas y un óptimo chianti. No hay consenso sobre qué recurrentes son estos asaltos en teoría extraños, pero los enormes blancos precisamente los conocen. Semejan ser tan aterrorizado de orcas que en el momento en que una manada de orcas visita los terrenos de caza de un enorme blanco por solo unas escasas horas, los tiburones tienen la posibilidad de escapar aterrados y eludir el área hasta por un año. Sí, el océano da tanto temor que aun los enormes tiburones blancos se niegan a proceder a los distritos mucho más duros.

9. El efecto del mar lechoso

Una cosa es hallar criaturas espantosas en el mar y otra absolutamente diferente en el momento en que el mar empieza a accionar de manera extraña. Tampoco hablamos de olas gigantes u otros fenómenos meteorológicos; hablamos de un fenómeno en el que una sección enorme del océano se alumbra de repente con un brillo alucinante. Tiene por nombre el efecto mar lechoso, y las áreas que perjudica son tan vastas que en ocasiones aun puedes verlas desde el espacio.En 2005, el Laboratorio de Investigación Naval atrapó el fenómeno en fotografías, y ese caso particularmente englobó la friolera de 5.780 millas cuadradas, precisamente el tamaño de Connecticut.

Ah, y aquí está lo alucinante: no contamos ni la más remota idea de qué está ocasionando el efecto del mar lechoso, de qué manera se forman sus instancias y cuál es la fuente de la iluminación. Ahora mismo, lo destacado que tienen la posibilidad de realizar los científicos es acertar sobre gigantes colonias de bacterias bioluminiscentes.

8. Mar del Demonio

El Triángulo de las Bermudas puede ser el área de referencia tratándose de extrañas desapariciones marítimas y leyendas de todo género de travesuras paranormales. no obstante, el Mar del demonio en la esquina japonés del Océano Pacífico precisamente puede ofrecer guerra. Según se comunica, varios navíos han desaparecido allí, incluidos múltiples navíos enormes en la década de 1950. En verdad, solo entre 1950 y 1954, según los reportes, no menos de nueve enormes cargueros desaparecieron en la región, y ninguno de ellos logró mandar una llamada de socorro. En el momento en que el gobierno japonés se fatigó de la situación, mandaron un barco llamado Kaiyo-Maru para investigar la situación. Según se comunica, asimismo desapareció.

Como es natural, debe tenerse presente que no todos atribuyen estas desapariciones a monstruos marinos y extraterrestres, o aun piensan que hay proporciones desmedidas de navíos desaparecidos. Según Esqueptoide, todo es una creación del estudioso paranormal Ivan T. Sanderson, quien inventó el Mar del Demonio como una parte de su teoría de los “despreciables vórtices”, un grupo de 10 áreas similares al Triángulo de las Bermudas con atributos de otro planeta. Esto lanzaría una sucesión de leyendas cerca del área bajo una luz bastante incierta, si bien Skeptoid acepta que la desaparición del Kaiyo-Maru semeja ser un acontecimiento legítimo, entonces, ¿quién sabe?

7. El “monumento” de Yonaguni

¿Qué harías si encontraras inesperadamente una ruina hundida de una civilización vieja? Algo de este modo le sucedió al geólogo marino Masaaki Kimura en 1986, por lo menos si le cuestiones a Masaaki Kimura. Se encontraba buceando en frente de la costa de las islas Ryukyu de El país nipón en el momento en que se halló con una vasta y enigmática capacitación rocosa que era tan angular y complicada que se parecía bastante a una composición llevada a cabo por el hombre. Kimura se ha propuesto investigar lo que se conoció como el monumento de Yonaguni y afirma que precisamente es obra del hombre. Asimismo afirma que hay tallas en ciertas construcciones, y que el “monumento” es de todos modos un extendido complejo que tiene rutas, castillos, pirámides e inclusive un estadio. Esto le llevó a terminar que el Monumento a Yonaguni es de todos modos los restos de la Atlántida Conjunto de naciones perdido de Mu.

Otros científicos no están en concordancia y apuntan que las formaciones pedregosas son de todos modos a la perfección normales para enormes masas de arenisca en áreas submarinas tectónicamente activas. No obstante, aun si posiblemente la mayor parte de la composición no haya sido construida por manos humanas, se encontró cerámica del 2500 a. C. en el área, con lo que existe la oportunidad de que los humanos viviesen en el área antes que se sumergiera, y quizás aun alteraron la roca. formaciones.

6. La anomalía del mar Báltico

En 2011, el equipo de caza de naufragios de Ocean X comandado por Peter Lindberg atrapó una extraña imagen de sonar en el fondo del mar Báltico. El objeto de manera vaga con apariencia de Halcón Milenario en la imagen se conoció como el Anomalía del mar Báltico, y próximamente empezó a atraer toda clase de atención relacionada con los ovni.

Lamentablemente para los apasionados ​​en Expediente X, la Anomalía no era una sección sumergida del Área 51, o un signo de una civilización vieja. Más allá de que varios especialistas estaban en un inicio desconcertados por su auténtica naturaleza, aun nuestro Lindberg no pensó verdaderamente que fuera una nave espacial extraterrestre (en tanto que podían decir que no era metálica). Como tal, la razón por la cual ocasionó un enorme revuelo no fue una situación de “Vaya, extraterrestres”, sino el interés por dado que la Anomalía era tan bien difícil de detectar. Bueno, es bien difícil para la gente que no son geólogos; tras todo, están bastante seguros de que la Anomalía es sencillamente una depósito glacial.

5. Toda clase de sonidos incomprensibles

El océano puede ser un espacio ruidoso y, ocasionalmente, la raza humana está con un sonido submarino que no se semeja a nada que hayamos escuchado. Si bien el popular Sonido “Bloop” ocasionalmente resultó ser un fenómeno natural popular como terremoto, todavía hay un montón de extrañezas auditivas bajo el agua para cautivar y atemorizar a la cabeza inquisitiva.

El “Upsweep” es una constelación extraña y continua de sonidos cortos y ascendientes que se producen en algún rincón del Pacífico y semejan acrecentar a lo largo de la primavera y el otoño. Absolutamente nadie sabe qué pasa, pero la teoría predominante es que tiene algo que ver con la actividad volcánica. “Slow down” es un sonido periódico de siete minutos que se ralentiza gradualmente y que varias personas atribuyen a los calamares colosales, y otros insisten en que es solo el estruendos de un iceberg embarrancado. Entonces están los ruidos particulares y también incomprensibles como “Julia” y “The Whistle” y, evidentemente, el sonido mucho más trágico de todos, “52 Hertz”.

52 Hertz no es tan enigmático como triste, puesto que el sonido forma parte a una ballena solitaria que tiene una peculiar llamada de 52 hertz que es considerablemente más alta que otras llamadas de ballenas, y gracias a esto probablemente el animal jamás haya encontrado pareja. Los científicos lo han llamado “la ballena mucho más solitaria de todo el mundo, ”Y he tratado de seguir su localización a lo largo de mucho más de 2 décadas, presumiblemente para ofrecerle un abrazo de hermano y mencionarle que hay otros peces en el mar.

4. Las desapariciones submarinas de 1968

Los submarinos son cosas peligrosas, con lo que no es de extrañar que ocasionalmente haya un incidente. No obstante, ¿qué sucedería si 4 submarinos de distintas países desapareciesen en situaciones enigmáticas con meses de diferencia y no hubiese una guerra mundial en pleno apogeo? Esto sucedió precisamente algo entre enero y mayo de 1968. El primer barco en zarpar fue el israelí INS Dakar, que desapareció en el primer mes del año en el mar Mediterráneo, adjuntado con su tripulación de 69 hombres. Un par de días tras eso, el Minerve francés y su tripulación de 52 personas desaparecieron en exactamente la misma zona en una misión de patrulla de rutina apuntada por un capitán experimentado. Tras eso, las cosas brindaron un giro hacia la Guerra Fría: el submarino nuclear soviético K-129 y su tripulación de 98 hombres se hundió de forma permanente en el Pacífico en el tercer mes del año, y en el mes de mayo, el del mismo modo nuclear USS Scorpion se hundió en el fondo del mar del Atlántico Norte.

Más allá de que los hundimientos (probablemente) no fueron obra de un monstruo marino fallido que deseaba que los molestos humanos aburrieran el vecindario, eso no provoca que las historias tras estos 4 catastrofes sean menos atrayentes. Los restos del INS Dakar se hallaron en 1999, y si bien en teoría se sumergió mucho más profundo de lo que su casco podía aguantar, las negaciones del ejército israelí y una entrevista en 2005 de un oficial naval egipcio que asegura haber hundido el Dakar hacen que su destino final sea una conspiración bastante buena. material teorético. La razón de la pérdida de Minerve todavía es un secreto, pero sus restos fueron encontrado en 2019 tras una larga operación.

En 1974, la CIA logró alzar unas partes del K-129 en el gran y misterio Emprendimiento Azorian, que no obstante se filtró a la prensa en un año, dando a luz a la oración “no tenemos la posibilidad de ni corroborar ni denegar” mientras que la Agencia se agitaba. para sostener las cosas en misterio el mayor tiempo viable. El USS Scorpion, por otra parte, continúa en el fondo del mar, sus restos nucleares indudablemente monitoreados esmeradamente por todas y cada una de las partes. Todavía no entendemos si fue destruido por una brecha en el casco, una explosión en el submarino o un torpedo soviético.

3. El avistamiento de la serpiente marina del HMS Daedalus

En la era de los viajes marítimos de “aquí hay dragones” en el momento en que los monstruos eran considerados un peligro ocupacional de la navegación, entre los avistamientos mucho más atrayentes de supuestas víboras marinas colosales procedió de un relato del Capitán Peter M’Quhae. del HMS Daedalus, un barco británico que en teoría se halló con un monstruo de este género el 6 de agosto de 1848. En un informe oficial al Almirantazgo, el capitán describió una gran criatura serpentina con una cabeza grande y “cuando menos” 60 pies de cuerpo invisible que empleado para impulsarse hacia adelante.

Hasta hoy, la historia todavía es entre los cuentos mucho más atractivos de monstruosas criaturas marinas merced a la confiabilidad general percibida de los oficiales de la Royal Navy y su improbabilidad para crear semejantes avistamientos. Aún de este modo, aun en ese instante, ciertos biólogos apuntaron que el buen capitán y sus oficiales probablemente terminaban de ver un elefante marino y se confundieron.

2. La isla desaparecida de Bermeja

Fuera de la península de Yucatán, acostumbraba a haber una pequeña isla desierta llamada Bermeja. Mencionamos “acostumbraba a”, pues en algún instante, la isla desapareció. Desde hace tiempo, acostumbraba a mostrarse en los mapas de la región, pero en el momento en que llegó el siglo XVIII, de a poco empezó a desvanecerse de la cartografía, y su última aparición confirmada en un mapa fue en 1921. México estuvo interesadísimo en comprender lo que sucedió con su pequeña isla, y solo en 2009 hubo tres intentos de encontrarla con tecnología de punta, todo sin éxito.

Semeja ser 2 teorías primordiales sobre la desaparición parcialmente inmediata de Bermeja. Una es que la isla baja se hundió debido al incremento del nivel del mar o un desastre natural que hundió la isla. La otra es que, eh, la CIA logró reventar la isla por el hecho de que el área contenía petróleo y deseaban prosperar el reclamo estadounidense sobre ella. No obstante, hay una tercera oportunidad, probablemente aún mucho más extraña: que Bermeja jamás existió. Los primeros navegadores en ocasiones dibujaban mapas con imprecisiones que solo ellos conocían, con lo que sus contendientes no podían confiar en ellos. Bermeja podría ser una inexactitud que en algún instante se volvió viral entre los cartógrafos, solo para por último caer en la obscuridad en el momento en que todos han comenzado a llevar a cabo mapas precisos. México, no obstante, asegura tener información sobre la presencia de Bermeja, si bien no en la localización que detallan los mapas … con lo que semeja que el jurado aún está deliberando sobre la “isla espectro” y su auténtica naturaleza.

1. La medusa inmortal

¿Cuál es la criatura mucho más enigmática del mar? La mayor parte de la multitud probablemente afirmaría que es el calamar enorme, o uno de los múltiples monstruos criptozoológicos que en teoría merodean por los océanos. No obstante, una enana medusa famosa como Turritopsis dohrnii los deja a todos en vergüenza, por causas mejor descritas por su alias: medusa inmortal.

La medusa inmortal es precisamente lo que afirma en la lata: puede vivir para toda la vida. T. dohrnii puede cambiar entre estados de pólipo y medusa, y toda vez que se lesiona o llega en el final aparente de su historia natural, sencillamente transforma sus células viejas y dañadas en células jóvenes y viriles y sigue. Esencialmente tiene los poderes sanadores de Wolverine. y puede revertir la edad como Benjamin Button, solo a intención.

Esta aptitud de reiniciarse esencialmente y empezar con una barra de salud completa toda vez que la desaparición golpea a la puerta transforma a Turritopsis dohrnii en entre las instancias mucho más pasmantes de vida marina, y si la ciencia puede estudiar a explotar sus poderes … bueno, afirmemos que todos lo haríamos Ahorre bastante en las facturas del hospital.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *