10 objetos valiosos que no creerás que la gente tira a la basura

La sentencia del Tribunal Supremo de California de 1988 contra Greenwood sentó un antecedente legal para la búsqueda de basuras. Según la sentencia, todo cuanto se arrojara en un espacio público era lícito. Esto impidió que se persiguiera a los pobres, pero asimismo abrió la puerta a los apasionados al buceo en contenedores y a los motores de búsqueda de bienes. Sí, apasionados. El perfil de un cableado de hombre que tira la basura de las compañías como trabajo secundarioy gana tres cantidades haciéndolo. Y si bien la perseverancia cuenta, son los productos costosos los que verdaderamente te dejan con la boca abierta.

10. Billete de lotería de 1 millón de dólares estadounidenses

Tras meses de gastar en torno a 2.000 dólares americanos en billetes para frotar, la posibilidad de un enorme premio puede al final empezar a agacharse en pos de los usuarios. Kevin Donovan, un mecánico discapacitado de Massachusetts, frecuentaba la Despensa de la Gallina Blanca y también logró exactamente eso. Tiró lo que pensaba que era un lote de perdedores a la basura de fuera, y Edward St. John, un hombre de 83 años con la práctica de agarrar los rascadores desechados Uno ganó un millón de dólares americanos.

La novedad se extendió por la pequeña localidad de Massachusetts. St. John era popular por coleccionar billetes, jamás por adquirirlos, y Donovan demandó retroactivamente que el ganador era de el. La comisión de la lotería declaró que el único requisito para cobrar era la posesión del boleto ganador, conque Donovan no tuvo suerte. Un par de meses después, murió.

Los hijos de Donovan prosiguieron persiguiendo el dinero y demandaron a St. John, quien al final alcanzó un acuerdo en el litigio para conseguir sus pagos antes de fallecer como dueño original del boleto.

9. Cuadro “Tres individuos” de un millón de dólares americanos

tres personajes

La basura mancha las aceras de las calles de Novedosa York en los días de obtenida de basuras, esperando de ser obtenida. Hay bolsas negras, bolsas azules y pilas de cajas. En el momento en que Elizabeth Gibson pasó por enfrente de una pila de espera en Broadway, se fijó en un cuadro de 38 por 51 pulgadas entre las bolsas. El tamaño del cuadro relacionado con el de su apartamento no la detuvo y se lo llevó a casa.

Gibson veía un episodio de Antique’s Roadshow y escuchó una descripción del cuadro. La descripción era la de “Tres individuosPintado por Rufino Tamayo, que había sido robado hace 20 añosGibson devolvió el cuadro al legítimo dueño y recibió los 15.000 dólares estadounidenses. No se sabe quién puso el cuadro para los colectores de basura, y el conserje devolvió el cuadro al legítimo dueño y recibió los 15.000 dólares estadounidenses. Gibson devolvió el cuadro al legítimo dueño y recibió los 15.000 dólares estadounidenses. No se sabe quién puso el cuadro para los colectores de basura, y el portero del apartamento le ha dicho a Gibson que la basura había sido obtenida 20 minutos una vez que Gibson recuperara el cuadro.

8. 16.500 dólares americanos en arte maya viejo y extraño

mayanart

Los expertos de la mudanza ven varios elementos de valor. En el momento en que un artista llamado Clinton Hill y su colega Allen Tran fallecieron en el vecindario neoyorquino del SoHo, Nick DiMola recibió 4.500 dólares americanos para agarrar lo que las familias no deseaban. Parece ser, DiMola había oído el manido dicho: “La basura de un hombre es el tesoro de otro” Guardó los barriles y cajas de cartón en un almacén de Queens a lo largo de cinco años antes que la curiosidad le venciese y abriese la tapa.

Dentro había viejos artefactos mayas fechados entre el 300 a.C. y el 500 d.C. Los productos iban desde hachas de piedra hasta figuras talladas. En conjunto, estaban valorados en unos 16.500 dólares americanos. DiMola declaró que no se encontraba entusiasmado en el arte o los artefactos viejos y que deseaba vender las piezas. El conjunto que pagó a DiMola a fin de que limpiara el apartamento se encontraba comprensiblemente resentido por su abandono, pero había cedido legalmente toda la propiedad a DiMola en el momento en que pagó a fin de que este llevara sus artefactos de 16.500 dólares americanos al vertedero.

7. 22.000 dólares americanos en bonos de ahorro estadounidenses.

bonos de ahorro

Mike Rogers, usado de un centro de reciclaje en Burlington, Kentucky, hacía su trabajo en 1971 en el momento en que se halló con unos papeles de aspecto familiar en el fondo de un barril.

Un par de docenas de bonos de ahorro adquiridos por Martha Dobbins fueron mandados mediante barriles de reciclaje a la compañía Blue Grass Recycling. Las 12 hojas de papel sumaban un total de 22.000 dólares estadounidenses. En vez de entregarlos él mismo, Rogers empezó a buscar al heredero legítimo. La búsqueda de Rogers le llevó hasta el hijo de Dobbins, Robert Roberts, que procuró compensar a Rogers y a Blue Grass Recycling por su honestidad. Como cualquier hombre realmente sincero, Rogers se negó.

6. Billete de lotería de 1 millón de dólares estadounidenses… nuevamente

billete de lotería

En el momento en que juegue a la lotería estatal, verifique y guarde sus billetes.

Sharon Jones halló un ganador de la lotería de 1 millón de dólares americanos entre un montón de billetes desechados en un cubo de basura cerca de Little Rock, Arkansas. Se corrió la voz y una mujer llamada Sharon Duncan se enteró de la localización y el instante del billete encontrado y dedujo que era inicialmente de el. Lisa Petriches, la mujer que dirigía la tienda donde se adquirió inicialmente el billete y el sitio de la basura donde se halló, asimismo se enteró de la novedad. Además de esto, Louie Dajani, el dueño de la tienda que dirigía Petriches, se enteró del descubrimiento.

Duncan, Petriches y Dajani demandaron a Jones por la propiedad del billete. Duncan adujo que había tirado el billete por fallo, al tiempo que Petriches y Dajani aseguraron que no habían puesto la basura excavando en su propiedad. El litigio produjo inquietudes sobre la propiedad de los materiales desechados y poca felicidad para ninguna de las partes.

5. 500 dólares americanos de un billete rasgado

rasgado

Lorenzo Juárez no era extraño a los pésimos días. El día de su 39º cumpleaños, Juárez se encontraba en su cuarto año de desempleo y había roto últimamente con su novia de siempre. Se encontraba comprando unos bocadillos de cumpleaños en una estación de servicio en el momento en que presenció un altercado entre la cajera y un cliente.

El cliente rompió en trozos un arañazo y lo tiró al contenedor. Juárez se zambulló en varios contenedores de basura en su día, y brincó tras los trozos por capricho, aguardando tener suerte en el cumpleaños. Volvió a montar las piezas suficientemente cerca de su estado original y llevó su mosaico terminado al cajero. El billete final sonó como un ganador de 500 dólares estadounidenses, y Juárez al fin tuvo su reposo de cumpleaños.

4. Viejos planos de la Torre de la Independencia de Novedosa York

Torre de la Libertad

Todo cuanto lleve la etiqueta “Archivo seguro: confidencial” precisamente no debería tirarse a la basura. No obstante, eso es precisamente lo que Hallan a un indigente en el bajo Manhattan en un contenedor público cerca del lugar de la novedosa Torre de la Independencia.

Los 2 planos de 150 páginas de la Torre de la Independencia no tenían un valor capital concreto, pero el valor potencial y quién estaría presto a adquirirlos es espantoso y también intrigante. Los documentos detallaban los planos piso por piso de la Torre de la Independencia que próximamente se edificaría. No obstante, en vez de caer en las manos equivocadas, aterrizó en las manos de un indigente drogadicto en restauración.. que había sido testigo de los atentados del 11-S y conocía los riesgos que los documentos podían conllevar.

Los planos correspondían a una versión previo del edificio, pero un arquitecto examinó más tarde los documentos y aseveró que había bastante información a fin de que la utilizara un especialista en explosivos, demolición o armas biológicas.

3. 100.000 dólares estadounidenses en billetes de 5 y 100 dólares americanos

tirecash

Un neumático en el arcén de una carretera frecuentada no es excepcional. Un neumático en el arcén de una carretera muy recorrida con billetes de 5 y 100 dólares americanos metidos dentro por una suma de 100.000 dólares americanos es excepcional y muy cuestionable. Asimismo es excepcional y muy cuestionable la resolución de los trabajadores de la carretera de no embolsarse varias docenas de esos billetes. Suponemos que se puede llamar “noble” y “franco”, pero vamos. ¿Cuántos de nosotros no aceptaríamos cuando menos un billete?

Los trabajadores de las rutas estatales limpiando la basura en la Interestatal 70 cerca de Indianápolis halló el neumático lleno de dinero y lo denunció a la policía. En un caso así de basura transformada en tesoro, se sospechó de un delito. Lo que tiene sentido, sabiendo que es una manera habitual de los traficantes de drogas para contrabandear enormes proporciones de dinero en efectivo.

2. Plutonio de nivel A

plutonio

Para crear una bomba se precisa un tipo particular de plutonio. Los científicos que formaron parte de el Emprendimiento Manhattan a lo largo de la Segunda Guerra Mundial, el emprendimiento que al final condujo a las bombas lanzadas sobre Nagasaki y también Hiroshima, se dieron cuenta que el plutonio-239 es el tipo concreto. Y fue el plutonio-239 el que se halló en un basurero en el sureste del estado de Washington.

Puesto en un vidrio como un barco en una botella, el trozo de plutonio-239 descuidado no era suficientemente grande para hacer un arma nuclear, pero tampoco era suficientemente pequeño para confiar en él a cargo de un desarrollador de bombas. Los causantes de la limpieza del Departamento de Energía no estaban seguros de de qué forma llegó el material radiactivo al vertedero, pero se aseguraron de quitarlo de manera segura la segunda vez.

1. Violín de 50.000 dólares americanos

violín

La industria de la música tradicional está infestada de nombres de enorme poder y dinero. Al paso que Giuseppe Pedrazzini Puede parecer un nombre que podría hallarse en la parte posterior de un juguete de Pinocho, pero de todos modos es el nombre de un popular desarrollador de violines italiano cuyos instrumentos tienen la posibilidad de valer millones de dólares estadounidenses.

Un hombre busca un violín para su mujer encontré un violín en un contenedor de basuray llevó el violín al Antiques Roadshow para poder ver si valía lo bastante para obtener un violín nuevo. Se replanteó la adquisición de un violín nuevo en el momento en que el Antiques Roadshow le mencionó que Pedrazzini había fabricado el violín y que valía unos 50.000 dólares estadounidenses.

Si hay 2 enseñanzas que estudiar de estos descubrimientos de morralla, es que siempre y en todo momento hay que revisar un par de veces los billetes de lotería y llevar los elementos de valor que estén al Antiques Roadshow.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *