10 razones principales por las que las exfiestas son grandes mamás

Aguardamos que gozes de esta lista de Tanya Bennett y sus 10 causas primordiales por las que las ex–fiesteras son enormes mamás.

1. Andas habituado a quedarte despierto toda la noche.

Solo considere toda esa celebración nocturna como un entrenamiento de resistencia a lo largo de los primeros meses (¡probablemente años!) De la paternidad.

2. No te desconcierta que todo el planeta te mire las lolas en todo momento.

Acostumbraban a verse por tu sujetador push up y tu remera ajustada. En este momento tienen la posibilidad de estar viendo pues andas goteando leche o por el hecho de que avergüenzas a Dolly Parton. Alguno sea la razón, no es razonable aguardar que la multitud realice contacto visual.

3. Si no posee vómito en su ropa, sencillamente no lo pasa bien.

En algún instante temprano en la paternidad, sencillamente renunciará a la montaña de ropa sucia y empleará sus distintas máculas como las orgullosas emblemas de paternidad que son. De la misma forma, en los viejos tiempos tenías cosas mucho más esenciales en la cabeza que unas escasas máculas de vómito, como ¿quién se acabó esa botella de tequila?

4. En este momento, en el momento en que la parte frontal de tu camisa está toda mojada es pues te gotean las lolas; antes, era pues participabas en un certamen de camisetas mojadas o quizás sencillamente te perdías la boca mientras que bebías. Exactamente la misma diferencia.

Y por esa razón el número 2 es primordial para su éxito. Los fiesteros Y los progenitores saben que lo que otra gente opínan de ti no es tan esencial. (¡Ten en cuenta que la próxima vez que tu bebé empieze a gritar en una tienda y tú te mires mal!)

5. Con la capacidad de efectuar las tareas cotidianas estando totalmente fuera de él.

¿En algún momento trataste de calcular el horario de un autobús o no perder a absolutamente nadie en una salida en el momento en que andas fuera de él? ¿Qué tal regentar primeros auxilios o montar muebles? Bueno, si hizo estas cosas bajo la predominación del alcohol, precisamente puede hacerlas en el momento en que no haya dormido mucho más de 2 horas en 2 semanas.

6. Los chillidos aulladores suenan silenciados tras estar parado en frente de los altífonos en recitales a lo largo de años.

Lo siento, no te escuché, ¿afirmaste algo?

7. Un niño pequeño que se porta mal es mucho más simple de proteger que el artista primordial con el que saliste en el momento en que tenías veinte años.

Egoísta, egocéntrico, de prominente cuidado y predispuesto a ocupaciones peligrosas. Así sea que esté cuidando a alguien que es predispuesto a bucear en el ámbito o sencillamente sienta curiosidad por ese enchufe eléctrico en la salón de estar, precisa mucha paciencia y prácticamente una capacidad psíquica para adivinar su próximo movimiento. ¡Sin nombrar la intención de abandonar todos sus intereses para lograr ocuparse a cuidarlos a tiempo terminado!

8. No es la primera oportunidad que pasea públicamente con la remera del revés y del revés y la una parte de atrás de la falda metida en las medias de nylon a fin de que no se avergüence en el momento en que un extraño se lo señale.

En concordancia, en los viejos tiempos era por el hecho de que te estabas besando con un chaval en una celebración en una vivienda, pero entonces llegó la policía y debías escapar por la valla posterior. En este momento es pues estabas ocupadísima mejorando a tu bebé con un gorro, botines, 2 suéteres, una manta, una manta agregada, pañales, toallitas, chupete, asegurador de lluvia para el coche, leche, pañuelos de papel y un refrigerio. Ah, y primero debías sacar al perro y recordarle a tu marido que trajese la cámara… conque te olvidaste completamente de ti. Otra vez.

9. Ver a los pequeños de otra gente chupetear en recitales de piano, números de baile, deportes y proyectos de teatro institucionales es tu forma de devolver la estabilidad al cosmos tras someter a muchos de frecuentados clientes del servicio de bares de karaoke a tu interpretación de heavy metal de Tiffany’s “Pienso que nos encontramos solo en este momento”.

Creerás que tu hijo es el único en la actuación con talento; pero recuerde, asimismo tuvo una visión imprecisa de su talento tras unas seis cervezas.

10. Tras emplear el baño en múltiples clubes nocturnos, inmersiones, raves y recitales al aire libre, su umbral de asco es increíble.

Sí, eso puede ser caca en el piso de su salón de estar. No está seguro de de qué forma llegó allí, pero sabe que es dependiente de usted limpiarlo. Ah, y mientras que lo realiza, mire bajo sus uñas. ¡Bienvenidos a la paternidad!

Y más que nada … ¡Va a saber precisamente qué buscar si se pregunta si su hijo fuma, está borracho, drogado, teniendo relaciones íntimas o cualquier combinación de lo previo!

Se me ocurrió esto a lo largo de mis primeros meses de maternidad. ¡Pienso que la carencia de sueño es en parte culpable!

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *