10 razones principales por las que su viejo colchón está destruyendo su salud

Todos tenemos la posibilidad de estar en concordancia, el consenso general entre la mayor parte de la gente que trabajan arduamente en la actualidad, que nuestras camas se transforman en nuestro mejor amigo en el final de cada largo y duradero día de trabajo. Levantarse temprano y acostarse tarde, con un millón y una lista de tareas atentos en el medio, el día jamás es suficientemente largo para llevarlo a cabo todo.

Si pudiésemos seleccionar entre la lista de tareas atentos y una noche de sueño interminable, probablemente todos caeríamos en la última opción. Lamentablemente, una siesta inducida por Blancanieves es imposible para todos nosotros en el planeta que no es de Disney, con lo que estoy convencido de que la mayor parte de nosotros tomaríamos cuando menos una aceptable noche de sueño reparador ocasionalmente en una luna azul.

Una aceptable noche de sueño incesante está en la parte de arriba de todas y cada una de las listas de salud. Así sean maneras de adelgazar, eludir la gripe, sostenerse joven para toda la vida o calmar el mal crónico. Justo a la vera de sostenerse hidratado, una noche de reposo es el aspecto clave para sostenerse saludable y hacer una vida de longevidad. Nuestros hábitos de sueño afectan de forma directa nuestra salud: mental, física y sensible.

La carencia de sueño crea un incremento de las hormonas del agobio, un sistema inmunológico desgastado y en último término, una vida útil mucho más corta. Entonces, ¿qué ocurre en el momento en que es imposible un sueño reparador? ¿Hace todo cuanto Google plus afirma que debe realizar tratándose de hacer un ámbito relajado en el dormitorio, apagar sus gadgets electrónicos, eludir la cafeína y realizar ejercicio tras las 2 pm todos y cada uno de los días y conseguir el más destacable colchón de espuma viscoelástica?

Por más que duela aceptarlo, exactamente el mismo colchón al que llamas tu mejor amigo cada noche podría ser el culpable de matar tus ciclos REM y, en último término, tu salud.

En este momento que tengo la atención de todos ustedes, pequeños príncipes y princesas somnolientas, me agradaría ofrecerle un obsequio con apariencia de una manzana roja refulgente con una poción para reposar que los va a ayudar a adentrarse en el país de los sueños a lo largo de cuando menos un tiempo. sólidas 8 horas, pero como eso es imposible, se lo voy a dar con apariencia de lista que detalla las diez causas primordiales por las que su viejo colchón está demoliendo su salud.

10. Su viejo colchón equivale a noches inquietas equivale a no reposar equivale a estar agotado.

Este puede ser el punto mucho más evidente, pero es esencial poseerlo presente. Si su colchón es viejo y también incómodo, indudablemente no se va a sentir cómodo y acurrucado, lo que quiere decir que va a estar dando vueltas y vueltas, despertándose regularmente, jamás consiguiendo verdaderamente sus ciclos REM terminados y, en último término, se despertará fatigado y sintiéndose mucho más exhausto cada mañana. Esto va a conducir a todos y cada uno de los síntomas de los que charlamos en los próximos 2-10 puntos.

Estar agotado lleva a varios desenlaces bastante pésimos. Si no puede reposar, no puede marchar en los escenarios mucho más básicos, lo que le impide tomar mejores resoluciones para su salud todos los días.

9. Tu viejo colchón es igual a todo el mal.

Entonces. Bastante. Mal. Un colchón viejo empieza a perder su forma, se regresa voluminoso y flácido. Pierde la solidez y la base que se piensa que lo sostendrá apoyado. En el momento en que su cuerpo no está apoyado, ejercitará presión sobre sus articulaciones, va a inclinar y va a inclinar su cuerpo de una forma contorsionada, lo que le va a dar todos esos cautivadores “retorcimientos” en sus músculos, ligamentos y nervios. Si tiene un mal incesante debido al sueño que se piensa que refresca su cuerpo y cabeza, no va a poder desplazarse con sencillez y fluidez. Lo mucho más posible es que esto conduzca a un modo de vida mucho más sedentario, no solo incómodo en cama, sino más bien asimismo todo el día, todos y cada uno de los días.

8. Su colchón viejo es igual a pequeños insectos mucho más alérgenos.

Todos conocemos los organismos microscópicos que están por todo el cuerpo y hacen que su piel se ponga verdaderamente de gallina con solo meditar en las pequeñas criaturas. Aun la persona mucho más limpia de todo el mundo no puede huír de los enanos insectos que comen nuestras células fallecidas de la piel y se bañan en nuestros aceites anatómicos.

Los insectos, las células de la piel y los aceites se amontonan y amontonan en nuestro colchón, mantas, almohadas y pijamas. La acumulación, da igual cuántas ocasiones lavemos la ropa de cama, crea un caldo de cultivo perfecto para mohos, bacterias y también insectos aún mucho más enormes: ácaros del polvo.

Oye, en este momento que sabes sobre la pequeña y sucia localidad interior que andas creando todas y cada una de las noches, pensemos en de qué manera respirar todo eso incrementa tus inconvenientes de alérgenos y crea adversidades en la garganta y los pulmones. Exquisito.

7. Su colchón viejo puede igualar a las chinches.

Voy a dejar esto aquí a fin de que gozes de tu lectura: las chinches son pura maldad. No obstante, solo para sintetizar, me agradaría reiterar qué desalmados son estos pequeños cabrones, son simples de contratar y, oh, tan bien difíciles (¡y costosos!) De liberarse de ellos. Ocasionan problemas médicos y patologías. Chupan su sangre, se reproducen mucho más veloz que los conejos y son resistentes a todo menos a un grupo de métodos muy concretos que tienen que sostenerse bajo llave para eludir cualquier resistencia futura mutacional y evolutiva. Ser un individuo limpia no les perjudica, seamos honestos, un colchón nuevo es tan susceptible como uno viejo.

Una pequeña lección de historia: las chinches no en todos los casos fueron tan capaces, fueron prácticamente absolutamente erradicadas completamente, pero entonces evolucionaron de manera rápida hasta transformarse en los pequeños diablos fuertes que en este momento conocemos y que debemos aguantar el día de hoy.

6. Tu viejo colchón equivale a muchos problemas médicos.

La carencia de sueño significa mucho más hormonas del agobio, significa inconsistencias mentales que conducen a una mala toma de resoluciones, consecutivas de malas selecciones de salud como lo que ingerimos o los peligros que aceptamos. Estar exhausto gasta el cuerpo hasta el punto de no regresar. Aquí está la lista corta: obesidad, sistemas inmunológicos desgastados, dolencias cardiacas, incremento del agobio y la ansiedad, inconvenientes de presión arterial, oportunidad de incidente cerebrovascular, diabetes y un mayor peligro de una muerte mucho más temprana. Sin nombrar de qué están hechos los jergones, los materiales y las toxinas que respiramos y absorbemos regularmente por medio de la piel todas y cada una de las noches, solo por denominar ciertos: ácido bórico, formaldehído, petroquímicos y cloruro de polivinilo (asimismo popular como PVC).

5. Su viejo colchón puede ser igual a apnea del sueño o, por lo menos, a ronquidos.

La apnea del sueño es grave y existen muchos tipos y causas. Ciertos médicos piensan que ciertos géneros de jergones podrían empeorar el inconveniente. Pero, por lo menos, si su colchón no lo mantiene apropiadamente, puede plegar su cuerpo en algunas situaciones y lograr que ronque durante la noche. Aun si no tienes un compañero durmiendo junto a ti, roncar puede crear problemas respiratorios y la polución acústica en la habitación se aúna a su noche intranquiliza.

4. Su viejo colchón equivale a mucho más caos mental y, por consiguiente, a mucho más caos físico.

Reposar de forma menos eficaz perjudica la eficacia de la cabeza y el cuerpo de formas diferentes a la salud inmunológica pura. Nuestros cerebros se refrescan mientras que duermen, despejando todo el caos y el caos insignificante. En el momento en que no dormimos, el caos y el caos continúan y todo prosigue medrando. Causa inconvenientes de memoria, capacidades de pensamiento crítico, depresión, deterioro del juicio, accidentes físicos y perjudica la aptitud de estudiar novedosas capacidades y capacidades y retener o recobrar información.

3. Su colchón viejo es igual a piel avejentada.

La carencia de sueño incrementa las hormonas del agobio, que se gastan y desgarran en todos y cada micro milímetro de su cuerpo, incluyendo el organismo vivo mucho más grande que respira: su piel. Las bolsas de los ojos, las arrugas y las líneas finas en torno a su rostro detallan ese desgaste y se expone desfavorable para su edad cronológica. Reposar bien no solo sostiene nuestro entendimiento en buen estado de desempeño, sino asimismo deja que todos nuestros órganos descansen, dándoles la posibilidad de desarrollar inmunidad al planeta frío y duro al que los exponemos todos y cada uno de los días.

2. Tu viejo colchón es menos imbécil.

El agotamiento y la tensión física causan una disminución de la libido. El deseo y el interés, tal como la idea, reducen en el momento en que andas agotado, te duele el cuerpo y tu salud se resiente.

1. Su viejo colchón es igual a su oficina ilegal.

Utilizando tu dormitorio como su oficina personal en el hogar, y su colchón como su silla de oficina rodante enorme es un enorme no-no. La electrónica y las ocupaciones similares con el trabajo crean una atmósfera que no es favorece para la relajación, el tiempo de calidad con su pareja y, más que nada, para reposar. Las luces refulgentes y antinaturales y la actividad física y mental crean una estimulación cerebral incesante, esto en modo alguno asiste para elaborar una noche apacible de relajación y reposo.

En el final del día, su colchón es una sección esencial de sus noches. Es mucho más que esencial pero imperativo. Debe considerarse como otra relación incesante en su historia. De la misma su trabajo, su pareja y su familia, es de aguardar que pasen unas sólidas 8 horas o mucho más por noche con su colchón. Ha de ser uno de calidad, congruencia y rivalidad individual para usted y sus pretensiones. Los dolores económicos y los problemas que puede traer la adquisición de jergones valdrán la pena cada mañana que se despierte sintiéndose nuevo y saludable.

Duerman distendidas, mis bellezas.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *