10 momentos memorables de Blair House

1600 Pennsylvania Avenue se encuentra dentro de las direcciones mucho más reconocidas de todo el mundo, puesto que destina la localización de la Casa Blanca. Menos famosa es 1651 Pennsylvania Avenue. Es el lugar de Blair House, el sitio donde los dignatarios extranjeros se alojan en el momento en que visitan al presidente de los USA. Allí tuvieron rincón bastantes situaciones recordables.

10. Los principios de Blair House

Llamar al edificio “Blair House” es un nombre poco correspondiente. Su nombre oficial es sencillamente President’s Guest House y Blair House es solo entre las 4 viviendas adosadas interconectadas. Juntos, forman solo una vivienda compuesta por 110 habitaciones y que miden 70,000 pies cuadrados. No obstante, la mayor parte de la gente y agencias sencillamente mencionan a todo el complejo como “Blair House”, y esta incluye el Departamento de Estado estadounidense.

Hay otro pequeño inconveniente con el nombre. Se la conoce como “Blair House” aun el día de hoy pues continuó con la familia Blair a lo largo de mucho más de un siglo. No obstante, inicialmente perteneció al cirujano general estadounidense Joseph Lovell, quien lo edificó en torno a 1824. Se lo vendió al editor de periódicos Francis Preston Blair en 1836. Su familia lo tuvo hasta el momento en que vendió Blair House al gobierno en 1942.

9. El armario de la cocina

Aun antes que Blair House se transformara en casa de huéspedes oficial del presidente, hubo instantes políticos esenciales que tuvieron rincón en el interior, en tanto que los Blair participaron habitualmente en las maquinaciones de Washington. Montgomery Blair, por servirnos de un ejemplo, fue Directivo General de Correos bajo Abraham Lincoln y recibió al presidente regularmente. Su hijo, Gist Blair, sostuvo relaciones con Teddy Roosevelt, William Howard Taft y FDR. No obstante, como era de aguardar, el patriarca de la familia Blair fue el mucho más influyente.

Francis Preston Blair era un cómplice y partidario de Andrew Jackson y jugó un papel esencial ayudándolo a ganar las selecciones de 1828. Formó una parte del llamado “gabinete de cocina” de Jackson, un conjunto no oficial de aconsejes. Recibió usuales visitas del presidente Jackson en Blair House.

El papel del gabinete de cocina medró de manera significativa tras el tema Petticoat, que empezó en 1829. Esencialmente, el gabinete real de Jackson se dividió entre el acompañamiento a su secretario de guerra, John Eaton, y su vicepresidente, John C. Calhoun, tras una separación entre las esposas de los políticos. El inconveniente se resolvió en 1831 en el momento en que Martin Van Buren, secretario de Estado y otro integrante del Gabinete de Cocina, renunció a su cargo. Esto le dio a Jackson una razón para reordenar el gabinete presidencial y liberarse de todos y cada uno de los incondicionales de Calhoun.

8. Visitas de Churchill a Washington

A inicios de 1942, el Departamento de Estado empezó a rentar Blair House para albergar a dignatarios extranjeros. A objetivos del mismo año, el presidente Franklin Roosevelt persuadió al gobierno de aceptar un gasto de $ 150,000 para obtener la vivienda y transformarla en casa de huéspedes presidencial.

De manera oficial, esto se realizó para llevar a cabo en oposición al hacinamiento en la Casa Blanca. Hasta ese instante, era práctica que los convidados del presidente pasaran su primera noche en la Casa Blanca y después se trasladaran a un hotel o embajada por el resto de su estadía. No obstante, a lo largo de la Segunda Guerra Mundial, hubo varios políticos, diplomáticos, aconsejes, jefes de estado y en general deambulando por los corredores de la Casa Blanca y fueron precisos hospedajes auxiliares.

El primordial de ellos fue Winston Churchill, quien en ese instante visitaba recurrentemente la Casa Blanca. Mostró una sensación de familiaridad que ha podido haber irritado un tanto a Eleanor Roosevelt. Tenía la práctica de vagar por los corredores en horas extrañas vestido con su camisón. Extraoficialmente, Eleanor es quien convencido su marido que se precisaba una vivienda de huéspedes. Según Franklin Roosevelt Jr., recuerda una mañana en el momento en que su madre se encontró con Churchill a las 3 am Cigarrillo en mano, el Primer Ministro se dirigía hacia la habitación de FDR para despertarlo por un rato. conversacion. La Sra. Roosevelt lo persuadió de que esperara hasta el desayuno.

7. Boris Yeltsin visita Blair House

Sabiendo los altos concretes de los diplomáticos que acostumbran a alojarse en Blair House, el Servicio Misterio está ahí para asegurar la seguridad de los convidados. No obstante, pese a los rigurosos protocolos establecidos, ciertos dignatarios todavía eligen llevar a cabo lo propio. En 1995, por servirnos de un ejemplo, Boris Yeltsin, borracho y desvisto, superó un par de veces al Servicio Misterio.

El presidente ruso se hospedaba en Blair House a lo largo de una visita a Bill Clinton. Como era popular por llevar a cabo, Yeltsin gozó de ciertas bebidas alcohólicas. En la mitad de la noche, se descabulló de la vivienda vestido solo con su lencería. Los agentes del Servicio Misterio fueron a procurarlo y hallaron al presidente desvisto caminando por Pennsylvania Avenue intentando de tomar un taxi. Como explicó después, Yeltsin tuvo apetito y salió a buscar pizza.

Por la noche siguiente, el presidente ruso logró eludir de nuevo a su equipo de seguridad. En esta ocasión, el resultado final fue un tanto mucho más grave y podría haber causado un hecho en todo el mundo. De alguna forma, Yeltsin acabó en el sótano de Blair House. Un guarda del edificio lo vio y lo confundió con un entrometido borracho. Deseaba terminar con él, pero los agentes del Servicio Misterio llegaron a tiempo para eludir que atacaran al presidente.

6. ¿Está encantada la vivienda de Blair?

Muchas personas piensa que la Casa Blanca está perseguida por el espectro de Abraham Lincoln. En la mayoría de los casos, se queda en el dormitorio de Lincoln que el presidente usó como su oficina a lo largo de su historia. Múltiples personas, incluidos otros presidentes y sus esposas, aseguran haber sentido su presencia allí. Otros aseguran que miraron por la ventana del dormitorio y vieron a Lincoln sentado en cama o en el borde de la cama poniéndose las botas.

Para no quedarse atrás, la Casa Blair en teoría ofuscado por su ex- presidente. El espectro de Woodrow Wilson todavía merodea por los corredores de la vivienda. O sea según con múltiples presentes, incluido Harry Truman, que se quedó en Blair House en la década de 1940 mientras que se renovaba la Casa Blanca. Comunmente, Wilson retornaba del mucho más allí para sentarse sobre una mecedora.

El vigésimo octavo presidente de los USA es una aparición bastante ocupada. Ciertos aseguran que asimismo frecuenta la Casa Woodrow Wilson, lo que tendría mucho más sentido en tanto que de todos modos murió allí. De nuevo, la multitud informó de avistamientos del presidente descansando en una mecedora.

5. Una boda en Blair House

Con todos y cada uno de los diversos tipos de acontecimientos que tuvieron sitio en Blair House, es lógico que el lugar asimismo fuera el sitio de una boda.

William T. Sherman fue entre los en general mucho más renombrados del Ejército de la Unión a lo largo de la Guerra Civil estadounidense. Se ganó tanto el reconocimiento por su mando militar como el desprecio por el entusiasmo de su política de tierra asolada contra los estados confederados.

El general Sherman se casó con Eleanor Boyle Ewing en 1850 y los 2 tuvieron su liturgia de boda en Blair House. El presidente Zachary Taylor se encontraba en asistencia al lado de otros políticos relevantes. Ellen era la hermana adoptiva de Sherman. Su padre, Thomas Ewing, primer secretario del Interior, acogió a William en el momento en que tenía nueve años una vez que su padre muriera inesperadamente.

4. Obama fue rechazado

Aparte de marchar como la vivienda de huéspedes presidencial, asimismo es tradición que los presidentes elegidos pasen los días anteriores a su toma de posesión en Blair House. Las cosas no funcionaron tan bien para Barack Obama, que deseaba mudarse a Blair House antes de su inauguración en 2009.

Los presidentes escogidos en general solo continúan en la vivienda por un corto tiempo antes del Día de la Inauguración el 20 de enero. No obstante, Obama deseaba que sus hijas comenzaran la escuela en Washington poco tras las vacaciones de Navidad. Logró una petición a la administración Bush a fin de que se trasladara a Blair House a inicios de enero.

Su petición fue rechazada. La contestación oficial mencionó que era indisponible. Los medios detallaron que se encontraba guardado que el presidente australiano John Howard se mudara a Blair House el 12 de enero. En el final, Barack Obama fue al próximo hotel Hay-Adams y después fue movido a Blair House el 15 de enero.

3. Históricamente importante

En 1935, el Congreso de los USA decretó la Ley de Sitios Históricos. Su propósito primordial era ordenar todos y cada uno de los parques y monumentos que caían bajo la rivalidad del Servicio de Parques Nacionales. No obstante, asimismo estableció el deber del gobierno de proteger los sitios, inmuebles y elementos que tuviesen algún género de valor histórico importante.

En 1937, una Junta Asesora estimó que Blair House era un importante, si bien no llegó a declararlo un lugar histórico nacional. Esta designación no fue simple. En verdad, a lo largo de las décadas precedentes, el dueño Gist Blair debió batallar duro para eludir que el gobierno arrasase su querida casa.

En 1916, una Comisión Federal de Inmuebles Públicos deseó nivelar las edificaciones en torno a Lafayette Square para dejar en libertad lote para empleo del gobierno. Su idea quedó en suspenso gracias a la Primera Guerra Mundial, pero fue revivida en la década de 1920. A inicios de la década de 1930, Gist se realizó amigo del presidente Franklin D. Roosevelt e inclusive lo invitó a cenar a Blair House. El presidente se encontraba entusiasmado en desarrollar algún género de plan para sostener fuentes históricas en todo el país que, ocasionalmente, se transformó en la citada Ley de Sitios Históricos.

Blair se dirigió al Consejo Asesor en 1939 y empleó su casa como prototipo para los primeros marcadores oficiales de inmuebles históricos reconocidos.

2. General Lee en Blair House

Justo al principio de la Guerra Civil estadounidense, una asamblea privada en Blair House podría haber perturbado relevantemente el curso del enfrentamiento.

El general Robert Y también. Lee fue el hombre que dirigió el ejército de la Confederación. Más allá de que Jefferson Davis ha podido ser el presidente, fue Lee quien en general recibió los encomios por los distintos éxitos militares de los estados del sur.

Antes de sumarse a la Confederación, Lee era coronel de caballería y ahora gozaba de una reputación bastante célebre. En verdad, Lincoln deseaba ofrecerle una sobresaliente situación en el Ejército de la Unión. A instancias del presidente, Lee fue a Blair House y se reunió con Francis Preston Blair, quien le ofreció el mando de la defensa de la ciudad más importante.

El general Lee se negó por el hecho de que sabía que su estado natal de Virginia próximamente se apartaría de la Unión y sintió que era su deber tomar las armas para cuidarla. Cambió de bando y se unió a la Confederación más allá de que se opuso a la secesión y se percató de que la guerra sería asoladora para los dos bandos, con independencia de quién ganara.

1. Asesinos en Blair House

El instante mucho más dramático en la crónica de Blair House ocurrió el 1 de noviembre de 1950, en el momento en que los nacionalistas puertorriqueños procuraron matar al presidente Harry Truman.

Truman pasó la mayoría de su segundo orden viviendo en Blair House. La Casa Blanca se sometió a una reconstrucción masiva entre 1949 y 1952. El presidente se transformó en el propósito de Grisello Torresola y Oscar Collazo, 2 integrantes del Partido Nacionalista Puertorriqueño, asimismo popular como los “Independistas”.

Últimamente se han producido altercados nacionalistas en todo Puerto Rico que fueron reprimidos con el ejército. Los 2 probables asesinos deseaban atraer la mayor atención mundial viable a los sacrificios de los puertorriqueños que luchan por la independencia. Pensaban que la mejor forma de conseguirlo sería matar al presidente.

Razonaron que Blair House tendría una seguridad bastante menos rigurosa que la Casa Blanca. En verdad, tenían razón, pero todavía era suficientemente fuerte para frustrar su búsqueda de asesinato. Los nacionalistas sencillamente anduvieron hasta los peldaños de la entrada de la vivienda y empezó a disparar. Los agentes del Servicio Misterio y la policía respondieron de forma rápida al fuego y Torresola fue tiroteado instantaneamente. Un agente llamado Leslie Coffelt murió en el cumplimiento de su deber.

Collazo fue detenido y culpado a muerte, si bien Truman entonces conmutó su sentencia por cadena perpetua. Un par de años después, el presidente festejó un referéndum sobre una exclusiva constitución para Puerto Rico. La multitud votó cerca del 82 por ciento en pos de proseguir siendo un “Estado libre asociado”.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *