10 métodos de ejecución espantosos en las arenas de gladiadores

Las ejecuciones que tuvieron sitio en las arenas de la Vieja Roma jamás fueron veloces y simples. En cambio, fueron una demostración pública de crueldad y imaginación salvaje. Las ejecuciones brutales estaban destinadas a sostener al público a raya y mostrarles a quienes se salieron de la línea lo que les sucedería si no cambiaran instantaneamente sus prácticas.

Las ejecuciones públicas fueron intencionadamente humillantes y degradantes para los condenados. No habría completamente ningún honor en su muerte. Esta es la razón por la cual los criminales, hombres y mujeres, de forma frecuente eran llevados desnudos a la arena. Fue para avergonzarlos aún mucho más a los ojos del pueblo de roma.

10. Net y Bull

Los animales jugaron un papel esencial en muchas de las ejecuciones de Roma. Se habían construido anfiteatros en todo el Imperio De roma para albergar osos, leopardos, toros, caimanes y otros animales fatales, y todos se emplearon, en un instante u otro, para realizar delincuentes.

Uno procedimiento habitual de ejecución implicó poner a un criminal en una red. La red se colgó en el aire o se dejó en el suelo y se sacó un toro. Los ayudantes de los animales, todos esclavos, se oponían al toro hasta el momento en que atacaba viscosamente al criminal enredado.

Una vez que el criminal había sido lanzado y corneado por los cuernos del animal, él o ella (las mujeres no estaban excluidas de esta manera de ejecución) fue sacado de la red. Entonces se cortó la garganta para garantizar aún mucho más la desaparición total.

Aparte de ser ubicadas en una red, las mujeres delincuentes asimismo tienen la posibilidad de ser atadas a los cuernos de toro para fallecer corneadas.

9. Muerte por la espada

La sentencia de ad gladium fue muerte por la espada. No obstante, esto podría representar prácticamente cualquier cosa, mientras que el preso fuera ejecutado con una espada.

En la Roma temprana, las decapitaciones eran bastante recurrentes, pero en el momento en que tenía que ver con enseñar derramamiento de sangre a lo largo de los juegos en la arena, la multitud demandaba muertes brutales que incluían padecimiento y bastante derramamiento de sangre.

En ocasiones se hacía que los delincuentes se enfrentaran a un gladiador. Estos acontecimientos enseñaron hombres agobiados, en ocasiones armados y otras desarmados, que no tenían mucho más antídoto que confrontar al gladiador absolutamente armado o correr en la arena hasta el momento en que fueron apresados por la espada.

Los delincuentes y los no ciudadanos de Roma se vieron obligados a confrontar a muertes humillantes. Formaba una parte de su castigo, en tanto que una muerte rápida no era bastante para enseñar a los contrincantes de Roma que los traidores y los esclavos estaban totalmente a la merced de la clase dirigente. El emperador controlaba tanto la vida de su pueblo como su muerte, y lo logró sin piedad.

8. Crucifixión

Crucifixión es quizás la manera mucho más famosa de ejecución romana. En el momento en que tenía que ver con la arena y la exhibición de la desaparición, ocasionar el desenlace de un criminal o ciervo debía emocionar a la multitud, y la crucifixión podía dar el desconcierto del padecimiento mortal a los espectadores.

La desaparición por crucifixión en las arenas fue, indudablemente, increíblemente dolorosa. De manera frecuente, las piernas del criminal se rompían antes de ser suspendido. En el momento en que el criminal se encontraba en situación, moriría de manera lenta por asfixia y pérdida de sangre.

Pese a su popularidad, los arqueólogos solo descubrieron los restos de 2 personas que fallecieron por crucifixión. Los dos restos eran hombres y los dos daban a conocer prueba de que les habían clavado un clavo en los pies hasta una cruz de madera. No hubo prueba de que un clavo podría haber sido atravesado por sus manos o muñecas, con lo que se estima que sus brazos estaban atados en su situación.

7. Pisado hasta la desaparición

Los elefantes de forma frecuente aparecían en los anfiteatros a través del imperio De roma. En ocasiones, sencillamente se exhibían y varios de los elefantes eran entrenados para realizar trucos para la multitud. Los elefantes asimismo aparecían en las considerables cacerías de bestias en la arena donde los emperadores y otros integrantes de la élite gobernante los mataban con lanzas.

Gracias a su tamaño y estatura, los elefantes asimismo se usaron en las ejecuciones. Por servirnos de un ejemplo, en 167 a. C., el general Emilio Paulo logró que los elefantes pisotearan a los hombres apresados que habían intentado desertar de su ejército.

Este modo de ejecución asimismo se empleó en las arenas. Los esclavos y delincuentes fueron lanzados a los elefantes enfurecidos y asustados para ser pisados hasta la desaparición. Cualquier persona que sobreviviera al pisoteo sería decapitado.

Ser pisado por elefantes se consideraba una muerte impropia entre los romanos y una manera de ejecución bien digna para los traidores de Roma.

6. La danza del fuego

Muerte por fuego, una oración llamada crematio o ad flammas, habría sido una visión horrible de mal y padecimiento en la arena. A los esclavos y delincuentes que han recibido esta sentencia se les forzó a emplear ropa colorida empapada en una substancia inflamable. Entonces, mientras que estaban parados en el centro de la arena, se habrían encendido.

Mientras que sus ropas ardían, las víctimas se vieron obligadas a bailar para el público de roma mientras que el mal del fuego quemaba su carne. Sus chillidos de mal nos habrían aterrado, pero para los viejos romanos, los chillidos de muerte no solo eran un diversión, sino más bien la prueba auditiva de una muerte bien digna.

Bajo Nerón, la desaparición por fuego adquirió nuevos escenarios de crueldad. Para la gente poco afortunadas condenadas por el fuego, Nerón les logró utilizar ropa de papiro bañada en cera y resina. Las víctimas se transformaron fundamentalmente en candelas humanas y en el momento en que se encendieron, ardieron intensamente.

5. Coche castración o muerte

En ocasiones, a los condenados a muerte se les dio una opción alternativa, si bien esa opción alternativa jamás fue muy divertido. Por poner un ejemplo, a un preso se le dio la opción de ser quemado vivo o meter confianza para recrear una escena de la narración de Roman. El convicto, como cualquier persona prudente, opta por meter la mano en la llama con la promesa de postergar su eventual muerte.

La coche castración asimismo se ofreció como opción alternativa a una muerte dolorosa en la arena. Deseando recreaciones del mítico y autocastrador Attis, se le podría prestar el papel a un ciervo o un criminal. La única forma en que los historiadores piensan que la víctima habría recibido un destino tan horrible fue ofreciéndole una alternativa. O muere a manos de la crueldad absoluta o efectúa esta horrible acción que podría dejarle vivir el resto de su historia como ciervo y eunuco.

4. Simulacros de peleas

Las ejecuciones de presos de guerra, delincuentes y esclavos tuvieron sitio entre las cacerías de bestias de la mañana y los acontecimientos de luchadores de la tarde. En situaciones normales, solo había un pequeño conjunto de individuos para ser ejecutadas. Estos pequeños conjuntos de convictos morirían juntos, solos o en parejas.

No obstante, en extrañas, oportunidades peculiares, un enorme conjunto de individuos, normalmente presos de guerra, se encontraba planificado para fallecer en la arena. A lo largo de estos enormes acontecimientos, el jefe del acontecimiento, por norma general el emperador, tenía pensado inmensas recreaciones de guerra que requerían de cientos a cientos de víctimas.

Se organizaron simulacros de peleas terrestres y navales, usando a los presos de guerra como actores de sacrificio. Las peleas eran a muerte y siempre y en todo momento atraían a una enorme multitud pues los desenlaces de las peleas eran impredecibles.

3. Ejecuciones mitológicas

En la vieja cabeza romana, no era bastante sencillamente leer los mitos de Grecia o representarlos en el ámbito. En cambio, los romanos optaron por tener la mitos recreados en la carne y golpe por golpe.

Para las mujeres criminales que fueron condenadas a fallecer en la arena, esto de manera frecuente significaba recrear las situaciones de sexo. Lamentablemente, esas situaciones de sexo incluían a Pasiphae y el toro, tal como una escena de El asno dorado de Apuleyo.

En expresiones de Martial, un poeta de roma que presenció uno de estos acontecimientos en la arena, “Piensa que Pasiphae se encontraba emparejada con el toro de Dictaean; lo vimos, la vieja historia de historia legendaria ganó probabilidad “.

En lo que se refiere a entre los acontecimientos que implican a Lucian el asno y una mujer sentenciada, una pantera salvaje fue soltada una vez que se realizó la escritura y puso fin a la mujer atada.

2. Ejecutado por gatos salvajes

En el momento en que los delincuentes iban a ser ejecutados por fieras, una sentencia llamado ad bestias, y podría efectuarse de múltiples formas.

En un relato de la desaparición por bestias, el asesino fue atado a un carro y puesto frente a un leopardo. Un ciervo de la arena chasqueó el látigo y llevó al gato salvaje a un frenesí enloquecido. Agarró la cabeza del criminal entre sus garras colosales y procedió a morderlo y arañarlo hasta el momento en que la sangre afloró de su cuerpo. Al estar atado en su sitio, no había forma de que el hombre pudiese defenderse, y eso lo forzó a aguantar los auténticos horrores de su castigo.

En otros cuentos de gatos salvajes usados en ejecuciones, la víctima se encontraba atada a un poste que se había instalado en la arena para semejantes acontecimientos. Soltarían al gato y destrozarían a la víctima frente a los vítores de la multitud.

En ocasiones, a los delincuentes se les entregaba espadas de madera y se les mandaba a la arena para combatir contra un animal salvaje que había sido deliberadamente enojado por los esclavos de la arena. Estos delincuentes no tenían esperanzas de realizar retroceder a los animales con una espada de madera, pero el instante de la desaparición se extendería mientras que las víctimas procuraban desesperadamente combatir contra las mandíbulas y las garras.

Un procedimiento de ejecución que fue favorecido por la audiencia fue sencillamente dejar que el criminal corra por la arena. El gato o los gatos monteses fueron liberados para perseguir a la víctima hasta el momento en que fue tomado y suficientemente mutilado y deteriorado.

Había informaciones detalladas sobre cuánto tiempo debería perdurar la desaparición de una bestia. Ya que había muchas ejecuciones que llenar en un cierto período temporal, las ejecuciones por animales no podían tomar bastante tiempo. Por otra parte, no deseaban que las muertes fuesen bastante veloces.

A los que consiguieron subsistir a un ataque de gato salvaje por norma general les cortaban la garganta a fin de que no hubiese promesa de huír de la desaparición.

1. Bajo la Regla del Papa

Sería un fallo culpar a los viejos romanos de todas y cada una de las brutales ejecuciones que tuvieron sitio en el Coliseo. Más allá de que se puede argumentar que las ejecuciones paganas fueron mucho más que brutales, se puede decir lo mismo de las ejecuciones que ocurrió una vez que Roma fuera cristianizada.

En el año 700 d.C., el antaño enorme Coliseo había caído en una condición horrible. Por el momento no era un espacio para los juegos, sino más bien un espacio para el castigo público y la ejecución. Por poner un ejemplo, bajo el Papa Esteban III, un criminal fue llevado al Coliseo y le arrancaron brutalmente los ojos y la lengua.

Por último, las ejecuciones se realizaron en otros sitios y, en el transcurso de un tiempo, el Coliseo se transformó en un mercado abierto. Después, se usó para casas y talleres. Otros anfiteatros de todo el viejo Imperio De roma se transformaron en cobijos, hogares y fortalezas seguros. Ciertos aun se transformaron en sitios de culto donde la religión cristiana borraría el pasado pagano de la zona.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *