10 suicidios históricos que podrían haber sido asesinatos

La historia está llena de muertes enigmáticas. Ciertos de ellos se piensan suicidios, pero tienen suficientes datos desconcertantes para dejar inquietudes persistentes. Es viable, aun posible, que estas personas se suicidan, si bien no estaría fuera de lo viable sugerir que fueron víctimas de un juego sucio.

10. Meriwether Lewis

Meriwether Lewis se realizó popular hace 200 años en el momento en que dirigió la misión Corps of Discovery encargada por el presidente Thomas Jefferson al lado de William Clark. Entonces, Jefferson lo nombró gobernador de la Alta Luisiana en 1806. Lewis murió de un aparente suicidio en 1809.

Lewis pasaba por Natchez Trace. Se detuvo en un hosting llamado Grinder’s Stand y pasó la noche en una cabaña. Fue encontrado fallecido por lesiones de bala que parecían ser autoinfligidas. Hubo varios contemporáneos y también historiadores que no tuvieron ningún inconveniente con el veredicto de suicidio. Lewis se encontraba deprimido, luchaba contra el alcoholismo, tenía inconvenientes económicos y, según los reportes, había intentado quitarse la vida antes. Asimismo logró proyectos en el caso de su muerte antes de su viaje y escribió un testamento en el sendero.

La familia de Lewis no quedó tan satisfecha con esta historia. Su madre pensaba que había sido ejecutado y asimismo varios de sus descendientes. Todavía hay un esfuerzo en curso a fin de que su cuerpo sea exhumado, pero ha resultado bien difícil en tanto que la tumba de Lewis está en un monumento nacional. Si el explorador fue, en verdad, ejecutado, los responsables mucho más probables fueron los delincuentes que deambulaban por Natchez Trace. Asimismo hubo hipótesis mucho más peculiares que aseguran que Lewis fue víctima de un complot de asesinato o que fue atrapado por el posadero durmiendo con su mujer.

9. George Reeves

George Reeves fue un actor mejor popular por interpretar al Superman original en un programa de televisión de la década de 1950. En 1959, a lo largo de una celebración en su casa de Benedict Canyon, subió las escaleras y se pegó un tiro en la cabeza. No obstante, esa es la historia oficial. Sesenta años después, la desaparición de Superman todavía es un tema discutido.

Si alguien mucho más mató a George Reeves, probablemente se debió a su tumultuosa vida cariñosa. Había estado en una relación en un largo plazo con una mujer mayor llamada Toni Mannix. Toni, un actor en adversidades a lo largo de la mayoría de su trayectoria en Hollywood, le adquirió prácticamente todo, incluyendo la casa donde murió. Al tiempo, Toni era la mujer de Eddie Mannix, un ejecutivo de Metro-Goldwyn-Mayer con reputación de “fijador”Que resguardó a las estrellas del estudio del escándalo. Últimamente fue interpretado por Josh Brolin en la película. ¡Alabad al cesar!

A inicios de 1959, Reeves dejó a Toni Mannix a favor de una chavala de club nocturno con un temperamento explosivo llamada Leonore Lemmon que se encontraba allí el día que murió. Las tres personas podrían haber especial Reeves. Leonore podría haberle disparado ella misma mientras que los Mannix tenían los elementos y teóricos vínculos con la mafia para matarlo. Se presentó toda la historia, pero asimismo se ficcionó en la película. Hollywoodland.

8. Bobby Fuller

A inicios de 1966, el músico Bobby Fuller consiguió el mayor éxito de su trayectoria en el momento en que su conjunto, The Bobby Fuller Four, lanzó una versión de Luché contra la ley. Unos meses después se encontraba fallecido. El joven de 23 años fue encontrado en el Oldsmobile de su madre sujetando una manguera de plástico que conducía a una lata de gasolina. La policía cerró de manera rápida la situacion como un suicidio por asfixia, pero hubo varios datos sospechosos que llevaron a historias de asesinato.

Se mentó que el cuerpo de Fuller se encontraba magullado y lleno de sangre, lo que recomienda que lo golpearon o lo arrastraron. Asimismo hubo un rigor mortis adelantado que no coincidía con visto que su automóvil solo había estado estacionado a lo largo de 30 minutos antes que la madre de Fuller encontrase su cuerpo. El informe oficial de la autopsia apunta la existencia de hemorragias probablemente provocado por vapores de gas y el calor del verano, pero no relata sangre, cortes o magulladuras. Los oficiales en la escena no parecían apasionados ​​en una investigación, puesto que no sacaron el polvo de las huellas digitales ni entrevistaron a ningún testigo.

Múltiple historias salvajes apareció tras la desaparición de Fuller. Murió en una celebración tras tomar LSD. El dueño no deseaba inconvenientes con la policía, con lo que organizó el suicidio del artista. Otra versión aseveró que Bobby fue ejecutado tras acostarse con la novia del dueño de un club nocturno poderoso con conexiones con la mafia. Una teoría implicaba a su manager, Bob Keane, o Morris Levy, principal creador de Roulette Records. La historia mucho más extravagante confirmaba que Fuller fue eliminado por la familia Manson.

7. “El Rey Orate” Ludwig II

Luis II reinó como rey de Baviera a lo largo de la segunda mitad del siglo XIX. Se realizó popular como el Rey de los Cuentos de Hadas por su amor por los suntuosos proyectos de construcción, entre aquéllos que resalta el Castillo de Neuschwanstein. En 1886, su cuerpo fue encontrado flotando en el lago Starnberg al lado del cadáver de su médico.

Ludwig gastó proporciones indecentes de dinero en sus palacios y se encontraba muy endeudado. En 1886, fue depuesto una vez que un equipo de especialistas médicos comandado por el psiquiatra Bernhard Van Gudden lo declarase orate. Ludwig fue transportado al castillo de Berg y puesto al precaución de Gudden, pero un día siguiente los dos estaban fallecidos tras salir a caminar juntos.

¿Podría Ludwig haber matado a Gudden como venganza por transformarlo en el “Rey Ido” y después haberse ahogado? Es viable, si bien la autopsia del rey notificó que no había agua en sus pulmones. Las teorías elecciones proponen que todo fue una parte de un golpe, orquestado por el gobierno o por el tío de Ludwig, Luitpold, quien se transformó en regente y gobernante de hecho de Baviera.

Existe alguna prueba anecdótica de que Ludwig recibió un tiro. En teoría, la condesa Josephine von Wrba-Kaunitz consiguió el abrigo del rey que tenía 2 orificios de bala y ocasionalmente se lo mostró a los convidados a la cena. Asimismo hay mientes de pescadores que estaban en el lago esa noche y escucharon tiros. Finalmente, un moderno revisión médica del diagnóstico de disparidad de Gudden resultó ser “incorrecto en forma y substancia”, lo que recomienda que el psiquiatra se encontraba alerta y después fue silenciado como testigo.

6. Jan Masaryk

El golpe popular como “Febrero Victorioso” ocurrió entre el 21 y el 25 de febrero de 1948 en Checoslovaquia. Con el respaldo soviético, el partido comunista del país aceptó el control del gobierno. Solo un político pro-occidental continuó en una situación señalada: el ministro de Relaciones Exteriores, Jan Masaryk. Algunas semanas después, murió tras una caída por la ventana del Palacio Czernin.

El gobierno velozmente decretó que la desaparición de Masaryk fue un suicidio. En su funeral, el nuevo líder comunista Klement Gottwald culpó de la desaparición del diplomático a las potencias occidentales a las que llamó “contrincantes extranjeros. ” Como era de aguardar, bastante gente no estaban cumplidas con ese veredicto y piensan que Masaryk fue ejecutado por los soviéticos o por sus compatriotas.

No fue hasta décadas después, en el momento en que el control comunista se aflojó en Checoslovaquia, que se hicieron novedosas indagaciones sobre la desaparición del ministro. Un especialista forense logró, en verdad, terminar que Masaryk fue empujado por la ventana. Raramente, su familia y varios amigos próximos siempre y en todo momento pensaron que se suicidó y etiquetaron su asesinato a manos de agentes soviéticos como un “cliché indiscutible de la guerra fría”.

5. Pierre-Hables Villeneuve

El vicealmirante Horatio Nelson se considera entre los mayores héroes de la historia británica, particularmente por su triunfante victoria en la guerra de Trafalgar en 1805. En la otra cara de la moneda, Pierre-Converses Villeneuve era el oficial naval al cargo de los franceses. y fuerzas españolas que padecieron un catastrófico derrota en exactamente la misma guerra. Se suicidó en un hotel de Rennes unos meses después, pero ciertos historiadores han argumentado que podría ser ejecutado por órdenes de Napoleón.

Villeneuve actuó precipitadamente y se encaró a la flota de Nelson sin estar listo tras conocer que el emperador francés tenía en mente sustituirlo con otro comandante llamado Rosily. No solo perdió 2 tercios de los navíos bajo su mando, sino asimismo frustró la planeada invasión de Enorme Bretaña por la parte de Napoleón. Es comprensible por qué razón varias personas sienten que el emperador no se encontraba muy satisfecho con su almirante.

Aparte del fundamento, fue la naturaleza de la desaparición de Villeneuve lo que despertó supones. La gente que se suicidan raras veces se apuñalan seis ocasiones en el pecho. Aun de este modo, jamás se encontró prueba específica que sugiera asesinato.

4. Vincent Van Gogh

Las luchas mentales del pintor holandés Vincent Van Gogh son prácticamente tan conocidas como sus pinturas. Es popular que se cortó una parte de la oreja izquierda a lo largo de una discusión con el artista Paul Gauguin, pero padeció múltiples capítulos psicóticos y capítulos de depresión durante su historia. Van Gogh llegó a representar al estereotipado “artista torturado”, con lo que no fue asombroso que cometiese suicidio. No obstante, en los últimos tiempos, varias personas han afirmado que el pintor no se suicidó.

El ámbito alterno fue cortesía de los biógrafos triunfadores del premio Pulitzer Steven Naifeh y Gregory White Smith. Según la versión oficial, Van Gogh se disparó con un revólver en un campo, regresó a su hosting y murió tras un par de días agonizantes. No obstante, los autores aseguran que el artista no fue quien apretó el gatillo, sino más bien un conjunto de chicos que se burlaron y le hicieron gracietas al extraño pintor. Aun presentaron a René Secrétan como el posible culpable. Décadas después, Secrétan aceptó haber intimidado a Van Gogh en su juventud y tenía el revólver que usó para emular a su héroe, el “Salvaje” Bill Cody.

El mas grande acompañamiento ya que la hipótesis vino del especialista forense Dr. Vincent Di Maio. Con base en las notas del médico de Van Gogh, el Dr. Di Maio verificó que el cañón se encontraba a unos sesenta centímetros de él en el momento en que disparó el arma. En consecuencia, era muy posible que Van Gogh no se disparase.

3. Philip Taylor Kramer

Philip Taylor Kramer es preferible recordado por su paso como bajista de la banda de rock estadounidense Iron Butterfly. En 1995, supuestamente desapareció de la faz de la Tierra. Sus restos fueron encontrados 4 años después en Decker Canyon, cerca de Malibú. La policía decretó que su muerte fue un “probablemente suicidio”, pero había señales que apuntaban a un acto sucio.

Tras sus días de estrella de rock, Kramer se transformó en un exitoso científico informático y también logró un trabajo ultrasecreto en sistemas de guía de cohetes para el Departamento de Defensa de EE. UU. En los 90, inició su negocio de programa.

El día de su desaparición, se suponía que Kramer se reuniría con un inversionista en el Campo de aviación En todo el mundo de Los Ángeles. Fue allí, pasó 45 minutos en el campo de aviación y salió solo. A lo largo de ese tiempo, logró 17 llamadas telefónicas, aun a su mujer y ex- integrante de la banda Ron Bushy. Su última llamada fue al 911. Kramer mencionó que se iba a suicidar y que OJ Simpson se encontraba inocente pues “lo hicieron”. Esa fue la última vez que se supo de él.

El padre de Philip, Ray Kramer, fue el primero en descartar la iniciativa del suicidio. Descubrió que la multitud se encontraba interesada en el trabajo que su hijo hacía con las PCs e inclusive logró amenazas. Según Ray, llamar al 911 y decir que se iba a suicidar era un código que señalaba que otra gente estaban controlando a Philip. Un miembro del congreso instó al FBI a investigar la desaparición de Kramer como un secuestro extranjero, quizás con relación a el trabajo que logró para el Departamento de Defensa. Jamás se halló prueba para sostener estas declaraciones.

2. Marilyn Monroe

Entre los símbolos sexuales mucho más enormes de Hollywood y el arquetipo de la “bomba rubia”, la desaparición de Marilyn Monroe fue prácticamente tan impresionante como su historia. Murió en su casa en 1962 de una sobredosis de barbitúricos. De manera oficial, Marilyn se suicidó, pero próximamente se dieron a conocer muchas teorías de conspiración que afirmaban lo opuesto.

Existía la noción de que Monroe padeció una sobredosis de manera accidental. No obstante, ya que su cuerpo contenía dosis múltiples ocasiones superiores al máximo mortal, la iniciativa fue descartada. Mucho más intrigantes fueron las distintas declaraciones de que la actriz había sido asesinada.

La mayor parte de las teorías de la conspiración tienen relación con los vínculos de Marilyn con los Kennedy. Ciertos aseguran que la vigorosa familia política ordenó la desaparición de Monroe para callarla o por el hecho de que sabía bastante. Otros aseguran que terceros como la CIA o el jefe de la mafia de Chicago Sam Giancana tenían a la actriz especial herir a los Kennedy.

Una conjetura recomienda que Bobby Kennedy estuvo implicado en un complot para “inducir” el suicidio de Marilyn. Aun tiene un fichero del FBI que últimamente salió a la luz, si bien no puede ser autenticado. Señala una conspiración orquestada por el cuñado de Kennedy, el actor Peter Lawford, que asimismo incluyó al psiquiatra y quiere de llaves de Marilyn. Juntos, incitaron a la actriz a fingir un intento de suicidio, como lo había hecho anteriormente, salvo que en esta ocasión estaban allí para cerciorarse de que tuviese éxito.

1. La mujer de Isdal

Sin solucionar a lo largo de prácticamente 50 años, la Mujer Isdal todavía es entre los secretos mucho más desconcertantes de la historia actualizada de Noruega. En el mes de noviembre de 1970, los excursionistas hallaron el cuerpo dificultosamente quemado de una mujer no identificada en el valle de Isdalen en Bergen. Una autopsia descubrió después que se había ingerido mucho más de 50 pastillas para reposar antes de su muerte, con lo que la policía decretó que su muerte fue un suicidio. No obstante, varios puntos del caso señalan a un juego sucio e inclusive dieron sitio a historias de una red de espionaje en todo el mundo.

La primera pista fue el fuego. La causa de la desaparición fue una combinación de sobredosis de barbitúricos y también intoxicación por monóxido de carbono. Si desea suicidarse y ahora tomó decenas y decenas de pastillas, ¿por qué razón asimismo se prendió fuego?

Otra pista fue la radical largo que alguien logró para esconder la identidad de la mujer. A todos y cada uno de los productos que tenía consigo (ropa, frascos de pastillas) se les sacaron etiquetas, nombres y otros identificadores. Unos días después, la policía halló 2 maletas en la estación de ferrocarril de Bergen que pertenecían a la mujer, en tanto que una de ellas tenía su huella digital. Asimismo se sacaron los nombres y las etiquetas de todos y cada uno de los productos del interior, a pesar de que los estudiosos hallaron dinero de cinco países distintas. Asimismo hallaron una enigmática nota codificada. Más tarde se descifró y se descubrió que la víctima había viajado por toda Europa usando, cuando menos, siete nick distintas.

Estos descubrimientos llevaron a comentarios de que la Mujer Isdal era una espía asesinada. Cinco décadas después, su identidad todavía es un secreto, si bien una reciente hallazgo procedió del análisis forense de sus dientes. Recomienda que nació en Francia y medró durante la frontera franco-alemana.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *