10 razones atroces (e hilarantes) por las que la gente fue despedida

La mayor parte de la gente que son despedidas lo hacen por causas mundanas: hurto, tardanza o sencillamente por no realizar bien su trabajo. Los usados de la lista siguiente no forman parte a esa categoría. Mucho más bien, sus acciones hilarantemente mal recomendadas o horripilantes en el trabajo no dejaron ninguna duda de que estos usados habían sido despedidos por causas muy fuera de lo común.

10. Animando bajo la predominación

Más allá de que la Facultad de Stanford no tuvo una mascota oficial desde dejando caer el indio en 1972, “The Tree”, que representa a El Palo Prominente, la secuoya que sirve como logo de Palo Prominente, fué encarnado por un integrante de la banda de marcha de Stanford como una mascota escolar no oficial. The Tree hace aparición en acontecimientos de deportes de Stanford y asambleas de toda la escuela, lo que atrae y entretiene a la multitud. El desarrollo de selección de “El árbol” es un increíblemente riguroso Acontecimiento de forma anual popular como Semana del Árbol, a lo largo del como los alumnos integrantes de la banda de música que procuran transformarse en El Árbol (popular como “Saplings”) compiten para superarse entre sí en múltiples competencias y acrobacias.

No obstante, Tree de 2006, Erin Lashnits, fue eliminado de su trabajo tras ser asombrada tomando de un frasco supuestamente mal escondido situado en su disfraz en el transcurso de un juego de baloncesto Stanford-Cal. La banda, cuyo representante apuntó que, “el movimiento del árbol tiende a ser congruente con el de alguien que ha bebido algo”, no obstante relevó a Lashnits del deber a la luz de su nivel de alcohol en sangre de .15, que violó una escuela de tres años de prohibición del alcohol. los gestores se habían impuesto a las ocupaciones de la banda tras un hecho de 2003.

9. Mordiendo a un trabajador de Dunkin ‘Donuts

Más allá de que la utilización de la fuerza por la parte de la policía es un tema lleno de disputa, con protestas de los sospechosos y del público que reportan que la fuerza excesiva por norma general necesita un largo desarrollo de evaluación, la brutalidad excesiva de un oficial al tratar con un integrante del público de forma rápida le valió una nota rosa.

Renzo, un pastor belga Malinois de 4 años y oficial de policía K9 del departamento de policía de Coconut Creek, Florida, fue eliminado de la fuerza tras morder a un usado de Dunkin ‘Donuts en la pantorrilla en el mes de febrero de 2015. A lo largo del hecho, Renzo escapó del agarre de su manejador y brincó de un vehículo de policía. El trabajador de la tienda de donas escuchó los chillidos del manejador y ha podido ingresar la mayoría del sendero en su vehículo, pero Renzo ha podido morderlo 4 ocasiones en la pierna antes que su manejador lo arrancara.

Esta no fue la primera ofensa relacionada con morder de Renzo; asimismo había mordido a un oficial de policía humano mientras que rastreaba a un sospechoso de allanamiento de morada en el mes de noviembre de 2014. No obstante, supuestamente para el departamento de policía, el ataque al trabajador de Dunkin ‘Donuts fue la gota que colmó el vaso. Realice sus gracietas sobre la policía y las rosquillas. Renzo fue desposeído de su placa, se retiró de la fuerza y ​​en este momento vive una vida civil con su manejador.

8. Cantando una canción de Bob Marley, peleando contra los diablos

Nicole Phillips, una habitante de Brooklyn de 52 años, descubrió por las malas que su interpretación de “Le disparé al sheriff” de Bob Marley no fue apreciada por su supervisor en un centro de llamadas de la Agencia de Servicios de Información Financiera de Novedosa York. La agencia apreció la “forma amenazante” de Phillips hacia el subdirector y la citó “Cantando en voz alta la letra para sí sobre ‘disparar al agente’”, como una parte de la razón por la cual pensaban que ella representaba una amenaza para los compañeros de trabajo, lo que llevó a su despido. La agencia asimismo apuntó que Phillips había sal desperdigada cerca de su escritorio para “supervisar a los diablos”.

Phillips, quien demandó por los pagos retrasados ​​y el restablecimiento de sus $ 73,248 al año, mantiene que no logró nada para justificar el despido, diciendo que la salazón del área de su escritorio fue mal entendida y que ella es una seguidor de Bob Marley, no un riesgo para sus colegas. . Asimismo apuntó que la letra de la canción es: “No le disparé al oficial”.

7. Empleo de la fotocopiadora de oficina … para crear moneda falsa

Hubo varios inconvenientes con el fracasado plan de estafa capital del conserje de la escuela secundaria Terry Chapman. Para comenzar, la moneda falsa de aficionado que causó fue llevada a cabo por pegar copias en color de cada lado de un billete. Entonces, Chapman dejó que su automóvil fuera embargado, con múltiples facturas falsas adentro, que fueron entregadas inmediatamente a las autoridades locales. Sellando su destino, Chapman acusó al dueño de un negocio local de pagarle con su moneda falsa. El dueño de la compañía en cuestión se puso en contacto con la policía, que ha podido encajar con los números de serie en la factura falsa a los encontrados en el coche embargado de Chapman.

Chapman, quien fue detenido por cargos de simulación criminal y confesó sus acciones, asimismo cometió un fallo mucho más: usó la fotocopiadora de su empleador para conseguir dinero. Chapman, quien había trabajado en Lafollette Middle School como conserje a lo largo de 4 años antes de su arresto, notificó que usó la fotocopiadora de la escuela para llevar a cabo su dinero plus. Chapman fue despedido de forma rápida por el distrito escolar del condado de Campbell tras su admisión, lo que recomienda que ni el “conserje de la escuela” ni el “cerebro criminal” son carreras que están en su porvenir.

6. Hallar ese Twix a cualquier precio

Es simple entender la frustración del trabajador del almacén Robert McKevitt. En el transcurso de un reposo a la mitad de su turno, McKevitt decidió que deseaba dulces y puso un dólar en la máquina expendedora para obtener un Twix. Lamentablemente para McKevitt, el Twix quedó atrapado en las espirales de la máquina y se negó a descender, aun una vez que McKevitt pusiese un segundo dólar. McKevitt golpeó el costado de la máquina y trató de moverla para conseguir los dulces que había comprado (un par de veces), pero fue en balde. Es lo que logró McKevitt ahora lo que lo divide de otros muchos solicitantes a refrigerios frustrados y lo despidió.

En un movimiento que se siente tal y como si hubiese salido de manera directa de el libro de jugadas de George Costanza, en vez de patear la máquina expendedora y distanciarse, McKevitt en teoría tomó una carretilla elevadora de 8,000 libras y condujo hasta la máquina expendedora, la levantó del piso y la dejó caer cuando menos seis ocasiones, ocasionalmente liberando tres barras de caramelo de la máquina. El supervisor de McKevitt se negó a admitir su explicación de que solo trataba de conseguir los dulces que había comprado (McKevitt asegura que no dejó caer la máquina expendedora, sino sencillamente la se encontraba moviendo contra la pared en tanto que la había empujado mientras que liberaba sus dulces), y McKevitt fue despedido días tras el hecho de Twix y se le negaron las ventajas por desempleo. McKevitt supuestamente se consuela de que su íra inducida por Twix haya tenido algo de encontronazo duradero, apreciando, “Me despidieron, y en este momento escuché que tienen todas y cada una de las máquinas expendedoras novedosas allí”.

5. Pisando la bandera estadounidense

El instructor de inglés de la escuela secundaria de Illinois, Jordan Parmenter, sin percatarse, se enseñó a sí mismo una lección mientras que trataba de hacerles un comentario a sus estudiantes sobre la independencia de expresión. La profesora de entonces 26 años usó en un inicio la pequeña bandera estadounidense en el sala como puntero mientras que trataba de llamar la atención de los alumnos hacia una tabla. Una vez que un estudiante lo llamó por ser irrespetuoso, Parmenter entonces dejó caer la bandera en el suelo y lo pisó, supuestamente para probar independencia de expresión a sus alumnos de undécimo nivel.

Parmenter pareció percatarse de que su lección había insultado mucho más que educado y solicitó excusas a la clase y, más tarde, a la junta escolar en una carta. Parmenter’s disculpa redactada leída, en parte, “tomé una resolución espontánea que sé que fue un horrible fallo de juicio. Pienso que ideas como la naturaleza del simbolismo y la independencia de expresión son temas importantes para debatir en el sala y que la sorpresa puede ser una herramienta útil para involucrar a los alumnos, no obstante, en un caso así, escogí una manera muy pobre de emprender este tema. . ” Lamentablemente para el Sr. Parmenter, se enteró de que pisar la bandera como medio de instrucción era una mala iniciativa tarde para socorrer su trabajo. Tras ser puesto en licencia, él fue despedido por la junta escolar de Martinsville en una resolución de 6-0.

4. Poner a los alumnos en el baúl para un refrigerio

Heather Cagle, una profesora con 10 años de experiencia en el distrito de academias públicas del condado de Catoosa en Oklahoma, deseaba realizar “algo dulce” para sus estudiantes del anuario de la escuela secundaria. Lamentablemente para Cagle, expresó este buen impulso al apilando 11 alumnos en su Honda Accord para una merienda. A lo largo del viaje en automóvil de payaso a Walmart, que se encontraba precisamente a una milla de la escuela, 2 alumnos dividieron el taburete delantero, siete formaron una pirámide humana en la parte posterior y 2 alumnos mucho más fueron metidos en el maletero. Imágenes de estacionamiento exhibe que conseguir este Jenga humano solo tomó a los alumnos en torno a 5 minutos. Otros 2 alumnos, que estaban fuera del salón de clases en el instante en que el conjunto de 12 salió, se han quedado en la escuela. El viaje salió a la luz después de que entre los alumnos le contara el viaje a su abuela, quien presentó una demanda policial.

Más allá de que poner a 12 personas en un Honda es bastante pasmante, la junta escolar del condado de Catoosa se encontraba mucho más preocupada por el mal método que mostró Cagle al elegir meter a sus alumnos en el automóvil. Eso votó 4-1 despedir a Cagle, citando la seguridad del estudiante y visto que ella no había conseguido el permiso de los progenitores para una excursión fuera del campus.

3. Mear en un ascensor

Tras repetidas protestas sobre el hedor a orina en el ascensor, los gerentes de los estacionamientos en el centro de Orlando cámaras de vídeo instaladas para apresar al culpable. No obstante, en el momento en que examinaron las cintas, no vieron a la gente sin hogar que sospechaban que utilizaban el ascensor como baño. En cambio, vieron al ayudante del alguacil del condado de Orange, Carl Brown, de forma fácil identificable con su traje oficial, orinando en la esquina del ascensor tan rápido como se cerraron las puertas. Poco después, el ayudante Brown se percató de que podría ser tomado en una cinta y trató de desplazar la cámara.

Una vez que la oficina del alguacil estudió, Brown aceptó haber orinado en el ascensor unas cinco ocasiones. demandando una condición médica logró irrealizable aguardar para realizar sus pretensiones. Con independencia de la explicación, los estudiosos internos de la oficina del alguacil hallaron esta “conducta indigna” razón bastante para despedir al ayudante Brown.

2. Fotografiar una radiografía de Sexcapades errados

Trabajar en la salón de urgencias ofrece a los usados ciertas historias que son muchos absurdas para no comunicar. 2 enfermeras del Mercy Walworth Medical Center en Lake Geneva, Wisconsin, se hallaron con una historia de este modo en el momento en que un tolerante fue ingresado en la salón de urgencias con un elemento, que resultaría ser un juguete erótico, alojado en su recto.

Lamentablemente, las enfermeras no se limitaron a reiterar la historia para diversión de familiares y amigos. En cambio, ellos en teoría retratado Las radiografías de la tolerante (¿o deberíamos decir “SEX-ray?), que daban a conocer precisamente el juguete erótico engastado, utilizando sus teléfonos celulares, con una enfermera acusada de divulgar la fotografía en su página de Fb. La enfermera mas tarde apuntó que tuvo precaución de cerciorarse de que el nombre del tolerante no se incluyese en la fotografía. Sin embargo, un usado anónimo del hospital preocupado denunció la conducta de la mujer al departamento de policía. que determinó que no se había violado ninguna ley estatal y se remitió la situacion al FBI para una investigación agregada. El empleador de las enfermeras no le logró felicidad, despedir a ámbas mujeres por violar la política al “publicar de forma inadecuada información cuidada del tolerante y otros registros privados”.

1. Dejar que una modelo de Playboy “se gane las alas”

Los pilotos de aeroplanos de usuarios enormes en general son increíblemente expertos, habiendo creado sus capacidades por medio de un riguroso entrenamiento en la escuela de vuelo, cientos y cientos de horas de vuelos de práctica y, de forma frecuente, experiencia en vuelos militares. No obstante, Victoria Xipolitakis, una celebridad menor famosa por sus visualizaciones en el Versión griega de Playboy y la versión argentina de Enorme Hermano, no precisaba ninguna de esas puntuaciones en el momento en que se le invitó a subir a la cabina de un pequeño avión y se le dio el control del acelerador del avión en el despegue. “¿Están seguros?”, Pregunta Xipolitakis a los pilotos antes que entreguen los controles del avión, que en ese instante tenía 36 usuarios dentro. Esta espantosa secuencia de acontecimientos fue capturada en una secuencia de autofotos y vídeos que fueron registrados a lo largo del curso del vuelo.

Como era de aguardar, en el momento en que el empleador de los hombres, Austral Líneas Aéreas (compañía matriz Compañías aéreas Argentinas), se enteró del nuevo “copiloto” de Playmate de sus usados, los 2 pilotos, Patricio Zocchi Molina y Federico Matias Soaje, fueron rápidamente despedidos y Xipolitakis fue despedido. contraindicado en la compañía aérea a lo largo de cinco años. En una oracion, la compañía aérea asimismo señaló su deseo de enseñar cargos penales contra el trío por “poner bajo riesgo la seguridad del vuelo”.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *