10 hechos sobre la rata topo desnuda: el mamífero más extraño de la naturaleza

Las ratas topo desvistes no son lunares, no son ratas, y cien pelos les impide estar absolutamente desnudos. Lo que les falta en fachada, lo compensan con creces con extrañeza. Los mamíferos del este de África solo medran en torno a tres pulgadas de largo y pasan prácticamente toda su historia bajo tierra, pero tienen un sinnúmero de superpoderes que han fascinado y desconcertado a los científicos a lo largo de décadas.

Esta lista ahonda en el planeta extraño, en ocasiones violento, de la rata topo desviste.

10. No avejentan

Es una norma establecida de la naturaleza que los animales enormes tienden a vivir una vida extendida, al tiempo que sus primos mucho más pequeños se escabullen de sus espirales fatales bastante antes. Se conoce que ciertas especies de ballenas viven mucho más de cien años, pero tres o 4 años se considerarían una aceptable racha para un animal del tamaño de un ratón o una musaraña.

Las ratas topo desvistes, que inclinan la balanza a solamente 4 onzas, se oponen a esta inclinación de forma increíble. Prácticamente ningún otro mamífero de tamaño afín lo transforma en 2 dígitos, pero ratas topo desvistes se conoce que viven treinta años o mucho más.

Aún mucho más destacable que o sea que no semejan padecer los efectos debilitantes del envejecimiento del mismo modo que lo hacen otros animales. Más allá de que las ratas topo desvistes tienen la posibilidad de enfermarse y fallecer y lo hacen, semeja que no es mucho más posible que lo hagan a los treinta años que a los tres. Más allá de que es muy posible que permanezca un límite superior para la edad que probablemente tiene la posibilidad de tener una rata topo desviste, podría estar muy sobre todas las cosas lo que vimos en los animales hasta la actualidad.

9. Inmunidad al cáncer

En torno a 7,6 miles de individuos mueren de cáncer de año en año, lo que lo transforma en entre las primordiales razones de fallecimientos en el mundo entero. Prácticamente todos los animales son atacables a la patología, y muchas especies son aun mucho más susceptibles que los humanos. No obstante, las ratas topo desvistes semejan ser prácticamente completamente inmunes.

Los científicos hicieron todo lo que resulta posible para obligar a las ratas topo desvistes a contraer cáncer. Explosionarlos con radiación, ensuciar su piel con carcinógenos y también infectarlos con virus que ocasionan cáncer demostraron ser ineficaces. Las ratas topo desvistes prosiguen adelante con sus temas sin que se vean perjudicadas.

La causa de esto destacable resistencia se ha atribuido a escenarios superiores de una substancia famosa como hialuronano de prominente peso molecular (HMW HA) que está en los tejidos de los animales. Esta substancia azucarada le da a la piel de las ratas topo desvistes su cualidad enormemente flexible, lo que resulta realmente útil para apretar mediante túneles estrechos. Dado que asimismo brinde protección contra el cáncer semeja ser un feliz incidente evolutivo.

Se pensaba que las ratas topo desvistes eran totalmente inmunes, puesto que ni un solo animal, así sea en la naturaleza o en cautiverio, se había popular que contrajera la patología. La hallazgo reciente que 2 ratas topo desvistes de 2 colonias distintas hayan creado tumores revela que este no es la situacion. Aún no está claro qué distingue a estos animales particularmente del resto de su clase.

Más allá de que posiblemente las ratas topo desvistes no sean tan inmunes a los estragos del cáncer como se había soñado previamente, su resistencia aún no posee paralelo en el reino animal, por lo menos entre los mamíferos.

8. Son de sangre fría

Es de conocimiento común que todos y cada uno de los mamíferos son de sangre ardiente; tampoco es rigurosamente precisa. Los animales de sangre ardiente tienen la aptitud de sostener una temperatura corporal regular con independencia del ambiente de afuera. Hay muy escasas especies de mamíferos que no califican. Entre los ejemplos mucho más interesantes es el Ardilla de tierra ártica, cuya temperatura corporal desciende bajo el punto de congelación a lo largo de la hibernación. No es asombroso que las ratas topo desvistes sean otro de los pocos mamíferos que rompen con la regla.

En contraste a prácticamente todos los otros mamíferos, las ratas topo desvistes carecen de la aptitud de regular su temperatura corporal por sí mismas, lo que las transforma en ciertamente a sangre fría. Estas son buenas y malas novedades para los animales.

Las ratas topo desvistes no tienen la posibilidad de realizar en frente de enormes oscilaciones de temperatura. No obstante, en la práctica esto raras veces importa. Los túneles donde habitan sostienen una temperatura prácticamente incesante a lo largo de todo el año. Si los animales se enfrían bastante, se apiñan para calentarse; bastante calor y se retiran a las profundidades mucho más frías de sus túneles mucho más profundos. Hasta entonces, por el momento no tienen la necesidad de proveer la energía plus que un animal de sangre ardiente precisa para dar de comer su cuerpo. Como resultado, las ratas topo desvistes tienen la posibilidad de trabajar mucho más, mucho más duro y con mucha menos comida que la que otros mamíferos podrían conducir.

7. Inmunidad al mal

Con su destacable metabolismo, longevidad y resistencia al cáncer, los científicos estudian de cerca las ratas topo desvistes con la promesa de conocer los misterios de estos expepcionales mamíferos. No obstante, otra vía de investigación que podría generar gigantes provecho es la visible inmunidad de las ratas topo desvistes al mal físico.

en un Estudio de 2008, se aplicó ácido de forma directa sobre la piel de múltiples ratas topo desvistes. Algún otro mamífero padecería una agonía, pero los visibles roedores no parecían tener ningún problema. Las quemaduras, el ácido e inclusive los chiles mucho más picantes no semejan ocasionar ningún mal a los animales.

Raramente, las ratas topo desvistes semejan tener exactamente los mismos receptores del mal que otros mamíferos. Lo que les falta es el neurotransmisor eso dejaría que las señales fuesen captadas por sus cerebros. Esto los hace en buena medida inmunes a muchos géneros de mal físico. Hasta donde se conoce, son el único mamífero que tiene esta capacidad.

El mal físico es desapacible, pero de manera frecuente se lo considera una necesidad evolutiva. Es el mal lo que nos advierte en el momento en que nos encontramos infligiendo daño a nuestros cuerpos, y vamos a hacer todo lo que resulta posible para evitarlo. Los científicos tenían curiosidad por comprender por qué razón las ratas topo desvistes no precisaban este atractivo para eludir ocasiones peligrosas. Resultó que sí. Las ratas topo jóvenes semejan sentir mal del mismo modo que otros mamíferos. Solo en el momento en que se aproximan a la madurez, su inmunidad se activa.

6. Tienen la posibilidad de subsistir 18 minutos sin oxígeno

El humano promedio estaría en inconvenientes tras solo 4 o cinco minutos. sin oxigeno. Tras diez minutos, estarían en grave peligro de muerte o daño cerebral irreversible.

Para las ratas topo desvistes, la necesidad de oxígeno es sensiblemente menos urgente. El aire está conformado por cerca de un 20% de oxígeno, pero en los túneles atestados que estos animales llaman hogar, el suministro es considerablemente más corto. Cualquier cantidad inferior al 10% próximamente se volvería mortal para los humanos, pero las ratas topo desvistes tienen la posibilidad de subsistir con solo un 5%.

Aun en el momento en que se les priva completamente de oxígeno, las ratas topo desvistes tienen un truco de supervivencia destacable. Al ingresar en un estado catatónico, tienen la posibilidad de subsistir hasta dieciocho minutos, recuperándose completamente y sin efectos dañinos en el momento en que se reintroduce el oxígeno.

Las ratas topo desvistes han creado un medio muy excepcional para poder esta hazaña. El sistema frecuente apoyado en glucosa para otorgar energía necesita oxígeno, con lo que el ratas topo desvistes cambie a un sistema a partir de fructosa que no lo realiza. La utilización de fructosa para generar energía es un trámite estándar para las plantas. En el reino animal, y precisamente entre los mamíferos, es prácticamente absolutamente inaudito. Sin embargo, por este medio, la rata topo desviste puede ganarse algo de tiempo y sostener sus órganos vitales andando hasta el momento en que optimize la situación del oxígeno.

5. Solo la reina tiene la posibilidad de tener hijos

Ciertas especies de mamíferos viven vidas solitarias. Otros forman múltiples géneros de conjuntos sociales. Solo las ratas topo viven como en una sociedad que recuerda mucho más a los insectos.

Las colonias de ratas topo desvistes cambian en tamaño desde en torno a treinta hasta mucho más de trescientos individuos, y cada uno cumple una función concreta. Los trabajadores pasan la mayoría de sus vidas lúcidos cavando, recogiendo alimentos y cuidando a los jóvenes. Hasta entonces, los soldados tienen la labor de proteger su territorio, así sea de predadores o invasores de otra colonia.

Sobre todos ellos está el reina de la colonia, quien se distingue de sus sujetos por su mayor tamaño, coloración mucho más clara y naturaleza especialmente combativa. Mientras que la reina está viva y sana, segrega substancias químicas en la orina que previenen que cualquier otra hembra tenga crías. Prácticamente todos los machos son estériles, y solo 2 o tres favorecidos tienen la posibilidad de aparearse con su reina. Esta predisposición excepcional quiere decir que prácticamente todos los integrantes de la colonia están íntimamente relacionados, varios de ellos tan íntimamente que son prácticamente clones genéticos. La reina es mucho más que gobernante de la colonia; ella es su madre.

Es bastante común para los insectos. estructurar su sociedad así, pero es prácticamente único entre los mamíferos.

4. La caca juega un papel esencial en la sociedad de la rata topo desviste

Solo una colonia de ratas topo desvistes puede cubrir el territorio semejante a seis campos de fútbol. Aparte de múltiples km de túneles interconectados, los animales excavan enormes áreas sociales, despensas para guardar los tubérculos que conforman una gran parte de su dieta y baños compartidos.

Las ratas topo desvistes no lo hacen guardar su caca en un solo sitio para sostenerlo fuera del sendero, pero a fin de que logren situarlo de forma fácil y ponerlo en empleo. Cada animal va a visitar periódicamente la letrina con el propósito de revolcarse en el caos. Más allá de que este accionar sería de enorme preocupación en un humano, para una rata topo desviste es bastante habitual. Su mala vista les hace difícil identificarse visualmente, con lo que confían en su agudeza sentido del olfato. Con cada rata topo desviste distribuyendo el perfume único de la colonia, recogido mediante las letrinas, es simple distinguir entre amigos y contrincantes.

En el momento en que no se están cubriendo con excremento, estos roedores poco comunes se lo comen frecuentemente. Los tubérculos de los que dependen para alimentarse son bien difíciles de digerir, con lo que la caca de rata topo desviste aún tiene dentro altos escenarios de nutrientes. Al comer excrementos, consiguen 2 comidas por el valor de una.

3. De manera perfecta amoldado a su ambiente

En 1842, el naturalista y explorador alemán Eduard Ruppell se transformó en el primer científico occidental en documentar la presencia de la rata topo desviste. La extraña fachada del animal que halló le llevó a dudar que podría haber contraído alguna horrible patología. En verdad, era una rata topo desviste de manera perfecta habitual. Ruppell no sabía que su extraña fachada lo amoldaba con perfección a su ambiente.

La ratas topo desvistes ‘ Posiblemente la falta prácticamente total de pelo y la piel fláccida y arrugada no les gane ningún certamen de hermosura, pero su prácticamente desnudez provoca que sea mucho más simple sostenerse libre de parásitos. Asimismo les deja rodar en toda esa caca sin transformarse en una masa enredada de maldad cubierta por patologías.

Tienen la capacidad de girar 180 grados en los túneles mucho más estrechos; si son atacados y no hay tiempo para semejantes maniobras, tienen la capacidad de correr tan veloz en reversa como en avance.

Sus ojos redondos son prácticamente totalmente inútiles; en cambio, dan sentido a su ambiente mediante un agudo sentido del olfato, el oído y la información sensorial de sus enormes dientes incisivos que sobresalen. Estos dientes, que prosiguen medrando durante su historia, no solamente se usan para comer, sino más bien asimismo para cavar túneles y luchar. Aun se tienen la posibilidad de desplazar de manera sin dependencia entre sí, como unos cuantos palillos.

2. Las reinas se hacen, no nacen

En el planeta de las hormigas, las termitas y las abejas, algunas larvas se escogen para recibir cuidados y nutrición plus. El insecto que surge va a ser una reina desde el primer instante de la novedosa etapa de su período escencial. Para las tasas moleculares desvistes no existe tal derecho de nacimiento real. Todas y cada una de las hembras nacen con orígenes humildes, pero todas ellas tiene el potencial de transformarse en la única gobernante de toda la colonia.

Mientras que la reina está viva y sana, es la líder indiscutible de la colonia, pero si muere, exhibe debilidad o es eliminada, otras hembras procurarán reclamar el trono para sí mismas.

Esta es una apuesta dañina en una pelea de prominente peligro. En el momento en que la reina fue sacada de una colonia en Zoológico de Brookfield en Chicago, tres mujeres libraron una feroz guerra por la supremacía. El trío se produjo lesiones tan graves entre sí que ninguno subsistió.

En el momento en que tal apuesta de liderazgo tiene éxito, los escenarios hormonales de la novedosa reina aumentarán, lo que le dejará reproducirse y tener crías. De una forma aún mucho más destacable cambio fisiológico, el animal va a aumentar de tamaño. Sus vértebras aun se extenderán para dejarle llevar mucho más de forma fácil a sus crías.

Más allá de que ningún macho puede llegar a transformarse en gobernante de la colonia, los mucho más violentos y ambiciosos tienen el potencial de transformarse en entre los pocos favorecidos a los que se les deja aparearse con su reina. La movilidad popular ascendiente en la sociedad de la rata topo desviste es bien difícil y dañina tanto para hombres para mujeres, pero es alcanzable.

Hay mucho más de ochenta especies distintas de ratas topo, pero las ratas topo desvistes están mucho más íntimamente similares con los puercoespines, las chinchillas y los conejillos de indias. No obstante, quizás sea algo asombroso que hayan logrado subsistir y reproducirse.

Los científicos han examinado esperma de rata topo desviste y halló que era de una calidad extraordinariamente mala. Se genera en pequeñas proporciones, varios de los espermatozoides particulares se desfiguran y solo entre el uno y el 15 por ciento de los espermatozoides tienen la posibilidad de nadar. De estos espermatozoides activos, solo el uno por ciento son bañistas parcialmente fuertes. Aun entonces viajan a solo 35 micrómetros por segundo, lo que puede ser mucho más retardado que el esperma de cualquier otra clase de mamífero.

Pese a la pésima calidad de su esperma, que resultaría en infertilidad entre cualquier otra clase, las ratas topo desvistes no tienen contrariedad en generar crías sanas en proporciones substanciales. La reina va a pasar prácticamente toda su historia embarazada, generando camadas de hasta treinta perros chiquitos al unísono, y proseguirá siendo fértil aun en su vejez.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *