10 hechos que prueban que los virus son las formas de vida más extrañas

Pese a la escala global de la pandemia Covid-19, todavía hay varias cosas que no comprendemos sobre esto. No entendemos precisamente de qué manera se extiende, de dónde vino o qué va a suceder conforme prosiga mutando.

Lo más esencial es que no entendemos su biología ni sus orígenes precisos, si bien posiblemente no sea concreto de este virus. Los virus son, generalmente, una manera de vida increíblemente enigmática y peculiar que estuvimos intentando de estudiar en el transcurso de un tiempo, si bien con poco éxito. Estos datos enigmáticos, y en ocasiones espantosos, sobre los virus prueban que asimismo tienen la posibilidad de ser la manera de vida mucho más extraña que está en la Tierra, y por qué razón va a pasar un tiempo antes que tengamos la posibilidad solucionar todos y cada uno de los secretos que cubren al Covid-19.

10. Los virus tienen la posibilidad de habernos dado memoria

La memoria siempre y en todo momento fué entre los secretos mucho más perdurables de la neurociencia. Los procesos biológicos precisos que nos dejan guardar y recobrar un recuerdo aún no se entienden apropiadamente. No debería haber forma de que las proteínas en el cerebro retengan información durante más de unos pocos instantes, y bastante menos a lo largo de toda la vida.

Si hay que opinar en un nuevo ensayo, una infección viral vieja probablemente halla reprogramado la composición genética de uno de nuestros ancestros ​​para llevar a cabo exactamente eso. Se dieron cuenta que el enigmático gen neuronal responsable de nuestra memoria, Arc, marcha precisamente como ciertos virus, incluyendo el retrovirus del VIH. Ya que los virus, en contraste a otros microbios parásitos como las bacterias, tienden a reprogramar el ADN de su anfitrión, esto recomienda que una infección viral vieja puede habernos dado, aun sin percatarnos, la aptitud de conformar y recobrar recuerdos.

9. El virus del que no entendemos nada

Lo que provoca que los virus sean tan enigmáticos, y fatales, es que entendemos poquísimo sobre cuántos géneros de ellos hay. El nuevo coronavirus es solo entre las muchas cepas de coronavirus que están en la naturaleza, de la misma la gripe de españa fue una manera mutada del virus de la influenza regular.

Entonces, está el inconveniente de los virus que son tan extraños a la ciencia que bien tienen la posibilidad de ser especies totalmente novedosas, lo que enturbia aún mucho más su árbol genealógico. Llevar Yaravirus – nombrada en honor a una mitológica reina del agua brasileira – que fue descubierta últimamente en Brasil. Más allá de que entendemos que forma parte a la extensa categoría de virus amebianos, eso es todo cuanto entendemos sobre esto. Sus orígenes y genes son totalmente nuevos para nosotros y tienen la posibilidad de necesitar una clasificación totalmente novedosa para amoldarse a ellos.

8. Los virus no están técnicamente vivos

La mayor parte de la multitud piensa virus en exactamente la misma categoría que otros microbios como bacterias u hongos. No obstante, lea un tanto sobre ellos y se percatará de que los virus son quizás tan distintas de sus contrapartes microscópicas como de nosotros. En verdad, posiblemente no sean criaturas vivientes.

Los virus son de todos modos packs de material biológico que necesitan células vivas para marchar. Más allá de que tienen la posibilidad de mutar, extenderse y modificar de forma eficaz el accionar de sus anfitriones cuando pueden entrar a las células vivas, por sí solos, los virus no tienen la posibilidad de clasificarse técnicamente como ‘la vida’.

7. Sus orígenes evolutivos son un secreto

Los virus no son iguales a la mayor parte de las criaturas que conocemos, y llenan un espacio distinto aun entre la familia mucho más extensa de microbios. Aparte de ser pequeños, prácticamente no distribuyen semejanzas con otros microbios. No tienen las células vivas primordiales para la vida y solo tienen la posibilidad de extenderse inficionando a otros huéspedes y alterando su código genético. Asimismo mutan y evolucionan de una forma extraña, lo que nos hace preguntarnos si forman parte a este mundo.

Los científicos están en concordancia, puesto que jamás pudimos seguir de forma definitiva su orígenes evolutivos, así sea. Con lo que entendemos, los virus podrían ser una rama vieja de la vida que aún no hemos trazado absolutamente, un tipo reaccionario de parásito que evolucionó por vez primera adjuntado con criaturas complicadas, o aun un arma alienígena mandada para terminar gradualmente con la raza humana por medio de plagas y pandemias.

6. Todo sobre el ébola

El nuevo coronavirus puede parecer el virus mucho más enigmático que hemos encontrado, si bien si lo equiparamos con otros integrantes de su familia, de todos modos entendemos bastante sobre él. Entendemos que por norma general inficiona a una pluralidad de animales y tiene la aptitud de saltar de una clase a otra para mutar. Aun nos hemos enfrentado a otras ediciones anteriormente (como los brotes de MERS y SARS), poniéndolo en la categoría de, por lo menos, virus ‘familiares’.

Si charlamos enserio virus enigmáticos de lo que no entendemos prácticamente nada, el ébola probablemente estaría en la parte de arriba de la lista. Además de los patrones mutantes que sencillamente no comprendemos, existe la enorme pregunta de dónde vive en el momento en que no está inficionando a un huésped humano. Más allá de que se sospecha que tienen la posibilidad de ser murceguillos frugívoros, en tanto que poseen material genético afín al ébola, jamás se han apartado indicios de ébola de ninguna clase de murceguillos frugívoros. Además de esto, el ébola no interfiere a ningún otro animal tanto como a nosotros, y no entendemos por qué razón. La mayor parte de los animales en los que lo hemos probado, como ratas y murceguillos, tienen la posibilidad de combatirlo con sencillez.

5. Un virus puede estar matando a todas y cada una de las estrellas de mar

Los entusiastas de las estrellas de mar y los biólogos se encontraron con un inconveniente especialmente alarmante en algún instante de 2013. Prácticamente todas las estrellas de mar en las aguas de América del Norte habían empezado de pronto a desarrollar gigantes lesiones, antes de disolverse enigmáticamente en una substancia viscosa en solo unas unas semanas.

Más allá de que absolutamente nadie ha podido comunicarlo en un inicio, ciertas indagaciones recientes proponen que un patología viral puede ser responsable de esto. Por suerte, las ciudades de estrellas de mar ahora se están recobrando del desastre, puesto que las generaciones recientes parecían haber creado de forma exitosa la inmunidad contra el virus.

4. Virus que tienen la posibilidad de inventar nuevos genes

Los virus colosales, como su nombre señala, son virus anormalmente enormes que aún no hemos comprendido completamente. Por una parte, tienen la capacidad de contener una cantidad considerablemente mayor de información biológica que los virus normales, aun si se comportan precisamente como ellos. No obstante, lo mucho más desconcertante es que todos y cada uno de los virus colosales poseen un código genético que no está que se encuentra en ninguno de sus antepasados evolutivos, ni en ningún otro organismo. Asimismo populares como ‘genes huérfanos’, semejan no tener ninguna razón evolutiva para estar allí.

Según una estudio realizado por estudiosos franceses, esos genes tienen la posibilidad de no ser ‘huérfanos’ en lo más mínimo, sino más bien generados por los propios virus colosales. Ellos halló que los virus colosales como los pandoravirus tienen la capacidad de hacer genes nuevos y al azar sobre la marcha, lo que enseña por qué razón cerca del 90% de su código genético es único de ellos. No obstante, todavía no conocemos las causas evolutivas tras el avance de esta aptitud, en tanto que otros virus semejan marchar bastante bien sin ella.

3. De qué manera interaccionan entre sí

A esta altura, no cabe duda de que entendemos poquísimo sobre los virus, singularmente en concepto de de qué manera interaccionan con sus anfitriones y de qué forma los cambian. Aún mucho más desconcertante, no obstante, es de qué manera se charlan entre ellos. Por todo cuanto entendemos, los virus no deberían tener ningún mecanismo para interaccionar responsablemente entre sí y solo deberían poder mutar en contestación a las acciones de sus anfitriones, puesto que no tienen la infraestructura biológica que se requiere para producir y transportar señales complicadas.

Como montaje investigar No obstante, está conociendo que los virus tienen la posibilidad de tener un papel considerablemente más activo en la progresión de un brote de lo que pensábamos previamente. Un estudioso descubrió, si bien sea de manera accidental, que los virus emiten con regularidad información escencial a sus hermanos por medio de proteínas, como cuándo mantenerse inactivos, cuántas células huésped no inficionadas quedan, cuándo agredir, etcétera.

2. Virus yacentes

Suponemos que los virus mucho más espantosos son los que se extienden bastante veloz o matan a sus víctimas de formas horripilantes, si bien no lo son. Esos causantes de todos modos marchan contra un virus que busca infectar a muchos hosts como resulte posible, en tanto que es bien difícil extenderse por todos lados si aniquila a su host con lesiones gigantes y perceptibles en cuestión de horas. Los virus verdaderamente espantosos, como el presente coronavirus Covid-19, son los que tienen la posibilidad de mantenerse inactivos a lo largo de años, probablemente aun siglos, mientras que se multiplican y también inficionan a mucho más huéspedes.

Eso tampoco es solo imaginación de una película de terror, como ahora entendemos de ciertos virus que tienen la posibilidad de mantenerse latentes en nosotros a lo largo de largos periodos de tiempo. Ciertos de ellos, como el herpes, tienen la posibilidad de aun reactivarse a través de un vuelo espacial, como se aprecia en mucho más de la mitad de todos y cada uno de los astronautas mandados a metas exclusivas.

1. Los virus hicieron el planeta moderno

Pese a ser elementos enanos y fundamentalmente no vivos, los virus tuvieron un enorme encontronazo en nuestra civilización. Cada pandemia viral, incluyendo la de hoy, ha causado cambios profundos y perdurables en la sociedad.

Toma el Muerte negra, como bien puede ser la pandemia mucho más grande de la narración de la raza humana. Terminó con una sección completa de la población mundial en unos pocos años y fue, naturalmente, entre los acontecimientos mucho más asoladores que hemos presenciado. Asimismo fue el comienzo de una exclusiva era de ilustración, singularmente en Europa, y dio paso de manera directa a todas y cada una de las revoluciones tecnológicas, morales y sociales de los siglos siguientes.

La epidemia de viruela – otro de los brotes virales mucho más asoladores de la historia – tuvo un encontronazo del mismo modo colosal, si bien en el otro lado de todo el mundo. Mucho más del 90% de la población nativa en las Américas fue eliminada por la viruela, el sarampión y otros virus contra los que no tenían inmunidad a objetivos del siglo XVI. Este cambio demográfico masivo en las Américas no solo provocó el objetivo de varios de los imperios mucho más enormes que el planeta haya visto. Asimismo, directa o de forma indirecta, sentó las bases para varios de los hechos mucho más esenciales de los siglos siguientes, como la colonización de españa de las Américas, las guerras napoleónicas y la capacitación estadounidense.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *