10 hechos alucinantes que suenan como una tontería, pero son ciertos

En el momento en que estuvo realizando este trabajo tanto tiempo como nosotros, se acostumbrará a la iniciativa de que la realidad es mucho más extraña que la ficción. Historia, ciencia, arte … todos están llenos de hechos que semejan inverosímiles en la área, pero que resultan ser algunos en el fondo. Aún de esta manera, hay un límite para esta inverosimilitud. No es tal y como si estuviésemos diciendo que los rayos mágicamente te hacen tatuajes, o que puedes subsistir saltando desde lo prominente del Empire State Building, o que los Muppets se inspiraron en una pornografía, ¿verdad?

Espera, ¿deseas decir que eso es precisamente lo que haremos? ¿Y todo eso es verdad? Sí …

10. Los rayos te dan tatuajes dulces

Ser alcanzado por un rayo no es entretenido. Aparte de comprender que has enojado al todopoderoso Zeus, padeces una agonía horrible, quemaduras horribles y (probablemente) un corazón parado. Oh, y podrías finalizar consiguiendo un tatuaje de trasero dulce.

Las ‘flores de relámpago’ (asimismo conocidas, menos románticamente, como ‘árboles de relámpagos’) son figuras extrañas, similares a helechos, en espiral que se tienen la posibilidad de freír en la piel si un rayo explota cerca. Fundamentalmente, las quemaduras que son ocasionadas por la electricidad estática que viaja durante los enanos vasos sanguíneos bajo la piel, tienen la posibilidad de perdurar desde unas escasas horas hasta meses y meses. Un género de figura de Lichtenberg, son extrañas, prácticamente similares a una planta y, para ser sincero, un tanto espectaculares.

Mira, en contraste a la mayor parte de las quemaduras, las flores relámpago semejan intencionales. Los pequeños espirales, la manera en que irradian desde cierto punto central … todo semeja tal y como si algún artista de tinta hubiese pasado horas sufriendo sobre el diseño. En la mayoría de los casos, se muestran en los brazos, la espalda, el cuello, el pecho o los hombros de las víctimas de un rayo, tienen la posibilidad de hacerte mostrar como un hippie apasionado de los tatuajes, pero precisamente no te hacen parecer una víctima de quemaduras.

Asimismo son útiles. Si los paramédicos traen su cuerpo inconsciente y el médico ve su tatuaje mágico, va a saber inmediatamente que precisa régimen para un rayo.

9. La canción de los Muppets Mahna Mahna vino de una porno

Aun si piensas que no lo hiciste, has escuchado a Mahna Mahna. La canción ha aparecido en todo. Los Muppets lo hicieron formidablemente popular en su estreno televisivo de 1976, habiendo aparecido ahora en Sesame Street y en el software de Ed Sullivan años antes (terminado con los títeres de Jim Henson). Entonces, ¿de dónde vino esta cancioncilla que define la era y que recorre el planeta? Err … a softcore italiano-sueco porno.

Era el año 1968, y las películas italianas burlaban todos los días a los censores al filmar pornografía despacio y disfrazarlo de ‘cine de creador’. En un caso así, el tema excitante fue la “sexualidad escandinava”, que dio a los italianos muchas disculpas para integrar fotografías de chicas noruegas calientes besándose y chicas danesas aún mucho más calientes haciéndose pasar por modelos desvistes. Pero la parte de resistencia fue una escena ambientada en una sauna sueca, donde un conjunto de rubias rollizas se desvistieron, riendo, para la cámara. Al compositor Piero Umiliani se le confió la labor de hacer una canción pegadiza para esta parte central de sauna tenuemente erótica. Se le ocurrió Mahna Mahna.

Los productores como es natural sabían que se encontraba en algo. Exactamente el mismo año que salió el porno, lanzaron Mahna Mahna como single. Llegó al 55 en la lista estadounidense, llamó la atención de Jim Henson, y el resto es (improbable) historia.

8. Los pilotos de F1 tienen su peso mucho más controlado que los modelos de pasarela

Veloz, ¿cuál es la profesión mucho más restrictiva en lo que a comer tiene relación? La mayor parte de ustedes probablemente ha dicho ‘modelos de pasarela’, y es verdad que las agencias todos los días hacen que sus chicas se mueran de apetito. Ciertos de ustedes asimismo afirmaron ‘jinetes’, que de manera frecuente toman diuréticos para sostener su peso bajo. Las dos profesiones son locamente malas para controlar el peso. Pero hay una profesión menos posible que puede ser aun peor: Elabora Uno.

Las carreras de F1 son una ciencia horriblemente precisa. Los triunfadores y perdedores se declaran en fracciones de segundo, y los turismos son tan aerodinámicos que no tienen ningún peso insignificante. 5 kilos auxiliares tienen la posibilidad de remover 0,2 segundos en todos y cada vuelta; un horrible revés en concepto de F1. Como resultado, los conductores se ven presionados a adelgazar para lograr competir. En los últimos tiempos, esto se volvió una disparidad.

Los pilotos en este momento deben pesar entre 60 y 65 kilos si desean competir en las considerables ligas. En 2013, Jenson Button aceptó que debe morirse de apetito, competir en triatlón y eludir los hidratos de carbono como la plaga para sostenerse dispuesto para la F1. Otros desarrollan bulimia o anorexia. Ciertos conductores dijeron que son monitoreados y limitados aun peor que los modelos de pasarela en lo que tienen la posibilidad de comer, más allá de que los trastornos alimenticios en la F1 prácticamente no disponen de tiempo de transmisión.

7. Vender arena a los árabes es un negocio global lucrativo

Dunas de arena onduladas de Abu Dhabi

“¡Podría vender arena a los árabes!” es una de esas expresiones tradicionales y levemente racistas que adoran los tíos jubilados y tenuemente racistas de todo el planeta. De la misma “podría vender nieve a los esquimales”, usa una situación supuestamente improbable para acrecentar los poderes persuasivos de su sujeto. Si bien, en este caso en particular, su tema no es tan increíble. Vender arena a los países árabes es una lucrativo negocio global.

Australia, por servirnos de un ejemplo, traslada toneladas de material a Dubai todos los años para proyectos de construcción. Alemania firmó últimamente un convenio con Arabia Saudí para proveer arena al Reino Wahabista. En suma, se estima que el mercado mundial de arena tiene un valor de sobra de 89.000 millones de dólares estadounidenses. Hay tanto dinero en las cosas que los conjuntos de la mafia se han mudado y comenzaron a adecentar las playas tropicales al amparo de la noche. Y el Medio Oriente pertence a los mayores impulsores del mercado.

El inconveniente es que la arena del desierto azotada por el viento, como la que está en el Golfo, es bastante fina para ser usada en la construcción. Conque los países del Golfo se ven forzados a importar el material; un mercado lucrativo en el momento en que esos países tratan de superarse entre sí con proyectos de construcción locos.

6. Los huracanes femeninos matan a mucho más personas que los hombres

El huracán Katrina desaparece el 29 de agosto

Si le solicitamos que nombre un huracán mortal, apostamos a que a la mayor parte de ustedes se les va a ocurrir un nombre femenino en la cabeza (probablemente Katrina o Audrey). Hay una aceptable razón para esto. Los huracanes ‘femeninos’ tienen mucho más posibilidades de matar personas que los huracanes ‘masculinos’.

Desde precisamente 1979, los nombres de los huracanes se alternan entre mujeres y hombres. No obstante, aun en el momento en que los huracanes eran de forma exclusiva femeninos (1953-1979), se cambiaban los nombres masculinos o femeninos de sus nombres. En 2014, estudiosos de la Facultad de Illinois examinaron los datos de todos y cada uno de los huracanes para tocar tierra en los EE. UU., Separándolos en nombres que sonaban masculinos o femeninos. Entonces los dividieron en huracanes que golpearon áreas pobladas y los que no.

Para los huracanes no destructores que pasaron por prominente los centros de población, los nombres no hicieron ninguna diferencia. Pero para esos que golpearon áreas repletas de gente, los desenlaces fueron extraordinarios. Los huracanes con mucho más ‘sonido masculino’ mataron a un promedio de 11 personas. Los huracanes mucho más ‘femeninos’ mataron a un promedio de 59.

Los estudiosos teorizaron que esto se origina por que todos somos divertidamente sexistas. Tendemos a meditar que las mujeres no son amenazantes y menos capaces que los hombres, con lo que en el momento en que oímos que se aproxima un huracán femenino, nos relajamos y nos negamos a evacuar. En el momento en que hace aparición un hombre con testosterona, por contra, corremos hacia las lomas.

5. Stayin ‘Alive by the Bee Gees puede verdaderamente salvarle la vida

Oh vamos. Esto se está volviendo absurdo en este momento. ¿De qué manera podría una canción disco de los setenta que lleva por nombre Stayin ‘Alive probablemente guiarte, bueno, a estar con vida? Nos alegra que lo hayas preguntado. Resulta que esta canción de Bee Gees particularmente tiene un promedio de 103 latidos por minuto. Ese es precisamente el ritmo que precisas continuar si le andas dando a alguien resucitación cardiopulmonar de urgencia.

No nos encontramos señalando una extraña coincidencia. Los tutoriales de medicina de urgencia (como, afirmemos, para socorristas o lo que sea) capacitan a sus alumnos frecuentemente en Stayin ‘Alive. La Asociación Estadounidense del Corazón (AHA) tiene un consejo oficial que afirma, en el caso de un ataque cardiaco (no bromeamos) “llame al 9-1-1 y presione fuerte y veloz en el centro del pecho al son de la disco tradicional canción “Stayin ‘Alive”.

La canción fue escogida por el hecho de que alcanzó los ritmos adecuados y asimismo pues es suficientemente conocida para ser famosa por el público por norma general. En países donde los Bee Gees son menos populares, se usan canciones como Ob-La-Di, Ob-La-Da de los Beatles.

4. Una mujer subsistió al saltar del piso 86 del Empire State Building

Resultado de imagen de Elvita Adams

Bajarse de la cima del Empire State Building es bastante definitivo. Te sumerges 86 pisos en un preciso duro y también insuperable. Eso no es algo alguno sigue con vida… salvo que su nombre sea Elvita Adams. En 1979, el habitante del Bronx decidió terminar con todo. Tomó un boleto para la interfaz de observación en la parte de arriba del edificio Empire State, escaló la valla de seguridad y brincó. En el momento en que llegó al hospital, se encontraba Aún vivo.

Si se pregunta de qué forma demonios o sea viable, vamos a terminar su suspenso. Adams brincó del Empire State y se estrelló contra el cemento. Pero el hormigón en cuestión no era la acera de abajo. Tras saltar desesperadamente hacia lo irreconocible, Adams fue golpeado por una extraña racha de viento. Sencillamente resultó ser suficientemente fuerte para arrojarla al filo del piso 85, fracturando su cadera. Antes que Adams pudiese procurar saltar nuevamente, los guardas de seguridad la sujetaron y la arrastraron al interior.

Si bien absolutamente nadie mucho más ha subsistido saltando desde el Empire State Building, los fenómenos de la naturaleza esporádicamente salvan a los que caen en picado desde enormes alturas. En 2007, un limpiador de ventanas hundió 47 pisos y logró subsistir merced a la pura suerte.

3. El fútbol terminó con múltiples guerras (y causado una)

Las pasiones incrementan en los partidos de fútbol. Diablos, los de europa se apalean regularmente unos a otros en coma mientras que ven el deporte. Pero, ¿podrían correr suficientemente prominente para cambiar todo el destino de una nación asediada? La contestación es, indudablemente, “sí”. En el pasado siglo, el fútbol fué el aspecto esencial para terminar a tres guerras civiles separadas.

2 de esas guerras civiles tuvieron sitio en Costa de Marfil. La primera Guerra Civil de Costa de Marfil duró de 2002 a 2007 y mató a prácticamente 2.000 personas. ¿La razón por la cual se detuvo? El equipo de fútbol local clasificado para la Copa del Planeta.

Tras su victoria en la clasificación, el equipo de fútbol de Costa de Marfil se arrodilló en la televisión en directo y le suplicó a la nación que dejase de lado sus diferencias. Entonces organizaron una eliminatoria para la Copa Africana que se festejaría en una localidad dominada por los rebeldes. Esto condujo al diálogo entre ámbas partes, que condujo a un convenio de paz. En el momento en que reventó la segunda guerra civil en 2011, matando a 3.000, el jugador de fútbol Didier Drogba fue primordial para contribuir a lograr la paz.

El tercer hecho sucedió en Nigeria. En 1969, a lo largo de lo malo de la apocalíptica Guerra de Biafra, Pelé llevó a su club brasileiro al país para divertirse con la selección nigeriana. Los dos lados acordó un prominente el fuego de 3 días para poder ver el partido.

Por otra parte, el fútbol asimismo ha causado de forma directa por lo menos una guerra. En 1969, El Salvador y Honduras se confrontaron en tres partidos de rencor. Tan mala fue la sangre que el 3-2 definitivo a El Salvador acabó en tropas salvadoreñas irrumpir honduras.

2. El dígito 1 empieza con los números mucho más significativos

Los números al azar son la pesadilla del aficionado a las trivia. Vaya a un cuestionario y posiblemente se le solicite que adivine los litros de vino que genera Moldavia, o el peso de cada mundo en el sistema del sol, o las cantidades de población de condados al azar en Luisiana, o lo que sea. Por naturaleza, estas cuestiones están diseñadas para ser inviábles de contestar. Pero si deseas iniciar con virtud, tienes que cerciorarte de que tu estimación empieze con el dígito 1. Hay precisamente un 30% de posibilidad que cualquier número importante aleatorio empezará con un 1.

La lógica nos comunica que o sea una disparidad. Las opciones de que 1 o 2 o 3 o de esta manera consecutivamente empiecen cualquier número mucho más largo elegido a la suerte habrían de ser de cerca del 11%. En la práctica, esto no pasa. Tras el 1, las opciones de que un 2 empieze el número son del 18%, y de esta manera consecutivamente hasta el 9, que tiene una posibilidad infinitesimal de mostrarse. Esto quiere decir que puede investigar cualquier grupo aleatorio de datos significativos (promedios de bateo de béisbol, la longitud de los ríos mucho más largos de todo el mundo, la proporción de McDonald’s en un área cierta) y sus cantidades van a ser de manera significativa mucho más dispuestas a empezar con un 1. .

Absolutamente nadie sabe por qué razón habría de ser de este modo, pero pasa. Aun tiene un nombre: Ley de Benford, y tiene propósitos de todo el mundo real. La gente que falsifican afirmaciones de impuestos tienden a insertar demasiadas cantidades del rango medio (4, 5, 6), en vez de cantidades que empiezan con 1, lo que delata su juego.

1. Cleopatra existió mucho más cerca de la primera Pizza Hut que las pirámides

Estatua de una reina ptolemaica, quizás Cleopatra VII se reunió 89.2.660 EGDP013679

Todos entendemos que las pirámides son viejas. Fueron construidos cerca del 2500 a.C., mucho más de 1000 años antes que se estima que vivió Moisés. Pero pocos de nosotros nos ofrecemos cuenta de la edad que tienen. En el momento en que Cleopatra era reina de Egipto, se encontraba mucho más cerca en el tiempo de la construcción del primera pizza hut que ella fue la primera pirámide.

Cleopatra reinó entre el 69 y el 31 a. C. La primera Pizza Hut se edificó en 1958. Eso quiere decir que la brecha entre Cleo y una enorme pila de desilusionantes pizzas fue de 2000 años. Por contra, la brecha entre la reina y sus ancestros ​​que edificaron la primera pirámide fue de 2.450 años.

Mire otras comparativas, y este factoide se regresa mucho más orate. Julio César (cuya propia cadena de pizzas homónima, Little Caesar’s, fue establecida en 1959, en el caso de que se lo pregunte) se implicó con Cleopatra y probablemente pasó cierto tiempo admirando las pirámides. En ese instante, las pirámides eran para César mucho más viejas de lo que las ruinas romanas mucho más viejas son para nosotros en este momento. Te hace meditar, ¿eh?

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *