10 formas de detectar sociópatas

Los sociópatas andan entre nosotros todos y cada uno de los días. Son familiares, amantes y compañeros. Estos “fríos” habitan un planeta psicológico diferente, donde la conciencia, el cariño y el remordimiento son inexistentes. La gente que conocen son objetivos que se usan para entrar a las mejores cosas de la vida.

Si lee esta lista y sospecha que alguien en tu vida es un sociópata, no acepte que esta persona va a cambiar. Este es un trastorno de la personalidad sin cura. Más allá de que de manera frecuente es bien difícil llevarlo a cabo, la mejor forma de protegerse de alguien de esta manera es distanciarse tranquilamente de ellos … y sostenerse distanciado de forma permanente.

Tenga presente que a los sociópatas no les agrada en el momento en que la multitud se distancia de ellos. Prepárate para algo de venganza y mantente siempre y en todo momento alarma. Es justo decir que vas a ser difamado y abochornado de alguna forma si desafías los deseos de un sociópata aislándote de él o ella.

No obstante, en el momento en que te salgas de la órbita de un sociópata, vas a tener considerablemente más opciones de liberarte del mal y el caos que han contaminado tu vida. En el momento en que no logres huír gracias a las situaciones, vas a hacer bien en estar en guarda. Un individuo sin conciencia puede ser atrayente. No obstante, él o ella jamás es inofensivo.

10. Encanto superficial y facilidad

Varias personas semejan tener mucho más encanto que otras. En determinados casos, el atractivo pronunciado es una bandera roja que señala sociopatía. Los sociópatas no sienten exactamente el mismo amor, empatía y remordimiento que sienten la gente “neurotípicas” (no sociópatas). Esto no es psicología pop. Las resonancias imantadas detallan que los sociópatas procesan la vida de forma diferente. Estas personas existen y sencillamente no sienten las cosas intensamente o se sienten mal por los actos negativos que cometen.

Ya que los sociópatas medran sin conciencia (o pierden la conciencia gracias a un trauma infantil u otros componentes), se dan cuenta desde el comienzo de que no reaccionan ni sienten como lo hacen el resto. Saben que no son iguales. Para disimular su extrañeza y conseguir lo que desean del resto, aprenden a accionar para “pasar” en la sociedad.

Conforme imitan a la gente “neurotípicas”, se vuelven especialistas en encantarlas. Su encanto se enfoca en “reflejando”Los que están. En otras expresiones, recopilan datos sobre el resto y los usan para aparentar tener exactamente los mismos intereses y exactamente los mismos valores.

Si conoces a alguien que semeja tener exactamente el mismo gusto musical y cinematográfico, exactamente los mismos objetivos en la vida y exactamente el mismo nivel de honestidad y moralidad que tú tienes, posiblemente poseas bastante fortuna. No obstante, ya que una de cada veinticinco personas son sociópatas sin conciencia, posiblemente esté ensayando el reflejo.

Ser reflejado puede ser bastante cautivador, cuando menos al comienzo. No obstante, es una patraña. No es verdadera. Es una enorme ilusión.

Las expresiones faciales de los no sociópatas asimismo tienen la posibilidad de ser imitadas por sociópatas, con el objetivo de encantar a las víctimas de forma mucho más eficaz.

El sociópata puede investigar cualquier información que ponga online que pertenezca a su historia y también intereses y después la utilice para reflejarlo. Es esencial tomar en consideración que estas personas son muy calculadoras y que repiten exactamente el mismo accionar de espéculo con un sinnúmero de asociados distintas. Además de esto, tienen una fuerte inclinación a sostener una pluralidad de relaciones románticas al tiempo.

El atractivo se usa para esconder la sociopatía y para entrar a los resultados positivos de el resto, desde el dinero hasta la atención, el estatus popular, el sexo, las ocasiones de empleo y mucho más. Adjuntado con este encanto, que asimismo puede tener relaciones con escenarios mucho más altos de la hormona testosterona, hay una sensación de atrayente sexual.

Este atrayente sexual es un tanto arriesgado, pero de alguna forma limpio. seguramente sea único para ti en concepto de de qué manera te hace sentir. El atrayente sexual es algo que el sociópata valora bastante y precisamente asiste para dar de comer un ego que es enorme.

Se conoce que los sociópatas tienen escenarios mucho más altos de testosterona y un exceso de esta hormona tiende a hacerlos mucho más atractivos sexualmente para otra gente. La desventaja de o sea que los sociópatas con frecuencia son hipersexuales, lo que no fomenta la lealtad.

Naturalmente, los sociópatas no se sienten responsables en el momento en que hacen trampa.

Como desean sexo mucho más que otros y utilizan su carisma para lograrlo, comunmente carecen de integridad en las relaciones románticas. Transcurrido un tiempo, su encanto superficial se desgasta, en tanto que los asociados empiezan a ver señales de alarma que indican patrañas y trampas.

Las máscaras que emplean para llevarse bien en el planeta marchan mejor para amistades superficiales (o sea, compañeros de bebida, compañeros de trabajo, etcétera.). Esos que tienen privacidad con el sociópata hallarán que las expresiones y las acciones pocas veces coinciden.

Esta conciencia crea discordancia cognitiva, que es la sensación de que la imagen presentada por el sociópata no refleja su yo real. La discordancia cognitiva es bastante confusa y perturbadora para la víctima del sociópata. Es una señal de abuso sensible, si bien la mayor parte de las víctimas lo rechazan mentalmente.

Más allá de que las víctimas tienen la posibilidad de llevar sus inquietudes a las sombras, la mayor parte de la gente que tienen una relación sentimental con estos tipos aprecian las señales de alarma desde el comienzo.

La charlatanería asimismo puede ser un rastro de muerte. Si conoce a alguien que utiliza gracietas, juegos con las palabras y desviaciones para eludir discusiones serias sobre inconvenientes reales, tenga precaución. Esto no es involuntario y es una señal de que el sociópata desea espantar la charla de temas bien difíciles que elige no emprender.

Particularmente, si revela que un compañero, compañero o amigo impide contestar cuestiones directas, o duda antes de contestar cualquier género de pregunta, y asimismo se retrae en la palabrería en vez de emprender los inconvenientes de frente, terminantemente debe llevar cuidado.

El más destacable consejo es continuar tu instinto. Tus inquietudes se están infiltrando por una razón. Precisas confiar en ti.

Ted Bundy El modus operandi consistía en ganarse la simpatía de las víctimas previstas interpretando él mismo a la víctima. ¡Los sociópatas saben que jugar a ser víctimas es una manera muy eficaz de poder sus propósitos!

Popular por sus aspectos comúnmente masculinos, Bundy charlaba realmente bien y podía mentir a las mujeres aparentando estar lesionado. Llevaba un yeso falso (que él mismo logró en el hogar, de una bolsa robada de Yeso de París), se puso muletas y después se realizó pasar por una víctima, en vez de un depredador. Se aproximaba a las mujeres y les solicitaba que lo ayudaran a desplazar cosas (como pilas de libros) a su VW Bug.

Este infame VW Bug fue cambiado para asistirlo con la violación y el homicidio. Había quitado el taburete del pasajero con la intención de facilitar el transporte de “carga”. No obstante, sus víctimas en general no veían el taburete del pasajero perdido hasta el momento en que era bastante tarde.

Con los sociópatas, el mal de manera frecuente se oculta fuera de la visión, con lo que es esencial tener en consideración dado que cualquier persona con la que te halles puede no tener conciencia.

Mucho más de una muchacha de buen corazón, inocente y empática se enamoró del abrumador encanto y la ligereza de este sádico asesino, quien una vez comentó, a lo largo de una entrevista en la prisión, “Soy el hijo puta mucho más sin corazón que nunca hayas popular. . “

Es seguro decir que tenía el poder de advertir la tiernicidad y la puerta de inseguridad y lo empleó para elegir a sus víctimas. Si eres dulce y vulnerable, eres un propósito para los sociópatas.

9. Egoísmo y grandiosidad

Los sociópatas tienen egos hinchados. Su falta de hondura sensible y también incapacidad para el cariño son especificaciones que de forma frecuente ven como armas segregas en las guerras privadas (ahora ocasiones públicas) que liberan contra esos a quienes desean manejar y / o arruinar.

Esta “virtud” que sienten que tienen sobre los no sociópatas (neurotípicos) nutre su sentido de superioridad.

En consecuencia, el segundo indicio primordial de sociopatía es el egoísmo / grandiosidad.

Esta increíble sensación de seguridad puede parecer muy enternecedora a primer aspecto. Tras todo, la sociedad de manera frecuente recompensa a quienes se mueven por la vida en un estado de evidente amor propio. Esto puede percibirse como una característica “alfa”.

Más allá de que varios sociópatas no acaban con bastante en la vejez, en tanto que queman a tanta gente y asimismo queman sus cuerpos, tienden a cosechar bastantes recompensas (y abren muchas puertas) en el momento en que son mucho más jóvenes. , debido al enorme encontronazo de su épica y desmesurado autoconfianza.

Los signos de un ego que tiene especificaciones narcisistas (los sociópatas asimismo son narcisistas) tienen dentro alardear de su fachada, vanidad, alardear de encuentros positivos con celebridades u otros VIP y alardear de desempeño sexual y / o hazañas. Más allá de que el fanfarrón puede parecer un payaso adorable, la realidad es considerablemente más obscura. Esta sensación de egoísmo fuerte se prolonga a la grandiosidad y es una señal de que algo anda mal con la persona.

El sentido de un sociópata de su propias capacidades, la hermosura o la hermosura es impresionantemente elevada, lo que quiere decir que él o ella va a poner a el resto en escalones mucho más bajos, en sentido metafórico comentando.

Vas a estar bajo ellos y todos los otros asimismo. Andas allí para ser guiado por el titiritero que te eligió como juguete. Los sociópatas terminantemente gozan despreciar a el resto y esta clase de intimidación es indicativo de egoísmo.

En concepto de advertir la grandiosidad, ¡busque un sentido de desdén por el resto! Por servirnos de un ejemplo, el sociópata puede realizar afirmaciones racistas de forma regular. Además de esto, puede tener relaciones con individuos o criaturas que son populares por ocasionar un daño importante a la raza humana o Dios, como delincuentes de guerra, gánsteres o el demonio.

Varios sociópatas tienen la posibilidad de ofrecerte pistas sobre quiénes son de todos modos, aun si lo enmarcan como una broma. Por poner un ejemplo, alguien que lleva por nombre a sí mismo “maligno” o “malo” de todos modos se vanagloria de lo que hay dentro. Desea que se reconozca esta obscuridad.

Si verdaderamente se confía en usted, en la medida en que un sociópata puede confiar, (que no es bastante) el sociópata puede aceptar que es un sociópata. Tras esta admisión, posiblemente recule o intente transformar toda la charla en una broma. Descubrirá que el tema de la sociopatía aparece constantemente. Al sociópata le agrada charlar de eso.

No acepte que un individuo maligna no sabe que es sociópata. Si esta persona es un joven o mayor, es seguro asumir que la persona sabe que tiene el trastorno.

Ejemplo de celebridad: Hermann Goring

El mascarón de proa nazi, Hermann Goring, es generalmente percibido como un sociópata, por una aceptable razón. Tenía muchas especificaciones de este trastorno de personalidad hoy día insanable, incluyendo la búsqueda de enormes experiencias, el egocentrismo y el desdén por el resto.

Como la mayor parte de los sociópatas, tenía nervios de acero (era un conduzco de combate de la Primera Guerra Mundial), una “mirada de depredador” helada y alucinante, tal como una inclinación por la manipulación sin compasión. Su madre ha dicho en el momento en que se transformaría en “un enorme hombre o un enorme criminal”. Es seguro decir que su madre apreció las señales de alarma de las que todos nos ofrecemos cuenta en el momento en que intentamos con el sociópata.

La percepción de Goring de ocupar un nivel superior es visible en la próxima cita. Revela su sentido de superioridad y egoísmo. Su sensación de tener el poder de supervisar a las masas es magnífica. La gente son sus marionetas:

“Con voz o sin voz, la multitud siempre y en todo momento puede estar a la orden de los líderes. Eso es simple. Todo cuanto hay que llevar a cabo es decirles que son atacados y denunciar a los pacificadores por carecer de patriotismo y por mostrar al país al riesgo. Marcha igual en cualquier país.”

8. Buscador de altas experiencias

Si deseas algo de emoción, la vas a encontrar con un sociópata. Lo que no vas a encontrar es amor, respeto y reciprocidad. Los sociópatas viven en un estado de incesante aburrimiento, en tanto que su historia interior es casi inexistente. La mayor parte de los sociópatas procuran estimulación incesante para compensar las conmuevas que no tienen la capacidad de sentir, tal como las conmuevas apagadas que sienten.

Ya que las conmuevas que experimentan, como la lujuria, la furia, la irritación, la envidia y la alegría fugaz, tienden a ser bastante enclenques, parpadean en su conciencia y después se disipan tan veloz como brotan. ¡Las conmuevas fugaces van y vienen tan velozmente y las dejan vacías! Por tal razón, se dan cuenta que el aburrimiento es su mayor desafío en la vida.

La furia tiende a ser la emoción mucho más vigorosa que siente un sociópata. Aun es posible que le agrade estar enojado, puesto que es preferible sentir algo que sentirse tan poco (como es habitual). Si alguien en tu vida semeja hacer drama y caos a propósito, a intervalos usuales, puede ser un sociópata que trata de entrar a la sensación mediante razonamientos. Tenga precaución con alguien que semeja progresar presionando sus botones y creando inconvenientes.

La búsqueda de experiencias puede ocurrir de múltiples formas, desde realizar malabares con múltiples relaciones románticas hasta conducción imprudente (exceso de agilidad, conducir en estado de ebriedad) hasta el abuso de drogas y el alcoholismo. Lo cierto es que varios sociópatas abusan de las drogas y del alcohol de manera regular. Les resulta mucho más simple entrar a las conmuevas en el momento en que están bajo la predominación. Estar borracho y / o drogado asimismo aniquila el aburrimiento.

Los sociópatas asimismo tienen la posibilidad de buscar aventuras desviadas en sitios mucho más riesgosos, como el Tercer Planeta. Como hallan placentero cualquier temor que experimentan, gozan poniéndose bajo riesgo. La prisa que sienten les contribuye a sentir algo.

En caso contrario, experimentan una sensación de vacío que es deprimente y desapacible.

Una gran parte del mal accionar de los sociópatas, incluyendo las infracciones de la ley, las trampas y los juegos mentales (¡o aun peor!), Están relacionados con calmar el aburrimiento y entrar a experiencias superiores. Como no tienen las materias primas para sentirse mal con lo que hacen, tienen la posibilidad de llevar las cosas al máximo.

Tienen la posibilidad de poner bajo riesgo a sus parejas y amigos, puesto que no tienen una conciencia que los lleve a cabo sentir protectores del resto.

Converses Manson recurrió a delitos inferiores para subsistir y para buscar las experiencias que ansían los sociópatas. Mientras que se encontraba en detención juvenil, violó a un niño. Después, halló satisfacción al emplear a otros como “controles recónditos” humanos para homicidos aterradores y premeditados.

De la misma Bundy y Goring, Manson asimismo tenía la mirada intensa que los sociópatas usan para ganar poder sobre el resto y usó su mirada predadora y su carisma para transformar su culto de seguidores enclenques en groupies con lavado de cerebro.

La emoción de la manipulación es terminantemente la manera mucho más elevada de sensación del sociópata. En verdad, varios consiguen un exitación físico profundo (o sea, una sensación) al mentir y estafar a quienes los cubren. Desde sus principios como un niño descuidado y abusado, hasta su “carrera” de proxenetismo y hurto de coches, hasta su control de un culto de hippies sucios, la búsqueda de experiencias superiores llevó a Manson a la cúspide del mal.

Con los sociópatas, las cosas siempre y en todo momento se acentúan y esto puede remontarse al deseo de escenarios mucho más altos de sensación. Sin conciencias que los controlen, son verdaderamente capaces de cualquier cosa …

Mencionado lo anterior, la mayor parte de los sociópatas se satisfacen con infracciones inferiores de la ley. No desean finalizar en las celdas de la prisión, con lo que se limitan a estafar a quienes conocen bien, mediante medias verdades, omisiones, jugar a ser víctimas y patrañas patológicas.

7. Patraña recurrente y apremiante

Todos debemos engañar hasta un punto para lograr marchar en sociedad. No obstante, la mayor parte de nosotros hacemos hincapié en ser verdaderos, en tanto que es una manera más óptima de vivir. Nuestra conciencia nos impulsa a eludir engañar en el momento en que tengamos la posibilidad. Esos que engañan bastante, aun en el momento en que no es rigurosamente preciso, tienen considerablemente más posibilidades de ser sociópatas.

En verdad, la mayor parte de la gente que empiezan a suponer que la gente en su historia son mucho más malvadas de lo que se espera (esto es, sociópatas) lo hacen por el hecho de que descubrieron patrañas, así sean enormes o pequeñas. Las cosas dejan de agregar pues las expresiones y las acciones no coinciden. Cuando los conoces un tanto mejor, los sociópatas acostumbran a parecer turbios y deshonrosos.

Imagínese su aptitud para ocasionar estragos, si pudiese engañarle a la cara de alguien sin un solo escrúpulo ética. Ya que no están estorbados por la culpa, los sociópatas engañar regularmente, a todos en sus vidas.

Todos consiguen una versión diferente del sociópata que se edita solo para ellos. Todos ven una máscara diferente. Se puede emplear una máscara para un conjunto, al tiempo que otra se puede utilizar para un apasionado o ex–apasionado. Hablamos de administración y manipulación de la reputación.

Ciertos sociópatas de bajo desempeño tienen enormes adversidades para sostener sus patrañas visibles. En el momento en que los descubran, procurarán escribir de nuevo la historia o cambiar de tema.

Las patrañas asimismo son mecanismos de defensa. Resguardan al sociópata de lo que teme sobre todas las cosas: la exposición. La vida de un sociópata puede equipararse con un juego de plataformas. La gente que cubren al sociópata no son amadas ni respetadas. Tienen la posibilidad de agradarle, pero son sencillamente individuos y reemplazables.

Van a ser empleados, tanto si se los valora como una aceptable compañía tal y como si se los detesta en misterio. Todos, incluidos la familia y los cónyuges, se usarán para entrar a las cosas que desea el sociópata.

A la multitud le amedrenta que los sociópatas se utilicen por igualmente todos. ¡Verdaderamente no hay jerarquía! Por consiguiente, probablemente un sociópata use (y engañe) a su marido o mujer como a un amigo, una madre o un extraño.

La sensación de que la vida es un juego es algo que todo sociópata conoce. El deseo de ganar el juego, con apariencia de recompensas, impulsa las patrañas. En el momento en que una patraña es admitida exitosamente, el sociópata siente una avalancha de poder puro. Esta subida de tensión es adictiva, en tanto que puede definirse como pura sensación y le quita la sensación de un “orificio negro” en el sociópata. Este orificio negro es el sitio donde hay que localizar un corazón y una conciencia cariñosos.

Cabe apuntar que la mayor parte de los sociópatas conocidos no fueron formalmente diagnosticado. Entonces, llamémoslos “teóricos sociópatas”. Es seguro decir que los asesinos enumerados en otros ejemplos son sociópatas. No obstante, otros sociópatas no apelan a la crueldad para agradar sus pretensiones.

Un caso de muestra es el supuesto sociópata, Hables Ponzi, cuya vida de patrañas consistía en mentir a los ricos a fin de que invirtieran en corporaciones falsas. El “Esquema Ponzi” es un procedimiento popular para defraudar a los inversores y fue nombrado en “honor” de este criminal de cuello blanco.

Ponzi encaró el destino que mucho más se preocupan los sociópatas, tras la desaparición misma. Él languideció en una celda de la prisión a lo largo de catorce años. No obstante, es seguro decir que gozó enormemente de las patrañas y los engaños antes que sus fechorías saliesen a la luz.

6. Sin culpa ni sentido de compromiso

Bastante gente verdaderamente luchan por entender dado que una de cada veinticinco personas es sociópata y no se siente culpable. Esos con conciencia hallan esto bien difícil de entender. De la misma manera, el sociópata halla desconcertantes los mundos sentimentales internos de los neurotípicos.

El sociópata, que no se observa perjudicado por una conciencia culpable, es con la capacidad de pasar de un mal acto a otro sin ofrecer vueltas y vueltas durante la noche. Por poner un ejemplo, los asesinos en serie tienen la posibilidad de entrar a experiencias similares con sus crímenes sin sentir ningún sentido de maldad ética o compromiso personal. Un sociópata no puede sentir su mal salvo que él o ella hace un esfuerzo de conciencia para llevarlo a cabo, y esto no pasa con mucha continuidad.

Esta falta de culpa va acompañada de falta de vergüenza y cero sentido de compromiso y se encuentra dentro de las primordiales causas por las que la mayor parte de los sociópatas semejan increíblemente inmaduros. Semejan congelados en la adolescencia y carecen de las herramientas sentimentales para estudiar de la experiencia.

Tienen la posibilidad de asegurar que desean progresar más adelante y ser realmente creíbles en el momento en que lo hacen. No obstante, sencillamente no tienen la posibilidad de estudiar y su impulsividad y deseo de ganar en el juego de la vida siempre y en todo momento los transporta a reiterar exactamente los mismos fallos. Un sociópata proseguirá exactamente los mismos patrones de una forma verdaderamente desconcertante. Alguno mucho más aprendería de la experiencia.

Entonces, la culpa no los toca ni los madura. Son criaturas salvajes que se centran en agradar los apetitos y también impulsos básicos. En concepto de vida interior, carecen de vergüenza, culpa y remordimiento. Esto los transforma en personas peligrosas, así sean violentas o no violentas.

En verdad, una señal de alarma es la de un sociópata que te cuenta cosas éticamente controvertibles que hizo, supuestamente sin una migaja de culpa. Por servirnos de un ejemplo, alguien que le afirma con total naturalidad de qué forma abandonó a su familia y la devastó, y le echa toda la culpa al cónyuge que se quedó atrás, es alguien a quien se debe tener precaución. En el planeta del sociópata, cualquier persona que tenga un inconveniente con él o ella está orate.

La gente que se sienten responsables tienden a investigar su papel en las cosas. Comprenden que hay 2 lados. Un sociópata, verdaderamente, no puede entender, en un sentido sensible, de qué forma se sienten otra gente. Tampoco se va a sentir culpable por nada de lo que ocurra.

Esta espeluznante sensación de “desconexión” de las acciones que hieren a el resto (que exhibe una falta total de empatía) es un indicio primordial de sociopatía, que asimismo puede llamarse Caos de personalidad antisocial.

Ejemplo de celebridad: John Gacy

John Gacy Parecía un tipo empático mientras que se mezclaba con su red social de Des Plaines, Illinois. No obstante, de todos modos era materia de pesadillas. Completamente sin culpa, Gacy mató en serie a 32 hombres jóvenes a lo largo de la década de 1970.

En el momento en que no estábamos ocupados asesinando sin una migaja de remordimiento, pasaba una parte de su tiempo disfrazado de payaso, actuando en las fiestas de cumpleaños de los pequeños locales.

5. Conmuevas superficiales

A esta altura, ahora tienes un concepto general. Estas personas se semejan a nosotros, pero no son iguales por la parte interior. No son buenas personas y son la razón por la cual muchos hombres y mujeres están marcados por relaciones tóxicas. Los terapeutas dedican un buen tiempo a asesorar a las víctimas de personas con trastorno antisocial de la personalidad.

Los sociópatas hacen cosas impresionantes y sus actos horripilantes, desde llevar una doble vida hasta vaciar las cuentas de ahorros de otros y sabotear a otros en el sitio de trabajo, tienen la posibilidad de ser evidentes o no ser descubiertos a lo largo de años.

Una parte del inconveniente es que los sociópatas no sienten todas y cada una de las conmuevas. Los que sienten son muy fugaces. En el planeta del sociópata, las conmuevas sencillamente no tienen bastante peso, salvo la furia. Aun la furia no acostumbra perdurar bastante.

Empleemos un caso de muestra para aclarar esto. Un oído humano trata una cantidad enorme de sonidos. Tiene cientos de “canales”, a través de los que un implante coclear, que es una versión sintética de un oído, tiene una fracción de los canales de un oído real. El sociópata es el implante coclear y usted (si no es sociópata) es el auténtico oído. Los dos semejan iguales, pero son muy dispares. Hablamos de hondura y riqueza en un sentido sensible. El sociópata no lo tiene.

Si deseas que otro te comprenda, debe comunicar tu rango sensible. En el momento en que no tienen la posibilidad de, una relación está sentenciada, así sea mañana o más adelante. Verdaderamente es solo cuestión de tiempo. Ya que la incapacidad para querer es un método de diagnóstico para la sociopatía, es esencial entender que un sociópata verdaderamente no puede quererte a ti.

En el momento en que combinas esto con la carencia de culpa, sin remordimientos y búsqueda de experiencias altas, ¡tienes un inconveniente!

Más allá de que a varios sociópatas probablemente les agradaría sentir lo que el resto de nosotros sentimos, en vez de comprender que están afuera, viendo hacia adentro, la mayor parte está muy feliz de ser sociópatas. Por tal razón, no tienes que sentir lástima por ellos. Utilizan la compasión para supervisar a otra gente y no adoran a quienes administran.

Diane Downs procuró matar a todos sus hijos y logró matar a uno y inmovilizar a otro. Esta ex- usada postal y de hoy integrante de la población carcelaria lo logró para lograr pasar tiempo con un nuevo apasionado que no deseaba especialmente estar cerca de pequeños.

Tan impetuosa y ilusoria como todos sociópata, Diane Downs planeó taimadamente, pero se perdió cosas en su prisa por llenar su misión. Fue declarada culpable y su hija atestiguó en contra suya.

El libro de no ficción de Ann Rule, Pequeños sacrificios, cuenta la narración de este sociópata superficial.

¡Matar a tus hijos para tener un apasionado no es amor! ¡El cariño que Diane sentía por este hombre tampoco era un amor genuino! Era un enamoramiento y el enamoramiento es tan profundo como el cariño de un sociópata. Con los sociópatas, el cariño se habla eminentemente de lujuria, enamoramiento fugaz y tener y supervisar a otro.

Un sociópata puede opinar que es amor, pero tenga presente que no es amor como lo sienten otra gente. ¡No está ni cerca de lo que te sientes como no sociópata! Debes admitir que un sociópata no te quiere, da igual lo que afirme esa persona. O sea tan esencial. No es requisito torturarse por la próxima pareja del sociópata, puesto que al sociópata tampoco le encantará la novedosa. Es de esta forma como viven los sociópatas. La incapacidad para querer es el meollo de todos y cada uno de los inconvenientes del sociópata.

Más allá de que ellos no tienen la posibilidad de querer, eres libre de querer a otra persona.

4. Sin empatía

Resultado de imagen para discoteca Bataclan

La empatía es sentir el mal de alguien. Es verdaderamente simple de determinar para los empáticos. Por servirnos de un ejemplo, en el momento en que nos enteramos del horrible ataque de terroristas en la disco Bataclan, mientras que la banda de rock Eagles of Death Metal se encontraba en el ámbito, seres empáticos nos unimos y sentimos el mal de las víctimas. Es posible que hayamos llorado. Sentimos genuina tristeza y horror.

Ya que los sociópatas pocas veces se ponen en el sitio de absolutamente nadie, no experimentan este sentido de humanidad y unidad. Esencialmente falta. Más allá de que nuevos análisis demostraron que los sociópatas tienen la posibilidad de encender y inhabilitar la empatía, es eminentemente en la configuración “Desactivada”. Esta es la configuración ya establecida para el sociópata.

Considere a los estafadores rutinarios, que están muy contentos de mentir a otros a fin de que les den cosas con falsos pretextos. No entienden emotivamente de qué forma se sienten otra gente, gracias a que son ciertamente “libres de empatía”. Gracias a esta deficiencia, tienen la capacidad de realizar falsas promesas a otros sin sentir el mal de esos a quienes engañan.

Si alguien en su historia hace muchas promesas y estas promesas sencillamente no se hacen situación, posiblemente quiera estimar que esta persona ha Caos de personalidad antisocial. Así sea un hombre que charla sobre el matrimonio pero jamás consigue llegar al altar o un compañero de trabajo que te asegura crédito por un enorme emprendimiento y después te apuñala por la espalda, las falsas promesas son indicativas de sociopatía.

La gente que tienen empatía tienen inconvenientes para mentir a el resto tan de manera fácil, por el hecho de que tienen la posibilidad de sentir su mal. Verdaderamente no requerimos otro ejemplo de celebridad aquí, puesto que todos y cada uno de los sociópatas de los que hablamos aquí tienen bajos empatía, por decir lo menos.

3. Vida sexual trivial

El tema del sexo y la sociopatía es atrayente. Si andas saliendo, una cosa a tener en consideración es a alguien que mira bastante al sexo contrario mientras que andas fuera de casa. Si un individuo semeja estar al acecho, aun en el momento en que está con un compañero, eso es un accionar narcisista. Es una búsqueda de atención con un enfoque sexual. Donde hay humo, comunmente hay fuego.

Los sociópatas miran fijamente. Lleva por nombre el Mirada de depredador. Hablamos de un contacto visual no apto. ¡Conque ten precaución con esto!

Los sociópatas no tienen conmuevas profundas, con lo que tienen la posibilidad de utilizar el sexo para matar el aburrimiento y para gozar de experiencias. Esta falta de hondura, adjuntado con escenarios de testosterona mucho más altos que el promedio (¡y egos saltones!), Quiere decir que los sociópatas con frecuencia son irremisiblemente adeptos al sexo.

Ya que estos tipos normalmente desean escenarios poco a poco más altos de sensación, tienen la posibilidad de transformarse en desviados sexuales. Esto quiere decir realizar trampa, emplear rameras, acostarse con personas inferiores de la edad de permiso, turismo sexual, etcétera. El sexo va a ser hábil, pero no sensible.

La mayor parte de los sociópatas son promiscuos. En verdad, la promiscuidad se encuentra dentro de los causantes que procuran los siquiatras en el momento de hacer un diagnostico esta afección.

2. Inconvenientes de conducta antes de los 15 años

La sociopatía empieza joven. Actúa de una manera u otra antes de los quince años. A los jovenes se les puede hacer un diagnostico Caos de conducta. Otros tienen la posibilidad de no tener un diagnóstico formal, pero tienen la posibilidad de tener inconvenientes para continuar las reglas en la escuela y la vivienda y enseñar una ofensa general por la realidad, tal como por los progenitores, hermanos y figuras de autoridad.

Muy de forma frecuente, pero no en todos los casos, un criminal juvenil es un sociópata en cierne.

Ciertos sociópatas jóvenes hieren a los animales y no comprenden por qué razón está mal hasta el momento en que se lo dicen. Otros son violentos con la multitud. Todos romperán las reglas y la mayor parte experimentará con el alcohol y las drogas, tal como con el contacto sexual, bastante antes que sus compañeros no sociópatas.

Es extraño hallar un sociópata adulto que no sea un joven problemático de alguna forma.

1. Sadismo y juegos mentales

La gente con empatía no acostumbran a gozar realizando daño a el resto. El sociópata lo goza. Aun esos con quienes él o ella goza legítimamente pasar tiempo van a estar sujetos al sadismo y juegos mentales.

Si conoces a alguien que semeja gozar lastimándote, como un gato jugaría con un ratón, y hallas que los juegos mentales son monótonos y repetitivos, es posible que sea el instante de recortar tus pérdidas con esta persona.

Una aceptable persona te resguardará del mal, la confusión y la frustración, en vez de acumularlo.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *