10 hechos horribles sobre los guerreros aztecas

El Imperio Azteca empezó en algún instante cerca del mediados de la década de 1350 en lo que el día de hoy es México. Era una localidad-estado de tres que, en su auge, tenía una población de 5 miles de individuos. Su localidad capital, Tenochtitlan (que el día de hoy es la Localidad de México), tenía una población de 200.000 pobladores. Su cultura era complicada y rica, con un sistema económico fuerte. Hicieron el calendario agrícola de 365 días. Los aztecas asimismo tenían un ejército feroz que asistió a dar de comer su cultura sedienta de sangre.

10. Preferían atrapar, no matar

Resultado de imagen para guerrero azteca

En contraste a otros muchos guerreros viejos, los aztecas no deseaban matar a sus contrincantes en el campo de guerra. En cambio, deseaban capturarlos. Matar a un enemigo de todos modos se consideraba torpe y los aztecas pensaban que se precisaba considerablemente más capacidad para atrapar a un enemigo vivo y traerlos de regreso a la conocida capital azteca, Tenochtitlan.

Ya que era una labor tan hábil, se transformó en una manera de medir la aptitud de un hombre como guerrero. De esta manera fue como ascendió en las filas. Por poner un ejemplo, a fin de que un azteca se transforme en un jaguar o un águila, precisaba atrapar a 4 contrincantes.

Entonces, ¿por qué razón capturarían a sus contrincantes en vez de matarlos? Bueno, eso fue por …

9. Practicaron el sacrificio humano con sus cautivos

Los aztecas tenían fuertes opiniones religiosas. Tenían cientos, si no una cantidad enorme de dioses, y los dioses eran causantes de todo. Fueron la razón por la cual salió el sol y la razón por la cual la lluvia cayó del cielo. Los aztecas asimismo creían que los dioses debían alimentarse con sangre. Una manera en que nutrieron a los dioses fue a través de el derramamiento de sangre, que implicaba a un sujeto cortándose a sí mismo. Se suponía que la gente mucho más altas en la sociedad diesen la mayor proporción de sangre. Otra forma en que los aztecas nutrían a sus dioses era matando a los guerreros contrincantes. De ahí que es tan esencial atrapar a los contrincantes vivos. Eran precisos para los sacrificios a los dioses.

La práctica de apresar y atrapar soldados contrincantes se llamó la horriblemente falsa Guerra de las Flores, o las Guerras Floridas. Fue un decreto de guerra incesante, por el hecho de que siempre y en todo momento se precisaban sacrificios. La Guerra de las Flores se libró en otras ciudades-estado de Mesoamérica, pero los aztecas se centraron en buena medida en asaltar la próxima localidad de Tlaxcala.

En lo que se refiere a los rituales, la mayor parte de los sacrificios eran iguales. Una cosa que sí varió fue la proporción de personas sacrificadas en una liturgia. Podría cambiar de uno a miles. Los sacrificios se llevaron a la cima de una pirámide y se pusieron boca arriba en un altar. El sacerdote hacía una incisión bajo las costillas y después metía la mano en la herida, metía la mano en la cavidad torácica, hallaba el corazón y lo arrancaba mientras que se encontraba prosigue latiendo.

A propósito, la víctima probablemente habría sentido todo lo mencionado. En el momento en que le salió el corazón, lo lanzaron al fuego. El cuerpo fue empujado por los peldaños de la pirámide. Si la persona que fue sacrificada era noble o tenía alguna relevancia, de forma frecuente era abatida.

8. El inquietante Macuahuitl

Resultado de imagen para Macuahuitl

El arma mucho más asoladora usada por los guerreros aztecas fue el Macuahuitl, que significa “bosque hambriento”. Más allá de que los aztecas fueron avanzados de muchas formas, una tecnología que no desarrollaron fue la forja, con lo que no tenían armas de metal. En cambio, el Macuahuitl era una paleta de madera plana con piedras volcánicas afiladas llamadas Obsidiana engastado en su costado.

Supuestamente, el arma era suficientemente vigorosa para decapitar a un humano. Según un informe de los españoles invasores, un guerrero azteca aun usó un Macuahuitl para decapitar un caballo de un solo golpe. La narración acerca de la decapitación del caballo fue probada en el software de televisión The Deadliest Warrior. Con ciertos golpes, el sustituto del guerrero azteca ha podido recortar el cuello de un caballo hecho de gel balístico.

7. Su versión del mucho más allí era … diferente

ipe Totec

El alén de la mayor parte de las religiones por norma general recompensa a la gente por de qué manera vivieron. Era un tanto diferente en la religión azteca, pues la manera en que alguien moría era el aspecto definitivo sobre a qué otra vida iban. Hubo 4 vidas siguientes distintas. El alén del guerrero mostraba precisamente cuánto amaban los aztecas la guerra, por el hecho de que si alguien moría en la guerra o era sacrificado, sus ánimas irían a un mucho más allí que implicaba aún mucho más guerra. En esa otra vida, que se encontraba en el oeste, asistirían al dios Huitzilopochtli a combatir contra la obscuridad para cerciorarse de que saliese el sol. Se han quedado en esta otra vida a lo largo de 4 años antes de regresar a la Tierra como un colibrí o alguna otra ave exótica.

En lo que se refiere a las otras vidas siguientes, la del este era para mujeres que fallecieron a lo largo del parto. Fueron tratados de forma afín a los caídos soldados y sacrificiosy asistieron a elaborar el sol para su viaje al inframundo. En el sur había una vida futura para la gente que fallecieron pues estaban golpeado por un rayo, se ahogó o murió de lepra u otra patología. En esa otra vida, había mucha comida.

Por último, se encontraba la otra vida en el norte llamada Mictlan. Fue para personas que fallecieron muertes ordinarias, como de vejez. En esa otra vida, las ánimas tenían 4 años para pasar ocho escenarios de retos, que incluían escalar una montaña de obsidiana y atravesar un área llena de bestias que comen corazones humanos. El noveno nivel fue donde su alma por último halló reposo.

6. Todos y cada uno de los hombres fueron entrenados para la guerra

Resultado de imagen para guerrero azteca

Los aztecas no tenían un ejército oficial persistente. En cambio, todos y cada uno de los hombres de la civilización fueron entrenados para la guerra. Pero su entrenamiento empezaría bastante tarde, en comparación con muchas otras etnias guerreras. Los pequeños aztecas vivirían con sus familias a lo largo de la adolescencia, donde efectuarían trabajos manuales en la vivienda. Asimismo aprenderían capacidades fundamentales que los asistirían a transformarse en buenos soldados, como la caza. No obstante, los pequeños de noble cuna probablemente han comenzado su entrenamiento bastante antes en la vida, en ocasiones tan rápido como a los seis años.

En el momento en que los chicos cumplieron 13 años, fueron mandados a capacitación en la ciudad más importante, en un campo de entrenamiento llamado Calmecac. Allí se les enseñó a leer y redactar. Se les enseñó el calendario y estudiaron astronomía, entre otros muchos temas académicos. Asimismo aprendieron capacidades prácticas que viraban hacia las tareas cotidianas. En el momento en que tenían 15 años, los pequeños pasaron al entrenamiento de guerreros llamado Telpochocalli, donde guerreros veteranos les enseñaron a pelear y también infundieron valor en los jóvenes.

5. Escenarios de guerreros aztecas

Resultado de imagen para guerreros aztecas

El ejército azteca tenía tres escenarios distintas, y el primer nivel consistía en los jaguares y las águilas. No había mucha diferencia entre los 2 aparte de los vestuarios que empleaban. Los 2 rangos tampoco siempre y en todo momento estuvieron separados. Por servirnos de un ejemplo, hay registros de guerreros de prominente rango que se los conoce como Guerreros águila-jaguar.

Sobre los guerreros jaguar y águila había soldados que podían atrapar cinco o seis contrincantes, y la gente que alcanzaban ese rango se llamaban otomíes. En este nivel, los guerreros recibirían su escudo y Macuahuitl. Sobre eso se encontraba la fuerza de combate mucho más elitista del ejército azteca, los esquilados. Triunfaron ese nombre por el hecho de que se afeitaron la cabeza, pero sostuvieron una extendida trenza de pelo en el lado izquierdo de la cabeza y vestían un traje amarillo. Para transformarse en Shorn One, el guerrero debía atrapar cuando menos a 20 hombres. Los esquilados asimismo debieron llevar a cabo un voto, y eso fue lo que no se le deja ofrecer un paso atrás a lo largo de las peleas.

4. Emplearon la guerra sicológica

Resultado de imagen para jaguares aztecas

Más allá de que los jaguares aztecas y las águilas tenían permisos afines en el ejército azteca, se vestían totalmente diferente. Como probablemente consigas acertar, se vestían como sus homónimos. Las águilas estaban adornadas con plumas y llevaban cascos de madera que hacían que se ve que la cara del guerrero salía de la boca del águila. Los jaguares, por otra parte, vestían la piel de un jaguar, y su casco semeja un jaguar.

Se estima que el propósito de los uniformes era la guerra sicológica. Se suponía que los asaltos sorpresa de hombres-animales diligentes y de veloz movimiento atemorizaban a sus contrincantes. Aparte de sus vestuarios, asimismo golpearon los tambores y también hicieron bastante estruendos, añadiendo aún mucho más pandemonio al ataque. Esto haría que sus contrincantes entraran en pavor y probablemente se dispersaran, lo que los habría hecho mucho más simples de atrapar.

3. El Dios del Fuego y la Sabiduría, Huehueteotl

Resultado de imagen de Huehueteotl azteca

Los sacrificios humanos eran esenciales para los aztecas y la mayor parte de las ocasiones las víctimas eran sacrificadas de la forma citada en la entrada seis. No obstante, esa no fue la única liturgia de sacrificio que hicieron. Entre los sacrificios mucho más visibles fue el de Huehueteotl, el dios del fuego y la sabiduría.

Hubo 2 formas distintas en que se efectuó la liturgia y las dos fueron horripilantes. Según Gaceta Time, la primera forma es que las víctimas serían lanzadas a un pozo lleno de brasas, mientras que los curas vestidos de negro bailaban. Antes que la víctima muriera, fueron levantados con ganchos y puestos en el altar. Entonces su pecho lleno de ampollas fue abierto y el corazón fue removido.

En una variación de la liturgia, que ocurría cada 52 años, una vez que se extraía el corazón, el sacerdote procuraba prender un fuego en el pecho. Si el incendio tenía éxito, el imperio continuaría encendido a lo largo de los próximos 52 años. No obstante, si el fuego no empezaba, eso sería una señal de que un monstruo llamado Tzitzimime se aproximaba y emplearía la obscuridad para apresar y comerse a toda la raza humana.

2. Xipe Totec y rituales aún mucho más brutales

Resultado de imagen para Aztec Xipe Totec

El ritual mucho más perturbador por el que los guerreros aztecas recolectaban sacrificios era el tributo a Xipe Totec, o “Nuestro Señor el Despellejado. ” Ese fue el dios de la primavera y la agricultura, quien asistió a la transición de los pequeños a los hombres.

Xipe Totec se festejaba cada primavera en el tercer mes del año. Hubo tres horripilantes rituales que se hicieron en su honor. El primer ritual implicó la extracción del corazón como es costumbre, pero entonces la piel de la víctima fue desollada. La piel se encontraba teñida de amarillo y los curas empleaban la piel, a la que llamaron teocuitlaquemitl o en inglés “ropa dorada”, a lo largo de 20 días. Despojarse de la piel era un símbolo del cambio de la Tierra de invierno a primavera. La segunda forma en que se sacrificó a una víctima fue que la anudaron a un marco y le dispararon flechas, sangrando de manera lenta hasta fallecer mientras que los ayudantes cantaban himnos.

La tercera, y quizás la mucho más extraña forma de fallecer a lo largo de los rituales de Xipe Totec, se llamaba Sacrificio de luchadores. Fuera del templo destinado a Xipe Totec, un guerrero tomado podría ser atado a una enorme piedra y sería obligado a tomar Octli, que era una bebida alcohólica. Les brindaron armas primitivas y solamente protección. El guerrero entonces debió defenderse de 4 guerreros aztecas totalmente vestidos y poderosamente armados, 2 jaguares y 2 águilas.

Si los aztecas hirieron el sacrificio, lo llevaron al altar donde le sacaron el corazón y probablemente lo desollaron. No obstante, si el sacrificio se defendió de ámbas águilas y 2 jaguares, un guerrero zurdo se añadiría a la mezcla. La pelea proseguiría hasta el momento en que el guerrero resultara herido y después sería sacrificado.

1. La caída de los aztecas

Resultado de imagen para cortes

En la entrada nueve, comentamos que varios de los sacrificios procedían de la vecina localidad de Tlaxcala. Lo atrayente es que los aztecas eran una civilización impresionantemente vigorosa y podrían haberse apoderado de Tlaxcala muy de forma fácil, pero no lo hicieron. En cambio, usaron aproximadamente la localidad como un “granja”Por los sacrificios humanos. Por causas que habrían de ser obvias, a la multitud de Tlaxcala no le agradaba que la trataran así y esto al final resultó ser la ruina de los aztecas.

En el momento en que el conquistador español Hernán Cortés y 400 soldados marcharon hacia México, fueron llevados a la ciudad más importante azteca, donde en teoría Cortés fue bienvenido por el hecho de que tenía la piel clara como el dios Quetzalcóatl, quien fue presagiado que retornaría a la Tierra. Esto le dejó a Cortés arrimarse al líder azteca, Moctezuma II, y su círculo íntimo. Pese a estar de enorme manera superados en número, las armas de los españoles eran bastante mejores que las de los aztecas y de forma rápida han tomado como rehén al peldaño superior de la civilización azteca. Los nobles fueron ejecutados a lo largo de este tiempo, y de alguna forma asimismo murió Moctezuma.

Por último, los aztecas lograron despedir a los españoles de la ciudad más importante, pero no se quedarían lejos por bastante tiempo. Los españoles se unieron a los tlaxcaltecas y por 13 de agosto de 1521, los aztecas fueron derrotados. Se estima que prácticamente una cuarta parte de millón de aztecas fallecieron a lo largo de la conquista. Tras aniquilar al pueblo, Cortés logró terminar la localidad y edificó la Localidad de México en su rincón.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *