10 razones por las que colonizar Marte es una mala idea

Si bien el presidente de Space-X, Elon Musk, tiene enormes proyectos para asentar el mundo colorado, con enormes cohetes, detonaciones nucleares y un sistema expansivo con la capacidad de transportar a centenares de miles de personas fuera de todo el mundo, posiblemente deba repensar esos proyectos.

Figuras clave de la NASA (como Wernher von Braun) asimismo han defendido a Marte como el próximo paso lógico en la conquista de las estrellas por la parte de la raza humana, pero indagaciones y descubrimientos recientes proponen que procurar asentar Marte puede no ser una enorme iniciativa tras todo.

Desde el arriesgado regolito marciano, la baja gravedad y la radiación galáctica perjudicial, Marte semeja ser el peor ambiente para la vida humana en el sistema del sol.

Aquí hay 10 causas por las que asentarse en Marte es verdaderamente una auténtica mala iniciativa.

10. Probablemente halla vida bajo la área marciana

Con el hallazgo de agua líquida en Marte, los científicos están deseoso por ver qué mucho más hay bajo la área. La NASA ha proclamado a lo largo de bastante tiempo que solo requerimos “continuar el agua” para hallar vida extraterrestre, basándose en dado que donde hay agua líquida en la Tierra, asimismo hay vida. Durante los últimos veinte años, hemos enviado docenas de sondas al mundo colorado y hemos descubierto esenciales fuentes de agua tal como agua ocasional en la área. No cabe duda de que hay agua bajo la área de Marte, y los científicos piensan que es solo cuestión de tiempo antes que hallemos vida.

Indagaciones recientes proponen que Marte tiene una red subterránea afín de vida microbiana a la Tierra (apodada la biosfera profunda) y posiblemente la vida jamás haya intentado superar en la área marciana, lo que recomienda que los humanos contamos un corte inseparable al imaginar dónde puede o no superar la vida alén del seguridad de la Tierra.

Si los colonos fuesen a Marte, sería prácticamente irrealizable que no tuviesen un encontronazo en esa vida y esto sería una violación de las reglas de protección planetaria hoy en día actuales.

9. Terraformar Marte puede ser irrealizable

Los cineastas y prosistas de ciencia ficción estuvieron enamorados de la iniciativa de editar Marte en un paraíso afín a la Tierra a lo largo de décadas. En 2018, Elon Musk promocionó la oportunidad de terraformar Marte detonando ojivas nucleares sobre sus heladas zonas polares (que están compuestas de dióxido de carbono congelado). El resultado, aguardaba Musk, dejaría que el mundo colorado se calentara, merced a una cantidad “saludable” de dióxido de carbono en la atmósfera.

Pero una investigación reciente recomienda que terraformar Marte podría ser irrealizable.

Más allá de que es indudable que el dióxido de carbono está que se encuentra en la atmósfera marciana, el suelo y su hielo polar, sencillamente no hay bastante allí para aceptar el efecto invernadero desbocado que espera Musk.

Bruce Jakosky y su colega, Christopher Edwards, instructor asistente de Ciencias Planetarias en la Facultad del Norte de Arizona en Flagstaff, hallaron una estimación de la cantidad total de dióxido de carbono en Marte interpretando datos de sondas mandadas al mundo en el lapso de ámbas últimas décadas.

Juntos, llegaron a la conclusión de que, más allá de que las zonas polares del mundo poseen el suministro de dióxido de carbono mucho más de forma fácil alcanzable, fundirlas (como con el procedimiento de detonación nuclear propuesto por Musk) no rendiría lo bastante para terraformar Marte.

El equipo asimismo concluyó que la minería a cielo abierto y otros medios para entrar al dióxido de carbono en suelo marciano serían imposibles, lo que recomienda que tenemos la posibilidad de vernos obligados a admitir la verdad de que Marte proseguirá siendo para toda la vida un planeta extraño y también inhóspito para nosotros.

8. Sin Magnetosfera

Hace 4.200 millones de años se teoriza que Marte se parecía bastante a la Tierra, pero algo sucedió en esa temporada que le robó su campo imantado, lo que dejó que el viento del sol despojase su atmósfera a lo largo de los próximos 500 millones de años.

Aquí en la Tierra, el campo imantado es fundamental para sostener nuestra atmósfera seguro del viento del sol y eludir que los perjudiciales rayos galácticos bombardeen la área.

Aun si alguien como Elon Musk lograra hacer una atmósfera suficientemente densa en Marte, sin una magnetosfera, el viento del sol la suprimiría.

Ciertos científicos han propuesto creando un campo imantado artificial en el punto L1 de Lagrange, donde un satélite potencial que genera el campo imantado estaría de manera equilibrada gravitacional con el del sol (lo que quiere decir que siempre y en todo momento continuaría entre el sol y Marte), pero esta tecnología está bastante alén de nuestras habilidades recientes. Aun esos que lo han propuesto lo han etiquetado como “fantasioso” citando que varios adelantos en la física del plasma deberían ocurrir antes que pudiese transformarse en una situación.

7. Efectos negativos de la baja gravedad marciana en los humanos

A lo largo de los últimos una cantidad enorme de millones de años, la vida ha evolucionado desde en un campo gravitacional inmutable, y aventurarse alén de ese campo genera retos inconcebibles para esos que primero soñaron con hombres viviendo en otros planetas.

La cuerpo humano trabaja todo el tiempo contra la fuerza de la gravedad. Esta fuerza moldeó nuestra musculatura y, sin ella, nuestros músculos se atrofiarían.

Los ensayos con ratones en ámbitos de baja gravedad enseñaron que los conjuntos de músculos de las piernas se atrofiaban en nueve días.

Exactamente la misma nuestros músculos, nuestra composición esquelética se ve perjudicada por la carencia de un campo gravitacional igual al de la Tierra. Tendemos a no meditar en nuestro esqueleto, suponiendo que es estático, pero a nivel microscópico es un sistema complejo y diverso. Sin la fuerza de la gravedad de la Tierra ejercida sobre él, los huesos humanos desarrollan lo que se conoce como osteoporosis inducida por vuelos exclusivas. Gracias a que cerca del 100% de las reservas de calcio del cuerpo están en el sistema esquelético, conforme nuestros huesos se gastan, el calcio llega al sistema cardiovascular humano y causa inconvenientes que van desde estreñimiento, cálculos nefríticos hasta capítulos psicóticos de depresión.

Los inconvenientes no acaban ahí. Resulta que el corazón humano es dependiente en buena medida de la gravedad (tras todo, es un músculo), y las exposiciones prolongadas a ámbitos de gravedad cero hacen que el corazón se desacondicione para el trabajo que comunmente debe efectuar en condiciones naturales.

Los órganos del oído de adentro asimismo se ven damnificados de forma negativa, lo que provoca que los humanos que se ven forzados a vivir en cero g a lo largo de bastante tiempo se sientan regularmente angustiados y desequilibrados. Y hay mucho más inconvenientes menos graves que tienen la posibilidad de suceder, que van desde la disminución del recuento de glóbulos colorados, la inmunidad comprometida, la curación mucho más lenta y la carencia de sueño.

Y si bien existen algunas indagaciones sobre suplementos que tienen la posibilidad de asistir Colonos marcianos sostener los músculos sanos, se deberían efectuar mucho más indagaciones, sin nombrar el hecho de los otros efectos dañinos baja gravedad semeja tener en el sistema humano.

6. Radiación dañina

Una investigación anunciado en la gaceta de ciencia en el mes de mayo de 2013 midió la radiación a la que estaría expuesta una tripulación en el transcurso de un viaje de 360 ​​días (si bien la mayor parte de las estimaciones proponen seis meses para un viaje de ida si se arroja en el instante conveniente). La cantidad total de radiación se midió en 662 + / 108 milisieverts (mSv). El estudio mostró que hasta el 95% de esta radiación procedería de los rayos galácticos galácticos, un género de radiación contra la que es increíblemente bien difícil protegerse.

Si bien, para un viaje de 210 días, el proporción de radiación Los astronautas a los que estarían expuestos todavía estaría bajo el límite de carrera predeterminado por la NASA.

La marciano La área está completamente expuesta al viento del sol y a los rayos galácticos merced a su falta de campo imantado. La área es bombardeada por escenarios de radiación 2 ocasiones y media mayores que la Tierra y esporádicamente es destruida por entre las eyecciones de masa coronal del sol. Para tener algo de visión sobre las CME, el Acontecimiento Carrington en 1859 fue la tormenta geomagnética mucho más grande registrada, provocó refulgentes exhibiciones de auroras en el mundo entero y ocasionó estragos en el sistema de telégrafos. Pero sin un campo imantado, este acontecimiento habría sido bastante peor.

Los humanos en las naciones desarrolladas experimentan un total de .62 rads al año. Según algunos estudios, el cuerpo humano puede aguantar hasta 200 rads sin padecer daños probablemente fatales, exposición prolongada a los escenarios de radiación detectado en Marte conduciría a una multitud de problemas médicos, introduciendo cáncer, daño genético y una espantosa patología por radiación alimentada por la desaparición.

A Marte colony debería crear sus hábitats bajo la área para recibir exactamente el mismo nivel de protección contra los rayos galácticos y la radiación del sol que alguien que vive en la área de la Tierra.

Pero los inconvenientes no acaban ahí …

5. Agua denegada

Si bien hemos descubierto incontables señales de que hay agua líquida Marte, la mayoría está encerrado en sus rocas y onduladas dunas de arena carmesí. Todavía no disponemos la tecnología para obtener esta agua, si bien la NASA organiza un “desafío de hielo” de año en año con la promesa de que algún refulgente estudiante de ingeniería resuelva este puzzles particularmente.

Bueno. Entonces, ¿y si solucionamos este inconveniente ¿más adelante? ¿Podrían los colonos tomar el agua extraída de los glaciares subterráneos o el suelo de Marte?

No.

No inmediatamente de cualquier manera. El agua de Marte está llena de minerales tóxicos y tiene considerablemente más sal que aun el agua del océano en la Tierra. Estas sales se los conoce como percloratos y son muy tóxicas para nosotros. Tan tóxico, múltiples estados de los EE. UU. Tienen límites legales para los percloratos en el agua bebible.

Si bien la ósmosis inversa puede ser una viable solución a este inconveniente, queda por ver qué tan efectivo sería este desarrollo para remover los minerales tóxicos. del agua extraído en Marte.

4. Suministro de colonos de Marte

La ventana de lanzamiento para llevar una nave a Marte en un período de 6 meses sucede cada 27 meses. Eso quiere decir que reabastecimiento para los colonos en Marte debería depender totalmente de esa ventana. Eso asimismo quiere decir que los navíos de carga que lleven abastecimientos a Marte deberían tener suficientes recursos a fin de que duren 27 meses, salvo que la NASA o alguno de las otras compañías privadas de exploración espacial estén prestas a asumir el valor de un periodo de viaje mucho más largo.

El inconveniente con o sea que con nuestra tecnología de hoy, la mayor parte de las naves exclusivas necesitan el 95% de su peso para ser comburente. El suministro a escala global puede ser un desafío, pero no es nada relacionado con la logística de intentar proveer un mundo que está a 1,5 entidades astronómicas del sol.

Y después debes meditar en la oportunidad de que algo salga mal con uno de esos navíos de suministro. La NASA se encarga de las fallas de equipos en sondas y naves exclusivas en todo momento, es una parte del trabajo, pero el espacio es arriesgado (como lo ha dicho elocuentemente el escritor de The Martian Andy Weir) y un catastrófico el fracaso es totalmente viable. Así sea que la nave sea destruida por micrometeoritos, frita por un CME o entre los motores falle, una falla tan aciaga dejaría a nuestros colonos en prominente y secos a lo largo de 27 meses.

Sin nombrar que semejantes metas de reabastecimiento serían increíblemente caras. Si tomamos los comentarios de la entrada previo sobre la situación del agua en Marte, las cosas empeoran, pues si el agua conseguida de la minería del suelo marciano no es potable y no hay forma de purificarla, entonces las opciones sobrantes son a) reabastecerse con envíos regulares yb) reciclar la orina como los astronautas en la ISS lo realiza.

3. Suministro de aire

El procedimiento primordial para producir aire en la ISS es la electrólisis del agua, un desarrollo que usa la energía de las células solares de la estación para dividir el agua en oxígeno y también hidrógeno. Maravilloso. Inconveniente resuelto, ¿verdad?

Bueno, como han descrito fuentes precedentes, no tanto. Gracias a las adversidades con la producción de tecnologías capaces de obtener agua del suelo y hielo marcianos, o de purificarla, provocando aire de manera natural en Marte por medio de la electrólisis puede ser mucho más bien difícil que en la ISS.

La Estación Espacial En todo el mundo está cerca de la Tierra y, a pesar de que los astronautas reciclan sus fluidos tanto como resulte posible, todavía precisan ser reabastecidos esporádicamente. Esto querría decir que deberíamos llevar bastante agua a Marte para aceptar a los colonos consumir seguramente y aceptar la generación de aire respirable, y eso sencillamente no es una hazaña simple de poder, dado lo pesada que es el agua como carga útil.

2. Regolito marciano

La suelo en Marte se semeja bastante al polvo lunar que hallaron los astronautas del Programa Apolo. Es un material fino y como es natural que transporta de manera fácil una carga electrostática, lo que provoca que se adhiera a prácticamente todo. En la luna, esto ocasionó toda clase de inconvenientes. El regolito lunar se metió en los instrumentos, las rejas de ventilación e inclusive desgastó los materiales protectores de los trajes de los astronautas. Antes que tengamos la posibilidad siquiera comenzar a meditar en asentarnos Marte, primero deberíamos hallar un procedimiento para lidiar con el regolito.

No obstante, este inconveniente puede parecer pequeño, pero los estudios completados en regolito demostraron que inhalar estas cosas puede crear problemas con el sistema respiratorio humano, y el regolito de Marte tiene dentro percloratos perjudiciales que tienen la posibilidad de enfermarnos.

1. Inconvenientes sicológicos

Los colonos de Marte se van a ver obligados a aguantar un aislamiento de una intensidad que es realmente difícil en la Tierra. Claro, puedes quedarte encallado en algunas unas partes de la Tierra, pero tu hogar no está a un planeta de distancia, y la Tierra no trata activamente de matarte (bueno, no tan mal como lo estaría Marte). Gran investigación sobre el efectos psicologicos de aislamiento prolongado han sugerido que los colonos marcianos hallarían por lo menos 4 retos sicológicos distintas, y que esos retos (en el momento en que se mezclan) serían una bomba de tiempo.

Para comenzar, los colonos no podrían interaccionar físicamente con absolutamente nadie mucho más que con sus colegas (con transmisiones de gran distancia a la Tierra que retardan cuando menos diez minutos, lo que hace difícil un tanto las diálogos), y esto sin lugar a dudas conduciría a patologías mentales en ciertos de ellos. estacionado de forma permanente en el mundo colorado.

Se demostró que el aislamiento prolongado lleva a depresión, insomnio, ansiedad, fatiga, aburrimiento y también inestabilidad sensible. Aun los astronautas mejor entrenados prosiguen tolerando los resultados consecutivos del aislamiento prolongado.

La vida en la Marte quiere decir que los colonos deberán vivir en interiores. Jamás mucho más volverán a sentir lo que es ver una puesta de sol sin una cubierta de vidrio y un traje como protección contra los elementos marcianos. El confinamiento en un largo plazo asimismo viene con su lista de inconvenientes, como el deterioro cognitivo y un montón de inconvenientes sicológicos de la lista previo.

La pérdida de intimidad que estos colonos que encararía podría ocasionar agobio, fatiga, depresión y ansiedad.

En suma, es una pesada carga solicitarles a los probables colonos que soporten.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *