10 hechos inquietantes sobre las secuelas del desastre nuclear de Fukushima

Todos entendemos sobre el desastre de Fukushima que ocurrió en 2011, pero bastante gente el día de hoy lo han olvidado y no lo piensan considerablemente más que una nota caminando de página ahora mismo, solo otro Chernobyl o Three Mile Island. Lamentablemente, este criterio desmiente la realidad real, especialmente en el momento en que se habla del agua en torno a la planta, que es todavía enormemente radiactivo. Los científicos nipones solamente están empezando a entender la auténtica escala del inconveniente, y ​​están lejísimos de tomar medidas para resolverlo. La situación de Fukushima podría ser bastante peor que la de Chernobyl, y tienen la posibilidad de pasar décadas antes que tengamos la posibilidad decir realmente que la situación por el momento no está en un punto de riesgo.

10. Varias personas están persuadidas de que todo fue provocado por Israel

No sería un desastre sin un absurdo teorético de la conspiración gastando cientos de expresiones diciendo algo que no posee ningún sentido, pero que suena verdaderamente excelente y horrible para todos los otros desquiciados. Un hombre llamado Jim Stone, cuyas credenciales no se tienen la posibilidad de contrastar, pero asegura ser un exfuncionario de seguridad nacional y afirma haber trabajado previamente en ingeniería, piensa que encontró la realidad detrás Fukushima. Según Stone, los nipones trabajaban en uranio enriquecido para contribuir a Van a ir, el peor enemigo de Israel, a comprar armas nucleares con las que destruirlos.

Esto, naturalmente, no podía aguantar al pueblo judío, con lo que primero pusieron bombas en las instalaciones y después asimismo las pusieron en el fondo del océano. Tras este listo truco, aguardaron un terremoto y después lo utilizaron como cobertura para detonar sus bombas y ocasionar un sunami masivo. Asimismo detonaron ciertas bombas en Fukushima por si las moscas. Evidentemente, hay múltiples causas por las que esta teoría no marcha. La primera razón es que se probó que el sunami fue un acontecimiento totalmente natural, pero tampoco tiene sentido sugerir que podrían hostigar las instalaciones sin que el sabotaje sea evidente y sin que los nipones hagan un enorme escándalo con la red social en todo el mundo. Lo cierto es que es bastante lógico que todo sucedió de manera natural, a la multitud sencillamente le agrada opinar lo opuesto pues da temor comprender cuánto está fuera de nuestro control gracias a la naturaleza.

9. TEPCO y el gobierno japonés se coludieron para parar la utilización de la palabra Meltdown

Los nipones son una cultura famosa por preocuparse por salvando la cara, y a lo largo de las consecuencias del Fukushima desastre, precisamente probaron que de manera frecuente era más esencial para ellos que la seguridad de la gente. A lo largo de los primeros meses, la compañía de servicios públicos, tal como el gobierno, no afirmaron que se había desmoronado y evitó esmeradamente la palabra. En el momento en que después brotaron pruebas de colusión al mucho más prominente nivel, las dos entidades hicieron todo lo que es posible para asegurar que no era cierto, pero el daño a su reputación ahora se encontraba hecho.

El inconveniente general de todos modos no es ver una optimización esencial, y si bien ciertas áreas tienen la posibilidad de tener menos radiación, eso no quiere decir que debamos bajar la guarda. El gobierno todavía procura reducir la radiación que todavía está de hecho y semeja entusiasmado en mandar gente de regreso al área, más allá de que la situación próxima aún no está ni cerca de estar bajo control, y es posible que no lo esté más adelante previsible. El gobierno desea que todos en el planeta crean que todo está bien y contenido, pero es prácticamente seguramente la situación no está bajo control y mandar gente de regreso a Fukushima ahora mismo es prematuro.

8. Los robots poco a poco más complejos solamente consiguen adelantos incrementales

El país nipón es muy conocido por su capacidad para crear robots, pero recientemente se han enfrentado a considerablemente más retos en ese sentido que jamás. Se les ha encomendado la labor de hacer robots que logren atravesar las ruinas de las instalaciones derretidas y ver las barras de comburente, de esta manera como todos daño provocado. Tras múltiples años y varios robots perdidos por el increíble daño de la radiación, eso podría matar a un humano en un minuto, al final consiguieron crear uno que podría llegar suficientemente lejos para ver las barras de comburente.

No obstante, el inconveniente es que o sea solo el comienzo. Aun si consiguen empezar a realizar robots fiables para tener una mejor visión del inconveniente, eso quiere decir que todavía deben arreglar el inconveniente por sí solos. Si hacer robots que tengan la posibilidad de proseguir andando el suficiente tiempo solo para conseguir fotografías tomó seis años, posiblemente estemos aguardando bastante tiempo antes que logren hacer robots que funcionen suficientemente bien para empezar a adecentar el desastre. El país nipón puede estimar invertir aún mucho más en investigación robótica, pues este inconveniente no desaparecerá por sí mismo, y su tecnología de hoy precisamente no es bastante.

7. Los especialistas estiman que la limpieza podría llevar 4 décadas

A bastante gente les ha preocupado que la limpieza logre llevar varios años, pero los especialistas han advertido que podría ser aun peor de lo que la mayor parte de nosotros imaginamos. La estimación de hoy es que podría tomar en torno a 4 décadas, y eso es si no observamos novedosas adversidades y los sacrificios de limpieza prosiguen adecuadamente en todo momento. Esto crea un enorme inconveniente para El país nipón, por el hecho de que piensa una carga en un largo plazo para su economía que no les da nada a cambio, crea un sentimiento incesante de desconfianza y hace difícil que la multitud considere mucho más energía nuclear.

El gobierno ahora quiere empezar a mandar personas de regreso, pero con los sacrificios de restauración que se estima que tomen décadas, asimismo existe el fantasma de algún género de revés que genere mucho más evacuaciones más adelante. Sin emabargo, El país nipón es una isla pequeña con una enorme población y desean poder regresar a emplear ese espacio para la gente a la mayor brevedad. Esos que viven en otros países empiezan a preocuparse en el momento en que escuchan sobre el calendario, puesto que cualquier desastre nuclear que no esté totalmente contenido puede mandar lluvia radiactiva al mundo entero.

6. Un par de años tras el desastre, el agua contaminada llegó a las costas de América del Norte

Poco tras Fukushima, un gráfico empezó a circular aseverando que una nube de radiación del desastre se se encontraba propagando por todo el planeta y próximamente llegaría a América del Norte, donde prácticamente lo contaminaría todo. En este momento, se probó que no había una nube gigantesca ni una ola de radiación, y que tal lluvia radiactiva no se movería tan veloz de todas maneras. No obstante, tanto un conjunto de estudiosos como un conjunto de ciudadanos privados que deseaban seguir la radiación pasaron un par de años recogiendo muestras de agua y probando todo el tiempo la radiación.

Sus datos hallaron que de todos modos tomó un par de años a fin de que cualquier radiación de Fukushima va a llegar hasta las costas de América del Norte. Más allá de que ciertos tienen la posibilidad de estimar esto como una razón para estar con seriedad sobresaltados, la cantidad diluida, si bien destacable, asimismo fue muy abajo lo que los científicos piensan amenazante. En este momento, más allá de que no fue fundamento de alarma instantánea, sí exhibe que estos catastrofes tienen la posibilidad de tener efectos globales, y que si las aguas residuales nucleares de El país nipón llegaran al océano mucho más de forma rápida y sin régimen, quizás comenzaríamos a conocer una mayor efecto demostrable, o aun un inconveniente real.

5. El país nipón gastó una cuarta parte de billón en un muro de hielo que no marcha

El país nipón tiene un inconveniente con el agua subterránea cerca de los reactores nucleares dañados: entra y después se bombea hacia los sótanos, y en este momento está contaminada y debe guardarse y tratarse apropiadamente hasta el momento en que logre ser liberada en algún instante más adelante lejano. Hasta la actualidad, cientos de tanques de agua contaminada cubren el área mientras que El país nipón procura supervisar el inconveniente. Como un plan ido, último recurso, al estilo de un supervillano para lidiar con el inconveniente, TEPCO decidió utilizar energía eléctrica para congelar el suelo en torno a los reactores hasta 100 pies hacia abajo, creando una pared de hielo para denegar el agua subterránea.

Lamentablemente, no está andando tan bien como aguardaban, pese a los 250 millones de dólares estadounidenses gastados en llevarlo a cabo. El mayor inconveniente es que el agua sencillamente halla una forma de pasar, y 100 pies, o quizás aun 1,000, tienen la posibilidad de no ser suficientes. A los críticos asimismo les preocupa que, ya que la pared de hielo necesita un sinnúmero de tecnología muy vulnerable, podría derrumbarse de forma fácil en un desastre natural, y después toda la situación podría regresar a descontrolarse de manera rápida.

4. Los cerdos salvajes y el bosque están reanudando Fukushima, en tanto que los habitantes vuelven prematuramente

https://www.youtube.com/watch?v=1FpnZ3ggUq8

Fukushima fue dejada por sus ciudadanos después de la evacuación obligatoria, después de que el desastre provocara escenarios de radiación bastante altos a fin de que los ciudadanos tengan la posibilidad de proseguir viviendo con seguridad en la región. La multitud, verdaderamente, dejó atrás sus hogares y una gran parte de sus muebles y vidas, y aguardaba que cualquier día podrían regresar y proseguir como antes. No obstante, además de las intranquilidades de la radiación persistente, si deciden regresar, es posible que estén con bastante trabajo por realizar.

El bosque está empezando a recobrar la tierra, y tras solo unos años, muchas viviendas aun tienen árboles u otra vegetación que medra dentro y mediante ellas. Asimismo han sufrido toda clase de daños por el tiempo y por animales que han usado sus hogares como cobijos de los elementos. Para realizar las cosas mucho más locas para los ciudadanos, la localidad es invadida por cerdos salvajes, que se comportan de forma muy distinta a los cerdos salvajes. Los cerdos salvajes en El país nipón por lo general son mucho más tímidos con los humanos y se adhieren mucho más a las montañas. Es discutible si es la radiación o no, pero estos cerdos salvajes no semejan tener miedo la presencia humana y asimismo semejan actuar de forma mucho más combativa.

3. Mucho más personas fallecieron por el desarrollo de evacuación que por el desastre de manera directa

La mayor parte de la multitud considera que el desastre en sí es la parte mucho más mortal de toda la debacle tratándose de vidas humanas: las imágenes y las imágenes de las novedades fueron asoladoras y solo podíamos imaginar qué género de horror pasaban la gente mucho más próximas al sunami. No obstante, no tenemos ganas restar relevancia al daño provocado por el sunami en sí; se cobró prácticamente 1.600 vidas. No obstante, las consecuencias del desastre provocaron graves daños a las plantas de energía nuclear de TEPCO y, en escaso tiempo, a la población de Fukushima debieron evacuar y, como terminamos de contemplar, dejar sus vidas atrás.

Precisamente 300.000 personas debieron dejar la localidad y conseguir un nuevo rincón para vivir (por lo menos hasta el momento en que se solucionara completamente el desastre). El agobio de la mudanza obligada, la carencia de centros de salud para muchos, la carencia de comida para otros y, en ciertos casos, el suicidio, hicieron un elevado número de fallecidos. Más allá de que no fue considerablemente más prominente, una encuesta informal halló que un tanto mucho más de 1,600 personas habían fallecido gracias a la evacuación en sí, y no debido al desastre inicial. Lamentablemente, esto exhibe que una planificación del gobierno deficiente en ocasiones puede ser aun mucho más perjudicial que un sunami que golpea una localidad ribereña.

2. El país nipón ha considerado sencillamente arrojar un millón de toneladas de agua radiactiva al océano

Como comentamos previamente, El país nipón tiene un pequeño inconveniente tratándose de aguas subterráneas contaminadas. Piensan que están procesando la mayor parte de los elementos radiactivos, pero el tritio continúa y todavía van a pasar ciertos años antes que alcance su historia media. Hasta entonces, tienen en torno a millones de toneladas de las cosas por ahí, y no tienen idea qué llevar a cabo con ellas. Varias personas aun han sugerido sencillamente lanzarlo al océano. No obstante, los críticos tanto dentro como fuera de El país nipón suponen que es un concepto absurda.

Sencillamente no entendemos cuáles podrían ser los efectos de verter tanta agua radiactiva en el océano, y no deberíamos empezar a efectuar pruebas a esta escala en este momento. Esos que lo pidieron han sugerido que deberían llevarlo a cabo en el caso de que sucediera algo que hiciese explotar los tanques de agua, como otro desastre natural, pero eso aún sería mucho más contenido que sencillamente ser lanzado al océano, liberando un millón. toneladas de agua mezclada con tritio en el océano es precisamente lo opuesto de la contención responsable. Por el momento, El país nipón ha suspendido ese plan, probablemente por el hecho de que la liberación de tantas aguas residuales nucleares al unísono podría aun considerarse una violación de los tratados de todo el mundo o aun un acto de guerra. Indudablemente, sería un intoxicación sin precedentes y completamente intencionado de nuestros océanos.

1. El terremoto que provocó el sunami fue el cuarto mucho más grande nunca registrado

En el momento en que ocurrió el desastre de Fukushima, bastante gente sintieron que El país nipón había sido totalmente poco responsable al tener sus instalaciones en lo que varios consideraron una situación vulnerable primeramente. La visión de la mayor parte de la multitud es que El país nipón debería haber visto venir esto (de alguna manera) y estar mejor dispuesto para lo que parecía una inevitabilidad. Tras todo, este es un país que está muy familiarizado con los terremotos y sunamis. No obstante, su familiaridad puede no ser bastante en un caso así, pues el terremoto y el sunami subsiguiente no tenían precedentes en su crónica.

El país nipón tuvo, en la historia registrada, cerca de 200 terremotos que alcanzaron una intensidad mayor a 7.0, con lo que están familiarizados a amontonar una escala bastante fuerte para este género de eventualidad. Lamentablemente, el terremoto que creó el horrible sunami fue de 9.0. Eso lo transforma en el terremoto mucho más fuerte que El país nipón haya experimentado y el cuarto terremoto mucho más fuerte en la historia registrada. Esto no quiere decir que los nipones fuesen totalmente causantes, pero da una alguna explicación de por qué razón una cultura que es famosa por lidiar con terremotos y sunamis fue tomada tan desprevenida por uno.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *