10 historias extremas de desafíos de peso y pérdida de peso

Varios de nosotros en Top Tenz nos hemos ocupado del inconveniente moderno del sobrepeso. Contamos las calorías por miles. Hemos permitido un desfile de dietas y limpiezas con solo unos pocos trucos para consolarnos. Más que nada, nos hemos transformado en aspersores de sudor en el gimnasio. Conque disponemos una visión de primera mano sobre cuánta tensión ejercita sobre un individuo cargar kilogramos de sobra, desde sus órganos vitales hasta sus rodillas. Entendemos cuánto alivio es perderlos asimismo … si bien sea resumidamente. Con suerte, jamás nos acercaremos a tener que entender de qué forma es estar en una cualquiera de las siguientes ocasiones.

10. La mayoría del peso perdido por un individuo viva

En 2010, Paul Mason, de 49 años, era blanco de mofas nacionales en el Reino Unido. Con 980 libras, era popular como el hombre mucho más pesado de la nación. En sus expresiones, era tan ancho como prominente, y naturalmente, postrado en la cama, ya que era tan dependiente a la comida que consumía con regularidad hasta 10 personas. Aseveró que en este punto de su historia, había cedido a su adicción (que Gaceta GQ dio a comprender que era por lo menos relativamente atribuible a algún trato poco saludable por la parte de su familia a lo largo de su crianza) que no sentía vergüenza ni conexión con ningún otro humano. Fue primordialmente el aburrimiento lo que lo forzó a admitir la oferta del Servicio Nacional de Salud de someterse a una cirugía bariátrica (de manera frecuente llamada “grapado del estómago”) como medida de ahorro de gastos.

La cirugía de alta presión empezó un cambio prácticamente prodigioso. Seis años después, había bajado a un peso de manera comparativa angosto de 280 libras, y si bien había debido someterse a cirugías auxiliares. docenas de libras Sin piel suelta, dado que pudiese charlar con un bastón tras años de inmovilidad era una joya. Presumiblemente, sería el modelo de la cirugía bariátrica si la operación no hubiese tenido precisamente un 50% de opciones de matarlo gracias a riesgos como los coágulos de sangre. No obstante, el de el fue, naturalmente, un caso radical, y sería mejor para la red social obesa si el estigma contra el trámite desaparezca.

9. La mujer mucho más pesada de todo el mundo

En 1993, Carol Yager, una habitante de Beecher, Michigan de 34 años de edad, fue llevada al hospital y pesaba mucho más de 1,200 libras, muy sobre el récord femenino previo. Su extrema adicción a la comida y su apatía general la habían dejado totalmente ligado de una trabajadora popular y de su hija Heather de 14 años. Habría ido al hospital antes para recibir régimen, pero en ese instante no tenía seguro médico y precisamente no podía posibilitarse la realización de lo que se consideraba una cirugía electiva. No fue hasta el momento en que contrajo celulitis y tuvo fiebre que tuvo una condición que sería cubierta por Medicare.

En el hospital, Yager estableció un segundo récord en el momento en que perdió 500 libras en tres meses, sin someterse a ninguna cirugía para eliminar el peso. Trágicamente, no fue bastante para encaminarla hacia una vida saludable. Murió en 1994 a la edad de 34 años de insuficiencia renal.

8. La mayoría del peso perdido en un solo día con un entrenamiento períodico regular

¿No suena la iniciativa de perder 25 libras en un día sin pasar por el quirófano como un sueño irrealizable? Bueno, no lo va a hacer tras percibir este procedimiento eficaz pero tortuoso (y arriesgado). En 2013 Ross Edgley se encontraba resuelto a realizar un punto sobre la ineficacia del peso como una métrica para la salud, con lo que decidió pasar un día exponiendo cuánto podía adelgazar sin realizar mucho más que un entrenamiento totalmente habitual.

Lo logró tomando solo agua que se encontraba llena de diuréticos, tomando un baño en agua llena de sal de Epsom, comiendo solo alimentos con poca agua y hidratos de carbono y vistiéndose en capas, incluyendo el plástico. Naturalmente, se sintió mortal y recobró los kilogramos perdidos de manera rápida en el momento en que se rehidrató, pero drenó su cuerpo de bastante agua para haber bajado 25 libras en el final del día.

7. La mayoría del peso que se le quita a un individuo en solo una operación

Su reacción inicial podría ser que una liposucción extrema suprimiría la mayor proporción de tejido sobrante de un humano. Pero las pautas quirúrgicas dictan que lo máximo que se puede liposuccionar de un tolerante en el transcurso de un trámite es cinco litros (precisamente 11 libras). Tras todo, la liposucción debe ver mucho más con la estatua cosmética que con una técnica de pérdida de peso.

No, lo mucho más distanciado de un individuo fue la extirpación de un tumor. Fue efectuado en 1991 por Katherine O’Hanlan. El peso de este desarrollo fue de 137 libras, lo que quiere decir que había sido mucho más de una tercer parte del peso total del tolerante. De todas y cada una de las cosas, había crecido en entre los ovarios de la tolerante. ¡Imagínese el alivio que debe existir sentido una vez que ella se recobró de que se lo sacaron!

6. Vídeo secuencial de pérdida de peso increíble

Indudablemente, existen algunos que sienten que es un signo de nuestra edad narcisista, pero puede ser muy divertido y alentador ver vídeos de avance de personas que se comprometen con los regímenes y el ejercicio. Entre los de sobra prominente perfil y mucho más increíble fue Hunter Hobbs, quien en 12 semanas de enero a abril de 2018, mediante una dieta de pollo, huevo y avena y ejercicio cardiovascular, perdió 42 libras mientras que conseguía una definición muscular bastante superior, algo que Ross Edgley precisamente jamás logró al deshidratarse.

Apareció en publicaciones como la gaceta People, Salud de los hombres, e inclusive en El software de el día de hoy. Si su reacción a eso es, “Bueno, ¡pienso que podría realizar eso!” ¡Entonces eso sería excelente! ¡Por favor, hazlo! Todos nos beneficiamos en el momento en que la gente se esmeran por ponerse en manera más óptima.

5. Mayor peso perdido para un papel cinematográfico

De todas y cada una de las formas en que los actores y actrices se entregan al “procedimiento de actuación” (o sea, alterando sus estilos de vida para reflejar mucho más de cerca los papeles que interpretan), la que mucho más llama la atención semeja ser si se comprometen a cambiar su peso por un papel. ¿Qué forma mucho más física y tangible de abordarlo podría haber, además de obtener un órgano esencial?

Christian Bale es un fiel especialmente popular en esto. Ganó una masa muscular importante para interpretar American Psycho y las películas de Dark Knight (Bale asegura que se puso 20 libras mucho más de masa muscular de la que Christopher Nolan deseaba para Batman Begins). Asimismo se encontraba presto a ganar peso para American Hustle y jugar Dick Cheney en la próxima película Vice. En el otro radical del fantasma, perdió 55 libras para interpretar al preso de guerra fallecido de apetito Dieter Dengler para Rescue Dawn. Pero aun eso se eclipsó completamente en el momento en que perdió 65 libras para interpretar al trabajador industrial insomne, peligrosamente angosto, Trevor Reznik en The Machinist. Solo comía una manzana y una lata de atún todos y cada uno de los días para esa parte, y es verdaderamente incómodo verlo en el momento en que se quita la camisa en esa película. Basta para hacerte preguntarte si verdaderamente se habla tanto del trabajo de accionar o sencillamente de un trastorno.

4. Mayor peso ganado para un papel cinematográfico

seguramente la situacion mucho más popular de un actor que incrementa de peso para un papel es el de Robert De Niro que incrementa 56 libras para la transición entre la temporada de Jake LaMotta como vencedor de boxeo y en el momento en que se había transformado en semilla en el tradicional de 1980 Raging Bull. Esa cantidad récord de todos modos no se sostuvo por un buen tiempo. Ahora en 1986, Vincent D’Onofrio lo superó al ganar 70 libras para interpretar a Pyle en Full Metal Jacket. Estimando que D’Onofrio había sido un bravucón en el momento en que fue escogido, semeja extraño que a alguien se le ocurra que interprete al recluta torpe y fuera de su hondura.

D’Onofrio descubrió que, más allá de que pesaba mucho más, la multitud no solo lo evitaba activamente, sino tendería a hablarle con desprecio. Indudablemente, esto contribuyó a su resolución de no accionar en ninguna película en el transcurso de un año hasta el momento en que perdió todo el peso. Lamentablemente, jamás pareció conseguir la aclamación que recibió De Niro. El público jamás ve a un Pyle mucho más angosto en la película, con lo que el cambio de peso para el papel no ha podido eludir tener menos encontronazo si los espectadores no podían ver que no era su forma frecuente.

3. La mayoría del peso que un individuo le había puesto en el transcurso de un tiempo prolongado

Por alguna pluralidad, esta es la crónica de un hombre que, en 2010, decidió salir en la televisión italiana con un interesante gancho por entablar un récord mundial, por no charlar de uno incómodo. Pondría 71 bloques de cemento y 4 personas sobre sí mismo, un peso mezclado de precisamente 3270 libras. Eduardo Armallo Lasaga dejó la pesa puesta por un periodo prolongado, puesto que gradualmente se pusieron bloques de cemento durante su cuerpo antes que las 4 personas se le pusiesen encima para contar cinco segundos.

Al notar el vídeo, todos y cada uno de los que quitan el peso se mueven con notable urgencia, pero aún de esta forma tomó mucho más de un minuto para eliminar los varios bloques. No es de extrañar que sus signos vitales fuesen monitoreados a lo largo de en todo momento que pasó por su horrible experiencia. Asimismo es un tanto aliviado que haya podido sostenerse bajo su poder inmediatamente después de entablar su récord.

2. La mayoría del peso que ha levantado un individuo

Vamos a proseguir con logros locos para estas 2 últimas entradas. Más allá de que aun 3,270 libras se ponen sobre un individuo que suena como bastante para matarla, de todos modos es sensiblemente menos de lo máximo que un humano ha utilizado solo su fuerza física para alzar. El récord afirmado fue logrado por 32 años Gregg Ernst en 1993, mientras que proseguía todos y cada uno de los requisitos del récord mundial Guinness en Bridgewater, Novedosa Escocia. La culminación de 15 años de profundo entrenamiento de hombre fuerte, levantó la integridad de 5,340 libras con apariencia de 2 automóviles Ford con conductores y usuarios en una feria en una noche lluviosa. Su procedimiento de alzamiento fue un alzamiento de espalda, lo que quiere decir que el peso se encontraba equilibrado sobre su espalda y hombros.

Dio la al azar de que hubo algo de drama prolongado antes que le concedieran su honor. A lo largo de 21 años, Guinness insistió en que el récord real lo había predeterminado el medallista de oro olímpico Paul Anderson en 1954, con 6.270 libras. No fue hasta 2014 que el Dr. Terry Todd consultó con el Centro Stark, la gente que sostenían los registros de logros de hombres fuertes. O, como sucedió, no verdaderamente sostenerlos, por el hecho de que resultó que Paul Anderson no había entregado ni una migaja de prueba de que verdaderamente había levantado la mayor proporción de peso en la crónica de la raza humana. Por consiguiente, fue simple argumentar que el alzamiento de rastreo de trámite de Gregg Ernst fue el auténtico vencedor. Un descuido como ese verdaderamente debería ser bastante para cuestionar varios récords Guinness.

1. La mayor parte de un individuo ha levantado con la boca

Acabemos esto con una nota parcialmente rápida. En este momento, a todos nos dijeron que es malísimo abrir cualquier clase de botella, bolsa, etcétera. con los dientes. No solo es malo para las encías; es el género de actividad que tiende a eliminar el esmalte. Absolutamente nadie ha desafiado ese consejo de una forma tan extravagante como Walter Arfeuille el 31 de marzo de 1990 en la localidad de París. Ahora se había hecho un nombre, haciendo acrobacias con la boca como tirar de un vagón de tren para tres metros en 1981, un récord que se sostendría a lo largo de 22 años. Pero esa vez había contado con la asistencia de pistas.

Para su truco posterior, Arfeuille no tenía solamente que la fuerza de la mandíbula donde confiar mientras que alzaba 281,7 kilos en pesos para una distancia de 17 centímetros. Eso es 621 libras que levantó 2 y tres cuartos de pulgada, para esos que emplean el sistema imperial. Es algo en lo que aun la iniciativa de entrenar para procurar batir su récord va a hacer que se estremezca.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *