10 hechos fascinantes sobre el narcoterrorista Pablo Escobar

Realmente pocas personas tomaron como rehén a un país de forma tan despiadado y eficaz como Pablo Escobar, el mafioso de la sustancia espantoso (y terrorista) que rigió el comercio de cocaína en Colombia a lo largo de los años ochenta y principios de los ochenta. Era un señor del delito sin corazón, pero multifacético, que es detestado por varios y amado por … increíblemente varios, como resulta. Si bien Escobar tenía solo 44 años en el momento en que murió, su historia y sus hechos tuvieron un encontronazo masivo que sigue ocasionando convulsión aun el día de hoy. Esta es su crónica.

10. Se metió temprano en la vida del delito

Pablo Escobar jamás debió pelear para salir de los distritos marginales. Él nació el 1 de diciembre de 1949 a progenitores de clase media baja en la localidad de Rionegro, pero próximamente se mudó a Envigado, donde medró. El joven Escobar se encontraba fascinado con hacer dinero simple, con lo que de manera fácil gravitó hacia una vida delictiva. Sus primeras operaciones fueron bastante pequeñas, pero característicamente ambiciosas: contrabandeó equipos de radio y robó lápidas de las tumbas para adecentar con chorro de arena los nombres y venderlos a sus contactos panameños. En todo momento, soñó con cosas mucho más enormes, aun a lo largo de su etapa criminal callejera, Escobar le ha dicho a su familia y amigos que deseaba ser el presidente de Colombia cualquier día. (En determinado sentido, logró su sueño).

Al final, el joven Pablo descubrió un nuevo trabajo: Los países vecinos de Colombia como Perú y Bolivia eran enormes cultivadores de hoja de coca, y él empezó a contrabandear alguna substancia derivada de esa planta: la cocaína. El resto, como dicen, fue historia.

9. Sus ingeniosos métodos de contrabando

La clave del éxito de Escobar fue que logró detallar un sendas de contrabando por su producto desde el comienzo, y aplicarlos de forma tan eficaz que, en el auge de sus poderes, fue responsable del 80% de toda la cocaína en los USA. Su resolución de dejar de utilizar mulas de sustancia habituales y depender de avionetas pilotadas por Carlos Lehder Rivas y George “El Americano” Jung. En un solo vuelo, transportarían hasta 500 kilos de cocaína a las Bahamas, donde el producto entonces se trasladaría a USA. Los laboratorios de fabricación de fármacos de Escobar eran del mismo modo capaces: un laboratorio de 200 personas tenía a sus usados viviendo en viviendas construidas sobre ruedas pequeñas, con lo que toda vez que un avión comunicaba por radio que venía a recogerlo, rodaban las viviendas hacia un lado para descubrir un pista de aterrizaje segrega.

Después, en el momento en que sus sendas se establecieron seguramente, Escobar se trasladó a aeroplanos de carga masivos que podían volar hasta 145 toneladas de la sustancia, e inclusive adquirió unos cuantos submarinos de drogas controlados a distancia de la Armada soviética. Hasta entonces, usó un lujoso Learjet para contrabandear el efectivo de la sustancia. fuera de los USA, suponiendo que el chato del símbolo de estatus yuppie era tan impresionante y directo que jamás sería registrado.

8. Su política “Plata o Plomo” y su asombroso número de fallecidos

Pablo Escobar no era un hombre que conminaba, solo promesas. Su el mas popular fue su política de “Plata o Plomo”, que se traduce precisamente como “plata o plomo”. Esta fue el interrogante que él o uno de sus lacayos le hicieron a varios gobernantes gubernativos y policías a lo largo del reinado de terror de Escobar, y la decisión fue fácil: o tomar el dinero de Escobar y gastar su historia en su bolsillo, o tomar sus balas y no tener vida. en lo más mínimo.

En ocasiones, la multitud no escogió la “plata” o se interpuso en el sendero de Escobar. Como producto de esta política y otros peligros laborales, se calcula que Escobar fue responsable de la desaparición de mucho más de 5,000 personas. Aun incitó a los sicarios del Letrero de Medellín a que matasen a todos y cada uno de los agentes de policía con los que se cruzaran, hasta el punto de que les pagó una “cuota de asesinato” de precisamente 660 dólares americanos por policía fallecido. La crueldad de los métodos de Escobar es bien difícil de trasmitir, y varios sobrevivientes sienten que Narcos y otros programas y películas que muestran al capo de la sustancia jamás pudieron enseñar apropiadamente visto que él fue la fuente de varios enormes ríos de sangre.

7. Su relación con la rivalidad

Pablo Escobar no era un óptimo hombre, especialmente si te interponías en su sendero. Como tal, sus contendientes tendían a conseguir la parte “plomo” de su conocida pregunta con bastante sencillez. Uno de sus objetivos preferidos Era un conjunto contrincante llamado letrero de Cali, que se encontraba dirigido por Gilberto Rodríguez Orejuela, una figura considerablemente más astuta famosa como “El ajedrecista”.

Irónicamente, más allá de que el letrero de Medellín de Escobar en un inicio controlaba el juego, el letrero de Cali salió en la cima en el desenlace. Cali era un conjunto de modales mucho más dulces y de buen accionar que mataba gente en el momento en que era preciso, pero prefería utilizar tácticas mucho más civilizadas (léase: soborno) y también complementarse de forma plena con la sociedad en vez de gobernarla con mano de hierro. En el momento en que Escobar y Medellín estaban ocupados armando fuerte a sus contrincantes con balas y bombas hasta el momento en que han recibido la furia total de los colombianos. y En los gobiernos de los USA, el letrero de Cali sencillamente esquivó el ataque desapareciendo y volviendo tranquilamente al trabajo hasta el momento en que el polvo se asentó. Como producto de sus tácticas de zanahoria y palo, en 1989 estaban mandando mucho más cocaína que Escobar.

6. Su modo de vida impresionantemente lujoso

La infame vivienda de Pablo Escobar en los años 80, Hacienda Nápoles, era un extendido rancho lleno de extrañas estatuas, piscinas, réplicas de aeroplanos de contrabando de drogas y, lo mucho más popular, un enorme zoológico. A Escobar le agradaba el contrabando de animales en el rancho, y en el momento en que el gobierno incautó la Hacienda Nápoles a inicios de la década de 1990, la compilación de animales incluía criaturas como elefantes, jirafas y también hipopótamos. Los hipopótamos todavía están por ahí, a propósito, si bien nuestro Escobar por el momento no está, los animales escapó, prosperó en el desierto y se multiplicó. El día de hoy, el área tiene un estimado de 40 a 60 hipopótamos contentos merodeando.

No obstante, de alguna forma, Hacienda Nápoles no era la vivienda mucho más suntuosa de Escobar. En 1991, el multimillonario se fatigó de su historia como un fugitivo técnico que se encontraba en incesante riesgo por la parte de sus contrincantes, con lo que decidió cerrar un trato con el gobierno. Se rendiría e inclusive iría a prisión … a condición de que pudiese crear la prisión. Esto no solo serviría técnicamente a la justicia, sino Escobar asimismo estaría seguro de sus contrincantes en otros cárteles. El resultado final fue aun mucho más lujoso que sus hospedajes precedentes: un colosal palacio llamado La Catedral, que se cierne sobre la localidad de Medellín. La Catedral presentaba una cantidad absurda de comodidades, como su campo de fútbol, ​​jacuzzi e inclusive una vivienda de muñecas enorme. Escobar organizaba fiestas y asambleas masivas, en ocasiones pateando felizmente la pelota con la selección colombiana de fútbol mientras que los guardas de la prisión servían bebidas tal y como si fuesen camareros.

Este feliz arreglo próximamente se estropeó en el momento en que Escobar asesinó a 2 inferiores en las instalaciones. El gobierno se encontraba menos que feliz con que el narcotraficante matase alegremente a personas mientras que técnicamente estaban bajo su custodia, y decidió procurar mover a Escobar a una prisión mucho más usual. Esto fue aproximadamente tan bien como se suponía: el combate que prosiguió requirió una intervención militar, al paso que Escobar se descabulló tranquilamente en la confusión y desapareció en el campo.

5. Su reputación como héroe del pueblo

No todos vieron a Pablo Escobar como un criminal espantoso. Varios colombianos pobres de todos modos lo comparé con Robin Hood, por el hecho de que gastó una cantidad importante de dinero en múltiples proyectos que asistieron a la gente perjudicadas por la pobreza de su país. Aun el día de hoy, el mafioso de la sustancia todavía es un habitual, pero divisivo figura entre el pueblo de Colombia. Las calcomanías de “Pablito” que tienen una imagen de estarcido al estilo del Che Guevara del sin corazón criminal todos los días venden mucho más que Hello Kitty y Jesús en los puestos del mercado de Medellín, y el distrito comercial de la región está inundado de relojes de pulsera y camisetas con su imagen, libros y DVD. contando ediciones variadas de su crónica.

En Medellín, lo único en lo que la multitud puede estar en concordancia sobre Escobar es que es una parte de su crónica. Ciertos comentan que su iconización no les concierne verdaderamente por el hecho de que eran bastante jóvenes para presenciar su reinado de terror. Otros opínan auténticamente en él como un beato y una fuente de orgullo del vecindario, merced a los varios regalos con los que colmó a los mucho más pobres de la región para ganarse su lealtad. Otros todavía miran el estatus de la civilización pop de “Pablito” con tristeza, pues recuerdan a los progenitores y familiares que fallecieron en la guerra incesante del monstruoso señor del delito contra el planeta respetuoso de la ley.

4. Su desquiciada fortuna

Es comprensible que el imperio criminal de Escobar le cantidad increíble de dinero en efectivo. Gracias a que ganó dinero en efectivo de forma criminal, asimismo es realmente difícil decir con precisión de qué forma rico era. Más allá de que todos y su perro sabían lo que hacía Escobar para ganarse la vida, Forbes trató de llevar a cabo un rastreo de la riqueza del líder del letrero y lo aceptó en su reconocida lista de multimillonarios por un la friolera de siete años. En verdad, la DEA les asistió a deducir el patrimonio neto del narcotraficante, lo que puede o no ser la razón por la cual la gaceta asimismo logró adivinar el año en que al final murió Escobar.

Según Forbes, Escobar alcanzó un sólido puesto # 7 en la lista de multimillonarios, pero absolutamente nadie sabe cuánto dinero tenía de todos modos. La mayor parte de los reportes semejan asentarse en un número aproximada de $ 25 mil millones o alrededor.

3. La carrera política de Pablo

Más allá de que era, para decirlo sin vueltas, entre los delincuentes y terroristas mucho más conocidos de todo el mundo, Escobar siempre y en todo momento había pretensiones politicas. Gran parte de sus payasadas de Robin Hood fue para ganar acompañamiento público para su campaña por un escaño en el Congreso, que, para horror de los políticos menos asesinos en masa del país, acabó ganando. En el congreso, continuó con sus prácticas supuestamente civiles y maquinó los rejuvenecimientos de varios vecindarios, campos de fútbol, ​​programas de reforestación y donaciones de hardware.

Evidentemente, Escobar siempre y en todo momento tuvo fundamentos ocultos: su primordial enfoque político era asegurar que los ciudadanos colombianos no tengan la posibilidad de ser extraditados a los USA, lo que que con una cosa y otra era algo de interés personal para el hombre. No obstante, esto por último lo mordió en la parte posterior. Primero, el ministro de Justicia de Colombia, Rodrigo Lara Bonilla, mencionó que el gángster era, bueno, un gángster. Entonces, un periodista especialmente influyente logró encontrar una vieja novedad que mostraba que Escobar había sido detenido en su juventud por tener la nada insignificante 39 libras de cocaína. Como producto de este ataque multidireccional, Escobar fue expulsado del congreso, puso al FBI tras él y debió escapar.

2. Enormes proporciones de su dinero se desperdiciaron verdaderamente

La manera más óptima de detallar la auténtica riqueza de Escobar es con anécdotas. Diríase que precisamente el 10% de su dinero – un estimado de $ 2.1 mil millones – se cancelaría de año en año, sencillamente pues las ratas se lo comerían en el almacenaje, o habría daños por agua, o el dinero sencillamente se perdería. Otra forma conocida de detallar su riqueza es que el letrero debió gastar cerca de $ 2,500 por mes … solo para obtener las bandas flexibles que utilizaban para juntar fajos de billetes.

Como producto de su extrema riqueza, la relación de Escobar con el dinero era algo nuevo a la de un individuo habitual. En un instante a lo largo de las etapas fugitivas de su historia, Escobar y su familia se ocultaban de sus contrincantes en un refugio en la ladera de la montaña. En el momento en que la hija de la familia quedó hipotérmica, Escobar resolvió la situación … quemando $ 2 millones solo para sostenerla ardiente.

1. La desaparición de un narcotraficante

¿Quién mató al narcoterrorista Pablo Escobar? La contestación continúa envuelto en secreto. Entendemos que fue ejecutado a balazos el 2 de diciembre de 1993, mientras que procuraba huír en la azotea del escuadrón de asesinos que había atacado su refugio en Medellín. Una conocida imagen de las tropas del gobierno colombiano posando con su cadáver llevó a varios a opinar que fue ejecutado por las tropas del “Bloque de Búsqueda”, una unidad policial particular formada para terminar con el narcotraficante. No obstante, múltiples fuentes señalan que los hombres de la imagen podrían no haber tenido nada que ver con la desaparición de Escobar o, si lo hicieron, posiblemente no fuesen policías o soldados lícitos.

Escobar asimismo fue buscado por un conjunto popular como “Gente perseguida por Pablo Escobar”, o Los Pepes para abreviar. Este conjunto de observadores enojados consistía en tipos paramilitares sospechosos, delincuentes de drogas oponentes y personas recurrentes que fueron despreciadas o hartas del criminal multimillonario. Este conjunto menos legal probablemente fue respaldado por los contrincantes fatales de Escobar, el letrero de Cali … y según las persistentes acusaciones, recibió toneladas de asistencia de los gobiernos estadounidense y Colombia. Sí, los gobernantes presuntamente soltaron a una banda de Castigadores entusiastas para lidiar con Escobar al fin y al cabo.

El año 1993 vio a Los Pepes ocasionar estragos en todos, aun de forma vaga socios con Escobar, derruyendo hasta seis de los socios del multimillonario al día. Escobar tomó represalias con asaltos con bombas, y Los Pepes le devolvieron el favor demoliendo sus características por su parte. Este juego del gato y el ratón por último acabó a inicios de diciembre, en el momento en que, de nuevo, en teoría, un conjunto de Los Pepes se unió a Search Bloc en su misión final contra Escobar … y, según un integrante de Los Pepes popular como Don Berna, fue un integrante de Los Pepes que disparó el tiro mortal (el hermano de Don Berna, Rodolfo, para ser concreto).

Como es natural, para llevar a cabo las cosas aún mucho más confusas, hay un tercer asesino potencial: nuestro Pablo Escobar. Según el hijo de Escobar, Sebastián Marroquín, el líder de Medellín siempre y en todo momento había premeditado dispararse en el oído derecho si en algún momento daba la sensación de que lo iban a atrapar con vida.

Tratándose de la identidad de la persona que al final puso fin al reinado de terror de Pablo Escobar, un soldado estadounidense que estuvo implicado en la caza de Escobar probablemente lo expresó mejor: “Absolutamente nadie te lo va a decir jamás. Debes conjetura. “

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *