10 profesores universitarios y universitarios mortales

Los instructores desempeñan un papel de enorme prestigio en la sociedad, siendo vistos como expertos de seguridad y eruditos. Asimismo son vistos como individuos típicamente no violentos y progresistas, con enorme perspicacia intelectual, autocontrol y también integridad. No obstante, los estereotipos de “instructores locos” eventuales en ocasiones se hacen situación, de una forma bastante, bastante peor que la descrita en la ficción. Aquí, descubrimos a los peores instructores, instructores socios o instructores que estaban locos, y / o enojados, lo bastante para transformarse en asesinos buscados o intentos de asesinato.

10. Amy Bishop

Una mujer alentada, intelectualmente talentosa, pero antisocial y con derechos, la ex- maestra socia de biología de la Facultad de Alabama en Huntsville, Amy Bishop, mató ferozmente a tres compañeros instructores universitarios y también hirió a otros tres en una asamblea de la capacitad una vez que se les negase el puesto. El 12 de febrero de 2010, Amy Bishop mató al presidente del departamento de biología Gopi Podila, la maestra socia de biología Maria Ragland Davis, y la maestra socia de biología Adriel D. Johnson, Sr. De las tres personas lesiones, una murió después de un ataque cardiaco. Pero este horrible final no fue la primera señal de inconvenientes con Amy Bishop. Una parte de la razón por la cual se le negó la tenencia fue su accionar extraño y, en ocasiones, abusivo en el campus. Además de esto, tenía una historia bastante asombroso de crueldad en una pluralidad de ámbitos sociales que había sido barrida bajo la alfombra.

Dado que la familia, la administración y las fuerzas del orden no la castigaran por delitos precedentes, incluyendo el ataque, probablemente halla ayudado a un monstruo a no ser controlado hasta el punto de cometer múltiples homicidos. Tras lo que ciertos han considerado un encubrimiento policial, la acción de investigación retroactiva resultó en la condena de Bishop por asesinato por el tiroteo en 1986 de su hermano Seth Bishop, de 18 años, que había sido proclamado incidente. Hubo otro hecho en el que hirió a una mujer en un lugar de comidas en un ataque de furia y fue acusada pero liberada sin condena. En reconocimiento de su triple asesinato, las lesiones y la consiguiente amenaza a la sociedad, Bishop no recibió ninguna oportunidad de independencia condicional como condición de su cadena perpetua.

9. Ted Kaczynski

El popular “Unabomber” (bombardero universitario y aéreo) era de todos modos un ex- instructor asociado de matemáticas llamado Theodore “Ted” Kaczynski. No solo era un ideólogo trastornado y un perpetrador de terror que mutilaba y mataba en todo USA; Antes de difundir su extraño manifiesto que se titula “La sociedad industrial y su porvenir”, Kaczynski ganó una beca y fue a Harvard a los 16 años, entonces enseñó como instructor asociado de matemáticas en la Facultad de California en Berkeley desde 1967 con solo 25 años. -viejo. Entonces renunció enigmáticamente en 1969, retirándose a una cabaña, donde se transformó en ermitaño. El Unabomber envió por correo bombas hogareñas pero asoladoras que mataron a tres y también hirieron a 23 mucho más, apuntando a esos que él veía como personas que avanzaban en la sociedad industrial. Su odio por la civilización lo vio mandar bombas a tecnólogos, dueños de tiendas de informática y ejecutivos.

Sus propósitos iban desde un vuelo de American Airlines hasta un genetista mientras que atacaba todas y cada una de las facetas de la sociedad de la cual formamos parte civilizada actualizada, intentando de obligar a la sociedad a regresar a un estado escencial. Las lesiones implicadas fueron de forma frecuente horripilantes, incluyendo la pérdida de dedos, quemaduras graves y pérdida de la visión de un ojo. Antes que el Unabomber fuera por último llevado frente a la justicia, el exprofesor enloquecido había matado, aterrorizado y herido a estadounidenses a lo largo de 17 largos años. Kaczynksi por último fue tomado en el momento en que su hermano separado reconoció el idioma en su manifiesto y informó a la policía. Se solicitó la pena capital, pero no se aplicó, y el resultado fue 4 cadenas perpetuas. La búsqueda del Unabomber fue la persecución mucho más grande en la historia del FBI. Asimismo fue una cacería de tamaño increíble, con 150 usados de tiempo terminado comprometidos en la búsqueda.

8. John White Webster

Gastar bastante alén del presupuesto puede hacer agobio, pero un instructor decidió matar al hombre a quien le debía dinero. John White Webster, un ex- médico transformado en instructor de química en la Facultad de Harvard, tenía buen ojo para lo costoso. Llegó tan lejos despilfarrando una compilación inusual de fósiles y minerales que requirió una hipoteca para financiarla, lo que provocó una disputa en el momento en que mató a su acreedor, George Parkman, tras jurar la compilación a otro acreedor.

Parkman (que había tratado de entablar un asilo mental pero fracasó), continuando en los negocios de préstamos y recursos raíces, era muy conocido por Webster y había hecho tratos con él a lo largo de años antes que las crecientes presiones y la contrariedad de pago trajeron inconvenientes entre los 2 hombres. a una cabeza fea. En una disputa que se causó una noche del 23 de noviembre de 1849 en el momento en que Parkman procuró para cobrar la deuda impaga de Webster, Webster arremetió, pegando a Parkman hasta la desaparición. Parkman no regresó, lo que despertó la preocupación de su familia. Tras matar a Parkman, Webster “diseccionó” su cuerpo y ocultó los restos bajo su vivienda. Una vez que una investigación principiante efectuada por un conserje llamado Ephraim Littlefield condujese al hallazgo de los restos pirateados de Parkman ocultos en una tubería de drenaje, Webster fue detenido y ahorcado en 1850.

7. Cheung Kie-chung

“Instructor de ingeniería mecánica” y “asesino” tienen la posibilidad de no venir a la cabeza en exactamente el mismo pensamiento. Pero una de aquellas personas, que asimismo era integrante del consejo universitario, mató a su mujer, ocultó descaradamente su cuerpo en el campus y después se realizó el imbécil al denunciar su desaparición a la policía. Instructor asociado de la Facultad de Hong Kong de ingeniería mecánica Cheung Kie-chung fue acusado del asesinato de su mujer, tomado una vez que las imágenes de las cámaras de circuito cerrado de televisión levantaran supones de su responsabilidad. Fue asesinada en su suite en el campus, seguida de la ocultación de su cuerpo en la oficina en el campus universitario.

El instructor mortal transformado en asesino conyugal no solo ocultó su cuerpo, sino asimismo logró una caja de madera donde lo guardó como un ataúd improvisado. Los datos del caso se vuelven aún mucho más alarmantes conforme uno aprende mucho más. El instructor no solo no ha podido esconder su cuerpo de forma eficaz, sino no consideró la alineación entre la videovigilancia y su crónica. Tras denunciar su desaparición, la supervisión por vídeo de su casa jamás mostró a la mujer del instructor saliendo de la propiedad. No obstante, en la cinta se dieron a conocer imágenes de una enorme caja de madera movida por el instructor. La caja despedía un fragancia en el momento en que se halló en el campus, y la sangre se filtraba, puesto que se había tenido poco precaución para sellarla.

6. Cordero Shannon

En ocasiones semeja que un delito tiene la posibilidad de tener alguna importancia para el área de especialización de un académico desquiciado. En el homicidio mucho más retorcido y trágico, el instructor asistente de historia de la Facultad Estatal de Delta Ethan Schmidt fue ejecutado a balazos por un trastornado Shannon Lamb, un instructor de geografía transformado en asesino que irónicamente tenía experiencia en la “geografía del delito”. El homicidio todavía es un secreto pese a una desconcertante nota redactada a mano que dejó Lamb. El 13 de septiembre de 2015, un cordero enfurecido, supuestamente ensayando esenciales trastornos mentales, mató a Schmidt. Lamb no solo tenía a Schmidt en su lista de objetivos; asimismo le disparó horriblemente a su novia antes de suicidarse.

La extraña ola de homicidos que le quitó la vida a Schmidt se recordó en el momento en que se instaló una estatua en memoria de Schmidt y sus contribuciones en el jardín de estatuas de la Facultad Estatal de Delta. llevando el nombre “flecha rota.” Pese a las conclusiones a las que uno podría saltar, la novia no veía a Schmidt. Mucho más bien, un informe señaló que Lamb procuró suicidarse, supuestamente disparó de manera accidental a su novia en el momento en que ella trató de intervenir, y después decidió matar a Schmidt, a quien veía como un contrincante académico y una barrera para el avance profesional que contribuía a su falta de seguridad en la tenencia.

5. Eric Clanton

“Instructor” puede parecer una profesión que llama a los pacíficos y eruditos, pero la dura situación del enfrentamiento humano trae una exclusiva bestia tanto a las calles ruines como al campo legal: el integrante de la capacitad de filosofía violento y pícaro. Previamente instructor de filosofía en East Bay College en California, el en este momento deshonrado Eric Clanton aceptó un convenio de responsabilidad que resultó en tres años de independencia condicional por sus acciones concluyente en un fatídico día de abril de 2017. No acabó matando a absolutamente nadie, pero la proporción de lesiones que produjo en un violento ataque enmascarado antes que se revelase su identidad fue excepcional.

Los intereses extracurriculares de Clanton incluían estar implicado en Antifa y causas ácratas, y decidió traducir sus perspectivas filosóficas en un ataque violento con un candado de bicicleta, machacando a la multitud en la cabeza. Los cargos auténticos que encaró incluían 4 cargos de agresión grave con un arma mortal, que era el candado de bicicleta masivo. Irónicamente, los asaltos tuvieron rincón a lo largo de una manifestación por la independencia de expresión que se llevaba a cabo en Berkeley. Da igual qué desapacibles fuesen las expresiones de esos con los que no estaban en concordancia, romper los candados de las bicicletas en la cabeza de la multitud es en sí bastante represivo y verdaderamente no es la mejor forma de comunicar los sentimientos de uno sobre los inconvenientes del fascismo y la independencia de expresión.

4. Ernesto A. Bustamante

Ernesto A. Bustamante predomina como un tipo alucinante en la narración de la academia. Asimismo fue entre los mucho más violentos en el momento en que no ha podido escaparse con la suya, precisamente y con total conformidad de la víctima. El en este momento conocido instructor transformado en asesino sediento de sangre y estadística de suicidios trabajaba para la Facultad de Idaho, donde se encontraba prosperando en su trayectoria como instructor de psicología. Popular cariñosamente por sus alumnos como “Y también”, Bustamante era popular por ir alén de educar a los alumnos y formar parte en “asistirlos” con sus vidas personales.

Esta participación próximamente fue bastante lejos y bastante personal, con desenlaces fatales. Bustamante se implicó románticamente con una estudiante de 22 años, Kathryn Benoit, quien no solo lo escogió como su asesor académico, sino se acostó con él y se incordió en la relación, aseverando que había sido conminada a punta de pistola y acosada sexualmente en una demanda. ella presentó una demanda contra el instructor. El primero de los días de clases del semestre de otoño, Bustamante detuvo la vivienda de Benoit y le disparó unas 12 ocasiones. Entonces, el instructor se mató de un tiro. La investigación arrojó ciertos desenlaces alarmantes, que tienen dentro no menos de seis armas, una copia impresa de la protesta de Benoit contra el instructor y 4 frascos de fármacos para múltiples trastornos mentales.

3. Erich Muenter

¿Instructor ido, bombardero y fanático, todo en uno? El orate Erich Muenter, el hombre que disparó contra el magnate estadounidense JP Morgan (que subsistió al ataque), nació en Alemania pero se mudó a USA, donde enseñó alemán en la Facultad de Kansas y la Facultad de Harvard. Asimismo desató una sucesión de males derivados de una cabeza con inclinaciones académicas, pero retorcida. El hombre asimismo se encontraba un nacionalista alemán fanático, asesino familiar, tirador activo y plantador de bombas criminal. Una vez que su mujer murió por intoxicación con arsénico, se negó a efectuar la autopsia y trató de sepultarla apuradamente. Por último, dejó que se examinaran ciertos de sus restos, lo que descubrió que el intoxicación por arsénico era la causa de la desaparición.

Acusado de asesinato, ahora había escapado. Creó una exclusiva identidad, con un nuevo apellido (Holt), bajo el que continuó enseñando alemán como instructor. En 1915, “Holt” empezó a ganar notoriedad por sus alegatos defendiendo los intereses nacionales alemanes y exponiendo su enojo hacia JP Morgan por financiar los sacrificios de las fuerzas aliadas de la Primera Guerra Mundial. De una forma que recuerda a un Unabomber de la era temprana, cuando menos en el modus operandi, si no en la ideología, el hombre puso bombas en el cuartel general de la policía de Novedosa York, un área de recepción del Capitolio de los EE. UU. Y el SS Minnehana. Se usaron 2 armas en un ataque contra JP Morgan, quien pese a las lesiones de bala no solo subsistió, sino ha podido apresar y contener a “Holt”, quien entonces aseveró ser un pacifista, una declaración que no ha podido reconciliarse con sus acciones violentas, familiares y de otra forma. Por último, prosiguió el suicidio bajo custodia policial.

2. James St. James

Un pasado misterio, en ocasiones vergonzoso, es un factor básico de las proyectos literarias. En ocasiones, una exclusiva identidad disfraza un pasado mucho más inquietante y extraño que el que hallarás aun en las proyectos de terror. James St. James, instructor de psicología en la Facultad Millikin en Decatur, Illinois, nació James Wolcott en Texas, donde el crecio solo para matar a su madre, padre y hermana con un arma a la edad de 15 años en un ataque de íra. Antes del tiroteo, Wolcott había asistido a un concierto y asimismo había aspirado pegamento. A causa de los homicidos sin ningún sentido, el joven fue internado en un hospital siquiátrico hasta los 21 años.

Por último, el asesino recibió dinero, que acostumbraba a conseguir para conseguir títulos postsecundarios, consiguiendo la educación bastante para transformarse en instructor de psicología. Ocultó los homicidos en su pasado, tomó el trabajo de instructor y después logró sostener el concierto cuando se descubrió su crónica tras 46 años de misterio. Tras la revelación del espantoso pasado misterio del instructor, las reacciones fueron mixtas. El alcalde de Decatur aconsejó la destitución del instructor, pero el campus respaldaba al hombre que aseguraron que era un hombre cambiado y un hábil profesor de psicología, resaltando sus logros en el avance profesional.

1. George Zinkhan III

Los instructores asesinos son bastante extraños, pero el fantasma de un instructor ido presto a emplear la fuerza mortal en un espacio público concurrido transporta el ataque sorpresa a un nivel absolutamente nuevo. El 25 de abril de 2009, el instructor de marketing de la Facultad de Georgia, George Zinkhan III, disparó contra su mujer y otras 2 personas públicamente a lo largo del día, en una calle muy recorrida al lado del Athens Community Theatre en Athens, Georgia. Se usaron 2 pistolas matar a su mujer Marie Bruce, de 47 años, adjuntado con Tom Tanner, de 40 años, y Ben Teague, de 63 años.

El asesino tenía a sus hijos en el automóvil en el que había llegado a la escena del delito, a quienes diríase que dejó antes de escapar. Escapó por un tiempo, buscado por un equipo de agentes del FBI de no menos de siete estados, pero se suicidó tras los homicidos. Quitarse la vida fue tan calculado como los homicidos que cometió Zinkhan. No solamente se disparó a sí mismo, sino primero cavó una tumba poco profunda, donde lo hallaron. El cuerpo de Zinhkan se encontraba en su mayoría oculto, puesto que se metió en la tumba, se cubrió y después disparó su arma.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *