10 pinturas extrañas del pasado, presente y futuro

En la actualidad ofrecemos por sentado los colores, pero históricamente fueron bien difíciles de hallar. Los desarrolladores de pigmentos hicieron todo lo que es posible para conseguir nuevos tonos, y muchas pinturas tienen orígenes bastante extraños. Aun el día de hoy procuramos agrandar nuestra paleta. Hasta entonces, nos encontramos explorando enfoques totalmente nuevos para la fabricación de pinturas que no implican pigmentos en lo más mínimo.

Desde nuestro pasado lejano hasta nuestro futuro no lejanísimo, aquí están 10 de las pinturas mucho más extrañas que pudimos conseguir, enumeradas en orden cronológico.

10. Han Purple

El púrpura se ha asociado a lo largo de bastante tiempo con el lujo, más que nada por su extravagancia en la naturaleza. Púrpura de Tiro (o fenicio), esmeradamente extraído de caracoles de mar hervidos a lo largo de días en tinas de plomoSe encontraba tan limitado a las elites de la vieja Roma que aun la palabra púrpura se transformó en homónimo de emperador. De ahí el dicho “Vistiendo el morado” por transformarse en el gobernante de Roma. No fue hasta 1856 que un químico al final tropezó (por incidente) con una opción alternativa sintética, que según la tendencia de la temporada llamó ‘malva’. Instantaneamente fue tomada por los ricos y conocidos, por la emperatriz Eugenia en Francia y por Reina Victoria en Enorme Bretaña.

El púrpura fue exaltado de forma afín en Oriente. Han púrpura no era menos homónimo de nobleza en la vieja China que la púrpura de Tiro en la vieja Roma. Pero este púrpura chino era un pigmento, no un tinte, y tenía un tono bastante menos variable. Se estima que se creó en el año 800 a. C., pero los ejemplos mucho más conocidos de su empleo se remontan por año 220 a. C., en el momento en que se empleó para colorear el ejército de terracota y murales en la tumba del primer emperador Qin Shi Huang en Xi ‘un.

Tras eso, desaparece del registro histórico completamente. Y no fue hasta la década de 1990 que los científicos sintetizaron un nuevo lote, el primero en prácticamente 2000 años. No obstante, el desarrollo para crear el pigmento de silicato de bario y cobre era tan complejo que no podían opinar que podría haber sido descubierto por incidente; indudablemente a los chinos se les había enseñado. Por una parte, implicó la trituración de proporciones exactas de distintos materiales. Y por otro, requería calentamiento entre 900 y 1.100 grados centígrados.

Pero difería substancialmente del azul egipcio para descartar el trueque de entendimientos entre etnias. Quizás, ya que tiene dentro bario, el púrpura Han fue un subproducto del desarrollo de fabricación de vidrio, descubierto por Alquimistas taoístas que procuran sintetizar el jade blanco. Esto indudablemente explicaría su atrayente para Qin Shi Huang, ofuscado con la inmortalidad, particularmente, en tanto que el jade blanco se encontraba relacionado con la salud y la longevidad.

En todo caso, hay mucho más en Han púrpura de lo que semeja. Los estudiosos descubrieron que, en ciertas condiciones (temperaturas próximas al cero absoluto y campos imantados superiores a 23 tesla, esto es, mucho más de 800.000 ocasiones el de la Tierra), el pigmento “Pierde una dimensión”. Las ondas imantadas viajan durante planos bidimensionales en el material, en vez de extenderse en 3D. Este fue un hallazgo asombroso, intrigante para los físicos cuánticos y, según ciertos otros, probablemente enseñando de qué manera nuestros señores réptiles cambian de manera y de qué forma podrían marchar los viajes interdimensionales.

9. Colorado carmín

El primer pigmento probablemente halla sido el ocre, arcilla rica en hematita de color rojo. Fue esta substancia extensamente libre la que dejó a nuestros ancestros ​​prehistóricos dejar atrás pinturas rupestres que duran milenios.

Todavía se utiliza como pigmento hoy día, pero desde el Paleolítico hemos encontrado otras fuentes de colorado: cinabrio, desquiciado y bermellón, por denominar ciertas. Una laca de resina famosa como sandarac o ‘sangre de dragón’ (que verdaderamente se creía que contenía) asimismo fue habitual en la Edad Media. Se utilizaba para colorear cualquier cosa infernal, ahora fuesen los fuegos del infierno, la sangre impura, los diablos o el mismísimo demonio.

Cierto tiempo después, en el momento en que los españoles asaltaron el Nuevo Planeta, se descubrió una exclusiva fuente de colorado. Los aztecas y los mayas secaron cochinillas hembras (un género de insecto que come tunas) y las trituraron para obtener ácido carmínico colorado, o carmín. mucho más permanente y mucho más profundo que cualquier persona que se conociese en Europa.

Carmine fue devorado con entusiasmo por la realeza y los artistas por igual. Y continuó en rema siglos después, en el momento en que cautivó a Vincent van Gogh. En una carta a su hermano Theo en 1885, mencionó que se encontraba “muy feliz por” el color, describiéndolo como “Caluroso y animado como el vino”.

El carmín todavía se utiliza actualmente, pese a sus orígenes algo alarmantes, no solo en pinturas y tintes, sino más bien asimismo en productos cosméticos, champús e inclusive alimentos. Como recomienda PETA en un producto que se titula “Entusiastas del maquillaje: dejen de mancharse la cara con insectos fallecidos”, los modelos que poseen el pigmento tienen la posibilidad de enumerarlo como “CI 75470”, “extracto de cochinilla”, “laca carmesí” o “colorado natural 4”.

No obstante, pese a el reconocimiento del carmín, los estudiosos todavía buscan “un enorme colorado terminado”, en tanto que los pigmentos de este color con frecuencia carecen de seguridad o seguridad. Según los del negocio, el próximo colorado podría servir una cantidad enorme de millones.

8. Orpiment Orange

Por medio de la historia-especialmente en el Levante y Asia Hasta el siglo XX, el oropimente volcánico era una fuente esencial de pigmento naranja. Recogido de fumarolas sulfurosas (respiraderos de gas natural cerca de volcanes activos), el mineral fue calentado por el fuego para transformarlo de amarillo a naranja llameante.

Semeja prácticamente dorado, que es de todos modos como orpiment consiguió su nombre, de aurum (Latín para ‘oro’) y pigmento (por color). Por exactamente la misma razón captó la atención de los alquimistas.

La preparación del pigmento fue un desarrollo duro. Tras elegir a mano los cristales y remover de forma manual las impurezas, el mineral se molió meticulosamente hasta transformarlo en polvo. Cualquier cubierta que no se deshaga debía ser retorcido y roto a mano. Solo entonces podría separarse químicamente el polvo del azufre y calentarse para su empleo en pintura naranja.

Baste decir que hubo bastante manejo manual implicado, lo que fue poco afortunado ya que fue prominente en arsénico mortal.

7. Momia cobrizo

Anteriormente, las partes pulverizadas de cadáveres viejos se untaban en la piel e inclusive se tomaban por vía oral. En los siglos XVI y XVII, se molió la carne de momia egipcia, o mumia, se encontraba tan libre en las farmacias de europa como, por poner un ejemplo, la aspirina hoy en dia.

Según el “padre del empirismo”, Sir Francis Bacon, era bueno para “la solidez de la sangre”. Y Robert Boyle, entre los creadores de la química actualizada, apuntó que se utilizaba para tratar hematomas. Asimismo se recetó para problemas, malestar estomacal, huesos rotos, tos, infecciones uterinas, lesiones, histeria, disentería, diarrea, cicatrices de sarampión, dolores y afecciones en general y prácticamente cualquier otra cosa. Mezclado con una arrebatadora mezcla de benzoico, brea negra y venenoso. Ruta graveolens (ruda), asimismo se usó para tratar la epilepsia.

Conforme los recursos de momias egipcias auténticas luchaban por agradar la demanda, los mercaderes han comenzado a realizar falsificaciones: trataron los cadáveres de los convictos ejecutados con betún y los dejaron secar al sol. Los más destacados aspirantes para la momificación falsificada eran perturbadoramente concretos: doncellas jóvenes y virginales y hombres de 24 años que fallecieron de una muerte beligerante pero que, no obstante, continuaron de una parte.

Por fortuna, la práctica de comerse a los fallecidos gradualmente cayó en desgracia, entre otras muchas cosas gracias a los resultados consecutivos desapacibles: mal de corazón y estómago, vómitos, “hedor de boca” y probablemente aun peste.

Pero mumia se usó como pigmento en la pintura hasta el siglo XX. Asimismo popular como ‘cobrizo momia’, ‘cobrizo egipcio’ o caput mortuum, causó un cruce entre crudo y torrado quemado. Era bastante variable para los deseos de varios artistas, pero los prerrafaelitas parecían adorarlo, más allá de que quizás no sabían de qué se trataba. El pintor inglés Edward Burne-Jones se horrorizó en el momento en que se enteró. Justo después de ser informado, corrió a su estudio y sepultó ceremonialmente su tubo de momia cobrizo en la tierra – “en concordancia” aguardaba que el joven Rudyard Kipling, quien estuvo presente, “a los ritos de Mizraim y Memphis”.

6. Amarillo indio

Los académicos han sentido el racismo inseparable de los artistas blancos de europa que usan pinturas extraídas o elaboradas por esclavos coloniales negros y asiáticos para distinguir esmeradamente estas etnias “inferiores” de las suyas, singularmente en el momento en que esas pinturas vaca contenida mear.

Amarillo indio, o ronroneo, fue habitual entre los siglos XVIII y XIX por recrear tonos de piel mucho más cobrizos. Descrito eufemísticamente como “orgánico” por los exportadores, se aceptó que era de origen vegetal. Y no fue hasta 1883 que se descubrió su auténtico origen. Según el funcionario que rastreó el amarillo indio hasta su origen (una aldea en Bihar), no era mucho más que la orina de las vacas. Recogido por gwalas (lecheros), se calentó sobre un fuego, se colaba mediante un paño y se le daba forma de bolas para secar al sol.

Cuando se descubrió el misterio, el pigmento fue al final contraindicado. Se encontraba sucio, antihigiénico y probablemente tóxico asimismo. Pero tampoco era saludable para las vacas, en tanto que para conseguir el tono acertado de amarillo, su dieta era limitado a hojas de mango.

Hoy día El amarillo indio es sintético.

5. Verde radio

La pintura que reluce en la obscuridad se encontraba de tendencia en las décadas de 1910 y 20, pero en esos días se encontraba llevada a cabo de radio. Este elemento radiactivo de color verde resplandeciente se descubrió por Marie Curie en 1898, con lo que todavía era bastante nuevo y enternecedora, sin nombrar que no se comprendía bien. Aun Curie Llevaba viales en su falda. Ella creyó que era “bella”, ha dicho, y supuestamente no se encontraba sola.

3.000 ocasiones mucho más refulgente que el uranio y mucho más de miles y miles de veces mucho más radiactivo, el radio-226 (el isótopo mucho más permanente) tiene una vida media de 1.600 años. Asimismo es asombrosamente extraño.

En el momento en que se descubrió que la app de sales de radio reducía los tumores en el cuerpo humano, la multitud adoptó el elemento mortal como una panacea para una “salud brillante”. Se vendía en agua, refrescos, dulces, cremas faciales, polvos, lociones y jabones, y asimismo se añadía a los baños de spa. No fue hasta después que la multitud comenzó a fallecer. Como El periodico de Wall Street notificó en 1932 en una narración acerca de el magnate del acero Eben Byers, “El agua con radio funcionó bien hasta el momento en que se le desprendió la mandíbula”.

En pintura, se comercializó con las fabricantes Undark, Luna y Marvelite. Inicialmente desarrollado para diales de relojes militares para contribuir a los soldados a decir la hora en la obscuridad, próximamente se puso de tendencia entre los civiles. Naturalmente, las chicas de la factoría que aplicaron la pintura a relojes y esferas de relojes no tenían iniciativa de sus riesgos; les afirmaron que era completamente seguro. Y no les importaba chuparse los cepillos para enderezar las cerdas, meterse el polvo en el pelo y la ropa, e inclusive pintando sus uñas y dientes.

Indudablemente, se enfermaron dificultosamente. Una mujer joven se quejó de pérdida de peso, mal en las articulaciones y sentirse como una anciana fatigada. Por año siguiente, su dentista se sintió consternado al notar que su mandíbula se astillaba y se vio obligada a quitársela. Pero el sangrado incesante que prosiguió la mató poco tiempo después. La anemia y la leucemia se hicieron recurrentes y los esqueletos se disolvieron ciertamente. Mandíbulas, caderas, tobillos, etcétera., sencillamente se desmoronaron. Esos que trabajaron de manera directa con la pintura eran aun cancerígenos ellos mismos, exhalar gas radón mortal.

Pero las factorías se negaron a admitir cualquier culpa hasta el momento en que la prueba se volviese irrefutable. Si bien varios de los trabajadores sobrevivientes, apodados “Radium Girls” por la prensa, entablaron solicitudes contra la United States Radium Corporation, los abogados de la compañía se detuvieron en un intento por agotar el tiempo en el período de prescripción. Hasta entonces, los demandantes solamente podían caminar o charlar, y bastante menos trabajar, mientras que vivían sin media cara.

En último término, la US Radium Corporation se vio obligada a conformarse con $ 10,000 para cada víctima, adjuntado con una pensión de $ 400 por año y atención médica completa por el resto de sus cortas y agonizantes vidas.

4. Singularity Black

Todo el punto del negro es la absorción de toda la luz aparente, sin reflejar nada a los ojos para ser visto. Entonces, si ha “visto” pintura negra, entonces o verdaderamente no la vio o no era verdaderamente negra.

La auténtica pintura negra fué prácticamente inexistente hasta recientemente, en el momento en que Surrey NanoSystems ingresó Vantablack. Este “supernegro” usa nanotubos de carbono ajustados verticalmente (mil millones por cada centímetro cuadrado) para absorber absolutamente toda la luz. Según sus autores, los nanotubos están preparados como “Briznas de yerba … todas y cada una pegadas hacia arriba en sus extremos”. Asimismo se han relacionado con un campo de trigo en el que, “en vez de que el trigo tenga 3 o 4 pies de altura, es cerca de 1,000 pies de altura …. muy, larguísimo en comparación con su diámetro “.

La luz entra y los fotones no tienen la posibilidad de huír, rebotando en el interior hasta el momento en que se absorben y se disipan con apariencia de calor. Aun los rayos ultravioleta y también infrarrojos se atrapan así. En el momento en que el ojo humano mira hacia Vantablack, no se observa nada. Si bien la versión de pintura en aerosol, famosa como Vantablack S-VIS, tiene una predisposición de nanotubos mucho más azarosa, “similar a un espagueti” y, por consiguiente, absorbe menos luz, solo los infrarrojos se escapan, y eso es invisible de todas formas.

Colorear con Vantablack es esencialmente sustractivo. Aun se pierden los contornos de los elementos tridimensionales; todo cuanto queda es un silueta supuestamente bidimensional, tal y como si tu visión podría haber sido cambiada con Photoshop.

El diseñador Anish Kapoor se encontraba tan fascinado con la pintura que adquirió los derechos únicos para su empleo, prohibiendo ciertamente que otros artistas la usaran. “Es el material mucho más negro del cosmos tras los orificios negros”, ha dicho incorrectamente. Lamentablemente, todo cuanto lo ha utilizado hasta la actualidad es un reloj de hombre bastante mediocre con un precio de $ 90,000. No obstante, en su defensa, Vantablack no es tanto una pintura como un desarrollo patentado que se apoya en el equipo de Surrey NanoSystems. Conque todo cuanto verdaderamente hizo es contratar el laboratorio para su trabajo.

Pero Singularidad Negro es otra pintura de nanotubos que alguno puede obtener para emplear. Hecho bajo contrato para la NASA, de todos modos es previo a Vantablack. No es tan bueno y es con la capacidad de disolviéndose por medio de la piel, pero cuando menos está libre para todos, por lo menos si puede pagarlo: $ 525 compra lo bastante para contemplar nueve pulgadas cuadradas.

3. Burf Pink

Este nombre de pintura, para el código de color hexadecimal 223, 173, 179, de todos modos fue concebido por AI. La red neuronal algorítmica asimismo creó ‘Ghasty Pink’ para 231, 137, 165 y ‘Kold of Tale’ para 222, 120, 174. Aparte de los rosas, asimismo llamó una suerte de verde azulado descolorido ‘Stoner Blue’, un siniestro color sangre ‘Farty Red’, y una tortilla beige sencillamente ‘Turdly’.

La inteligencia artificial en cuestión había recibido una lista de 7700 colores de pintura Sherwin-Williams en el formato hexadecimal R, G, B, solicitado de investigar los datos en pos de reglas para denominar los colores por sí mismo. Es imposible obtener ‘Burf Pink’ ni ninguno de los otros, cuando menos todavía no, no con esos espectaculares nombres.

Pero si lo que busca es rosa, posiblemente quiera el rosa mucho más rosado que hay. En contestación al acaparamiento Vantablack de Anish Kapoor, el pintor Stuart Semple lanzó un nuevo pigmento propio:“El rosa mucho más rosado de todo el mundo”—Y particularmente prohibió a Kapoor emplearlo. (En un regreso indiscutiblemente muy elegante, Kapoor publicó en Instagram una fotografía de su dedo medio, recubierto con el pigmento rosa de Semple, con una historia de historia legendaria que afirmaba “Up tuyo #pink”).

En tanto que nos encontramos en el tema, merece la pena apuntar que ciertos aseguran que el rosa no existe. No lo observamos en arco iris, dicen, lo que quiere decir que ninguna banda de longitudes de onda mezcla colorado y violeta. Esto, como es natural, haría que el rosa sea aún mucho más extraño que el negro. Pero otros aseguran que solo están comentando estupideces, que todos y cada uno de los colores son invenciones del cerebro. Aún de esta forma, es un apunte atrayente.

2. Azul bioluminiscente

En 2016, una galería australiana mostró una sucesión de proyectos que empleaban pintura azul bioluminiscente. La solución contenía las bacterias marinas. Aliivibrio fischeri, cuyo brillo natural utiliza el calamar hawaiano para camuflar su sombra mientras que caza.

No obstante, las pinturas (que incluían imágenes de un pez serpiente, la luna y, por alguna razón, Donald Trump) estaban esencialmente pintadas a ciegas. Ya que los nutrientes de las placas de agar que servían de cada “cuadro” solo podían sostener a las bacterias en el transcurso de un tiempo, la bioluminiscencia de la colonización debía encajar con la inauguración de la exposición. En el momento en que se se encontraba aplicando la solución, era ciertamente como tinta invisible.

Lamentablemente, estos trabajos no estaban fomentando pintura novedosa sino más bien como una manera de evaluar antibióticos; A. fischeri relucen en el momento en que están vivos, con lo que la carencia de brillo significa están fallecidos. No obstante, podríamos ver que la pintura bioluminiscente se volverá más frecuente más adelante.

Se conoce, por servirnos de un ejemplo, que el plancton bioluminiscente emite un brillo en el momento en que se lo molesta, de ahí la iluminación azul en varias mareas. Se estima que estos organismos tienen la posibilidad de ser cooptados como una manera de bajo encontronazo y bajo valor para alumbra las ciudades del futuro. Si es de esta forma, posiblemente los observemos en las construcciones, en las lámparas y en las farolas. Primero, no obstante, los estudiosos precisarán una manera de hacerlos relucir sin alteraciones.

Hasta entonces, está Stuart Semple “Pigmento resplandor mucho más refulgente” Blue Lit: hecho de “varios de los mejores pigmentos transmisores de luz y activadores de tierras extrañas del mundo”, según el sitio del artista.

1. WallSmart White

Este es solo un término por el momento, incluido entre los deseos de “Google plus Nose” (un dispositivo de incremento de fragancias apoyado en nanosensores), “Energy Belt” (que transforma la grasa en energía para cargar un teléfono celular) y la “Latro Lamp” (una luz automática alimentada por Algas consumidoras de CO2).

Pero la iniciativa de WallSmart es bastante posible: cargada con LED a nanoescala, es una pintura que cambia de color a pedido. Una vez en las paredes, teóricamente sería controlado por una app, la app WallSmart, como se ve en el vídeo de arriba. Puede cambiar los tonos de sus paredes para una ocasión o configurarlos a fin de que coincidan con la hora del día, su estado anímico, sus convidados, etcétera.

No está claro qué color serían predeterminado, o con el sistema apagado, pero el blanco semeja una alternativa obvia.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *