10 personas de las que nunca has oído hablar que cambiaron el mundo

La popularidad es algo interesante. 2 personas dedicarán sus vidas a trabajar hacia exactamente el mismo propósito de cambio mundial, una ganando reconocimiento mundial mientras que la otra se desliza hacia la obscuridad. Entonces, ¿qué hace conocida a un individuo al tiempo que la otra continúa ignota?

Las buenas relaciones públicas tienden a ser una parte de ello, naturalmente. En otras ocasiones, la multitud padece un mal instante, y ciertos son sencillamente ignorados por los historiadores y los medios por cualquier fundamento, lo que provoca que el público generalmente ignore sus logros y hechos. Entonces, ¿quiénes son estos “coulda-beens” históricos? Bueno, es jocoso que preguntes …

10. Joshua Lawrence Chamberlain

En el momento en que piensas en “Civil War”, piensas en nombres como Robert Y también. Lee y Stonewall Jackson, pero ¿cuántos han escuchado el nombre? Joshua Chamberlain? Además de los apasionados a la guerra civil mucho más candentes, es una apuesta justa que la mayor parte no ha oído charlar del caballeroso instructor de una pequeña facultad en Maine que probablemente halla sido mucho más responsable de socorrer la causa de la Unión en Gettysburg que algún otro hombre. Si bien carecía de entrenamiento militar formal, Chamberlain se encontraba ansioso por ser útil y se alistó en 1862.

Hecho coronel y puesto a cargo del 20. ° Regimiento de Maine, se halló anclando el flanco sur de las fuerzas de la Unión preparadas en Gettysburg y se le confió la labor de defenderse de los repetidos ataques del 15 ° regimiento de Alabama del general Oates en el momento en que procuraba conseguir el poder de Little Round Top. , una colina estratégica que domina las situaciones de la Unión al norte. Si hubiese caído a cargo de los rebeldes, habría puesto en compromiso con seriedad la situación del general Meade en Cemetery Ridge y probablemente lo habría obligado a retirarse a un lote menos defendible.

Por medio de sus tácticas moxy y poco comúnes, incluyendo la orden de una carga de bayoneta que logró mandar a los rebeldes a la fuga, una táctica que le valió la Medalla de Honor del Congreso, se podría argumentar que Chamberlain logró mucho más para socorrer el día que algún otro oficial, pero la historia lo ha olvidado en buena medida. Transcurrido un tiempo se transformó generalmente e inclusive estuvo presente en el momento en que Lee se rindió en el juzgado de Appomattox un par de años después.

9. Elisha Grey

eliseo

A Alexander Graham Bell se le asigna la invención del teléfono, pero probablemente no se percató de que todo se reducía a la puntualidad de su letrado. Si hubiese llegado a la Oficina de Patentes de EE. UU. Solo 2 horas después, estaríamos comentando de Eliseo Grey ser el hombre tras la caja de graznidos, y Bell habría sido solo otro de una extendida lista de hombres que perdieron su ocasión de lograr la popularidad y la fortuna.

Los dos hombres trabajaban por teléfono al tiempo, pero Bell era el que tenía la patente y Gray era el que se encontraba con el letrado que no debería haberse detenido a almorzar sendero a la oficina de patentes. Naturalmente, si Gray hubiese ganado la carrera hacia la oficina de patentes, Bell bien podría haber alcanzado cierto nivel de popularidad. En contraste a la mayor parte de los inventores, no se concentró en un solo proyecto, sino probó tener una extensa selección de intereses que lo llevarían a desarrollar inventos revolucionarios en las áreas de telecomunicaciones ópticas, hidroalas e inclusive aeronáutica.

8. Kia Silverbrook

kiasilverbrook

La multitud de forma frecuente considera a Thomas Edison como el inventor mucho más prolífico de la historia, pero varios se sorprenderían al entender que un hombre que todavía está ideando lo sobrepasa con creces por ese honor. Kia Silverbrook es un inventor australiano que creó su primera compañía a los 19 años en 1977, y desde ese momento estuvo ideando toda clase de gadgets útiles, varios de los que probablemente empleas el día de hoy sin no saberlo. En la actualidad tiene mucho más de 4.600 patentes a su nombre y prácticamente 10.000 patentes o peticiones de patentes registradas en la banco de información en todo el mundo de documentos de patentes.

Entonces, ¿qué ha desarrollado? Silverbrook hizo varios inventos en los campos de síntesis de música digital, vídeo digital, impresión digital, gráficos por PC, pantallas de cristal líquido, robótica, impresión 3D, análisis de ADN, energía del sol fotovoltaica, procesamiento de imágenes, sistemas microelectromecánicos, criptografía, nanotecnología, microfluidos, semiconductores. fabricación y arquitectura de circuitos integrados, por denominar solo ciertos. Está bien si precisa tomarse un instante para recobrar el aliento tras leer esa lista, precisamente debimos llevarlo a cabo tras escribirla.

Claro, ninguno de sus inventos fué tan impresionante como el de Edison, pero todos fueron fundamentales para hacer la revolución de alta tecnología de la que todos dependemos el día de hoy, transformándolo en quizás la persona influyente mucho más obscura de todo el mundo.

7. Gustav Whitehead

gustavwhitehead

A los hermanos Wright se les asigna ser los primeros en volar, pero resulta que es posible que no sea totalmente exacto. Había otro hombre haciendo un trabajo para conseguir el vuelo al tiempo que fué olvidado en buena medida por los historiadores de la aviación. En 1901, un inmigrante alemán poco popular con el nombre de Gustav Whitehead no solo probó ser un conduzco de planeador competente, sino había construido una sucesión de pequeños pero poderosos motores de combustión que usó para impulsar una muy elegante y pequeña máquina voladora que llamó, sencillamente, Número 21.

Muy elegante y similar a un pájaro, la frágil y pequeña máquina ha podido haber logrado múltiples minutos de vuelo sostenido la mañana del 14 de agosto de 1901 con Whitehead a los controles, según un puñado de presentes. Lamentablemente, no hay ninguna fotografía del vuelo y unicamente se registró un relato del vuelo en un periódico local de Connecticut. Además de esto, ser un inmigrante que charlaba poco inglés y se sabía que exageraba sus logros a veces logró que fuera simple descartar sus declaraciones, y cuando los hermanos Wright consiguieron su éxito, Whitehead se halló de manera rápida perdido en la confusión.

6. Anton Drexler

drexler

La mayor parte de la multitud acepta que Adolf Hitler creó el partido nazi en la década de 1920, pero ese no fue la situacion. El Partido de los Trabajadores Alemanes (el precursor del Partido Nacionalsocialista) fue de todos modos la creación de Anton Drexler, quien creó el partido en 1919 a lo largo de las consecuencias de la Primera Guerra Mundial. Resulta que Hitler fue de todos modos entre los primeros conversos a la organización antisemita y anticomunista de Drexler. En todo caso, el poder de persuasión y las capacidades de oratoria de Hitler impresionaron tanto a Drexler que lo reclutó a fin de que fuera su jefe de publicidad, un movimiento que lamentaría en el momento en que en un par de años su protegido ascendiera tan de manera rápida en la jerarquía del partido que en el mes de julio de 1921 Hitler de todos modos desplazó a Drexler como jefe del partido y empujó a Drexler a un background.

Drexler continuó como presidente honorario hasta 1923, en el momento en que dejó el partido por otras ocupaciones. Se reincorporó a los nazis en 1933 una vez que Hitler llegó al poder, pero prosiguió siendo poco mucho más que una herramienta de publicidad hasta su muerte por causas naturales en 1942. Lo triste es que si Drexler hubiese continuado a cargo, no es muy probable que su partido hubiese logrado algo como el éxito que tuvo bajo Hitler, y la Segunda Guerra Mundial podría no haber sucedido jamás. La moraleja de la historia aquí es que en el momento en que uno crea un monstruo, debe llevar cuidado de que no se vuelva contra él.

5. John Alcock y Arthur Brown

alcock marrón

Más allá de que Converses Lindbergh se transformó en el semejante de la década de 1920 a una estrella de rock para su vuelo transatlántico en 1927, estuvo lejos de ser el primero en llevar a cabo una travesía aérea sin escalas del Atlántico. En verdad, la hazaña la habían logrado ocho años antes 2 aviadores británicos, John Alcock y Arthur Brown, en un bombardero Vickers Vimy cambiado. El dúo voló el destartalado avión bimotor desde St. John’s, Terranova hasta Connemara, Irlanda en el mes de junio de 1919.

El vuelo, que cubrió poco menos de 1,900 millas, tomó 16 horas y acabó con un aterrizaje obligatorio en un pantano, pero probó que el vuelo transatlántico era viable. Los 2 hombres han recibido algún reconocimiento por el vuelo después, pero no fue nada relacionado con el vuelo considerablemente más público que Lindbergh efectuó en 1927. La razón de o sea doble: primero, Alcock y Brown no estaban haciendo su hazaña como una parte de un certamen, sino como un vuelo de prueba para la compañía Vickers Aircraft. Y segundo, no lo interpretaron solos. Además de esto, Lindbergh voló de Novedosa York a París, una ruta considerablemente más extendida y riguroso, y asimismo hubo la emoción agregada de que otros habían fallecido en el intento de poder la labor.

4. Lothar Von Richtofen

Lothar

El Barón Colorado, Manfred Von Richtofen, todavía es el as volador mucho más popular de la Primera Guerra Mundial. Lo que realmente pocas personas recuerdan, no obstante, es que había un hermano llamado Lothar que asimismo era conduzco de combate y tenía un récord prácticamente igualmente increíble. Lothar derribó 40 aeroplanos y los dos han tomado el mando del mismo escuadrón, realizando de sus carreras prácticamente una asociación. No obstante, por alguna razón, Lothar jamás consiguió el reconocimiento que recibió su hermano mayor más allá de que fue entre los pilotos de combate mucho más eficaces y fecundos de la guerra.

Quizás entre las causas es que subsistió a la guerra, y los pilotos de combate que mueren en la guerra tienen una imagen considerablemente más romántica que los que subsisten a la carnicería. Asimismo tuvo una carrera de peatón tras la guerra, volando usuarios y correo entre Berlín y Hamburgo, que no era el género de profesión que reta a la desaparición y que le hace más rápido el pulso que se aguardaría de un as de vuelo. Lothar no subsistió bastante a su hermano, falleciendo en 1922 en el momento en que el motor de su avión falló. Ahora no tiene una tumba, en tanto que el cementerio en el que fue sepultado fue asolado una vez que el territorio fuera transferido a Polonia tras la guerra.

3. Amy Johnson

Amyjohnson

Amelia Earhart fue la preferida indiscutible de la prensa a lo largo de la década de 1930 por sus récords de vuelo de gran distancia, pero prácticamente fue eclipsada por otra conduzco llamada Amy Johnson. La moderna y contrincante británica de Earhart asimismo estableció múltiples récords de vuelo de gran distancia, incluyendo la de transformarse en la primera mujer en volar sola de Inglaterra a Australia, un viaje de sobra de 11.000 millas, en 1930. Se encontraba estableciendo récords antes que Earhart comenzara verdaderamente. y bien podría haberla vencido a través del Atlántico y el Pacífico, si no fuese por dado que Earhart recibió considerablemente más respaldo financiero y acompañamiento público merced a su matrimonio con el magnate editorial George Putnam.

En el momento en que Earhart desapareció sobre el Pacífico en 1937, las aviadoras desaparecieron en buena medida del ojo público y Johnson acabó en una relativa obscuridad. En una nota caminando de página tan trágica como la de Earhart, asimismo perdió la vida mientras que volaba, en esta ocasión como conduzco de ferry de la RAF en la Segunda Guerra Mundial. Perdida en la niebla mientras que transportaba un avión a su base, su avión se quedó sin comburente, lo que la forzó a lanzarse en paracaídas. Aterrizando en el gélido río Támesis, supuestamente cedió a la hipotermia y presumiblemente fue arrastrada al mar. Como Earhart, su cuerpo jamás fue recuperado.

2. Alfred Russel Wallace

Alfredwallace

Más allá de que a Hables Darwin se le asigna ser el hombre tras la Teoría de la Evolución, de todos modos fue otro naturalista británico cuya teoría de la selección natural inspiraría los revolucionarios Orígenes de las especies de Darwin. Alfred Wallace era un antropólogo y explorador, aparte de contemporáneo de Darwin, que había escrito varios productos sobre el tema de la selección natural, probando que los 2 hombres habían llegado fundamentalmente a exactamente la misma iniciativa independientemente el uno del otro.

La razón por la cual Darwin es considerablemente más popular es pues tuvo el buen sentido de redactar un libro terminado sobre el tema, al tiempo que Wallace se satisfizo con difundir sus ideas sencillamente como una secuencia de productos en gacetas científicas. Darwin empleó una audiencia y una interfaz considerablemente más extensas para popularizar sus discutidas ideas, al tiempo que Wallace parecía estar mucho más entusiasmado en seguir sus viajes y estudios sobre biogeografía. En estos días, Darwin recibe la mayoría del crédito, todo pues comprendió el poder de la palabra redactada mejor que Wallace.

1. Philo Farnsworth

Farnsworth

La mayor parte de la multitud puede mencionarle quién inventó el teléfono, la lámpara o la máquina de vapor, pero ¿cuántas personas tienen la posibilidad de denominar al inventor de la televisión? Semeja destacable que entre las especificaciones principales en la vida de la mayor parte de la gente tenga una historia tan turbia, pero ese es la situacion de lo que podría describirse como entre los inventos mucho más predominantes y también impresionantes de siempre. La televisión fue verdaderamente la creación de un niño genio llamado Philo Farnsworth, quien probó por vez primera un caso de muestra ramplón pero práctico de lo que se llamó un “disector de imágenes” en 1927 a la madura edad de 21 años.

Esa primera imagen era únicamente una línea recta, pero en 1929 había mejorado su diseño básico lo bastante como para lograr trasmitir una imagen muy turbia de su mujer en una área de tres pulgadas. La razón por la cual probablemente jamás haya oído charlar de él es pues pasó una oferta de Westinghouse para obtener sus patentes y trabajar para ellas, prefiriendo en cambio hacer su compañía. Inútil de desafiar a su contrincante mucho mayor, prosiguió siendo un inventor prodigioso pero obscuro hasta el día de hoy de su muerte en 1971.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *