10 músicos e íconos clásicos (que vivieron como leyendas del rock moderno)

En la mayoría de los casos, imaginamos a los iconos conocidos de la música tradicional como figuras sofocantes cuyas vidas personales no podrían mantener la antorcha de las hazañas de los dioses modernos conformados por la revolución del rock and roll.

Leer las biografías de las considerables luminarias de la música tradicional tenderá a persuadirte en caso contrario. En su día, muchas de estas personas evocaban la adoración y la reverencia a escenarios jamás antes vistos, y se hundieron a profundidades del mismo modo bajas. Cualquiera que fuesen sus historias, hay varios paralelismos entre los enormes renovadores de la era tradicional y el pasado mucho más reciente en la música. Ahora se detallan diez de las personalidades mucho más coloridas entre los iconos de la música tradicional.

10. Johann Sebastian Bach (1765-1850) brincó a la popularidad por medio de recitales en cafeterías

llevar una vida de soltero

Adjuntado con Mozart y Beethoven, Bach pertence a los tres músicos tradicionales conocidos que todo niño de escuela conoce por una aceptable razón: ningún artista ha producido mucho más piezas (esto es, “Jesu, alegría de querer del hombre“,”Concierto de Brandeburgo n. ° 3“,”Aire en tanguita”) Que se reconocen instantáneamente hoy en dia. La mayor parte de la multitud sabe que Bach fue usado de una iglesia. Mucho más particularmente, se encontraba en la nómina del Municipio de Leipzig para oportunidades sagradas y rituales. “La meta y el objetivo final de toda música no ha de ser otro que la gloria de Dios y el refrigerio del alma”. ha dicho en una ocasión.

Pero verdaderamente se soltó en el local cafetería popular como Zimmermannsche Kaffeehaus o Café Zimmermann. No pensarías eso en 1723, pero no eran los sitios que ves el día de hoy con hipsters aburguesados ​​que lucen anteojos sin receta, haciendo un trabajo en su proposición de artes liberales todo el día. Pero, en verdad, era considerablemente más sombrío: algo tal como un fumadero de opio solo para hombres. Asimismo había violas, fagotes y clavecines por ahí en el caso de que algún jugador de instrumentos de viento y de cuerda quisiese formar parte en una jam session. Cobraría la entrada y recogería las ganancias con el gerente del café. El aun escribió una cantata para honrar al dueño de su cafetería preferida.

9. Jenny Lind (1820-1887) fue la primera estrella en todo el mundo y salió a solas

lind

Jenny Lind era una estrella sueca famosa como “Swedish Nightengale” en el momento en que agotó las entradas para recitales en Europa y tenía La reina Victoria lanzando flores a sus pies. Fue traída a USA en 1850 por nada menos que el magnate del circo PT Barnum. No había escuchado su voz, pero apostó por su reputación y la edificó aún mucho más por medio de una secuencia de comunicados de prensa para sostener viva la exageración.

En el momento en que su barco de vapor llegó a Novedosa York, una multitud suficientemente grande de personas se reunió para saludarla, que el New York Tribune trató su bienvenida como un inconveniente de seguridad pública. Además de esto, 20.000 asaltaron su habitación de hotel aparte de las 30.000 personas que fueron a su primer concierto, y se generaron altercados en los corredores. Las entradas tenían tanta demanda que Barnum vendió asientos para su concierto mediante una subasta.

Tras 9 meses y 93 recitales con entradas agotadas, Lind decidió accionar a solas. Ella recibió un pago el semejante de 2015 de $ 9,96 millones, pero Barnum se llevó a casa $ 14,2 millones de la da un giro. Lind asimismo se fatigó de las permanentes atrapas de propaganda. “No soy un caballo”, ha dicho la conocida, y se lanzó por su cuenta. Barnum aceptó que volvería a Europa, pero en el transcurso de un tiempo viajó por los USA con su acompañante de piano (con quien al final se casó) y le dio bastante rivalidad.

8. Max Strakosch (1835-1892) fue el primer agente estafador

ópera de Nueva York

Un pianista checo con un currículo inflado, Strakosch fue entre los primeros operadores expertos sobresalientes que edificó un nicho en la escena tradicional recién formada de Novedosa York en la época del siglo XIX.

Strakosch perseveró a través del trabajo duro y un óptimo ojo para el talento para hallar enormes actos y conectarlos con un público que recién apreciaba la música tradicional. Y con eso, deseamos decir que conoció a un tenor sobresaliente en el momento en que emigró de Austria-Hungría a Novedosa York, y se casó con su hija Amelia de 12 años. En el momento en que resultó que Amelia no era tan competente como soprano como él aguardaba, Strakosch creyó que las posibilidades genéticas debían beneficiar a alguien y salió con su hermana menor. Adelina Patti en vez de. Strakosch puso a Adelina Patti en una da un giro de recitales de trescientas paradas a lo largo de cinco años y la retiró para la pubertad para acrecentar artificialmente la demanda de cuándo retornaría.

Como varios agentes hoy en día, Stakosch recurrió a socavar su talento. Él registró la cuota de Patti en $ 100 por noche, pero le pagó a ella y a su familia sensiblemente menos. Él era asimismo demandado por incumplimiento de contrato y su establo de vocalistas cobraba tan poco que uno tomó como rehenes a sus ayudantes con un cuchillo en la garganta en represalia. En el final, Patti salió de da un giro por Europa con el hermano (y contrincante) de Max, Maurice, asumiendo el cargo de manager, pero Max proseguía siendo responsable de hacer la escena de la ópera en la localidad de Novedosa York.

7. Franz Lizst (1811-1886) evocó bastante histeria para acuñar una definición …

liszt

Lizst evocaba tal histeria que al final dio crédito a una definiciones de diccionario que significa “un trastorno mental caracterizado por alucinaciones o pasión o deseo vehementes”. El crítico ruso Vladimir Stasov escribió: “Jamás habíamos escuchado algo de esta manera antes, jamás nos habíamos enfrentado a un genio tan con pasión y demoníaco”. Las mujeres le arrancaban el pelo y procuraban colillas de cigarrillos y las ocultaban entre sus pechos agitados.

Pero lo interesante es que Lizstomania fue una artimaña. Más allá de que tenía una extraña capacidad para improvisar armonías desde recomendaciones de la audiencia y recibió enseñanzas de Antonio Salieri de manera gratuita basada solo en el potencial, había estado dando recitales a lo largo de 20 años antes que comenzaran los vahídos y las turbas.

6.… y Gaetano Belloni (1810-1887) creó el bombo

lisztomanía

En 1841, Lizst contrató a un publicista llamado Gaetano Belloni y fue en 1842 que Lizstomania verdaderamente despegó.

Tristemente, varios de los datos de la vida de Belloni se pierden en la historia. Él jamás llevé un períodico ni escribí memorias. Pero, se conoce que con relación a la carrera de Lizst, Belloni llevó al pianista húngaro de un músico respetado a una superestrella.

Belloni logró esto mandando de antemano a la prensa local historias sobre la histeria generada por compromisos precedentes.

Resultó que una propaganda increíblemente buena sencillamente producía una propaganda increíblemente buena. Para en el momento en que Liszt apareciese en un elaborado carruaje, la localidad estaría histérica de anticipación. Belloni asimismo contrató a claqueadores trasnochados para fingir aplausos extáticos en los recitales de Liszt.

5. Robert Schumann (1810-1856) fue un romántico atormentado que descendió a la disparidad

Schumann

La música de Robert Schumann con frecuencia se equiparaba a la poesía lírica y fue considerado el mucho más romántico de los músicos de la Era Romántica. No es de extrañar entonces que el compositor alemán estuviese tan animado por el romance. A la edad de 17 años, Schumann conoció a un joven prodigio del piano se llamaba Clara Wieck y se encontraba tan conmovido que decidió interrumpir sus estudios de derecho para ocuparse a la música. Por último se enamoró de ella y en el momento en que ninguna de las familias lo aprobó, sostuvieron una aventura a lo largo de años mediante la música. Schumann le escribiría una canción en partituras y Clara la tocaría. Ocasionalmente los 2 se fugarían.

La otra cosa destacable de Schumann es que, según todos y cada uno de los estándares, se encontraba bastante orate. Padeció de un trastorno bipolar eso resultó ser tanto una bendición como una maldición, puesto que ha podido crear gigantes proporciones de música a lo largo de los periodos maniacos. Al tiempo, su patología se manifestó en una esquizofrenia en toda regla en el momento en que se aproximaba a los 40, y fue despedido a la edad de 43 años de su puesto municipal en Dusseldorf (si bien todavía hay una escuela de música. Nombrado tras el). Un año después, notificó que voces galácticas gritando en su cabeza lo llevaron a arrojarse al Rin en el mes de febrero (no es la primera persona en llevar a cabo eso: vea la entrada n. ° 3).

Siendo salvado, él y Clara eligieron que lo ingresasen en un sanatorio, donde vivió los 2 últimos años de su historia. Raramente, algo que lo sostuvo cuerdo a lo largo de sus últimos años fue el emprendimiento de ser guía de otro joven prodigio, que se transformó en bastante popular en su derecho.

4. La música de Igor Stravinsky (1882-1971) se encontraba tan adelantada a su tiempo que provocó altercados

Stravinsky

Igor Stravinsky fue un iconoclasta que fue entre los pocos músicos que vivió en la era del rock and roll. Como tal, no es asombroso que haya aprendido ciertas cosas en el sendero siendo el primero en tener percusión en sus sinfonías que se apropió de lo que que oirías en una batería.

Asimismo se deduce que el pianista y compositor ruso no fue apreciado en su temporada. La Ballet pájaro de fuego tejió 2 mitos populares rusos en una ópera actualizada que se lanzó al estrellato en el momento en que se estrenó en 1910. Pero su ambición lo superó (o cuando menos a su audiencia) en el momento en que rompió todas y cada una de las reglas unos cuantos óperas después con “The Rite of Primavera.” El ballet ingresó ritmos y discordancias jamás antes escuchadas y se informó que el audiencia revuelta en la salón de recitales.

Al paso que un Producto de la BBC puso en duda la intensidad de los altercados Históricamente se ha predeterminado que se llamó a la policía y se detuvo a unas 40 personas. Notas de Phil Goulding que el infame concierto de 1913 “transformó a Stravinsky en el niño horrible de la música, el genio del shock-you”. “Rite of Spring” fue nombrado por la gaceta Time como el trabajo definitivo del siglo XX en su edición de 1999.

3. Pyotr Ilyich Tchaikovsky (1840-1893) fue un artista torturado de des extremas

tchaikovsky

Tchaikovsky fue la piedra angular de la era romántica de la música tradicional y, con frecuencia, se le cita como el mayor compositor y orquestador que nunca haya producido Rusia.

Pero Tchaikovsky no tuvo una vida simple. Por una parte, era un homosexual que vivía en un país que históricamente tuvo una aversión inusualmente fuerte hacia él. Aun los musicólogos negaron su homosexualidad a lo largo de la era soviética. Peleando con las presiones sociales para reprimirse, se casó con una muchacha estudiante de música llamada Antonina Milyukova. El matrimonio fue una catástrofe, con Tchaikovsky abandonando a su mujer unas semanas tras la boda. A lo largo de una crisis inquieta, procuró sin éxito suicidarse saltando a las heladas aguas del río Neva desvisto, y por último escapó al extranjero.

Alén de eso, Tchaikovsky tenía un historial de crisis inquietas y paranoia. Se encontraba tan convencido de que su cabeza rodaría fuera de su cuerpo, se llevó la mano a la cabeza en el momento en que se encontraba dirigiendo. En el momento en que era condecorado por el zar en otra ocasión, debió drogarse bastante solo para pasar la liturgia.

2. Niccolo Paganani (1782-1840) fue un solista de enorme éxito que se estima que es el demonio.

paganini

Niccolo Paganani fue un violinista increíble que fue entre los primeros instrumentistas en publicar exitosamente una da un giro de recitales internacional. En el momento en que jugó a lo largo de la epidemia de cólera de 1832, una fuente ha dicho “Se suspendió todo mal y tristeza; uno olvidó la desaparición y el temor que es peor que la desaparición “. Cajas de rasuré, bastones de billar y sitios de comidas de toda Europa llevaban su nombre, y los diarios notificaban todos los días sobre su avance en las giras.

No obstante, su capacidad virtuosa y su fachada malhumorada llevaron a comentarios de que él era el demonio. Aun corrió el rumor de que la cuarta cuerda de su violín se encontraba llevada a cabo con el intestino de una apasionado fallecida. De todos modos, los historiadores modernos especulan que tuvo un anormalidad genética. Dado a que la gente no había oído charlar de la genética en ese entonces, sencillamente llevaba un certificado de su madre que probaba sus orígenes fatales, pero eso no persuadió al obispo de Niza. quien lo negó un entierro católico por fundamentos de ateísmo y demonismo probados.

1. Ludwig van Beethoven (1770-1827) fue el genio mucho más orate de todos

Beethoven

Se podría argumentar que absolutamente nadie ha remodelado la música tradicional mucho más que Beethoven. “Beethoven está en el pináculo del avance de la crónica de la música”, una gaceta académica redacta. “Absorbió las distintas tendencias de pensamiento del siglo XVIII y las adquirió hasta el desenlace”.

Pero con el gran talento de Beethoven vino un colosal ego. Se sabía que se enmarañaba con casi todos los dueños, mecenas y novias que había tenido, y con su guía. Joseph Haydn en ocasiones lo hallaba irrealizable (a pesar de que los 2 ocasionalmente volvieron a ser amigos). En el momento en que tenía poco mucho más de 20 años, Beethoven empezó a perder la audición, lo que lo lanzó a nuevos escenarios de depresión y disparidad. En su búsqueda por sostener la calidad de su trabajo, Beethoven se dedicó tanto a su música que pocas veces se arreglaba o sostenía el orden en su apartamento. En el momento en que vinieron amigos y colegas de visita, ellos detallaron sus habitaciones estaban repletas de pilas de manuscritos que absolutamente nadie podía tocar, de forma frecuente se encontraba desvisto o en lencería, y de manera frecuente no se percataba de que había alguien mucho más en la habitación.

En contraste a otros muchos iconos de la música tradicional, Beethoven tuvo la fortuna de vivir en un tiempo y sitio (Viena) en el que podría ganarse la vida y ganarse la cree de sus contemporáneos. En el momento en que Beethoven murió a la edad de 57 años, una multitud de 20.000 personas se alinearon en las calles de su procesión fúnebre como agradecimiento con nueve curas encabezando el servicio.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *