10 submarinos espectacularmente extremos

Los submarinos son ya visibles como embarcaciones que viajan bajo la área del agua, pero algunas máquinas se resaltan por ser en especial extrañas y espectaculares, de manera frecuente con récords mundiales. En este relato, descubrimos submarinos tan enormes que podrían publicar aeroplanos, e inclusive un submarino que podría volar por sí solo. Nos sumergimos en novedosas profundidades para conocer lo que hay que comprender y lo mucho más destacable en este reino submarino de logros y experimentación humanos.

10. Submarino Clase I-400, Armada Imperial De Japón

Los submarinos son conocidos por su empleo en combate y podrían imaginarse adecuadamente como distribuidores de asaltos con torpedos. No obstante, el término de submarino semeja estar lo mucho más distanciado viable del trabajo de un portaviones. No obstante, la ingeniería y la necesidad traen enormes sorpresas con apariencia de pasmantes hazañas de innovación. A lo largo de la Segunda Guerra Mundial, los submarinos se usaron extensamente en combate y podrían haber similar lo contrario a los medios aéreos de combate, dado su modus operandi submarino. Pero el Submarinos clase I-400 de la Armada Imperial De Japón eran gigantes submarinos que asimismo eran portaviones, que lanzaban cazas que se guardaban en cilindros de almacenaje al irse a la área según fuera preciso.

Midiendo una increíble longitud de 400 pies, los submarinos colosales estaban razonablemente cerca de tener el doble del tamaño de un submarino alemán. El almirante Yamamoto planeó una flota de 17 de los enormes submarinos, pero no se completó. La aptitud del submarino de ser un portaviones para hacer incursiones secretas en territorio estadounidense se vio facilitada por la construcción de un hangar hermético enorme que corre bajo la torre de mando del submarino. Este tubo se encontraba sellado con una junta y podía contener tres aeroplanos de combate Aichi M6A Seiran hidroaviones en el interior. Lanzada la catapulta, los aeroplanos de combate retornarían, aterrizarían y serían izados de nuevo al submarino para su almacenaje utilizando una grúa.

9. Submarinos Kaiten “Kamikaze”

Kamikaze podría estar indisolublemente relacionado con metas de ataque unidireccionales aerotransportadas en el transporte marítimo estadounidense de la era de la Segunda Guerra Mundial en la imaginación habitual. De todos modos, desgraciadamente, el término se aplicó mucho más extensamente. Los asaltos al estilo Kamikaze no solamente se realizaron con aeroplanos cargados de explosivos, sino más bien asimismo con un tipo particular de submarino popular como “Kaiten”, que se encontraba lleno de armamento explosivo y se desplegó en metas autodestructibles de sub-ataque para estrellarse contra navíos. Los modelos iniciales dejarían al operador huír de la nave mortal, pero próximamente los modelos pasaron a ser un modelo totalmente pertrechado con un ataque suicida.

Estas Kaitens no ofreció ninguna forma de que el operador saliese una vez encerrado dentro. La intención de estas naves era ser embestidas contra un fin con enorme poder destructivo una vez lanzadas desde un submarino portador mucho más grande que se acercara al propósito. Los submarinos Kaiten se describieron mejor como “torpedos tripulados” en su forma y función. Alcanzando velocidades de hasta 34 millas por hora, eran extraordinariamente veloces, con la aptitud de arrimarse a una meta mucho más de forma fácil que un submarino habitual. La desaparición no se causó sencillamente como producto de asaltos autodestructibles. Varios solicitantes a pilotos de Kaiten fallecieron en ejercicios de entrenamiento diseñados para acrecentar sus capacidades para publicar asaltos contra un propósito.

8. Submarino soviético K-222

Gracias a la enorme resistencia relacionada con los viajes bajo la área del agua y las restricciones de diseño inherentes a la mayor parte de los submarinos, es habitual que los submarinos sean mucho más pausados que varios navíos y siempre y en todo momento considerablemente más pausados que la mayor parte de las opciones de transporte terrestre y aéreo. El submarino mucho más veloz de todo el mundo, el Submarino soviético K-222 (en un inicio llamado K-162), fue construido mediante un emprendimiento osado que empezó en 1959 para crear un submarino de gran velocidad extraordinariamente adelantado. Lanzado en el último mes del año de 1968, el K-222 tenía un casco de titanio, con velocidades operativas de hasta 44,7 nudos, o 51,4 millas por hora.

Lograr una agilidad tan alta fue un logro digno de mención, que representa una hazaña increíble para un submarino. Ser mucho más veloz que la mayor parte de los navíos, teniendo en cuenta la alta resistencia y la propulsión limitada que combaten la mayor parte de los diseños de submarinos, fue un acto destacable de talento de ingeniería. La máquina se resaltó como única entre los proyectos submarinos con su avanzada construcción de casco de titanio. No obstante, el submarino experimentó varios retos estructurales centrados en la humillación del casco gracias a la vibración y la agilidad. Pese a tener décadas de antigüedad, la agilidad del K-222 no fué superada por ningún submarino posterior construido.

7. Red RFS-1 – Submarino volador

Posiblemente lo haya visto todo o, nuevamente, posiblemente no lo haya visto. Por mucho más experimentado que tenga con lo extraño y supuestamente insostenible, posiblemente esté convencido de que lo vió todo en el momento en que eche una ojeada a la Colorado RFS-1. Esta máquina es como ninguna otra, mezclando opuestos absolutos en el modo perfecto de viaje a un nuevo nivel destacable. ¡Olvídate de los turismos voladores! Esta máquina es nada menos que un submarino que asimismo marcha como avión. En sus 2 métodos distintas, el RFS-1 viaja bajo la área del agua o sale a la área y después inicia el vuelo en el modo perfecto de un pequeño hidroavión.

Construido por el contratista de defensa estadounidense Donald Reid en 1962, el diseño de la máquina era precisamente un tanto espantoso, con una hélice montada en un pilón justo tras la cabina abierta. El conduzco debía respirar empleando un aqualung en el momento en que la máquina se encontraba en modo sumergible. En el aire, el cuerpo del submarino fue construido para marchar como un fuselaje, con las alas ofreciendo bastante sustentación para volar en vez de escurrirse por el agua. Quizás sea mucho más destacable que la máquina haya logrado volar 75 pies que desilusionante en lo relacionado al desempeño de la máquina. La hondura máxima de operación fue de 12 pies, con el apoyo de una cubierta de goma sobre el compartimiento del motor.

6. Batiscafo Trieste

Las producciones de Ferrari tienen la posibilidad de ser veloces, pero un submarino construido en Italia tiene el récord mundial de inmersión mucho más profunda. Menos de 60 pies de largo, algo semejante a una bañera. Batiscafo (que significa barco profundo) Trieste (llamado de este modo por Trieste en Italia) es un submarino increíble con récords que se edificó en Italia después de ser desarrollado minuciosamente en Suiza. En 1958, la armada de EE. UU. Adquirió la máquina y próximamente se usó en el Emprendimiento Nekton, que incluía la exploración del sitio mucho más profundo de la Tierra, el Challenger Deep. La característica es inusual en el sentido de que es una característica aún mucho más profunda en el punto ahora excepcionalmente bajo en la Fosa de las Marianas. La máquina descendió en el fondo del Challenger Deep, siendo la primera máquina tripulada en la historia en llevarlo a cabo.

La hondura a la que se zambulló la súper-submarina era de unos pasmantes 35, 813 pies bajo el nivel del mar. Por consiguiente, al paso que los aeroplanos de usuarios han navegado a mucho más de 30,000 pies sobre el nivel del mar, esta máquina enormemente fuerte estaba a una distancia comparable abajo, explorando en el ambiente de trinchera súper profunda, compuesta de vastas fisuras y gigantes fisuras en el fondo del mar. Para lograr las profundidades supuestamente inviábles que definieron la misión, el Bathyscape Trieste empleaba bolas de hierro que podían soltarse una vez concluido el tiempo en el fondo del océano. Raramente, Jacques Piccard, hijo del diseñador de la embarcación, Auguste Piccard, se encontraba entre la tripulación de 2 hombres, que asimismo incluía al teniente de la Marina de los EE. UU. Don Walsh.

5. Emprendimiento 941

Los submarinos con frecuencia se tienen la posibilidad de imaginar como papas parcialmente pequeñas en el planeta de los navíos oceánicos. Frecuentemente, los submarinos tienen una fachada mucho más próxima a un enorme torpedo tripulado (te nos encontramos viendo, Kaiten). Pero en verdad tienen la posibilidad de lograr tamaños gigantes, empequeñeciendo a determinados navíos. El semejante submarino de una ballena azul, el animal mucho más grande de la Tierra, provoca que otros muchos submarinos simulen delfines en lo relativo a la comparación de tamaños. Construidos en 1981 en la Unión Soviética y también inmejorables hasta hoy, los submarinos mucho más enormes de todo el mundo son navíos submarinos por derecho propio.

Midiendo 574 pies de largo, poco mucho más de 75 pies de ancho (haz) y 39 pies de hondura (calado), el gran Submarinos “Akula” (tiburón) resultantes del Emprendimiento 941 soviético fueron los submarinos mucho más enormes nunca construidos. Verdaderamente llamaron la atención del público en Occidente en la novela de Tom Clancy La caza del octubre colorado, sobre un submarino de clase Akula (o “Typhoon”, como lo llama la OTAN) y su tripulación que procura desertar a los USA. Las máquinas eran espantosas, con un refuerzo en el casco y los escudos de la hélice para hacer más simple la rotura a través del hielo ártico. El armamento incluía 200 ojivas nucleares que podrían lanzarse desde sitios recónditos en una ofensiva. Todos los misiles R-39 de 53 pies de largo dentro contenía 10 ojivas nucleares separadas que podían agredir objetivos separados, al tiempo que los misiles tenían un alcance de 4,480 millas náuticas.

4. Submarinos enanos clase X

A lo largo de la Segunda Guerra Mundial, la Royal Navy británica usó extraños micro submarinos que se conocían como submarinos enanos de la clase X. Creado en 1943 y 1944, el vasos enanos pero probablemente fatales sería remolcado tras un submarino de tamaño terminado y hasta su propósito del Eje. Los submarinos en miniatura tienen la posibilidad de ser extraordinariamente pequeños, pero aún podían transportar una tripulación de 4. Una vez remolcado en el rango de ataque, el El diminuto submarino sería ingresado por su tripulación, que se aproximó por lúgubre. Tras emprender, la tripulación avanzaría en misterio sobre la meta escogido.

Los submarinos llevaban 2 armas fulminantes, una a cada lado del casco. Las cargas fulminantes que se hunden se depositarían bajo la embarcación propósito, lo que dejaría que el submarino en miniatura evacuara el área y no dejase a ningún culpable a la visión en el instante de la asoladora explosión que se generaría. Más allá de que las máquinas eran pequeñas con solo 51 pies de largo, el material usado para crear los submarinos era fuerte y persisten restos substanciales, engastados en la arena de Aberlady Beach en Escocia. De diseño sigiloso, las embarcaciones estaban pertrechadas con electroimanes que asistían a los submarinos en miniatura a eludir ser recogidos por detectores antisubmarinos puestos en el fondo del mar.

3. Submarinos de usuarios Atlantis

Así sea exploración científica, investigación de armas o despliegue en tiempos de guerra, los submarinos evocan pensamientos sobre todas y cada una estas apps. ¿Pero viajes de recreo en nombre del turismo? No tanto. No obstante, hay viajes submarinos y Atlantis Submarines International, Inc. es una compañía de turismo renovadora que da recorridos submarinos en las profundidades del océano en la era espacial, o afirmemos, la era del mar, navíos con todas y cada una de las campanas y silbidos, o mucho más bien, periscopios y aletas para realizar un viaje que jamás se olvidará. Premeditado en 1985, el emprendimiento se luce por ser enormemente revolucionario, ofreciendo a los navegadores rutinarios una experiencia oceánica submarina con la que la mayor parte solo soñaría.

Las operaciones de Atlantis son increíblemente importantes en escala. Con bases en sitios tan desperdigados como Guam, el Caribe y las islas hawaianas, la compañía tiene una increíble pluralidad de aventuras submarinas para sugerir a los huéspedes. Teniendo semejantes opciones en su sitio, un asombroso número de huéspedes eligió por la experiencia submarina. En conjunto, mucho más de 11 millones de usuarios han viajado bajo las olas en submarinos operados por la compañía. La compañía utiliza a en torno a 450 personas, con un trabajo riguroso para amoldarse a los requisitos normativos que tienen éxito hasta el punto de poder involucrar a los pequeños en edad escolar en viajes como vivencias de clase al aire libre.

2. La tortuga

Los submarinos, particularmente los de empleo militar, tienen la posibilidad de parecer el epítome de adelantos mucho más modernos. No obstante, ciertas cosas que tenemos en cuenta modernas son considerablemente más viejas de lo que generalmente se conoce. La Guerra Revolucionaria De america de 1775 contra Enorme Bretaña vio un extraño emprendimiento de las fuerzas armadas respaldado por nuestro George Washington. La tortuga de aspecto algo entretenido fue el primer sumergible de todo el mundo que se desplegó en combate. Con forma de globo, solo 8 pies de largo, y se semeja a su homónimo reptil, la Tortuga representaba un contraste distinto de la manera con apariencia de torpedo de la mayor parte de los submarinos modernos.

El sumergible era totalmente de propulsión humana, con lastre que consistía en plomo. El 7 de septiembre de 1776, el Turtle fue desplegado en el primer ataque de un submarino con Ezra Lee a los mandos. La tortuga redonda y lenta no disparó rondas de torpedos, ni lanzó misiles ni persiguió violentamente al barco enemigo. El ataque submarino inaugural vio a Lee arrimarse silenciosamente al HMS Águila, un barco británico de 64 cañones, y también intento poner una bomba de tiempo en el casco. La misión falló ya que una herramienta hastiada fue denegada por un revestimiento de hierro. Pero además del desafío mecánico, el submarino no fue detectado por la tripulación del barco a lo largo del intento furtivo de colocación de la bomba. La bomba acabó explotando, pero ni el barco ni el Turtle fueron destrozados.

1. USS South Dakota SSN-790

El F-117 Nighthawk puede ser popular como el avión furtivo de la Fuerza Aérea de los EE. UU. Más especial, pero bajo los mares, asimismo hay máquinas furtivas con apariencia de un submarino furtivo increíble. Al comienzo, uno podría imaginar que los submarinos de la Armada son máquinas silenciosas para iniciar, pero en verdad existen muchos medios efectivos para advertirlos. Como resultado, durante los años se realizaron mucho más adelantos para lograr que un submarino sea mucho más misterio y mucho más simple de esconder de la detección.

Con semejantes preferencias en cabeza, el USS South Dakota SSN-790 es nada menos que el submarino sigiloso mucho más adelantado que navega bajo los mares hoy en dia. El emprendimiento para hacer este submarino único empezó en 2016; el buque fue bautizado en 2017 y la distribución sucedió en el mes de septiembre de 2018. La máquina es de propulsión nuclear y no necesita repostaje en ningún instante a lo largo de su historia útil. Eso quiere decir que el submarino puede viajar indefinidamente en su Reactor S9G y lograr velocidades de hasta 25 nudos conforme avanza bajo las olas. Con una extensa tecnología para reducir la detección, el submarino de ataque puede disparar subrepticiamente armamento mortal, incluyendo los misiles de crucero Tomahawk, mientras que se explota de la ocultación eficaz.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *