10 hechos espantosos sobre el hotel Crescent

Ubicado en Voilá Springs, en las montañas Ozark de Arkansas, está el Crescent Hotel and Spa. Fue construido en 1886 como centro turístico de ricos y conocidos. A lo largo de sus primeros 15 años de desempeño, hubo un establo con cien caballos que se usaron para llevar a los huéspedes a pasear por los caminos de las montañas. Entonces, de 1908 a 1934, funcionó como Crescent College & Conservatory for Young Women, cuando menos a lo largo del calendario académico. En verano, todavía se empleaba como hotel.

Esto hotel lujoso tiene 72 habitaciones con peculiares suites, adjuntado con 4 suntuosas cabañas. El Crystal Ballroom del hotel tiene pasmantes techos de 14 pies, hay un precioso lobby pintado a mano, tal como gigantes terrazas donde los huéspedes tienen la posibilidad de salir y ver las preciosas vistas y respirar el aire limpio de la montaña. Asimismo hay 15 acres de jardines hermosamente cuidados donde los huéspedes tienen la posibilidad de caminar en bicicleta, llevar a cabo senderismo o ofrecer un recorrido por entre los increíbles caminos para caminar.

Aparte de ser entre los sitios mucho más pasmantes para relajarse y gozar de unas vacaciones, asimismo diríase que es el hotel mucho más hechizado estadounidense. Deseábamos nombrar eso antes que buscaras reservar una habitación. Ahora se cuentan 10 de los hechos mucho más espantosos sobre el Crescent Hotel and Spa, increíblemente hechizado.

10. Ha captado la atención de múltiples series

Ya que se conoce como el hotel mucho más hechizado estadounidense, no llama la atención que el Crescent Hotel and Spa haya captado la atención de los Cazadores de espectros tripulación, tal como múltiples otros conjuntos paranormales a los que les gusta mucho conocer viviendas encantadas y otros sitios paranormales en el mundo entero.

Asimismo fue investigado en 2017 por The Arkansas CW Crew por su Llevar a cabo los Ozarks Serie de Halloween, y en este momento se muestra en una reportaje de televisión como el hotel mucho más hechizado estadounidense.

9. Los alarmantes recorridos nocturnos

Con tanta actividad paranormal en el Crescent Hotel and Spa, es lógico que haya tours de espectros brindado a los huéspedes que deseen percibir las alarmantes historias del rincón.

Hay múltiples ocupaciones embrujadas que se proponen a los huéspedes, como historias de espectros de las montañas Ozark, que se cuentan en torno a las luces parpadeantes de una fogata. Aun llevan a los convidados a un paseo por la morgue precisamente a la medianoche. Hay un thriller de comedia sobrehumano de una hora los viernes durante la noche en el hotel llamado No es verdaderamente una puerta, que trata de 2 mujeres que suponen que viven en su casa y que la otra es un espectro. Nos encontramos seguros de que es … eh … mejor de lo que semeja.

Ciertos convidados que realizaron los recorridos nocturnos vieron orbes de luz y ciertos se han desmayado en el sitio exacto donde se asegura que está un portal del otro lado. Antes de desmayarse, se pusieron muy pálidos y cayeron contra la pared antes de recobrar la conciencia prácticamente inmediatamente.

8. La crónica de Norman Baker

En 1937, tres años una vez que la facultad cerrara sus puertas, un hombre llamado Norman Baker reabrió el hotel como un espacio para sanar a la gente con cáncer, si bien sabía que no podía sanar la patología mortal. Baker aseveró ser un médico con licencia e inclusive se llamó a sí mismo “Dr.” Incontables personas de todas y cada una partes viajaron al hospital curativo del cáncer, y ciertos aun gastaron los ahorros de toda su historia aguardando la cura prometida de un maligno estafa. Varios enfermos aterrizaron allí con la promesa de una cura prodigiosa, pero varios de los que procuraban régimen acabaron muriendo allí.

La “cura prodigiosa” de Baker no fue mucho más que semillas de sandía desmenuzadas que se mezclaron con agua de manantial. Sus pacientes enfermos fueron torturados, puesto que vertía el líquido de forma directa en el tumor tras abrir el cuerpo de la persona. Ya que varios de los pacientes tenían un mal radical y, con frecuencia, chillaban de irritación, Baker los mandaba a las habitaciones del cuarto piso, que se transformaron en un “asilo”. Una vez que los pacientes fallecieran, Baker mandaría sus cuerpos al incinerador del edificio. Absolutamente nadie sabe el número exacto de pacientes que fallecieron allí, pero las estimaciones lo ubican, a falta de un recuento mucho más concreto, en “varios”.

En 1940, Baker fue proclamado culpable de estafa y sentenciado a 4 años de prisión. De forma casual, murió de cáncer unos años tras cumplir su condena de prisión. El espectro de Baker, que diríase que transporta una camisa morada y un traje de lino blanco, fué visto en la Salón de Recreación en el sótano, tal como al pie de la escalera en el primer piso.

7. La morgue y el portal

Marty y Elise Roenigk adquirieron el hotel en 1997, pero asimismo adquirieron su reputación de hechizada. Entonces, lo que los Roenigk eligieron realizar fue hallar que 2 médiums fuesen al hotel para poder ver qué misterios podían ser descubiertos. Los médiums, llamados Ken Fugate y Carroll Heath, brindaron un recorrido por el hotel hechizado y descubrieron un portal al “otro lado”. Lo que es aún mucho más espantoso es dado que el portal está situado de manera directa sobre la morgue, que una vez estuvo situada en el sótano del en este momento hotel.

Como terminamos de contemplar, una vez que Norman Baker adquirió el hotel y lo transformó en un hospital para sanar el cáncer, varios de sus pacientes acabaron en la morgue. Visto que en teoría haya un portal a realidades o reinos extraños situado precisamente arriba no habría de ser una enorme sorpresa.

6. La narración de Michael y la habitación 218

A lo largo de la construcción del hotel en 1885, un cantero irlandés pelirrojo llamado Michael trabajaba en el techo del edificio en el momento en que perdió la estabilidad y cayó al área del segundo piso y murió. El área donde murió es asimismo donde en este momento está la habitación 218. En verdad, diríase que esa habitación es la habitación mucho más hechizada en todo el hotel, y asimismo es la habitación que los visitantes piden con una mayor frecuencia para sus estancias.

Los huéspedes que se quedaron en esa habitación aseguran haber visto manos surgiendo del espéculo en el baño, y aseguran que escucharon fuertes golpes que vienen de la pared, tal como la puerta abriéndose y cerrándose de cuajo. La multitud asimismo ha escuchado los chillidos de un hombre, supuestamente cayendo, que llega del techo. Michael asimismo puede ser bastante juguetón, puesto que de forma frecuente juega con la televisión y las luces de la habitación.

5. El espectro del popular castillo de Irene

A inicios del siglo XX, 2 de los bailarines de salón mucho más populares eran la pareja casada Irene y Vernon Castle. Irene actuó en varias películas, tal como en un espectáculo de Broadway. Aun se realizó una película sobre los castillos llamada La crónica de Vernon y el castillo de Irene, interpretada por Ginger Rogers y Fred Astaire.

Tras la desaparición del marido de Irene, ella deseaba estar mucho más cerca de su hijo, con lo que se mudó a Voilá Springs en 1959. Su casa se encontraba a solo unas cuadras del hotel Crescent. Irene murió 10 años después, pero diríase que su espectro todavía visita el hotel, donde pasó una gran parte de su tiempo asistiendo a acontecimientos sociales.

En el momento en que una familia se encontraba de vacaciones en el hotel, una madre se encontraba bañando a su hija en el momento en que la pequeña empezó a tener una charla con una aparición femenina. La pequeña se encontraba empleando expresiones socias con el difunto Irene Castle, como pirueta, tango, bailarina y castillo.

4. Theodora y la habitación 419

El espíritu de una mujer llamada Theodora fué vista frecuentemente, tanto dentro como fuera de la habitación 419. Fuera de la habitación, la multitud vió la aparición de ella intentando encontrar la llave de su habitación. Los huéspedes que se quedaron en esa habitación han afirmado que sus pertenencias habían sido trasladadas de manera inexplicable. Asimismo hubo declaraciones de que la habitación se encontraba organizada en el momento en que las amas de llaves no estaban presentes, y que sus pertenencias estaban esmeradamente empaquetadas.

Hay 2 historias distintas sobre quién era Theodora en el momento en que se encontraba viva. Ciertos suponen que estuvo presente a lo largo del tiempo en que el edificio era un hospital en teoría curativo del cáncer. Más allá de que no se sabe si era una tolerante o una enfermera, ciertos presentes que verdaderamente comentaron con el espíritu de Theodora dijeron que ella se presentó como una tolerante de cáncer y después desapareció.

Esta habitación es la segunda habitación mucho más pedida en el hotel por los huéspedes, tras la habitación 218, la habitación de Michael.

3. El tercer piso y la lavandería

En el momento en que Norman Baker se encontraba utilizando el edificio como un hospital para “sanar el cáncer”, usó el tercer piso como una salón de mal donde llevaría a sus pacientes antes que murieran. Varios convidados que se han alojado en el tercer piso han escuchado el sonido de las ruedas chirriantes en el piso del pasillo, y en el momento en que abrió la puerta que verían una enfermera vestido de blanco rodando una camilla con un cadáver, presumiblemente llevándolo a la morgue. La enfermera desaparecería tan rápido como va a llegar en el final del pasillo.

Otro rincón hechizado en el hotel es la lavandería, que está a la vera de la vieja morgue. Entre las múltiples vivencias espantosas que la multitud tuvo allí incluyó a un trabajador de cuidado que, en la mitad de la noche, fue testigo de de qué forma todas y cada una de las lavadoras y secadoras se encendían solas sin explicación.

2. Otras vivencias paranormales

Hay incontables otras historias de personas que tienen vivencias paranormales en el Crescent Hotel and Spa. Echemos una ojeada mucho más de cerca a solo ciertos …

Entre los trabajadores del hotel recibió una llamada telefónica procedente de la salón de recreación en el sótano, pero no había absolutamente nadie del otro lado de la línea. En el momento en que los usados bajaban al sótano para poder ver quién se encontraba del otro lado, se daban cuenta de que el teléfono se encontraba descolgado. Lo que es aún mucho más espantoso es que esa habitación se encontraba clausurada con llave, y la única forma de entrar era abrirla con la llave que se encontraba guardada seguramente en la recepción.

Una mañana, mientras que cortaba verduras en rodajas, un cocinero del hotel vio la aparición de un niño con lentes, vestido con ropa y bragas a la vieja, saltando en la cocina. Otra mañana, exactamente el mismo cocinero experimentó que las ollas y sartenes saliesen volando de los ganchos.

Un sujeto irreconocible tomó una fotografía en la habitación 202, donde parecía tal y como si una figura espectral estuviese encorvada en el armario. Los convidados asimismo han presenciado el espectro de un camarero en los corredores, llevando una bandeja de mantequilla.

Un hombre bien vestido con bigote y barba, con ropa de estilo victoriano (adjuntado con un sombrero de copa), de forma frecuente se vió al pie de entre las escaleras, tal como en el bar. Más allá de que múltiples personas que lo vieron han intentado charlar con él, él sencillamente se sienta en silencio en la barra antes de ocultar.

Los presentes detallaron haber escuchado a una mujer chillar tal y como si se cayese. Se estima que los chillidos surgen de una mujer que era estudiante en el momento en que el edificio era una facultad para mujeres jóvenes. Diríase que la joven brincó, o quizás fue empujada, desde un balcón y cayó y murió.

1. El comedor de cristal

El Crystal Dining Room es un espacio de tendencia para la actividad paranormal en el hotel. Una vez, en el momento en que el comedor se encontraba cerrado, el árbol de Navidad y los regalos bajo él se movieron de manera inexplicable de un radical al otro del comedor, y las sillas se movieron para ver al árbol y los regalos recién movidos. Una mañana, los usados hallaron menús organizados por todo el comedor en el momento en que absolutamente nadie había estado allí.

Hubo varios encuentros de espíritus vestidos con ropa de estilo victoriano. Uno de esos encuentros incluyó a una camarera que se miraba en un espéculo (ubicado entre las puertas entre el comedor y la cocina), en el momento en que vio lo que parecía ser un hombre y una mujer casándose. En ese instante, el novio se volvió hacia la camarera y también hicieron contacto visual antes que la pareja espectral desaparezca.

Múltiples personas vieron la aparición de un hombre sentado a una mesa al lado de las ventanas vestido con ropa de estilo victoriano. Los presentes lo han escuchado decir: “Vi a la mujer mucho más bella aquí ayer por la noche y estoy aguardando que regrese”. Varios asimismo vieron a los espíritus bailando cerca del comedor en la mitad de la noche.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *