10 terroríficos monstruos nativos americanos

Hay 570 tribus nativas reconocidas que viven hoy día en los USA, con mucho más en Canadá y México. Las primeras personas que poblaron América del Norte probablemente lo hicieron hace unos 17.000 años. Eso es un buen tiempo para desarrollar no únicamente una historia, sino más bien una mitología sobre el planeta que te circunda y de qué manera marcha. Las distintas tribus nativas que en algún momento aparecieron y aún hay en América del Norte tenían una rica historia de narración de historias que incluía ciertas criaturas excelentes. Aquí hay una ojeada a 10 de los mucho más terroríficos.

10. Wendigo

Probablemente entre las criaturas mucho más populares del folclore de las Primeras Naciones, el Wendigo se puede localizar en historias de todas y cada una de las tribus del este de Canadá, como los chippewa, ojibwe, mi’kmaq y otros pueblos de charla algonquina.

Comúnmente un habitante del gélido norte, donde la comida escaseaba y los asentamientos podían ser realmente recónditos, el Wendigo era un ser sobrehumano maligno que comer la carne de hombre. Era un concepto tan importante desde el criterio cultural que de todos modos se le dio su nombre a una condición sicológica llamada psicosis wendigo. La psicosis del wendigo se define por el género de disparidad que provoca que un individuo anhele la carne humana y tema transformarse en caníbal. La civilización pop verdaderamente ha abrazado esta iniciativa y existen algunas películas como “Ravenous” que utilizan esta iniciativa de que el aislamiento popular y una suerte de fiebre de cabina tienen la posibilidad de llevar a los humanos a este radical.

No obstante, en la mitología real, el Wendigo no es un hombre, sino más bien un espíritu malévolo o un monstruo del bosque de algún tipo, de manera frecuente representado con astas de ciervo.

9. Abrigos de piedra

Abrigos de piedra son populares por múltiples nombres en el folclore de los originarios americanos, incluyendo los Colosales de piedra, pero la descripción general es siempre y en todo momento exactamente la misma. Tienen la manera de los hombres pero son considerablemente más altos y su nombre, Stone Coats, procede del hecho de que están cubiertos por una gruesa piel de escamas coriáceas que puede repeler las armas y resguardarlas de los asaltos. En varias historias hay una raza de estos seres y luchan con las tribus nativas, al tiempo que otras mencionan a ella como una bestia singular. Asimismo diríase que emiten un fragancia completamente fétido desde las axilas.

Según las historias, en el momento en que los Stone Coats ataquen, se van a llevar a sus víctimas para comérselos en una fecha posterior. En ocasiones aun organizan los cuerpos torciendo la cabeza primero. Las leyendas de Stone Coats son contadas por distintos pueblos y en ciertas historias aun fueron humanos una vez, pero se transformaron en estos monstruos carnívoros del mismo modo que marcha un Wendigo.

8. 2 caras

No debe malinterpretarse con el villano de Batman del mismo nombre, el 2 caras del folclore originario asimismo se conocen como Double-Faces y Sharp-Codos. El nombre de estas criaturas no es metafórico, verdaderamente tienen una cara como lo haría un humano habitual, pero asimismo una segunda cara en la parte de atrás de la cabeza.

Originarios del folclore de Cheyenne, Omaha y Sioux, Two-Faces en ocasiones se equipara con los ogros en la manera en que lo eran los Stone Coats, y en ocasiones se cree que se semejan precisamente a los humanos hasta el momento en que ves la parte de atrás de su cabeza y esa segunda cara maligna. Realizar contacto visual con la segunda cara significa una fatalidad segura y te matará instantaneamente o volverá para matarte en una fecha posterior. Además de esto, como los Stone Coats, existen algunas tribus que piensan que había un solo Two-Face, por norma general una mujer, al tiempo que otras tribus piensan que tenía que ver con una raza entera de seres. Ciertos pueblos los consideraban la causa de las pesadillas infantiles y otros sentían que tenían muchas peculiaridades afines a las de Wendigo, como ser caníbales. Con independencia de las diferencias en las leyendas, jamás hubo un óptimo Two-Face por ahí.

7. Sint Holo

Para Choctaw y Chickasaw, la enorme serpiente cornuda famosa como Sint Holo no era un monstruo en el sentido clásico de la palabra. No era una bestia que se llevara a los campesinos para comerlos comunmente, más allá de que se pensaba que se encontraba preparada y era con la capacidad de arrastrar a las víctimas a una muerte aguada si se habían cruzado con la serpiente de alguna forma. En cambio, se encontraba mucho más cerca de un dios o un guía espiritual presto a contribuir a esos que se habían ganado su cuenta.

Sint Holo Se afirmaba que vivía en una gruta bajo el agua y era invisible para la gente salvo que quisiese verse. En el momento en que logró el espectáculo en sí, fue solo para esos que habían probado algún género de sabiduría y fundamentalmente se habían ganado el derecho a conocer la Enorme Serpiente. Podría dar sabiduría a esos que conoció por el hecho de que los había considerado dignos. Por poner un ejemplo, se creía que Sequoya, el constructor del idioma Cherokee, conoció a Sint Holo para haber aprendido el alfabeto del Cherokee.

Desde su gruta submarina se pensaba que Sint Holo podía hacer lluvia y tormentas, incluyendo un espantoso sonido como un trueno. No obstante, el sonido no era un trueno, por el hecho de que Sint Holo era de todos modos un enemigo de los Espíritus del Trueno que eran la auténtica fuente del trueno. Los Thunderers y las víboras cornudas como Sint Holo estaban en guerra, y Thunderbolts podría matar a la serpiente.

6. Onia las manos secas

Oniate, que significa Dry Fingers o Manos secas, es como un zombi y se remonta al folclore iroqués. Donde se distingue de la iniciativa actualizada de un zombi es que Dry Hands recibe su nombre pues era únicamente una mano seca. Es la mano cortada, en ocasiones con un tanto del brazo todavía unido, de un guerrero iroqués. Solo por diversión, asimismo es con la capacidad de volar.

Esta mano incorpórea y no fallecida castigará a quienes se considere que la meritan. ¿Qué te hace merecedor de la furia de una mano zombi cortada? Cosas como charlar mal de los fallecidos o sencillamente entrometerse en los temas de otra gente podrían lograr que Dry Fingers te persiga. En otras historias, verdaderamente no había motivación para esto y fue una de esas cosas que sencillamente le sucedieron a un individuo poco afortunada que se encontraba en el sitio equivocado en el instante equivocado.

Siendo únicamente una mano, Dry Fingers no es con la capacidad de ofrecer mucha riña, pero no es requisito. Si el toque de un no-fallecido desciende en ti, vas a ser atacado por una patología mortal que te matará en escaso tiempo.

5. La mujer de la cesta

En dependencia de las historias que estuvieses oyendo, la mujer de la cesta es una figura fundamental en la tradición nativa o poco mucho más que un siniestro hombre del saco. En el sentido mucho más espiritual, la mujer de la canasta es la luna, madre de las estrellas. Atrajo al primer hombre y a la primera mujer a su casa, donde sus hijas les enseñaron muchas historias, juegos, canciones y bailes, hasta el momento en que aprendieron todas y cada una de las cosas que el hombre precisaba comprender de las estrellas. Después, la mujer de la canasta volvió a poner a sus hijos en una canasta y regresó al cielo con ellos. Es una pequeña historia bastante bonita.

En otras historias contadas por el Pueblo Wasco, la mujer de la canasta es una ogresa que transporta una canasta donde lanzará a los pequeños para llevárselos y comérselos. Afortunadamente para sus desventuradas probables víctimas, ella tampoco es el monstruo mucho más refulgente del bosque y fue de forma fácil engañada por los pequeños que se escaparon de ella en el final.

4. Cabeza voladora

Asimismo populares como la enorme cabeza o la enorme cabeza, estos monstruos son precisamente como su nombre los hace sonar. En su mayor parte son cabezas de aspecto humano que tienen la capacidad de volar y tienen una boca enorme llena de dientes afilados. Diríase que tienen un apetito insaciable y, naturalmente, su primordial fuente de alimento son los exquisitos humanos.

En ocasiones las cabezas tienen alas de murciélago, en ocasiones tienen alas de pájaros. Asimismo son mayores que un humano adulto. Una historia de historia legendaria afirma que antes que los de europa llegaran a América del Norte, fueron las cabezas voladoras las que expulsaron a los pobladores originarios de sus terrenos de caza en Novedosa York. Se zambullen desde los cielos y bloquean sus dientes en una víctima, y ​​podrían comer desaforadamente pueblos enteros.

3. Teihiihan

Si hay algo que está claro sobre la tradición de muchas tribus nativas americanas es que verdaderamente tenían algo por los caníbales. La Teihiihan eran una raza de enanos caníbales que deambulaban por las llanuras devorando a la raza humana. Eran del tamaño de pequeños, pero viajaban en enormes conjuntos y eran mucho más fuertes que los humanos. Eran salvajes y brutales por el hecho de que pensaban que la única forma de llegar al mucho más allí era muriendo en la guerra, algo tal como los klingon o los vikingos.

Las únicas especificaciones firmes que en teoría tenían estas criaturas era que eran bajas y insaciables. En ocasiones se afirmaba que tenían alas, en ocasiones se afirmaba que solo tenían un ojo. Los Omaha pensaban que cazaban con arcos venenosos y de alguna forma podían hacer lesiones sin romper la piel. Ciertos pensaban que podían volverse invisibles y podían dejar atrás a los humanos.

Más allá de que se encontraba claro que estos pequeños monstruos eran un flagelo, asimismo diríase que toda la raza fue aniquilada a lo largo de una guerra con los Arapaho y ciertas tribus que con los que se habían aliado para combatir contra los Teihiihan.

2. Oso de patas recias

Entre las criaturas mucho más atrayentes de la tradición nativa es el oso de patas recias, que quizás sea un oso o quizás aun un mastodonte lanudo. ¿De qué manera se confunden esas 2 cosas? Cuenta una historia suficientes ocasiones a lo largo de suficientes años, entonces varios de los datos se pierden en la traducción. Según múltiples historias, es un oso del tamaño de un elefante, pero hay un antecedente de la creencia de que de todos modos era un mastodonte o un mastodonte lanudo inicialmente pues entre las expresiones nativas que se empleaban para describirlo era exactamente la misma palabra que se utilizaba. usado en el momento en que los originarios vieron por vez primera elefantes africanos.

El oso de patas recias asimismo se conocía como el Devorador de hombres enormes y se afirmaba que podía mover árboles. Los elefantes tienen un paso recio si en algún momento los viste caminar, en especial en comparación con los osos y, evidentemente, asimismo tienen la posibilidad de mover los árboles. Con independencia de qué criatura de la vida real logre haberlo inspirado, el oso de patas recias de la tradición es el género de criatura que podría comerse a la gente.

1. El Ogopogo

Varios de los mitos mucho más perdurables que hallarás en cualquier lugar de este mundo se relacionan con los monstruos del lago. Estas criaturas hay en casi todos los continentes en la mitología y el folclore, el mucho más popular de los que es el monstruo del lago Ness de Escocia. Canadá tiene su monstruo de lago bastante popular llamado Ogopogo.

Diríase que habita el lago Okanagan en Columbia Británica, el Ogopogo se detalla como una criatura similar a una serpiente de 40 a 50 pies de largo. El nombre Ogopogo se remonta a inicios del siglo XX y es una parte de la desinfección de todo el mito, que lo transformó en una suerte de acaparamiento turístico. En los tiempos modernos, el Ogopogo se considera una criatura accesible del lago y puedes ir al lago Okanagan y obtener peluches, sombreros y camisetas con una imagen de caricatura de la criatura.

La mitología nativa donde se fundamenta Ogopogo es un tanto mucho más obscura. Para ellos, la criatura se llamaba Naitaka, y se la consideraba mucho más como un dios del agua o un demonio del agua. Si deseabas atravesar el lago, debías realizar un sacrificio a Naitaka a fin de que no te matase asimismo.

En un cuento había un hombre poseído por un demonio que asesinó a otro hombre llamado Old Kan-He-Kan. El lago recibió su nombre en honor a él, Okanogan, al tiempo que el asesino fue castigado por los dioses para pasar una eternidad en el sitio de su delito. Lo cambiaron en un monstruo que devora a los que se cruzan en su sendero.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *