10 misterios desconcertantes sin resolver de los que quizás no hayas oído hablar

La enigmática muerte de un periodista que estudiaba una conspiración del gobierno. 2 personas con exactamente el mismo nombre que fueron asesinadas con solo días de diferencia en exactamente la misma localidad. Un adulto mayor que probablemente fue ejecutado por brujería. Estos son solo varios de los secretos sin solucionar que hallará en esta lista. Conque, por favor, prosiga leyendo y, como acostumbraba a decir Robert Stack: “Quizás logres contribuir a solucionar un secreto”.

10. El atraco al semirremolque de Loomis, Fargo y compañía

Cerca de las 7:30 de la noche del 24 de marzo de 1999, un camión de transporte que transportaba un remolque lleno de dinero en efectivo de Loomis, Fargo and Company, salió de un depósito en Sacramento, hacia un depósito en San Francisco. Era una ruta simple y el camión solo logró 2 paradas en el sendero; uno en una intersección antes que el conductor va a llegar a la carretera y un segundo en una estación de pesaje en la interestatal.

El conductor y 2 guardas en la cabina del camión no apreciaron nada excepcional en el sendero. Tras ingresar al depósito en San Francisco, abrieron el remolque y se sorprendieron al localizar un orificio en el techo. Su pensamiento inmediato fue, si bien no lo apreciaron, el orificio fue desarrollado por algún fenómeno natural, como un rayo, por el hecho de que la alarma de la puerta no se había disparado. En el momento en que los usados de Loomis fueron a buscar daños, vieron que faltaban del camión $ 2.3 millones, que pesaban 250 libras.

De qué manera ocurrió el atraco descarado, según el investigación policial real, es que en el momento en que el camión salió del depósito en Sacramento, había alguien (o ciertos) aguardando en el techo o sobre la puerta del estacionamiento. Brincaron al techo del remolque sin dependencia. Ya que el techo era de aluminio angosto, los sospechosos hicieron un orificio y se metieron dentro. Entonces, descargaron el dinero y escaparon sin ser detectados por los guardas y el conductor de Loomis.

Hubo un testigo ocular del delito y afirmaron que vieron a un hombre bajar del costado del remolque de transporte y escapar.

Jamás se ha nombrado a ningún sospechoso en el hurto al estilo de una película de acción y la situacion se ha enfriado.

9. El escritor de Circleville

Resultado de imagen de Circleville Writer

Circleville, Ohio, está a poca distancia en automóvil de Columbus y es la vivienda de unas 13.000 personas. La localidad del condado de Pickaway es preferible famosa por albergar un habitual Festival de la calabaza que se festeja cada año en el mes de octubre. Circleville semeja una pequeña localidad inocua, pero asimismo es la vivienda de una extraña serie de crímenes que han comenzado en 1976 en el momento en que los habitantes de la región han comenzado a recibir cartas inquietantes por correo. En todo, cientos de estas cartas fueron mandados a varios habitantes que viven en el condado de Pickaway.

Todas y cada una de las letras estaban escritas en letras de imprenta y eran de naturaleza inquietante. De manera frecuente contenían datos personales inquietantes sobre la vida de los receptores. En ciertos casos, las cartas acusaron a los receptores de actos inmorales o crímenes siniestros. El escritor irreconocible acostumbraba a despedirse con algún género de amenaza y, a veces, las amenazas iban dirigidas a los hijos del receptor.

La primera carta famosa fue mandada a la conductora del autobús escolar Mary Gillispie a inicios de 1976. El creador irreconocible mencionó que sabía que Mary tenía una aventura con el superintendente de las academias y que debía ponerle fin. Si no lo hacía, habría secuelas deplorables. El escritor mencionó que se encontraba observando la vivienda y sabía que Mary tenía hijos. Suponiendo que era únicamente una broma patológica, ignoró la nota. Pero entonces, poco tiempo después, recibió 2 cartas mucho más, pero de nuevo las sostuvo en misterio. Fue solo una vez que su marido Ron recibió una carta afín que ella le confió que había recibido antes las tres cartas. Mencionó que no tenía una aventura y que no sabía quién se encontraba mandando las cartas.

Sin entender qué realizar, Ron y Mary eligieron debatir el tema con la hermana de Ron, su marido, Paul Freshour y la hermana de Paul. Discutieron quién podría haber enviado las cartas y brindaron con un sospechoso. Escribieron ciertas de sus cartas, diciéndole que se detuviese. Pareció marchar, pues en el transcurso de un rato las letras se detuvieron.

En la noche del 19 de agosto de 1977, cerca de las 11:30 pm, Ron Gillispie recibió una enigmática llamada telefónica que parecía corroborar la identidad del escritor. Ron tomó su pistola y se fue en la camioneta de la familia para confrontar al escritor. Tristemente, a poca distancia de su casa, la camioneta de Ron fue encontrada una vez que se saliese de la carretera y chocara con un árbol. Ron murió en el incidente.

La investigación de la escena descubrió ciertos datos poco comunes; claramente que el arma de Ron había sido disparada una vez. Además de esto, se descubrió que su nivel de alcohol en sangre era una vez y media el límite legal. Gracias a su nivel de alcohol en sangre, su muerte fue declarada como un incidente por conducir ebrio. Pero esto no le cayó bien a la multitud que conocía a Ron, por el hecho de que no era propio de él tomar en demasía. La policía asimismo entrevistó al hombre que los Gillispies creían que se encontraba mandando las cartas y lo descartaron como sospechoso. Entonces, ¿con quién iba a hallarse Ron la noche en que murió?

Conforme avanzaba la década de 1980, se prosiguieron mandando por correo mucho más letras con las letras mayúsculas únicas. Estas novedosas cartas se mandaron a distintas habitantes, políticos y líderes comunitarios en Circleville y sus aledaños. Las cartas siempre y en todo momento fueron maliciosas y amenazantes. Más allá de que el creador de la carta anónima conminaba a muchas otra gente en el condado, el creador de la carta no había renunciado a su venganza contra Mary Gillispie. Tras la desaparición de su marido, Mary aceptó que tenía una relación con el superintendente de la escuela, pero aseveró que solo han comenzado a verse una vez que han comenzado las cartas.

En 1983, Mary todavía era conductora de un autobús escolar y, en vez de solo mandarle cartas, la autora había comenzado a dejar enormes avisos durante la ruta del autobús. Entre los letreros era una amenaza para su hija, con lo que se bajó del autobús y rompió el letrero. En el momento en que lo logró, apreció que había una cuerda atada al letrero que conducía a una caja puesta en un poste. En la caja había una pequeña pistola. Se percató de que de todos modos era una trampa explosiva; se suponía que el arma dispararía en el momento en que derribó el letrero.

La policía recobró el arma y descubrió que se había archivado el número de serie. Lograron recobrar el número y rastrearon el arma hasta nada menos que Paul Freshour, el ex- cuñado de Mary. Freshour, que se encontraba casado con la hermana de Ron Gillespie, fue interrogado. Mencionó que sí tenía una pistola pequeña, pero que la había perdido o alguien se la había robado.

La policía le solicitó a Freshour que hiciese una prueba de análisis de escritura a mano y él estuvo en concordancia. Le brindaron una exhibe de las letras de imprenta únicas del escritor y le afirmaron que las emulara. Tras efectuar la prueba, un profesional de la escritura forense mencionó que la escritura de Freshour coincidía con las letras de imprenta de las letras maliciosas de Circleville. Esto era alarmante pues el análisis de escritura a mano no era una manera fiable de prueba pues tienen la posibilidad de ser imprecisos. No obstante, usando el análisis de la escritura a mano y el arma como prueba, Freshour fue acusado del intento de asesinato de Mary Gillispie.

En su juicio en 1984, el fiscal presentó la prueba y el jefe de Freshour atestiguó que el día que se instaló la trampa explosiva, Freshour no se encontraba en el trabajo. Freshour supuestamente tenía una coartada para la mañana en cuestión, pero jamás explicó eso pues jamás subió al estrado en su defensa. Tras deliberar a lo largo de unas horas, el jurado lo declaró culpable y recibió la pena máxima de siete a 25 años de prisión.

En el momento en que Freshour fue encarcelado, las cartas, con letras de molde afines, todavía se mandaban a un ritmo preocupante. Gracias a las protestas de los habitantes, Freshour fue puesto en confinamiento solitario y su correo fue monitoreado de cerca. No obstante, la multitud prosiguió recibiendo cartas amenazadoras. Todos tenían matasellos de Columbus y Freshour se encontraba preso en Lima, Ohio.

Tras siete años en prisión, Freshour solicitó la independencia condicional. Si bien era un preso que se portaba bien, su petición de independencia condicional fue rechazada gracias a la proporción de cartas que aún se mandaban por correo. Una vez que se le negase la independencia condicional, nuestro Freshour recibió una carta guasona que afirmaba: “¿Cuándo vas a opinar que no saldrás de allí? Te lo dije hace 2 años. En el momento en que los configuramos, continúan configurados. ¿No escuchas en lo más mínimo? Freshour pasó 10 años en prisión y siempre y en todo momento negó que tuviese algo que ver con las cartas.

En el momento en que la década llegó a su fin, las letras no se detuvieron. Quienquiera que estuviese escribiendo y mandando las inquietantes cartas continuó con su extraña campaña de terror en la década de 1990, si bien con menos continuidad. En 1993, Secretos sin solucionar logró una narración acerca de los extraños hechos de Circleville y ellos asimismo han recibido una nota del escritor que afirmaba: “Olvídate de Circleville, Ohio … Si vienes a Ohio, los enfermos van a pagar”. Se encontraba firmado, “El escritor de Circleville”. Conforme pasaban los años, las letras se detuvieron tan enigmáticamente como habían empezado.

Hasta hoy, varias personas no están seguras de si Freshour fue el escritor de Circleville o si fue un hombre inocente que pasó 10 años en prisión. Paul Freshour murió el 28 de junio de 2012, proclamando su inocencia hasta el desenlace.

8. Christene Skubish

Resultado de imagen de Christine Skubish

El 29 de junio de 1990, una pareja conducía por la autopista 50 en las estribaciones de Sierra Nevada. Al costado del sendero, vieron el cuerpo desvisto de una mujer. No se detuvieron, sino prosiguieron adelante. Tan rápido como lograron, contactaron a la policía. La pareja llevó a la policía al rincón donde vieron a la mujer, pero no la hallaron por ningún lado. En cambio, la policía halló prueba de que un automóvil se había salido del sendero. Fue entonces en el momento en que vieron un automóvil a 40 pies bajo el terraplén que había chocado con el árbol.

En el momento en que bajaron al vehículo, hallaron a Christene Skubish, de 24 años, y a su hijo Nick, de tres. Habían desaparecido cinco días antes y, desgraciadamente, Christene había fallecido en el encontronazo. Una vez que golpeó el árbol, se desmoronó sobre ella y la inmovilizó. Increíblemente, Nick se encontraba vivo en el taburete del pasajero. Se encontraba desvisto y padecía de hipotermia y deshidratación.

Si Christene muriera en el encontronazo cinco días antes, no podría ser la mujer desviste que vio la pareja. Más allá de que podría ser Nick, la pareja se encontraba segura de que vieron el cuerpo de una mujer con sus piernas juntas dobladas y un brazo sobre su cabeza, y no un niño. Además de esto, habría sido bien difícil para el niño subir el terraplén de 40 pies tras cinco días sin comida ni agua, y después regresar a bajar y regresar al taburete del pasajero.

Sin otra explicación, varias personas piensan que fue el espíritu de Christene el que procuró socorrer a su hijo.

7. Los alumnos de Midwest College

Las cuatro personas desaparecidas son, en el sentido de las agujas del reloj desde la parte superior izquierda, Erika Dalquist, 21, Chris Jenkins, 21, Michael Noll, 22 y Josh Guimond, 20. (Fotos cortesía de los sitios web de búsqueda y UW-Eau Claire)

En torno a la 1:00 am del 30 de octubre de 2002, Erika Marie Dalquist, de 21 años, se encontraba aguardando con sus amigos un taxi tras una noche de copas en Brainerd, Minnesota. Vio a un hombre que conocía y salió con él. Esa fue la última vez que alguien la vio.

24 horas después, a 127 millas de distancia en Minneapolis, tras una noche de celebración para festejar Halloween, el estudiante de 21 años Christopher Jenkins supuestamente desapareció en el aire. El próximo fin de semana, el 6 de noviembre, otro estudiante desapareció. En esta ocasión fue Michael Noll, quien desapareció de Eau Claire, Wisconsin, después de festejar su 22 cumpleaños. Por último, el 9 de noviembre, 11 días tras la desaparición de Erika Dalquist, Josh Guimond, de 20 años, desapareció de Collegeville, Minnesota. Como los otros tres antes que él, Guimond desapareció tras una noche de bebida.

A lo largo de meses se ignoró el paradero de los 4 jóvenes y 4 familias deseosas aguardaban novedades. Llegado el año nuevo, se lanzaría algo de luz sobre las desapariciones. En varios de los casos, solo ahondó el secreto.

Primero, en el primer mes del año de 2003, 27 años William Myears fue acusado del asesinato de Erika Dalquist. Aceptó que se encontraba tomando con Erika, se pelearon, la mató y la sepultó en una tumba poco profunda en la granja de sus abuelos. Entonces, en el mes de febrero de 2003, se halló el cuerpo de Christopher Jenkins sobresaliendo de una fina cubierta de hielo congelado en el río Mississippi. Un mes después, el cuerpo de Noll fue encontrado en un lago. Jamás se encontró indicio de Josh Guimond.

La policía no está segura de qué ocurrió con los tres jóvenes que fallecieron y desaparecieron de las ciudades universitarias en el Medio Oeste tras una noche de tomar con 10 días de diferencia. Una contestación obvia es que todos tuvieron trágicos accidentes por el hecho de que tomaron bastante. No obstante, las opciones de que tres hombres, de edad afín, que parecían iguales, tuviesen complexiones afines, murieran y desapareciesen de exactamente la misma área en el transcurso de 2 últimos días de la semana son bastante bajos.

La policía no dijo si las muertes y las desapariciones están similares. En la situacion de Michael Noll, la policía no he descartado juego sucio. Se considera la desaparición de Christopher Jenkins un homicidio, y la policía todavía busca pistas sobre lo que le sucedió Josh Guimond.

6. La enigmática muerte de Dan Casolaro

En el mes de agosto de 1991, el escritor sin dependencia de 44 años, Daniel Casolaro, le ha dicho a familiares y amigos que iba a hallarse con una fuente en Martinsburg, Virginia Occidental. El 10 de agosto fue encontrado fallecido en su habitación de hotel en Martinsburg. Le habían cortado las muñecas doce ocasiones, dejando una escena sanguinolenta a fin de que la criada la encontrase. La policía declaró que la desaparición fue un suicidio.

La familia de Casolaro no estuvo en concordancia inmediatamente con el fallo. Aceptaron que Casolaro sentía alguna ansiedad por el avance de su crónica y por los pagos de la hipoteca, pero no piensan que se hubiese cortado las muñecas de una forma tan espantosa, sencillamente por el hecho de que le aterraba la sangre. Además de esto, el hermano de Casolaro mencionó que Casolaro recibía amenazas de muerte en los meses anteriores a su muerte. Casolaro le ha dicho a su hermano que si muriera en un incidente, no debería creerlo. Al final, todas y cada una de las notas de Casolaro sobre la enigmática historia donde trabajaba, llamada “El pulpo”, desaparecieron en el instante de su muerte. Jamás los han encontrado.

“The Octopus” fue una historia de conspiración en expansión que llegó a las categorías superiores de la política estadounidense y todo viró cerca de una demanda llamada la situacion Inslaw.

Inslaw era una pequeña compañía de tecnología con origen en Washington que diseñó un programa informático llamado Prosecutor’s Management Information System (Promis) para el Departamento de Justicia en la época de la década de 1970. Promis fue desarrollado para seguir casos delincuentes en el mundo entero y el Departamento de Justicia prometió obtener la versión actualizada en el momento en que fuera lanzada, pero jamás cumplió con la adquisición. Esto llevó a Inslaw a demandar al gobierno de los USA, acusándolos de piratería de programa. En el momento en que Casolaro empezó a trabajar en la historia, la situacion había estado en el sistema judicial a lo largo de 10 años.

La narración de Casolaro trataba sobre lo que el gobierno de los USA hacía con Promis y una gran parte de la información que había compendiado de la historia procedía de un hombre llamado Michael Riconosciuto. Riconosciuto mencionó que el gobierno estadounidense lo contrató para cambiar un código en Promis que le dejaría al gobierno estadounidense espiar a alguno a quien le vendiesen el software. Además de esto, Riconoscuito aseveró que en 1980, el equipo de campaña de Reagan pagó a Van a ir $ 40 millones para postergar la liberación de los rehenes en la Embajada estadounidense a lo largo de la Crisis de Rehenes de Van a ir.

El retardo afectaría de manera negativa a Jimmy Carter, que procuraba la reelección. Pero asistiría a Ronald Reagan, que había adoptado una posición estable contra Van a ir. La prueba que apuntó Riconosciuto fue que los rehenes fueron liberados solo 20 minutos una vez que Reagan pronunció su alegato inaugural el 20 de enero de 1981.

Como es natural, nada en “El pulpo” fué absolutamente fundamentado y la desaparición de Casolaro todavía se considera un suicidio.

5. El homicidio de la brujería

Resultado de imagen de Charles Walton vivió los 74 años de su vida en Lower Quinton, en el distrito de Stratford-on-Avon de Warwickshire, Inglaterra.

Hables Walton vivió los 74 años de su historia en Lower Quinton, en el distrito de Stratford-on-Avon de Warwickshire, Inglaterra. Esa vida llegaría a su fin el día de San Valentín de 1945, en un extraño y también excepcional asesinato que aún no fué resuelto mucho más de 70 años después.

Walton era muy amado en la red social y trabajó en huertas locales hasta ese fatídico día. Pese a individuo cercano, circulaban extraños comentarios sobre él por el pequeño pueblo. Por poner un ejemplo, podía domesticar perros salvajes con su voz y los pájaros comían de su mano. Asimismo se especuló que aun estuvo implicado en brujería y / o magia negra.

El día que fue ejecutado, Walton trabajaba en un área llamada Meon Hill, un espacio lleno de extrañas historias de extraños hechos. Existen muchas historias sobre el demonio visitando el área, y hubo avistamientos de perros espectros que la multitud piensa que forman parte al rey celta del inframundo, Arawn. Según las opiniones celtas, Arawn deambularía en un caballo blanco con una manada de perros blancos con orejas rojas en pos de ánimas para llevar al inframundo.

El día que asesinaron a Walton, los lugareños hallaron su cuerpo. Fue horrible, por decir lo menos. Hubo un gancho de trote atravesó su garganta y una horca atravesó su cuerpo hasta el suelo, inmovilizándolo. En su espalda, una cruz invertida había sido tallada en su piel.

La policía creyó que podría haber habido brujería. Alguien ha podido haber creído que Walton era un deseo real y lo mató para romper, lo que creyó que era una maldición.

Hay una última cosa extraña a tomar en consideración. En el momento en que la policía se encontraba registrando la vivienda de Walton, hallaron un libro anunciado en 1929 llamado Folclore, viejas prácticas y supercherías en la tierra de Shakespeare. En el libro, hay un pasaje sobre un hombre llamado Converses Walton, que murió tras ver un espectro, 60 años antes del asesinato de Walton. Más allá de que es descabellado, hay varias personas que piensan que Walton estuvo implicado con la brujería y que el Walton que murió en 1885 fue exactamente el mismo que fue ejecutado en 1945.

Jamás hubo un sospechoso nombrado en el homicidio por brujería y el homicidio del hombre de 74 años probablemente proseguirá sin resolverse.

4. El homicidio de Betsy Aardsma

Resultado de imagen de Betsy Aardsma

Precisamente a las 4:00 pm del 28 de noviembre de 1969, Betsy Aardsma, de 22 años, fue a la biblioteca de la Facultad de Penn State para realizar una investigación para un producto que se encontraba escribiendo. Se encontraba vestida de manera muy elegante, lo que llevó a elucubrar que iba a comprender a alguien.

En algún instante entre las 4:45 y las 5:00 pm, Betsy caminó por una fila angosta en las estanterías de la biblioteca. Eran tan estrechos que la única forma en que 2 personas podrían cruzarse sería si los dos se volvían de lado. Además de esto, las estanterías de libros se extendían hasta el desenlace de la pared, con lo que la única forma de salir de la fila sería ofrecer la vuelta y caminar de regreso por donde viniste.

En el momento en que Betsy caminó por el pasillo, alguien se coló tras ella. Empleando su mano derecha, hundió un cuchillo de caza de un solo filo una vez en el corazón de Betsy. No hubo chillidos ni lesiones de defensa. Los médicos afirmaron que se habría necesitado una fuerza notable para atravesar el esternón de una puñalada. Tras apuñalar a Betsy, el atacante sacó el cuchillo y se lo llevó. Betsy cayó al suelo y murió en cinco minutos.

El delito desconcertó a la policía y aterró al campus. Hubo múltiples sospechosos en los 45 años pasados desde el delito, pero absolutamente nadie fué culpado por el despiadado asesinato del joven alumno de la universidad inocente.

3. Ámbas Mary Morris

Resultado de imagen de Two Mary Morrises

El 12 de octubre de 2000, Mary Henderson Morris, de 48 años, dejó su casa en Houston para proceder a trabajar. Su marido empezó a preocuparse en el momento en que no ha podido estar comunicado con ella en todo el día y llamó al 9-1-1 en el momento en que se enteró de que ella jamás llegó al trabajo. Tristemente, su coche quemado fue encontrado después esa noche con sus restos calcinados adentro. Sus restos han quedado tan destrozados que hubo que identificarla con los dientes. No había un fundamento aparente y la familia de Henderson Morris no pensaba que tuviese contrincantes.

Entonces, 4 días después, en un área recóndita, Mary Morris de Houston fue encontrada asesinada en su automóvil. En esta ocasión fue Mary McGuiness Morris, enfermera de 39 años. Le habían disparado una vez en la cabeza y el asesino trató de lograr que pareciese un suicidio. No obstante, se encontraba claro que McGuiness Morris peleó con seriedad antes que la matasen. Exactamente la misma Henderson Morris, no había un fundamento aparente, pero McGuiness Morris tenía personas que podrían haber amado hacerle daño. Su matrimonio se encontraba en inconvenientes y ella tenía inconvenientes con un compañero de trabajo descontento que la había conminado.

El día que mataron a McGuiness Morris, ella hacía ciertos recados y llamó a su amiga desde su coche. Ella mencionó que un hombre que “le dio escalofríos”La proseguía en otro vehículo. Menos de 15 minutos después, McGuiness Morris llamó al 9-1-1. No obstante, la policía jamás dió a entender los datos de la llamada.

Quedan muchas cuestiones sobre los homicidos de ámbas Mary Morris, que no se conocían. Las únicas semejanzas que compartían eran que las dos eran mujeres blancas y expertos que vivían en Houston y tenían exactamente el mismo nombre. ¿Estaban conectados los homicidos? ¿Henderson Morris fue ejecutado en un caso de identidad equivocada en el momento en que Mary McGuiness Morris era la meta real? ¿O están desconectados y sencillamente sucedió que 2 mujeres con exactamente el mismo nombre fueron asesinadas en exactamente la misma localidad con 4 días de diferencia?

Salvo que alguien se presente, posiblemente estas cuestiones jamás se respondan.

2. El tiroteo de Annecy

Una familia británica y un ciclista francés son asesinados en una carretera de montaña en los Alpes franceses.

En el mes de septiembre de 2012, Saad al-Hilli, de 50 años, y su mujer, Iqbal al-Hilli, de 47 años, su suegra de 74 años y sus 2 hijas de 4 y 7 años, fueron de vacaciones desde su hogar en Enorme Bretaña. Primero, habían visitado Ginebra, Suiza. El 5 de septiembre estaban en Francia, cerca del lago Annecy en los Alpes franceses.

Cerca de las 3:45 pm de ese día, Saad y su hija mayor estaban parados afuera de su automóvil en un área apartada, en el momento en que un hombre armado se les aproximó. Retornaron al coche y estaban intentando de huír realizando un cambio de sentido. En el desarrollo de procurar huír, podrían haber golpeado al ciclista de 45 años Sylvain Mollier, quien parecía estar en el sitio equivocado en el instante equivocado. Los hombres armados han comenzado a disparar y todos y cada uno de los mayores, incluido Mollier, fueron asesinados a balazos. Increíblemente, ámbas pequeñas subsistieron.

Tras los homicidos muchas teorías brotó en lo que se refiere a cuál era el fundamento. Una cosa que no se encontraba clara era por qué razón la familia al-Hilli se iría de vacaciones en el mes de septiembre, justo en el momento en que comenzaban las clases para las pequeñas. Esto dio a comprender que su viaje fue considerablemente más que una fuga familiar apacible.

En el momento en que la policía empezó a investigar, se enteraron de que Saad al-Hilli había venido de Irak en el momento en que era niño. Había ciertas teorías de que su padre tenía una cuenta corriente con conexiones con Saddam Hussein. Este podría ser el fundamento del viaje a Ginebra, por el hecho de que Saad podría estar controlando esas cuentas corrientes suizas. Asimismo existe la teoría de que al-Hilli, que trabajaba para una compañía de tecnología satelital, se se encontraba reuniendo con Mollier, que trabajaba en la industria nuclear, y planeaban canjear información. Otros han cuestionado si Mollier era verdaderamente la meta y los al-Hillis eran daños colaterales.

Otro giro extraño en la situacion, que puede ser totalmente coincidente, fue que Iqbal al-Hilli había estado en los USA entre 1999 y 2000. Mientras que estuvo allí, estuvo casada con un dentista. Raramente, el ex- marido de Iqbal murió de un ataque al corazón exactamente el mismo día en que los al-Hillis fueron asesinados en Francia. Esto solo llevó a mucho más especulaciones sobre algún género de conspiración.

Con tantas teorías distintas y ninguna prueba real que las apunte en una dirección determinante, la policía piensa se precisará un “golpe de suerte” para solucionar la situacion.

1. El hombre del hacha del Pacífico Sur

  Un artículo sobre los asesinatos con hacha de Villisca en The Day Book, 14 de junio de 1912.En el primer mes del año de 1911, en Rayne, Louisiana, una madre y sus tres hijos fueron encontrados asesinados en sus camas. Un par de semanas después, solamente unos pueblos mucho más allí, una familia de cinco fue asesinada mientras que dormían. Ahora, una familia de San Antonio fue víctima del asesino. El asesino se aventuró a regresar a Luisiana y continuó penetrando en las viviendas de las familias para matar a todos en la vivienda. Entre enero de 1911 y abril de 1912, fallecieron seis familias; 49 hombres, mujeres y pequeños en suma.

Aparte de terminar con familias enteras, hubo ciertas otras cosas que unieron los homicidos. Se puede destacar que todas y cada una de las familias eran de raza mezclada. Seguidamente, más allá de que los homicidos sucedieron en un rango de 400 millas, todos sucedieron en todo el Ferrocarril del Pacífico Sur. Tercero, todos y cada uno de los homicidos fueron realizados con un hacha.

Una pista sobre el fundamento fue una nota que se dejó en entre los homicidos. eso ha dicho, “En el momento en que hace inquisición por sangre, recuerda de ellos: no olvida el lamento de los humildes, los cinco humanos”. Aparte de “cinco humanos”, la nota fue tomada de Cánticos 9:12. Los cinco humanos se referían a la proporción de personas que había matado en esa casa. Esto llevó a la policía a opinar que el asesino era un integrante de la red social afroamericana que mataba a personas que creía que tenían sangre “contaminada”. Los únicos sospechosos eran integrantes de una congregación llamada “Iglesia del Sacrificio”, que tenía conexiones con el vudú, pero jamás se acusó a absolutamente nadie.

La única persona que ha podido haber presenciado el homicidio fue una mujer en San Antonio.

El 6 de agosto de 1912, una mujer se despertó en el momento en que recibió un hacha en el brazo. Ella chilló y el agresor, que era un hombre solitario, salió corriendo hacia la noche. Su identidad, y si era el hombre del hacha del Pacífico Sur, todavía es un secreto.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *