10 mitos históricos y conceptos erróneos (que no desaparecerán)

Más allá de que la historia es, teóricamente, un campo de estudio fijo y también inmutable, en la práctica evoluciona en todo momento. Las cosas y los acontecimientos que estábamos seguros de que hubiesen sucedido tienen la posibilidad de cambiar su cabeza con un solo hallazgo arqueológico o una reinterpretación fundamentada en nuevos hechos.

Es tras estos cambios en la visión histórica que se sostienen algunas nociones, mitos y conceptos errados. En otras ocasiones, no obstante, podría ser que películas no tan históricamente exactas las hayan desarrollado como semejantes para conseguir un efecto dramático. Cualquier persona que sea la situacion, nos encontramos aquí para dejar los registros en claro para 10 de ellos …

10. El nombre vikingo

Los escandinavos, mucho más generalmente populares como vikingos, eran un conjunto de pueblos del norte de Europa, especialmente de la península escandinava, Dinamarca y también Islandia. Se hicieron un nombre entre los siglos VIII y XI d.C. eminentemente asaltando, esclavizando, pero asimismo comerciando con otros pueblos de europa y del Medio Oriente.

El fallo más habitual sobre los vikingos tiene relación a su nombre. El término vikingo no apareció en el idioma inglés hasta en la época del siglo XIX. Existen varios orígenes probables para el término; el mucho más recibido es que procede de vikingr, un término nórdico viejo deseando llevar a cabo una incursión o piratería. Una teoría afín ofrece que el término vikingos tiene relación a hombres bogando por turnos.

Además de esto, los escandinavos tenían nombres distintas a las distintas personas con las que entraron en contacto. Los alemanes los conocían como los Ascomanni (fresnos), los irlandeses los conocían como Lochlannach (gente del lago), al tiempo que los eslavos, bizantinos y árabes los conocen como la Rus. El hecho es que verdaderamente no entendemos de qué manera se llamaban a sí mismos. No obstante, los vikingos que acabaron viviendo en Irlanda han comenzado a nombrarse a sí mismos Ostmen (hombres del este) en algún instante.

9. Napoleón era bajo

Existe la iniciativa equivocada de que Napoleón Bonaparte era verdaderamente bajo de estatura. Este mito está tan arraigado en la conciencia colectiva de el día de hoy que aun poseemos un inconveniente psicológico que transporta su nombre: el Complejo Napoleón. Este género de complejo de inferioridad actúa en varias personas de baja estatura, especialmente en los hombres, donde sienten la necesidad de compensar en demasía exhibiendo un accionar popular belicoso y / o dominante.

En lo relacionado al Napoleón real, medía 5 pies 2, para ser precisos. Eso no es especialmente prominente. Pero el hecho del tema es que no era mucho más bajo que la lengua francesa medio de finales del siglo XVIII y principios del XIX. Entonces, ¿por qué razón tanto alboroto por su altura? La contestación reside en la diferencia entre los sistemas de medición de Francia y también Inglaterra en ese instante. Las dos naciones utilizaron pulgadas en sus medidas, pero la pulgada francesa era mucho más extendida que su contraparte británica.

De todos modos, Napoleón medía 5 pies 6 pulgadas en pulgadas británicas y 5 pies 2 pulgadas en francés. En algún instante, se creó una confusión y la multitud empezó a opinar que Napoleón medía 5 pies 2 pulgadas en pulgadas británicas. Para empeorar las cosas, Napoleón de manera frecuente se encontraba cubierto de guardas mucho más altos, lo que lo hacía parecer mucho más pequeño en comparación. Pero la Guarda Imperial tenía requisitos de altura, que comentan el sobrenombre de Napoleón de le petit caporal o el pequeño cabo.

8. Benjamin Franklin descubrió la electricidad

Bastante gente en el mundo entero tienen la iniciativa equivocada de que Benjamin Franklin descubrió la electricidad a lo largo de su popular Ensayo de cometas. Y si bien Franklin fue un científico de renombre de su tiempo con interés en muchas áreas de estudio y también inventor de varias cosas, como los lentes bifocales, no descubrió la electricidad.

En verdad, los científicos del siglo XVII habían estado ensayando con electricidad estática. Lo que logró Benjamin Franklin, no obstante, fue probar que la electricidad tenía elementos tanto positivos como negativos y que los rayos eran, en verdad, un género de electricidad. Su iniciativa inicial para el ensayo fue usar una caña de 30 pies. Pero tras un par de años, se decidió por la cometa de seda. Poco sabía él en ese instante, no obstante, que un naturalista francés de nombre Thomas-Francois Dalibard efectuó el ensayo como Franklin pretendía inicialmente, el 10 de mayo de 1752, solo un mes antes que Franklin. Dalibard concluyó que la hipótesis de Franklin era adecuada.

7. Los campesinos encendieron la Revolución Francesa

Las revoluciones la mayoria de las veces se idealizan como un acontecimiento en la narración de una nación donde la multitud de clase baja tomó las armas contra un régimen despiadado y autoritario. No obstante, como la historia nos demostró constantemente, a fin de que una revolución tenga éxito, con frecuencia se necesita algo mucho más que el campesinado. Lo mismo asimismo se puede decir sobre la Revolución Francesa de 1789.

Enseñando las causas reales y de qué forma se redujo la revolución es algo bastante alén del alcance de esta lista. No obstante, el “conocimiento” común es que la multitud depauperada empezó la revolución. Hubo múltiples alzamientos visibles antes de la revolución, en el momento en que el pueblo de París se sublevó contra el gobierno. Pero cada vez, la clase media evitó que las cosas se degeneraran mucho más. En 1789, no obstante, las cosas eran distintas. La clase media y la baja nobleza, ellas mismas, insatisfechas con los altos impuestos y los escenarios de corrupción, se unieron a los plebeyos. De esta manera, sellando el destino de la monarquía francesa.

6. Hernán Cortés y el Imperio Azteca

En su auge a inicios del siglo XVI, el Imperio Azteca logró contemplar una gran parte de lo que en este momento es el centro de México. Englobaba un área de sobra de 52,000 millas cuadradas y una población de en torno a 11 millones. Si bien parcialmente joven, la nación mesoamericana logró reunir mucha riqueza y expandir su alcance en escaso tiempo. Esto, no obstante, asimismo atrajo bastante odio de la gente a las que subyugaron, tal como la atención de los de europa estacionados en Cuba.

Al oír reportes de extraños monumentos de piedra y originarios vestidos de colores refulgentes y cubiertos de oro en el conjunto de naciones, el gobernador español de Cuba, Diego Velásquez, organizó una expedición compuesta por una flota de 11 navíos, 500 soldados y 100 marineros. A la cabeza de esta expedición se encontraba Hernán Cortés. Y más allá de que la expedición se anuló después, Cortés partió hacia el conjunto de naciones de todas formas.

El mito histórico que circunda a Hernán Cortés es que él, al lado de sus hombres, logró poner de rodillas al poderoso Imperio Azteca todos por sí solos. En honor a la verdad, llevaban armas de nueva generación como ballestas, espadas de acero, pistolas, picas, cañones y armaduras de placas terminadas. Asimismo tenían caballos, algo que los originarios jamás habían encontrado antes. Todas y cada una estas armas hicieron que los españoles se adelantaran tecnológicamente a cientos, si no una cantidad enorme de años, probando su valía constantemente en el campo de guerra, eminentemente como rompedores de la ética del enemigo.

No obstante, esto no habría sido bastante para derruir un Imperio, y bastante menos en un transcurso de solo tres años. Fue empleando la asistencia de múltiples tribus subyugadas y sus ejércitos, tal como la viruela que se ingresó múltiples años antes que logró llevar a cabo el trabajo, adjuntado con Cortez y sus hombres poderosamente armados, naturalmente.

5. Ricardo Corazón de León era inglés

Ricardo I de Inglaterra, después popular como Ricardo Corazón de León, nació el 8 de septiembre de 1157 en Oxford. Era hijo de Enrique II y Leonor de Aquitania. Solo superado por Enrique VIII, Ricardo I fue entre los reyes mucho más conocidos de Inglaterra. Entre sus logros mucho más visibles está su participación a lo largo de la Tercera cruzada (1189-1192) al lado de Federico I Barbarroja, rey de Alemania y emperador del Sacro Imperio De roma Germánico, y Felipe II de Francia.

En último término, la campaña fue un fracaso, puesto que los cruzados no lograron tomar la Localidad Santa de Jerusalén. No obstante, hubo múltiples victorias en el sendero, más que nada la atrapa de Messina en Sicilia, la atrapa de la isla de Chipre, la atrapa de Acre en lo que el día de hoy es Israel, y la Guerra de Arsuf. Si bien no ha podido cumplir su propósito pensado, la Cruzada creó un punto de acompañamiento católico en el conjunto de naciones del Medio Oriente.

Si bien nació en Inglaterra, Richard el corazon DE leon se transformó en duque de Aquitania y conde de Poitou a los 11 años, los dos en Francia. Entre los otros hechos de Richard están 2 rebeliones contra su padre, tras lo que se transformó en el único heredero del Reino de Inglaterra, tal como de Normandía, Maine y Aquitania. Murió en 1199, liderando un asedio a la edad de 42 años, y durante su historia solo puso un pie en las Islas Británicas un par de veces para un total de seis meses. Jamás aprendió a charlar inglés y, antes de la cruzada, vació la corona de la Corona. arcas y vendió muchas tierras y títulos en preparación para la campaña.

4. Caballería

La multitud, generalmente, tiene una visión bastante idealista de la historia. A varios de nosotros nos atrae meditar que el pasado fue una temporada mucho más fácil, mucho más interesante y, por norma general, mejor. Pero este es un fallo común tan intensamente arraigado en nuestra conciencia común que aun los historiadores en ocasiones tienen inconvenientes para alejarse de él. Varios de nosotros de manera frecuente olvidamos qué asolado se encontraba el planeta por la guerra o qué poco ingreso tenía la mayor parte de la multitud a tantas cosas que el día de hoy ofrecemos por sentadas.

El propósito de la historia es, o habría de ser, investigar acontecimientos y sistemas de la forma mucho más objetiva viable. Para poder ver qué funcionó y qué no, y de qué manera tenemos la posibilidad de emplear esas cosas para progresar el futuro. La historia no debería radicar en llevar cuentas o rencores, ni deberíamos mirarla con una lente nostálgica para cuadrar mejor con nuestro criterio idealista.

Un caso de muestra de o sea caballería. Popularizado por varias novelas, cuentos y poemas épicos medievales y modernos, caballerosidad Los caballeros son de manera frecuente vistos como hombres valientes, nobles y corteses, establecidos por su alta cuenta, especialmente hacia las mujeres. No obstante, la verdad es bastante diferente. Los orígenes del término y término se remontan a la Francia del siglo X. Fue introducido por la iglesia como un intento de regular la crueldad endémica en la sociedad francesa. El término procede de chevalier o caballero, que paralelamente, proviene de cheval o caballo.

De todos modos, estos caballeros eran bastante violentos, con varios cuentos de saqueos y saqueos de ciudades, pueblos, monasterios, tal como cometer de manera regular actos de asesinato, tortura, violación, etcétera. Resumiendo, la caballerosidad evolucionó para transformarse en una suerte de código de conducta en la guerra y no tuvo prácticamente nada que ver con lo que el día de hoy tenemos en cuenta caballeresco.

3. Los viles vomitorios

Según la civilización habitual, un vomitorium era una habitación de la Vieja Roma donde los romanos iban a purgarse a lo largo de las fiestas para proseguir atiborrándose y dejar espacio para mucho más. Pero a pesar de que los romanos reales amaban su comida y bebida, el propósito del vomitorium era uno totalmente diferente que no tenía nada que ver con los vómitos.

Para los romanos de otrora, los vomitorios eran las entradas y salidas a estadios, arenas y teatros. Fueron apodados como semejantes por el escritor y pensador de roma Ambrosio Teodosio Macrobio en su obra llamada Saturnalia. Los llamó de esta manera basándose en de qué forma estas salidas lanzaban multitudes de personas a las calles.

Fue en algún instante a fines del siglo XIX y principios del XX en el momento en que se reintrodujo el término con sus connotaciones equivocadas. En su novela de 1923 Antic Hay, el creador Aldous Huxley redacta sobre los vomitorios como sitios textuales a fin de que la multitud vomite.

2. Vincent van Gogh se cortó la oreja

Muchas personas en el mundo entero vió Vincent van Gogh Autorretrato con oreja vendada. Lo pintó poco tras regresar del hospital en 1889. La versión oficial de la historia es que, en un ataque de disparidad, el pintor holandés perturbado se cortó el lóbulo de la oreja izquierda con una cuchilla de rasurar antes de la Navidad de 1888. Entonces lo envolvió en un hecho de periódico o lona, caminó hasta un burdel próximo y se lo entregó a una prostituta, que se desmayó inmediatamente.

Entonces regresó a casa, salió a reposar y prácticamente se desangró hasta fallecer antes que la policía lo encontrase por la mañana siguiente en una cama empapada de sangre. Al estar inconsciente, lo llevaron al hospital. En el momento en que se despertó, Van Gogh preguntó por su amigo, el artista francés Paul Gauguin, quien se negó a verlo.

No obstante, 2 historiadores alemanes han propuesto una versión diferente de los acontecimientos. Los 2 arguyeron que, tras comprobar varios cuentos y cartas de presentes, la historia oficial tenía muchas inconsistencias. Su interpretación apunta a Paul Gauguin, el amigo de Van Gogh, que era un enorme esgrimista y, a lo largo de una febril discusión, le cortó el lóbulo de la oreja con una espada. Los 2 hicieron un llamado pacto de silencio en el que Gauguin procuraba eludir el enjuiciamiento al tiempo que Van Gogh deseaba quedarse con su amigo, de quien se encontraba enamorado.

No obstante, un hallazgo algo reciente semeja contradecir (o por lo menos modificar relevantemente) tanto la versión original como la iniciativa por los 2 historiadores alemanes. Una carta redactada por el Dr. Félix Rey enseña con todo aspecto la extensión de las lesiones. Como resulta, toda la oreja izquierda fue cortada, no solo el lóbulo de la oreja, como se suponía previamente.

1. El emperador Nerón tocó el violín mientras que Roma ardía

A lo largo de una semana en el 64 d.C., los ciudadanos de la Vieja Roma vieron impotentes de qué forma su localidad se incendiaba hasta los cimientos. Como sucede con muchas desgracias afines, la multitud común que lo ha perdido todo frecuenta buscar a alguien a quien culpar. Las viejas historias dicen que Nerón mismo prendió fuego a la localidad, tras lo que escaló a las murallas de la región y empezó a tocar el violín y recitar poemas perdidos hace un buen tiempo sobre la destrucción de Troya. En honor a la verdad, el emperador Nerón no era un hombre especialmente bueno. Pasando de la crueldad al incesto, asesinato y cosas por el estilo, Nero se considera por varios como el Anticristo bíblico..

Pero en el momento en que se habla del incendio del 64 d.C., Nerón no se quedó de brazos cruzados ni tocó su instrumento mientras que la localidad ardía.. De todos modos, se encontraba en su palacio de Antium en el momento en que empezó el incendio. En el momento en que llegó la novedad, Nero se apuró a regresar a la localidad donde reguló en lo personal los sacrificios de extinción de incendios a lo largo de la primera noche. Asimismo abrió todos las construcciones públicos y sus jardines privados a fin de que actuasen como cobijos temporales. Además de esto, Nero importaba grano de todas y cada una de las ciudades próximas y se lo ofrecía a los ciudadanos a únicamente una fracción del valor.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *