10 historias salvajes (y verdaderas) de notorios cazarrecompensas

Los cazarrecompensas van a hacer todo lo que es posible para capturar a un criminal, mientras que se les pague. Ahora se intente películas sobre los cuentos históricos del salvaje oeste o de la caza de cyborg en un cosmos futurista, las historias sobre cazarrecompensas han cautivado al público a lo largo de cientos y cientos de años. Pero no muchas personas sabe que las historias reales son del mismo modo apasionantes y, en ocasiones, aun mejores que la ficción.

10. Juan de los curas

En el siglo XVI, las historias de un legendario cazarrecompensas llamado Seán na Sagart, o “Juan de los curas”, circuló por todo el Reino Unido. Los curas católicos irlandeses lo llamaron demonio de la desaparición, por el hecho de que sabían que ocasionalmente vendría por ellos.

Su auténtico nombre era John Mullowney. En el momento en que era joven, pasaba la mayoría del tiempo de celebración y tomando. La multitud afirma que era muy entretenido estar con él, pero debió hurtar para lograr financiar este modo de vida. Por último fue atrapado como un ladrón de caballos y le afirmaron que debería confrontar a la horca o transformarse en un cazador de curas.

En ese instante, la reina María era protestante y deseaba liberarse de la religión católica de su reino. A los curas se les dio la opción de obedecer a la Reina y transformarse al protestantismo, pero si se negaban, eran enjaulados o condenados a muerte.

Mullowney accedió a admitir el trabajo y su experiencia como ladrón lo logró realmente bueno para tomar a la multitud por sorpresa. Más allá de que su reputación lo antecedió, absolutamente nadie sabía verdaderamente de qué manera era. De manera frecuente se presentaba a la iglesia para confesarse y apuñalaba al sacerdote mientras que se encontraba en la pequeña caja. Tras matar a docenas de curas, por último fue tomado y ejecutado por un conjunto de católicos enojados. Pero aun tras la desaparición de Mullowney, todos y cada uno de los cazadores de curas han recibido el nombre de “Seán na Sagart” por el hecho de que deseaban seguir con su legado.

9. Los hermanos Dunn

En el siglo XIX, un forajido llamado George Newcomb y una pandilla llamada Wild Bunch estaban aterrorizando a los ciudadanos que vivían en el territorio de Oklahoma. Todos los integrantes de la pandilla tenía apodos, como el alter ego de Newcomb, “Bitter Creek”. Esto logró que fuera considerablemente más bien difícil para las fuerzas del orden reconocerlos y arrestarlos.

Los seis hermanos Dunn tenían una pensión, con lo que estaban con pasajeros de forma regular. Había cinco hermanos y una hermana llamada Rose. Los Dunn estaban prestos a ocultar a integrantes de Wild Bunch en lugar de parte del dinero que birlaron a sus víctimas. Rose aun empezó una relación romántica con Newcomb. No obstante, esta amistad fue superficial, pues en el momento en que los Dunn se enteraron de que había una recompensa de $ 5,000 por la cabeza de Newcomb, no vacilaron en entregarlo a las autoridades.

Usaron a Rose para distraerlo mientras que los hermanos aguardaban, con armas en la ventana del segundo piso de su casa. Newcomb fue ejecutado a balazos, y los seis hermanos lograron comunicar la recompensa. Más allá de que fueron conmemorados por ser los llamados cazarrecompensas de héroes que derrotaron a Newcomb, todavía tenían una reputación cuestionable. El hermano mayor, Bill Dunn, al final murió en el transcurso de un desafío de armas que tuvo con el sheriff local.

8. Tom Tobin

En 1863, una banda mexicana de asesinos en serie llamada las espinosas estaban asesinando a pasajeros que pasaban por el Territorio de Rojo. Esto fue a lo largo de la Guerra Civil y la Guerra de los Indios de las Enormes Llanuras, con lo que el ejército y las fuerzas del orden no tuvieron precisamente tiempo para hallar a estos asesinos.

Tom Tobin nació de padre irlandés y madre india de Delaware. Trabajó como trampero, explorador y guía de montaña en Bent’s Fort en Taos, Nuevo México. Vio que había una recompensa para los Espinosas: estimados vivos o fallecidos. Tobin conocía tan bien la naturaleza que era el hombre idóneo para el trabajo, y se transformó en un cazarrecompensas solo para lograr terminar con los espinosas asesinos en serie. Se presentó en Fort Garland, Rojo con las tres cabezas de los pandilleros en un saco de arpillera, y recibió su recompensa. Tobin se ganó una reputación y se realizó amigo de leyendas como Wild Bill Hickok. Transcurrido el tiempo, pasaron a terminar con mucho más delincuentes juntos.

7. La columna de Henneicke

Todos entendemos sobre el Holocausto, pero no muchas personas sabe que Hitler llegó a contratar cazarrecompensas para conseguir a judíos que escaparon de los territorios ocupados por los nazis. Un conjunto llamado la columna de Henneicke estaban en los Países Bajos y se les pagaba 47,50 dólares estadounidenses por cada judío que podían atrapar y dar a los nazis.

Como puede imaginar, había varios simpatizantes de los nazis a quienes no les importaba arruinar la vida de los judíos que procuraban empezar una exclusiva vida. Estos cazarrecompensas hicieron de la caza de judíos una carrera a tiempo terminado, y se calcula que colectivamente entregaron a mucho más de 100,000 personas.

6. Pat Garrett

Pat Garrett era alguacil en el condado de Lincoln, Nuevo México. Tras la Guerra Civil, la granja de la familia Garrett se endeudó de enorme manera. Esta situación agobiada fue bastante a fin de que Garrett expusiera su historia persiguiendo ciertas recompensas mucho más peligrosas. En el momento en que escuchó que Billy the Kid tenía una recompensa de $ 5,000 por su cabeza, supo que precisaba cuando menos procurar apresarlo.

Garrett pasó tres meses rastreando a Kid. En el momento en que supo dónde vivía, se ocultó en la habitación de Billy en la obscuridad. En el momento en que Billy abrió la puerta de su dormitorio tras una noche de tomar, lo sorprendieron con la guarda baja y le dispararon. La mala novedad es que el gobernador de Nuevo México lo deseaba con vida a fin de que pudiese ser juzgado. En el momento en que Garrett apareció con el cadáver, el gobernador se negó a ofrecerle la recompensa de $ 5,000. No había forma de demostrar que este hombre era de todos modos el conocido forajido. Si bien no recibió el dinero, Garrett se realizó popular por sus capacidades como cazarrecompensas.

Poco tras vencer a Billy the Kid, Garrett se volvió aún mucho más resuelto a perseguir a delincuentes duros y ganar recompensas. Lamentablemente, este nuevo modo de vida solo lo logró contraer mucho más deudas y empezó a tomar en demasía. Por último decidió que era hora de vender su granja.

Uno de sus amigos, un asesino llamado Jim Miller, se ofreció a obtener la granja. El único inconveniente era que el hijo de Garrett había arrendado los campos a un granjero de cabras llamado Wayne Brazel. En el momento en que Garrett trató de arrimarse a Brazel para romper el contrato de arrendamiento para lograr vender su tierra a Miller, se metieron en una discusión. Al final eligieron que las tres partes debían sentarse juntas y debatir la situación como mayores maduros.

De sendero a esta asamblea, Garrett se encontraba disparado y ejecutado, pero absolutamente nadie se encontraba seguro de quién lo logró. Miller era un asesino, tras todo. Pero Brazel se encontraba enojado con él. Ciertos historiadores aun pensaron que su muerte podría ser una conspiración planeada por forajidos locales que lo deseaban fuera de escena. En 2017, se descubrieron documentos del forense y se descubrió quién mató verdaderamente a Garrett. Fue el granjero de cabras, Wayne Brazel, pero el juez lo dejó ir tras asegurar que mató a Garrett en defensa propia.

5. Taylor contra Taintor

En los días del Salvaje Oeste, los gobernantes de cada estado daban recompensas a los forajidos. En la actualidad, los detectives de asesinatos y el FBI son los que procuran a los mucho más buscados estadounidense. Pero los cazarrecompensas todavía hay y son contratados por fiadores.

En orden para comprender Taylor contra Taintor, precisa comprender un tanto sobre de qué manera marcha la fianza en los USA. Si alguien es detenido por un delito, sus amigos y familiares tienen la opción de abonar una fianza, que es una cantidad fija de dinero para dejarlo en independencia. Si no alcanzan el dinero de la fianza, el acusado debe mantenerse en la prisión mientras que espera el juicio, aun si por último se lo afirma inocente.

Los familiares y amigos tienden a opinar que sus conocidos cercanos son inocentes. Entonces, si tienen la posibilidad de pagarlo, van a pagar el monto total a un agente de fianzas. Asimismo deben ceder la garantía de algo apreciado, como la escritura de su casa. Este sistema está en marcha con la promesa de que la persona acusada del delito sepa que si escapa, está jodiendo completamente a sus conocidos cercanos. Lamentablemente, existen muchos delincuentes que procuran correr en todo momento y jamás se muestran en la corte. Los fiadores contratan cazarrecompensas para hallar a estos delincuentes y los fuerzan a presentarse al juicio. En lugar de su servicio, el cazarrecompensas recibe del 10 al 15% del monto total de la fianza.

Este nuevo servicio solo es viable merced a un caso judicial del siglo XIX llamado Taylor contra Taintor. Un criminal llamado Edward McGuire se encontraba cometiendo delitos en múltiples estados. Un agente de fianzas en Connecticut había tomado a McGuire y recibió una recompensa de $ 8,000. Pero como McGuire asimismo había cometido delitos en Maine, fue extraditado y el fiador iba a perder sus 8.000 dólares estadounidenses. El tema debió proceder a los tribunales. En el final, el juez declaró que mientras que el cazarrecompensas fuera un civil, se le dejó efectuar un arresto ciudadano en cualquier jurisdicción, por cualquier medio preciso. Esto quiere decir que aun hoy día, los cazarrecompensas de actualmente tienen la posibilidad de emplear cualquier arma que deseen y ingresar en las viviendas de la gente, siempre y cuando eso signifique llevar a un criminal a los tribunales.

4. Ralph “Papa” Thorson

En la década de 1940, un hombre llamado Ralph Thorson se unió a la Marina y fue a la facultad con la promesa de transformarse en médico. Trabajó como barman por un trabajo de medio tiempo, y de este modo fue como conoció a un fiador de fianzas. Cuando aprendió sobre el trabajo de un cazarrecompensas, despertó el sentido de la aventura de Thorson, y cambió completamente su trayectoria. Empezó a tomar clases de criminología. Asimismo aprendió capacidades como buceo, póker y armamento para ser el más destacable cazarrecompensas que pudiese ser.

Adquirió una vivienda en North Hollywood, donde traería delincuentes tras atraparlos por su recompensa. A Thorson se le dio el sobrenombre de “Papá” pues no entregó a los hombres a la policía. Él los recomendaría, trataría de asistirlos a hallar trabajo y trataría de contribuir a estos hombres a accionar juntos.

Lamentablemente, su amabilidad no fue bastante para sostenerlo con vida. En 1991, alguien puso una bomba en su automóvil y murió. Tras su muerte, su mujer Dotti y su hija Brandi se hicieron cargo del negocio de la caza de recompensas. Un hombre llamado Christopher Keane escribió una biografia sobre la vida de Thorson en 1976, y se transformó en un éxito de ventas. En 1980, una película llamada El cazador se realizó, interpretada por Steve McQueen. Naturalmente, se han tomado muchas libertades con su crónica real.

3. Domino Harvey

https://www.youtube.com/watch?v=tvMaDs4FPyI

Domino Harvey nació en 1969 y medró en Londres, donde asistió a un internado para pequeñas. Su padre, un actor llamado Laurence Harvey, era mejor popular por su papel en The Manchurian Candidate. Su madre, Paulene Stone, fue una triunfadora modelo que apareció en la primera plana de British Vogue. Tras la desaparición de su padre, su madre los trasladó a Los Ángeles a fin de que pudiese continuar su trayectoria como modelo.

Domino era una marimacho. Tomó clases de judo en el momento en que era pequeña y se cortó el pelo como una joven. Su madre la animó a proseguir una carrera en el modelaje, pero ella lo detestaba y se transformó en bombero. A lo largo de este tiempo, recibió capacitación en la utilización de armas, pero en el momento en que fue a pedir un trabajo en el Departamento de Bomberos de Los Ángeles, se le negó. En su sitio, decidió arrancar una carrera en la caza de recompensas. Su técnica consistía en hacerse pasar por una turista británica perdida y asombrar a los delincuentes por lo menos aguardaban que los atraparan. Guardó AK-47 en su apartamento y viajó por todo el país en pos de los mucho más buscados estadounidense.

Domino fue entre las únicas mujeres cazarrecompensas en los EE. UU., Y dado que fuera hija de progenitores conocidos logró que su crónica fuera aún mucho más convincente, razón por la que su crónica empezó a llamar la atención. En 2005, Domino murió de una sobredosis de drogas a pocos meses del estreno de la película sobre su historia, interpretada por Keira Knightley. Supuestamente, Harvey se encontraba increíblemente descontento por las libertades que se han tomado con la crónica de su historia. Por una parte, hicieron que su personaje fuera recto, y ella no lo fue. Fue citada diciendo que sentía que eso le había robado la vida. Tras su muerte, los productores de la película dominó Debí regresar a filmar el desenlace.

2. Duane “Dog” Chapman

En 1976, Duane Chapman tenía 20 años y se encontraba en el vehículo con su amigo mientras que procuraban obtener mariguana a un narcotraficante local. Su amigo le disparó al vendedor y se distanciaron juntos. Chapman se transformó en cómplice del asesinato y debió cumplir cinco años de prisión. En el momento en que salió de la prisión, descubrió que dejar una vida delictiva era prácticamente irrealizable. La única forma de ganarse la vida sinceramente era transformarse en cazarrecompensas.

Chapman (o “Perro” como indudablemente lo conoce) prosigue vistiendo tal y como si fuera un integrante de una pandilla de motociclistas a fin de que se revuelva con la gente que trata de atrapar. Transporta una orden judicial en su bota y transporta una lata de maza del tamaño de una boca de incendios para terminar con los saltadores de recompensas. No hace bastante tiempo, un reality espectáculo llamado Perro el cazarrecompensas se realizó sobre su historia, y se transformó en una celebridad … para bien o para mal.

1. Michelle Gomez

Una mujer en Lockhart, Texas llamada Michelle Gómez mide solo 4 pies 11 pulgadas. Si la conocieses, probablemente jamás imaginarías que es una cazarrecompensas enfocada famosa como “rastreadora de saltos”. Ella se destaca en hallar delincuentes que son extraordinariamente bien difíciles de seguir. En el momento en que tenía solo 10 años, edificó su PC desde el princípio, aun hasta la soldadura. En este momento en sus 40, Gomez emplea sus capacidades de investigación tanto on-line como en registros públicos para conseguir información sobre delincuentes y explotarla al límite.

Por poner un ejemplo, una vez descubrió que un integrante de prominente rango de un sindicato del delito peruano tenía una mujer separada. Ha podido hallar el número de teléfono de otro pandillero y llamó pretendiendo ser su mujer, diciendo que se encontraba embarazada y precisaba conseguir a su marido. El truco la llevó a encontrar maquinaria ilegal que había sido introducida de contrabando en América del Sur, y pasó ese apunte al FBI. Pero ese es un trabajo simple para Michelle. Asimismo persigue a los criminales de cuello blanco que han robado millones de dólares estadounidenses mediante tratos fraudulentos, aun si transporta meses de viaje y también investigación. Gomez se considera de los mejores cazarrecompensas de todo el mundo.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *