10 hechos que no sabías sobre el orgasmo

Los clímax son un secreto incalculable. En ninguna parte este suceso es mucho más visible que en el momento en que empiezas a buscar su definición y te percatas de que hay prácticamente 30 formas distintas de detallar sus características físicas y sentimentales. seguramente ahora sepa que los clímax causan contracciones musculares, incrementan la continuidad cardiaca / presión arterial, están socios con un exitación profundo y tienen la posibilidad de ser expertos tanto por hombres como por mujeres. Pero, ¿cuáles son ciertas cosas que quizás no sepa?

10. ¿Tienes esperma?

En el momento en que el hombre tiene un orgasmo, eyacula secreciones de esperma que se levantan a 10 centímetros cúbicos (cc) por acercamiento. Se ha calculado que el hombre promedio va a tener clímax con bastante líquido a lo largo de su historia, para completar un cartón de leche de un galón, catorce ocasiones.

9. No solo para mujeres

Más allá de que es de conocimiento común que las mujeres tienen múltiples áreas del punto G, no muchas son siendo conscientes de que los hombres las tienen. Tres puntos para ser precisos. Está el frenillo (de forma directa bajo el apéndice masculino), el perineo (parche de piel entre los testículos y el ano) y la glándula prostática.

8. La tía Flo puede ser una visitante bienvenida

Para la mayor parte de los hombres, cualquier instante es buen instante para tener un orgasmo, pero para las mujeres, hay algunos instantes que son mejores que otros. Se encontró que el más destacable instante para ella (en lo que se refiere al exitación), es a lo largo de su “periodo”. Lamentablemente, o sea en el momento en que muchas mujeres (y ciertos hombres) se sienten incómodos con las relaciones íntimas. La razón por la cual los clímax son mejores a lo largo de este tiempo es el incremento de la circulación sanguínea cerca del área de la ingle.

7. La muchacha material se regresa ida

Resultado de imagen de marilyn monroe

Una de las considerables convulsiones del siglo XX fue que el símbolo sexual de nuestra nación, Marilyn Monroe, aseveró que jamás alcanzó el orgasmo con ninguno de sus conocidos amantes (John F. Kennedy, Frank Sinatra, Joe DiMaggio, etcétera.). No fue hasta antes de su muerte (a los 36 años) que le ha dicho a su psiquiatra, el Dr. Ralph Greenson, “Bendito sea, doctor, cada año que jamás había tenido uno. Qué años desperdiciados. ¿De qué manera puedo describirle a usted, un hombre, lo que se siente para una mujer? Piense en un interruptor de luz con control de reóstato. Conforme empieza a encenderlo, la lámpara empieza a relucir, entonces se regresa mucho más refulgente y mucho más refulgente y al final, en un destello cegador, se alumbra completamente. Es tan bueno… ”¡Sí, conocemos a Marilyn!

6. En sus fabricantes, prepárese, impregne

Resultado de imagen para la velocidad del esperma

La agilidad promedio de la eyaculación en el transcurso de un orgasmo masculino es de 28 mph, según el Centro Kinsey. Esto sobrepasa las velocidades máximas de los más destacados corredores de todo el mundo. O sea precisamente lo contrario al ritmo retardado y incesante del esperma, que solo es con la capacidad de viajar 1½ pulgadas cada 15 minutos de natación intensa. Se estima que la fuerza del orgasmo les da una virtud inicial, estimando que les quedan unas buenas 3 o 4 pulgadas antes de llegar a su destino final.

5. Uno por el que fallecer

Resultado de imagen de cadáver sonriente

Los clímax no son solo para los vivos. Si los nervios sagrados de la medula espinal se oxigenan y impulsan, entonces no existe ninguna razón por la que un individuo fallecida no logre lograr el clímax.

4. Sea ruidoso, sea orgulloso

Sólo algunas de las mujeres tienen la posibilidad de generar exactamente los mismos desenlaces de clímax en sus hombres. En verdad, son las mujeres mucho más “vocales” las que consiguen los desenlaces deseados de forma incesante. Los estudios detallan que los hombres tienen clímax el 59 por ciento del tiempo mientras que su pareja chilla de éxtasis, y solo el 2 por ciento del tiempo mientras que ella está quieta, contando las salpicaduras de oro en el techo.

3. Gracias, señor. Mi tengo otro?

Muchas mujeres tienen la capacidad de tener clímax múltiples. La mayor parte de los clímax femeninos registrados por los médicos, William Hartman y Marilyn Fithian, fueron 134 en solo una hora. Eso es un tanto mucho más de 2 clímax por minuto. Raramente, asimismo se ha visto que ciertas mujeres tienen la capacidad de tener clímax múltiples aun a lo largo de ocupaciones supuestamente mundanas como acariciarse la ceja, frotarse la rodilla, meditar (en un orgasmo) o cepillarse los dientes.

2. Selección natural

Resultado de imagen para el mono desnudo

El orgasmo es una función evolutiva de la naturaleza. En 1967, un hombre llamado Desmond Morris escribió un discutido libro llamado, El mono desvisto. El libro examinó el orgasmo femenino, insinuando que su propósito era no solo promover el interés en la actividad sexual, sino más bien fomentar el agotamiento para alentarla a mantenerse en la situación horizontal (eludiendo que los espermatozoides se filtrasen). Asimismo sugirió que la contrariedad de las mujeres para lograr el orgasmo con los hombres era, en verdad, una manera de selección natural. Solo los hombres mucho más pacientes, cariñosos y también imaginativos (considerados aspectos favoritos) tendrían las mejores opciones de ocasionar un orgasmo y, en consecuencia, de concebir exitosamente un hijo.

1. Jamás eres bastante joven

Resultado de imagen para bebe en el útero

Se ha visto masturbación en imágenes de ultrasonido prenatal, singularmente en hombres, donde su mano semeja estar cubierta en torno a su apéndice y moviéndose respectivamente hacia adelante y hacia atrás. No es extraño hallar pequeños pequeños comprometidos en distintas maneras de autoestimulación, lo que resulta en una suerte de orgasmo. Como es natural, o sea bastante antes que sus órganos sexuales sean capaces de marchar como mayores (dejar en libertad óvulos o semen). Sabiendo el enorme círculo de la vida, asimismo se estima que un orgasmo podría conseguirse tanto en la desaparición como en la vida, a través de la estimulación de determinados puntos de la columna vertebral. No obstante, esta teoría aún no se puso a prueba.

Por Eric J. Leech

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *