10 hechos increíbles sobre Alejandro Magno

Alejandro III de Macedonia, mucho más popular como Alejandro Magno, no recibió su alias sin fundamento. Conquistó el planeta popular en una temporada donde la mayor parte de la multitud termina de salir de cargos laborales de nivel de entrada. Aun una cantidad enorme de años tras su muerte, Alejandro nos prosigue maravillando. Y no es de extrañar, en el momento en que te adentras en lo increíble que fue su historia.

10. Clito el Negro le salvó la vida en el río Granicus …

Aseguran que ningún hombre es una isla, y Alejandro no fue la salvedad. Pese a sus pasmantes hazañas, tenía un ejército y varios aconsejes de seguridad a sus espaldas. Una figura que hace aparición frecuentemente en los cuentos de sus triunfos es un hombre popular como Clito el Negro.

Clito era un oficial del ejército macedonio y es de forma indirecta responsable de una gran parte del éxito de Alejandro pues, si no fuese por Clito, Alejandro habría fallecido en el año 334 a. C.

Fue en la guerra de Gránico en el momento en que Alejandro se encaró a unos cuantos guerreros persas llamados Spithridates y Rhoesaces. Mientras que la atención de Alexander se encontraba en este último, Spithrdates se encontraba a puntito de matarlo por detrás con un martillo. Mientras que alzaba el brazo, presumiblemente para machacar la cabeza de Alejandro, Clito el Negro se abalanzó y le cortó el brazo martillo. Salvó la vida de Alejandro y más tarde mató a Spithridates.

9. … y Alexander entonces lo asesinó con una jabalina

Uno pensaría que un amigo de seguridad que verdaderamente salva su historia en la guerra sería el género de persona con la que iría a los confines de la Tierra. Lamentablemente para Clito el Negro, su amistad con Alejandro duró poco. Seis años una vez que salvó la vida de Alejandro en la guerra de Gránico, Alejandro y sus hombres estaban festejando un banquete en Marcandas. Fue aquí donde Clito se opuso a una orden de Alejandro.

Diríase que Alejandro le se encontraba ordenando a Clito que comandara un ejército de mesnaderos y se dirigiera a Asia. Clito empezó a charlar abiertamente sobre de qué forma el padre de Alejandro era un rey mucho más grande que nuestro Alejandro. Todos han tomado unas copas, y Alexander precisamente no era un hombre que admitiera las críticas con sencillez.

La discusión se acentuó y Alejandro ordenó a Clito que saliese de la habitación. Los datos son un tanto vagos, pero se estima que Cleitus salía de la habitación, y después quizás no salió completamente o regresó para tener la última palabra. No funcionó en su favor en tanto que Alexander, cansado de oír al hombre, agarró una jabalina y la arrojó por medio de la habitación en él matándolo prácticamente instantáneamente.

8. Absolutamente nadie sabe de qué manera murió.

Alejandro Magno se considera entre las figuras históricas mucho más esenciales de siempre. La gaceta Time lo puso como número nueve en su lista de las figuras mucho más importantes de la historia. Para un hombre de esa suma importancia, que había conquistado enorme lugar de este mundo popular, que moriría y absolutamente nadie puede decirnos por qué razón es un tanto extraño.

Las especificaciones que contamos señalan que Alexander se enfermó en el momento en que tenía solo 32 años. Por 12 días supuestamente se encontraba en agonía, antes que la desaparición por último se lo llevara. Y después, si hay que opinar en los reportes, pasaron seis días antes que comenzara a descomponerse. Esa parte puede ser una exageración, pero jamás lo entenderemos con seguridad. No obstante, la creencia de que era mucho más que un hombre habitual se vió apoyada por este suceso aparente.

Lo que sea mató a Alexander fué objeto de enfrentamiento a lo largo de años, y probablemente va a ser irrealizable de transcribir. Se ha sugerido que todo, desde la malaria hasta la fiebre tifoidea, hasta el homicidio directo por la parte de un contrincante, puede haberlo matado.

Cuando menos una teoría recomienda que la razón por la cual Alexander no mostró signos de descomposición a lo largo de tanto tiempo fue que no se encontraba fallecido todavía. Ha podido estar tolerando del síndrome de Guillain-Barre.

7. Le enseñó Aristóteles

Aparte de su habilidad en la guerra, Alejandro tampoco se quedó atrás como intelectual. Tratándose de profesores históricos, probablemente no logre ser bastante superior que entre los primeros tutores de Alexander, el enorme pensador Aristóteles.

A lo largo de siete años, Aristóteles le enseñó a Alejandro hasta el momento en que el joven estuvo listo para subir a rey. Diríase que aun una vez que Aristóteles dejó el lado de Alejandro, los 2 se sostuvieron en contacto por medio de cartas, y la predominación de Aristóteles estuvo en una gran parte de la manera en que Alejandro dirigía sus negocios. Desde su estilo de enfrentamiento diplomático hasta visto que siempre y en todo momento se le podía localizar con un libro en la mano, todo se ha atribuido a las enseñanzas de Aristóteles.

6. Su caballo era tan popular como él.

La historia está infestada de compañeros conocidos, desde Batman y Robin hasta Don Quijote y Sancho Panza. La mayoria de las veces se podía conseguir a Alejandro el Grande con un compañero en sus triunfos, pero no era un individuo. Era su seguridad caballo Bucéfalo.

Según todos y cada uno de los reportes, Alexander amaba a ese caballo mucho más de lo que la mayor parte de la multitud amará a cualquier amigo o cónyuge que tengan. Un semental de Tesalia en Grecia, se afirmaba que Bucéfalo era completamente colosal en el momento en que Alejandro lo descubrió por vez primera. En verdad, el nombre Bucéfalo significa ‘cabeza de buey’ como una referencia al tamaño de este caballo.

En el momento en que tenía 12 años, Alejandro vio el caballo y lo deseó inmediatamente. Su padre no deseó abonar la escandalosa suma que le solicitaba el criador por el hecho de que el caballo parecía salvaje y se creía que era indomable. Alexander apostó con su padre a que él mismo pagaría el caballo si no podía domesticarlo, pero si podía, su padre lo pagaría. Como es natural, Alejandro ganó esa apuesta y el semental se transformó en su compañero hasta el año 326 a.C., en el momento en que cayó en la Guerra de Hydaspes a los prácticamente 30 años de edad.

5. Olía realmente bien

Para un hombre que tenía popularidad de ser un estratega magistral, un fiestero sin precedentes, un intelectual y un apasionado de la igualdad de ocasiones, de todas y cada una de las cosas entrometidas que se escribieron sobre Alejandro Magno, escasas son tan poco comunes como las historias de su higiene.

En los tiempos modernos, puede ver que hay escritores halagadores que elogiarán floridos a las celebridades y los políticos en un esfuerzo por ganarse el favor, y es realmente posible que esto fuera solo una manera curiosa de esos hábitos del siglo III a.C. Cualquier persona que sea la situacion, no obstante, la multitud escribiría que Alejandro Magno termina de olía fantástico.

Plutarco escribió sobre Alejandro que “un fragancia muy divertido espiraba de su piel y que había una fragancia en su boca y en su carne”. En el siglo XVI, Michel de Montaigne escribió que Alejandro tenía un fragancia despacio … sea lo que sea eso signifique.

Los dos cuentos se escribieron años tras la desaparición de Alejandro, y no hay cuentos contemporáneos de los exquisitos fragancias de Alejandro. Podría ser solo una parte de la historia de historia legendaria que medró tras el hecho, pero aún se remonta por lo menos hasta Plutarco, lo que le da unos cuantos una cantidad enorme de años de historia.

4. Logró una rivalidad de bebida y todos fallecieron.

La historia estuvo llena de bebedores épicos y asimismo de fallos épicos ocasionados ​​por bebedores épicos. Alejandro el Grande era popular por tomar bastante alcohol más de una vez, pero quizás su peor fallo al tomar fue uno que acabó en una muerte extendida.

En Macedonia, no tomaban su vino del mismo modo que lo hacían en Grecia. Al tiempo que los helenos diluían su vino con agua, pues se consideraba algo culto, los macedonios sencillamente tiraban del odre y lo tomaban sin diluir.

En el año 324, Alejandro se enteró de que uno de sus consejeros llamado Calanus se encontraba enfermo y aguardaba fallecer próximamente. En su honor, Alejandro decidió festejar una enorme celebración completa con una certamen de tomar. Entonces, 41 hombres ingresaron a la rivalidad, y el premio era un talento de oro, que en términos modernos es 57 libras, o cerca de $ 1.4 millones. Nada mal para tomar vino. O cuando menos, eso es probablemente lo que todos pensaban.

Los participantes continuaron a tomar vino sin diluir al estilo macedonio. No familiarizados al alcohol, en especial a esa cantidad, varios de ellos se enfermaron con bastante velocidad. El ganador fue entre los soldados de Alejandro, que logró tomar 4 galones. En conjunto, 35 de los participantes fallecieron instantaneamente, al tiempo que tomó unos días matar al resto de ellos … incluyendo el ganador.

3. Era popular por meditar fuera de la caja.

Entre los cuentos mucho más conocidos de Alejandro Magno es su superación del nudo gordiano. El nudo gordiano es un término que todavía existe el día de hoy para detallar un puzzles que es tan complejo que es realmente difícil de desembrollar.

Cuenta la historia de historia legendaria que el nombre del nudo procede de Gordium, en lo que el día de hoy es Turquía. Había un nudo así atado con una cuerda, atado a un carro a la entrada de la región. Había estado allí a lo largo de años y absolutamente nadie había podido desatarlo. La historia de historia legendaria afirmaba que si algún hombre en algún momento averiguaba de qué forma desentrañarlo, se transformaría en el gobernante de toda Asia. Considérelo como una versión un tanto menos habitual de The Espada en la piedra.

Al llegar a Gordium, Alexander vio el nudo y lo procuró. Ningún poder mágico intervino para dejarle desatar este nudo, que había sido apretado tan fuerte que absolutamente nadie podía aguardar deshacerlo. Alexander falló como todos los otros. Quizás probando de qué manera fue que tuvo tanto éxito en sus campañas, no permitió que un intento fallido lo detuviese. En cambio, sacó su espada y corta el nudo en 2, resolviendo el inconveniente y exponiendo que hay mucho más de una manera de lograr sus propósitos.

2. Fue preservado en miel

Los rituales funerarios modernos son bastante limitados. Puede lograr que sus conocidos cercanos sean sepultados, calcinados y, si verdaderamente se siente exótico, hay formas en las que puede fundirse y licuar un cuerpo. Las cosas eran un tanto distintas anteriormente. Por servirnos de un ejemplo, Alejandro Magno acabó preservado en miel.

Si bien fue sepultado en un sarcófago, fue lleno de miel como procedimiento para proteger su cuerpo tras la desaparición. La miel tiene características contra las bacterias de contenido elevado de ácido, lo que se estima que la transforma en un medio aceptable para la conservación y momificación. Por supuesto, no muchas personas inspecciona eso, pero era una creencia común en ese instante.

Raramente, los arqueólogos descubrieron cuerpos que fueron sometidos a esta práctica anteriormente y, si bien falta la miel, hubo bastante polen y patas de abeja adheridas a ellos.

1. Creó cerca de 20 ciudades

En el momento en que no se encontraba ocupado tomando o asesinando a amigos próximos, Alejandro el Grande se encontraba ocupado conquistando. A lo largo y ancho se apoderó de ciudades y las logró suyas. Para bien o para mal, sentó las bases de lo que era fundamentalmente un novedoso universo, y lo que nos dio el planeta que poseemos el día de hoy. El resultado de lo que fue docenas y docenas de ciudades nombrado en su honor.

Antes de fallecer, Alejandro había fundado no menos de 20 ciudades, y desde ese momento muchas otras llevan su nombre. La localidad mucho más destacable que estableció fue Alejandría en Egipto. Otros tienen dentro múltiples ciudades en Afganistán, Pakistán, Líbano, Irak, Turquía y mucho más. Aun hay una localidad en Pakistán que transporta el nombre de su caballo, Bucéfalo.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *