10 grandes biografías sobre personas no tan buenas

Enfrentamiento. Un ingrediente fundamental a fin de que cualquier drama tenga éxito. Un óptimo reparto, un guion matizado y un directivo capaz asimismo asisten. Y si bien un personaje interesante con frecuencia sirve como un vehículo fiable para impulsar la trama, una enorme película aún puede sobresalir con una extensa selección de defectos de carácter.

Múltiples películas tradicionales se han beneficiado de individuos falsos antihéroes, como Travis Bickle en Conductor de taxi, o El hombre sin nombre en los primeros spaghetti westerns de Clint Eastwood, y Michael Corleone en El Padrino trilogía. De la misma forma, Hollywood ha producido un sinnúmero de biopics (imágenes biográficas) pese a centrar la atención en personas que no eran todas y cada una al estilo de Ghandi.

Como siempre y en todo momento sucede con esta clase de lista arbitraria, las maneras de arte como el cine son muy subjetivas. Tras todo, un hombre Extraños en un tren es de otro Víboras en un avión. Los comentarios son bienvenidos y se aguardan disconformidades.

10. La comunidad

Este 2009 David Fincher (Se7en, club de la pelea) examina la impresionante génesis de Fb y su chaval joya, Mark Zuckerberg (Jesse Eisenberg), quien se convierte de un estudiante solitario de Harvard en el directivo ejecutivo de la red de medios sociales mucho más grande de todo el mundo. Pero como recomienda el lema de la película, “No tienes 500.000.000 de amigos sin hacerte ciertos contrincantes”. De hecho.

La historia del mercurial ascenso de Zuckerberg es al unísono increíble y enigmáticamente profética, puesto que hurta, conspira y jode a sus amigos mientras que crea su gigantesca criatura. ¿Paging, Dr. Zuckenstein? Por suerte, el drama bien elaborado asimismo es formidablemente divertido, con una partitura de Trent Reznor y Atticus Ross y destacado por lo visualmente pasmante. “Escena de regata” que juega de manera directa en la timonera de Fincher.

Avance veloz hasta 2019 y Fb creció con una interfaz ampliada que en este momento incluye intromisión electoral, acoso on line, alegato de odio interminable y datos privados para la venta al mejor postor. Y con mucho más de 2000 millones de usuarios en actividad por mes y confrontando y pleito interminable, probablemente se precisará considerablemente más que vídeos bonitos de gatos para arreglar este inconveniente.

9. Steve Jobs

Primeramente, aclaremos qué película se está presentando sobre el enigmático principal creador de Apple Computers. Steve Jobs (2015) contó con Michael Fasbender (Vergüenza, apetito) en el papel primordial, un guion de Aaron Sorkin y la visión del directivo ganador del Oscar Danny Boyle. Trabajos (2013) contó con Ashton Kutcher.

Desde el instante en que murió por cáncer en 2011, la presente Steve Jobs dejó un legado asombroso. Pero de la misma muchos géneros de genios locos, sus diablos de manera frecuente complicaban su presencia, pese a cambiar una industria con artículos extraordinarios, incluyendo la MacBook Air que creó esta lista.

En Steve Jobs, Fasbender exuda su frecuente presencia dominante en la pantalla para atrapar la intensidad del titán tecnológico, peleando con una magnífica crisis tras otra, tanto personal como profesional. La dirección de Boyle lo transforma en un enfoque atrayente y poco usual que captura al espectador y jamás lo suelta. Los talentos de Jeff Daniels, Seth Rogan y Kate Winslet dan un peso equilibrado en los papeles secundarios.

8. Espíritu de San Luis

Esta película relata el histórico primer vuelo transatlántico a solas de un vanguardista de la aviación, Converses “Lucky Lindy” Lindbergh. Apuntada por Billy Wilder (Sunset Blvd, a ciertos les agrada ardiente) en 1957, el título toma su nombre del avión monomotor de Lindbergh y está protagonizado por Jimmy Stewart, quien le da su característico personaje juvenil como el heroico joven conduzco (pese a tener prácticamente 50 años en ese instante).

En la primavera de 1927, el audaz vuelo de Lindbergh paralizó a una nación y lo transformó en un nombre familiar. Su brillo, no obstante, próximamente se empañaría en buena medida con una secuencia de escándalos. Lindbergh usó reiteradamente su interfaz elevada para abogar por ocasiones extremas. puntos de vista nacionalistas, incluyendo una carta abierta que se publicó en Reader’s Digest y destacó sus puntos de vista descaradamente racistas y antisemitas:

“Tenemos la posibilidad de tener paz y seguridad solo mientras que nos unamos para proteger esa posesión mucho más incalculable, nuestra herencia de sangre europea, solo mientras que nos protejamos contra el ataque de ejércitos extranjeros y la dilución de etnias extranjeras”.

Si bien sirvió como conduzco y también instructor en el Pacífico a lo largo de la Segunda Guerra Mundial, el reconocimiento de Lindbergh jamás se recobró. Además de esto, el padre de familia casado se vería envuelto en otra vergüenza que implicaba una aventura con una mujer alemana y ser padre de 2 de sus hijos.

7. Fallecieron con las botas puestas

La historia de historia legendaria de la pantalla de cubierta y espada Errol Flynn (Robin Hood, Capitán Blood) estrellas como el oficial del Martirio de EE. UU. George Armstrong Custer en un relato enormemente ficcional (y blanqueado) de la Guerra de Little Big Horn. Olivia de Havilland (como la Sra. Custer) se une a Flynn en su octava y última pareja juntos, creando la química siempre y en todo momento palpable entre ellos. Lamentablemente, la precisión histórica pasa a un background puesto que Custer es visto como un soldado noble y valeroso, y vencedor de la independencia de los originarios americanos. Plumas de caballo.

Apuntada por el veterano de Hollywood Raoul Walsh, la película muestra una secuencia de situaciones de guerra realistas, apasionantes acrobacias de lo inigualable. Yakima Canutt, e inclusive destellos de alivio cómico en el momento en que Custer se abre paso a trompicones por West Point (donde acabó último en su clase). Pero el nombre del soldado sería recordado para toda la vida por sus acciones con el legendario 7 ° Regimiento de Caballería y un acercamiento mortal con guerreros de la nación Lakota Sioux dirigidos por Toro Sentado y Caballo Desquiciado.

En último término, la insolencia de Custer y la estrategia mal concebida resultaron en entre las peores derrotas en la historia militar estadounidense. Además de esto, merece la pena indicar que el extravagante Custer se transformó en una meta simple. Verdaderamente. Al abandonar su traje militar estándar, prefirió utilizar una chaqueta de piel de frente con flecos llena de una bufanda roja, encaje dorado y un sombrero de ala ancha que aun Liberace habría encontrado por arriba.

6. Sid y Nancy

Esta película biográfica exhibe el romance incendiario entre el ícono del punk rock Sid Vicious y su novia Nancy Spungeon. La película de 1986 consigue hacer tanto compasión como empatía en un retrato íntimo y también inexpugnable de 2 ánimas atribuladas en las garras de la adicción a la heroína. Alarma de spoiler: no acaba bien.

viejo Gary (La hora mucho más obscura, amado inmortal) da una actuación magistral como el ex- bajista de Sex Pistols y Chloe Webb lo iguala en el papel de su interés amoroso groupie / drogadicto. Además de esto, la producción se favorece de una increíble banda sonora compuesta por The Pogues y Joe Strummer de The Clash.

La película empieza en el Hotel Chelsea en la localidad de Novedosa York, donde la pareja había estado viviendo y peleando en la pobreza. Por medio de flashbacks, observamos el avance de su relación destructora y codependiente; Después, Nancy es encontrada fallecida por una puñalada con un cuchillo que forma parte a Sid, quien en un nebuloso estupor no recuerda lo que pasó. La película acaba con los 2 tortolitos manejando en un taxi como una parte de un pacto suicida preestablecido, si bien, en la vida real, Sid fue detenido y acusado de asesinato, y mientras que aguardaba el juicio murió de una sobredosis de heroína al día después de ser liberado de la prisión por un cargo no relacionado.

Oldman en un inicio había rechazado el papel, exponiendo poco interés en Sid Vicious o en la música punk rock generalmente. Pero tras firmar, el actor nativo de Londres se sumergió en el personaje, adelgazando para hacer un dependiente a las drogas de fachada cadavérica convincente. La película asimismo presagió otro romance mortal impulsado por las drogas, pero este implica a Courtney Love, quien inicialmente audicionó para el papel de Nancy antes de decidirse por el papel mucho más pequeño de Gretchen.

5. Rayo

En un tour de force que le valió un Oscar al Mejor Actor, Jamie Foxx (Booty Call, Django desencadenado) se convierte en un ícono ciego de R&B Ray Hables. Si bien en ocasiones bastante sentimental, la película cubre tanto los avatares de la tumultuosa vida del artista. y una carrera vanguardista que causó 13 éxitos número uno, un premio Grammy Lifetime Achievement Award, una estrella en el Recorrido de la Popularidad de Hollywood y la consagración en el Salón de la Popularidad del Rock and Roll. Asimismo empezó a inyectarse heroína en su adolescencia, y después engendró 12 pequeños por 10 mujeres distintas.

Increíblemente, Foxx no solo imita al legendario artista, sino lo encarna con verrugas y todo eso, e inclusive toca todo el piano él mismo mientras que sincroniza a la perfección los labios con las voces. Para acrecentar el realismo, Foxx usó prótesis adaptadas a lo largo de toda la producción, lo que limitó su aptitud de ver.

El talentoso elenco incluye Kerry Washington como la segunda mujer del artista y una señalada Sharon Warren como su madre. Apuntada por Taylor Hackford (Un oficial y un caballero, contra todo pronóstico), la película de 2004 gozó de un éxito tanto de crítica como de taquilla y consiguió una nominación al Oscar a Mejor Película. En verdad, Hackford había conseguido los derechos de la historia en 1987, pero jamás ha podido conseguir el respaldo del estudio, un hecho que afirma bastante de la carencia de variedad que prosigue plagando a Hollywood.

4. Rudy

Del directivo David Anspaugh y el escritor Angelo Pizzo (el talentoso dúo detrás Hoosiers), Rudy está interpretada por Sean Astin en el papel primordial sobre un niño común con sueños expepcionales. Lo que no se expone es de qué forma el auténtico Rudy aprovechó su notoriedad en un esquema de acciones de centavo de “bombear y tirar” que no es ni inspirador ni un final de Hollywood.

Lanzado en 1993, Rudy se apoya en la narración de la vida real de Rudy Ruettinger, un deportista de tamaño deficiente del lado equivocado de las vías del tren, quien, a través del trabajo duro y el despido, juega al fútbol para Notre Dame. Bueno, un tanto aproximadamente, de todas maneras. Como la mayor parte de las películas de deportes pintadas por números y contra todo pronóstico, se añade una dosis saludable de adorno en labras de una inversión narrativa y sensible mucho más convincente en los individuos. Mucho más sobre “inversión” mucho más adelante.

De todos modos, Ruettinger había sido un jugador señalado en la escuela secundaria en su localidad natal de Joliet, Illinois, antes de pasar 4 años fortaleciéndose en la Marina de los EE. UU. No obstante, Rudy todavía marcha en varios escenarios pese a su trama de fórmulas y medias verdades. Astin es increíble en el liderazgo, y Hables Dutton es nada menos que refulgente en el papel fabricado como un guía / jardinero afín a Yoda. Además de esto, la escena culminante donde múltiples players entregan sus camisetas en queja al entrenador en jefe de Notre Dame, Dan Devine, jamás sucedió. En verdad, según Devine, frecuentemente animaba a Ruettinger y era responsable de ofrecer tiempo de juego en el último partido de la temporada.

Pero la mayor decepción es lo que ocurrió una vez que las cámaras dejaron de grabar. Como orador motivacional habitual (y bien comprado), Ruettinger aguardaba lucrarse prestando su nombre a una bebida deportiva imitación de Gatorade y se instaló como director ejecutivo de Bebida Rudy. Entonces creó una hipoteca inversa y entró en la bolsa de valores donde estafó a los inversores por una suma de 11 millones de dólares estadounidenses, todo para una compañía que tenía tantas opciones de éxito como Donald Trump para transformarse en presidente. Da igual.

Por último, el segundo decretó que Ruettinger había cometido múltiples violaciones de valores similares con el estafa y le ordenó abonar 382.866 dólares estadounidenses en multas. Conque en este momento, entusiastas de los deportes, si escuchan con atención, la multitud no chilla “Ruuuuudy”, sino chilla “booooooo”.

3. El aviador

Leonardo DiCaprio (Los finados, ¿qué come Gilbert Grape?) procura ocupar los zapatos del enigmático, mucho más grande que la vida de múltiples guiones, Howard Hughes, en este 2004 Martin Scorsese (Goodfellas, Casino) imagen. Como era de aguardar, observamos a Hughes lidiando con múltiples fobias poco halagadoras y acostarse con mucho más estrellas que Mattress Warehouse, pero la verdad de que Hughes es un conduzco de mierda, un drogadicto ido y un mocoso rico malcriado se ignora en buena medida.

Leal al título de la película, Scorsese pasa la primera hora volviendo a crear la realización de la epopeya del flyboy de la Primera Guerra Mundial de Hughes, Ángeles del Infierno. Esa película, que empezó en la era del cine mudo pero acabó siendo un “talkie”, sería vanguardista en múltiples técnicas de cámara originales y presentaría ciertas situaciones de combate aéreo mucho más apasionantes en la historia del cine y resultó en la desaparición de 4 expertos. Hughes asimismo presentó al planeta una bomba de platino de 19 años llamada Jean Harlow.

No obstante, Scorsese es culpable de perpetuar múltiples mitos, incluyendo las falsedades para las que Hughes reunió la fuerza aérea mucho más grande de todo el mundo. Ángeles del Infierno (no lo logró) y el joven magnate era un aviador talentoso (no lo era) pese a estrellarse múltiples aeroplanos y prácticamente matarse en el desarrollo. Para ser justos, Hughes se resaltó en la exageración y organizó ciertas mucho más sensacionales Estrenos de Hollywood nunca presenciado.

Pero la patraña mucho más atroz que circunda a la misteriosa figura es que fue un hombre que se realizó a sí mismo. Majaderías. Hughes ganó la lotería genética al nacer como hijo de un rico empresario de Houston, Howard Hughes Sr., quien logró su fortuna construyendo una broca de perforación usada en los primeros días del boom petrolero de Texas. Y en el momento en que el adulto mayor murió en 1924, Junior se realizó millonario a la tierna edad de 19 años. Gracias, papá.

Hughes entonces se sumó a su importante fortuna al casarse con Ella Rice, la hija del principal creador de Rice University. No es de extrañar que el matrimonio fracasase poco una vez que la vigorosa pareja aterrizara en el sur de California, donde el notoriamente promiscuo Hughes velozmente empezó a tener sexo todo bajo el sol (y en teoría implicó no solo a las primordiales personajes principales de Tinseltown, sino más bien macizos guapos asimismo).

2. Patton

George C. Scott (Dr. Strangelove, el estafador) se llevó a casa el Oscar (de todos modos, lo rechazó) por su interpretación aterradoramente verdadera de George S. Patton. Si bien la brillantez táctica de Patton y las creaciones en la guerra de tanques asistieron a ganar la Segunda Guerra Mundial, no fue llamado “Ol ‘Blood n Guts” por nada.

Patton ganó un total de siete premios de la Academia, introduciendo Mejor Película, Mejor Directivo y Mejor Guion Original (coescrito por Francis Ford Coppola). La película empieza con Scott entregando un monólogo con una gigantesca bandera estadounidense como telón de fondo que se transformó en la imagen mucho más icónica de la película. Si bien el mensaje de fuerza y ​​superioridad estadounidense quiere ser una aspiración, hay algo esencialmente malo en un hombre que ve la guerra del mismo modo que Oprah ve un bufé libre.

Procedente de una familia militar *, Patton vivió, respiró y gozó la vida de un soldado profesional, un propósito que empezó poco tras graduarse de West Point. Primero consiguió la distinción como ayudante de campo del general John “Blackjack” Pershing en la Primera Guerra Mundial y ascendió regularmente al rango de General en la Segunda Guerra Mundial, creando una reputación alardeada por su impulso inexorable y también instintos embrutecidos por la guerra a lo largo de las operaciones terrestres aliadas en el norte de África y Europa.

(* El personaje desquiciado de Robert Duval en Apocalypse Now, el “Coronel Kilgore” apasionado de la guerra, en teoría se fundamentó en Coronel George S. Patton IV.)

Entre los instantes mucho más recordables de la película (y apoyado en un acontecimiento real) es la escena donde Patton abofetea a un soldado que padece un encontronazo de bala (en este momento popular como PTSD). El hecho llevó a Patton a ser relevado de su mando y obligado a disculparse. Como resultado, el general se perdió toda la diversión de día D pero próximamente regresó al campo de guerra al cargo del 3.er Ejército, abriéndose sendero mediante Francia como una guillotina a través del caluroso Brie, y solidificando para toda la vida su legado.

1. Toro furioso

Scorsese está de regreso de nuevo, encabezando la lista con su pieza maestra sobre la vida dura y accidentada del boxeador, Robert De Niro – eh, Jake LaMotta – espera, ¿quién es quién nuevamente? Rodada en un glorioso blanco y negro que atrapa perfectamente la trama obscura y sombría y le valió a De Niro un justo Premio de la Academia al Mejor Actor.

Pregúntale a cualquier fanático del boxeo sobre “El Toro del Bronx” LaMotta y la mayor parte van a estar en concordancia en que el peleador era un hijo puta duro. En el momento en que no se encontraba peleando en el ring, pasaba su tiempo aterrorizando a otros, normalmente integrantes de la familia, en una íra maniaca y autodestructiva. Como LaMotta, De Niro pasa sin inconvenientes de un animador de club nocturno regordete a Vencedor Mundial de Peso Medio, perdiendo 60 libras en el desarrollo.

Durante la producción, LaMotta adiestró extensamente a De Niro, metiéndolo en increíble forma mientras que se desempeñaba como asesor técnico de la película para las situaciones de pelea brutales y empapadas de sangre. Joe Pesci y Cathy Moriarity son un acompañamiento increíble, interpretando al hermano y la mujer maltratados del vencedor, y Nicholas Colasanto, mejor popular como “Entrenador” en las tres primeras temporadas del programa de televisión Cheers, es del mismo modo intrépido como el jefe de la mafia local.

Pese a ser un neoyorquino más especial, Scorsese jamás había sido un enorme fanático de los deportes y no sabía nada sobre La crónica de vida de LaMotta hasta el momento en que De Niro le llamó la atención. El directivo se mostró reluctante a emprender un tema sobre el que sabía tan poco o poco le importaba; ocasionalmente, vio un paralelo entre el intento de redención del luchador y la superación de sus luchas con la adicción a la cocaína, y aceptó el emprendimiento con un mayor sentido de deber y entusiasmo.

El desenlace resulto es una película que se posiciona no solo como de las mejores películas deportivas nunca efectuadas, sino más bien probablemente como la mejor obra de Marty. Siempre y en todo momento. Entonces, para esos que jamás lo vieron, mírenlo inmediatamente. Y esos que lo hicieron, míralo nuevamente y maravíllate con la deliciosa artesanía de un directivo y actor en la cima de su juego. Fuhgettaboutit.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *