10 veces que podríamos haber detenido fácilmente a Hitler (pero no lo hicimos)

Si uno fuera con la capacidad de parar a Hitler y su ascenso al poder, se podrían haber salvado millones de vidas y prácticamente todas Segunda Guerra Mundial podría haberse eludido. Hubo múltiples accidentes durante la vida de Hitler que podrían haber terminado con su reinado, frecuentemente aun antes que comenzara, pero la imprevisibilidad, la paranoia y la pura suerte de Hitler le dejaron vivir y mantenerse en el poder hasta el momento en que se quitó la vida el 30 de abril de 1945. .

10. 30 de junio de 1934: Noche de cuchillos largos

Kurt Daluege, jefe de la Policía del Orden;  Heinrich Himmler, jefe de las SS;  y Ernst Röhm, jefe de los Stormtroopers

Ernst Julius Röhm fue integrante principal creador del partido nazi y uno de sus líderes mucho más dogmáticos. Creó y dirigió los Storm Troopers nazis, o SA, el músculo tras la maquinaria política nazi. No obstante, los integrantes del partido nazi y la élite alemana han comenzado a ponerse alterados por el creciente poder de Röhm y los llamamientos a la revolución. Hitler, ansioso por que alguien se mudara a su programa individual, decidió remover a Rohm y sus Storm Troopers. Él en lo personal voló a Wiessee, Alemania, y fue sin escolta al chalet de Roehm. Entró corriendo en casa de Röhm, pasó al lado de su personal y se dirigió de manera directa a su dormitorio. Absolutamente nadie sabe qué se ha dicho entre los 2, pero Röhm próximamente surgió y ordenó a su personal que se retirara, puesto que se se encontraba rindiendo a Hitler.

En el momento en que salía del Chalet, una columna de SA Storm Troopers enrollados en camiones para llevar a Röhm a una asamblea de SA. Con su comandante en la parte posterior de su automóvil, Hitler les ha dicho con tranquilidad que regresaran a sus hogares. Si Hitler va a llegar una hora después, los soldados ahora habrían estado en casa de Röhm y el comandante no habría sido tan vulnerable. En vez de ser detenido, podría haber detenido a Hitler. Como se encontraba, Röhm fue ejecutado y la mayor parte de los Storm Troopers lo prosiguió hasta la tumba o fueron atraídos por las SS.

9. 8 de noviembre de 1939: Bomba de Johann Georg Elser en el Bürgerbräukeller

Johann-Georg-Elser

En un plan de un año, Johann Georg Elser conspiró para matar a Hitler en el Bürgerbräukeller, el lugar del fallido 1923 de Hitler. Salón de la cerveza Putsh golpe. A lo largo de este año, Elser recogió explosivos de manera lenta y pasó las noches escondido en el Bürgerbräukeller, excavando meticulosamente un espacio hueco en un pilar de madera al lado del podio. Al final, ha podido realizar un espacio suficientemente grande para poner los explosivos que había recogido.

La noche del alegato de Hitler, puso el dispositivo en su sitio y planeó que sonara a las 9:20, lo que habría sido a lo largo de entre los alegatos infamemente largos de Hitler. No obstante, el tiempo intervino en el momento en que la niebla anuló los vuelos fuera de la región; Hitler acortó su alegato para lograr tomar el tren. Él dejó el podio a las 9:07, solo 13 minutos antes que detonase la bomba de Elser. La explosión fue tan enorme que mató a 8 personas y también hirió a decenas mucho más. Es prácticamente seguramente asimismo habría matado a Hitler, si solo no hubiese interrumpido su alegato para tomar el tren.

8. 13 de marzo de 1943: bomba en el avión

Henning-von-Tresckow

En un inicio, Henning von Tresckow era partidario de los nazis. No obstante, una vez que traicionaron a las SA y han comenzado a perseguir a los alemanes, Tresckow empezó a buscar maneras de terminar con el reinado de Hitler. Al reunir a múltiples alemanes de ideas similares, empezó a planear Operación Spark, que procuraba el derrocamiento del liderazgo nazi. La Operación tenía en mente matar a Hitler, entonces los oficiales de Tresckow tomarían el control de las situaciones de mando alemanas y tomarían el poder en el Tercer Reich.

Una trama que inventó Treschow implicó una bomba disfrazada de alcohol. Treschow persuadió a un ayudante de Hitler de que había perdido una apuesta y precisaba que el ayudante entregase las “botellas” como premio al ganador, el coronel Helmuth Stieff. El bulto se guardó de manera segura en el avión y, con Hitler dentro, el avión despegó hacia Berlín. Lamentablemente, el el fusible de la bomba falló a lo largo del vuelo. Una vez que el avión de Hitler aterrizó sin inconvenientes en Berlín, el golpe fue cancelado. Si los maquinadores hubiesen empacado la bomba de alguna forma con mucho más precaución a fin de que la mecha no fallase, Hitler habría explotado en el aire en algún sitio de Europa del Este.

7. 21 de marzo de 1943: bomba en el museo

Rudolf-Christoph-Freiherr-von-Gersdorff

No disuadido por la trama del avión fallido, Henning von Tresckow procuró nuevamente. En esta ocasión, reclutó Rudolf Christoph Freiherr von Gersdorff, quien se ofreció como voluntario para transformarse en un terrorista suicida que suprimiría a Hitler. El 21 de marzo de 1943, Hitler iba a ayudar a una exhibición de armas soviéticas requisadas en un museo de guerra alemán. Como especialista en armas, Gersdorff sería su guía en la exposición. En el momento en que llegó Hitler, Gersdorff activó 2 bombas y se las guardó en el bolsillo. Debían reventar 10 minutos después, mientras que Hitler hacía la da un giro.

No obstante, por alguna razón, Hitler corrió por medio de la exhibición en solo unos minutos y después velozmente dejó el edificio. Gersdorff ha podido excusarse y desactivó tranquilamente la bomba con unos segundos de más. Si, en vez de una bomba cronometrada, los maquinadores hubiesen usado una bomba o granada activada, probablemente Hitler habría fallecido y podría haberse producido un golpe militar.

6. 1929: Bomba Sportpalast

Sportpalast

En 1929, un guarda de las SS insatisfecho conspiró para matar a Hitler en el transcurso de un alegato en lo que entonces era el salón mucho más grande de Berlín, el Sportpalast. El plan era encender la bomba a lo largo del alegato de Hitler. A sabiendas de que sus alegatos duraron horas, el guarda se excusó para ir al baño y prepararse para la labor. Fue aquí donde intervino el destino despiadado. Mientras que el guarda procuraba escapar del baño, hallé que la puerta se encontraba bloqueada, y fue encerrado. A lo largo del resto del alegato, el guarda que podría haber cambiado la historia mundial fue encerrado en un baño, su ocasión de matar a Hitler frustrada por un pomo de puerta deficiente.

5. 1921: Se solicita a Hitler que espíe a los proto-nazis

Anton-Drexler

Tras la Primera Guerra Mundial, Hitler no tenía entrenamiento ni educación superior y se quedó con muy escasas perspectivas de trabajo fuera del Ejército. Tratando mantenerse usado con el ejército alemán a lo largo del mayor tiempo viable, fue asignado como Verbindungsmann (agente de sabiduría) de un Aufklärungskommando (comando de reconocimiento) del ejército alemán. Fue aquí donde su comandante lo asignó para espiar y también reportar sobre los varios conjuntos que conminaban al estado alemán.

El conjunto su comandante escoge por él infiltrarse fue SALTO, el precursor de los nazis. Su principal creador, Anton Drexler, de manera rápida se ganó y transformó a Hitler a su causa. Sus especiales antijudíos y anticomunistas inspiraron a Hitler, quien no solo empezó a trabajar para el DAP, sino al final lo aceptó. Si Hitler podría haber sido asignado para infiltrarse en otro conjunto, bien podría haberse quedado haciendo un trabajo en el ala de sabiduría del ejército alemán, o podría haberse unido a otro partido, uno que podría no haber tenido éxito.

4. 20 de julio de 1944: Operación Valkyrie

Claus-von-Stauffenberg

La operación Valkyrie, que se realizó conocida por la película de Tom Cruise, Valkyrie, fue un plan de cientos y cientos de alemanes para primero matar a Hitler y después tomar el control de Alemania. Claus von Stauffenberg recibió la labor de dar una bomba en el búnker en el que se suponía que Hitler tenía una asamblea, el 20 de julio de 1940. Como era un caluroso día de verano, la asamblea se trasladó del búnker a una cabaña de madera. Stauffenberg ha podido construir el dispositivo y ponerlo cerca de donde se encontraba parado Hitler, pero lamentablemente la bomba fue distanciada de Hitler por otro ayudante. En el momento en que reventó, la enorme mesa de roble y las paredes enclenques de la cabaña de madera amortiguaron la explosión. Si la asamblea hubiese tenido sitio en el búnker, habría habido de ninguna forma Hitler hubiese subsistido.

3. 16 de noviembre de 1943: Explosión de pantalones

Axel Freiherr von dem Bussche-Streithorst

Axel Freiherr von dem Bussche-Streithorst era un noble alemán que se encontraba cansado de la guerra y deseaba a Hitler fallecido. Animado por Conde Claus Stauffenberg, decidió hacer un atentado suicida que mataría a Hitler en el desarrollo. Bussche logró disputar un papel como modelo masculino, uno que mostraría la novedosa línea de otoño de uniformes nazis. Su plan era meterse la mayor proporción de explosivos en sus pantalones y después, en el momento en que Hitler pasara, Bussche lo abrazaría y detonar su bulto mortal.

Pero los británicos, inconscientes del plan, bombardearon el tren que transportaba los pantalones que próximamente explotarían de Bussche. Si los británicos perdiesen el tren o supiesen de alguna forma el plan, Bussche habría tenido éxito en abrazar a Hitler para muerte.

2. 28 de septiembre de 1918: el soldado británico prácticamente aniquila a Hitler

Soldado-Henry-Tandey

A lo largo de la Primera Guerra Mundial, Hitler fue un cabo en el ejército alemán. El 28 de septiembre de 1918, mientras que formaba una parte del 16º Regimiento de Reserva de Baviera, fue herido en guerra y también procuró escapar del campo de guerra. El soldado británico Henry Tandey vio a Hitler y lo tenía en la mira. pero no disparé. Hitler fue herido y Tandey sencillamente no ha podido animarse disparar a un hombre herido desarmado.

No se enteró hasta unos 20 años después, en el momento en que Hitler se encontraba en modo monstruo en toda regla, que había renunciado a la posibilidad de matar al hombre gracias a la ética del campo de guerra. Si bien atormentado por la culpa el resto de su historia, no había forma de que Tandey lo supiese en ese instante. Tras todo, a lo largo de la mayoría de su historia, Hitler fue solo otro tipo.

1. 14 de septiembre de 1938: el apaciguamiento de Chamberlain detuvo un golpe para derrocar al gobierno contra Hitler

Neville-Chamberlain

En el periodo antes de la Segunda Guerra Mundial, Hitler empezó a comer desaforadamente los países de Alemania, empezando por Austria. Hitler creyó que no tendría ningún inconveniente en tragarse su vieja patria y juntar 2 naciones de charla alemana. Su ejército, no obstante, tenía otras ideas, ciertas fundamentadas en la verdad, puesto que el ejército alemán todavía se encontraba paralizado por las limitaciones de la Tratado de Versalles. Estas limitaciones no fueron mucho más evidentes que en el momento en que los tanques alemanes se descompusieron tras solo desplazarse unos pocos km, y las columnas que avanzaban se disolvieron en un caos total. Si el presidente austriaco no le hubiese dicho a su ejército que se retirara, los alemanes podrían ser rechazados.

En el momento en que Hitler puso sus ojos en Checoslovaquia, su ejército volvió a tener fundamentos para preocuparse. Vacilaban que tengan la posibilidad de confrontar a los checos y sus Sudetes, poderosamente fortificados. El prominente mando alemán recordó las adversidades a lo largo de la “invasión” austriaca y sabía que si eso significaba la guerra con Checoslovaquia y Francia, por lo menos opondrían resistencia. Peor aún, Rusia bien podría haber atravesado Polonia para agredir a los fascistas.

Para eludir la guerra (y la destrucción de Alemania), el jefe de estado mayor de Hitler, el general Franz Halder, planeó ofrecer un golpe y sacar a Hitler del poder. En el instante escogido, el jefe de policía de Berlín debía arrestar a toda la dirección nazi, incluidos Hitler, Himmler, Goering y Goebbels. El plan era agredir el 14 de septiembre a las 8:00 PM, pero ese día se anunció que el presidente inglés, Neville Chamberlain, volaría a Berlín para reunirse con Der Fuhrer. Halder retrasó el golpe por la pequeña oportunidad de que Hitler pudiese mentir a Chamberlain a fin de que retrocediera y le diese los Sudetes.

Para asombrar a prácticamente todo el planeta, Chamberlain cedió a todo cuanto Hitler solicitaba y Halder anuló el golpe, en este momento confiado en las capacidades de Hitler como líder. El mito de Hitler como un hombre que podía llevar a cabo cualquier cosa nació de manera oficial.

Eric Yosomono redacta para Gaijinass.com, ¡Usted deberia revisar esto!

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *