10 villancicos oscuros que debes escuchar en lugar de Jingle Bells una vez más

Los villancicos son espectaculares … por un tiempo. Pero da igual cuánto te agraden las fiestas, solo puedes percibir “Deck the Halls” en tantas ocasiones antes de estimar mentir a alguien, y tener que oír a las celebridades de la lista B romper los tradicionales no asistencia.

Pero “Jingle Bells”, “Rudolph the Red-Nosed Reindeer”, “White Christmas” y otros elementos básicos son como los enormes éxitos que las bandas deben tocar para sostener amenos a los entusiastas eventuales. Hasta entonces, los entusiastas incondicionales tienen la posibilidad de buscar en el gran catálogo para localizar las cosas verdaderamente buenas. seguramente no escuche estos villancicos en la radio, pero merece la pena escucharlos si ahora ha oído charlar de abuelas arrolladas por renos en una casa de retiro.

10. “Trae una antorcha, Jeanette, Isabella”

“Trae una antorcha” se remonta a la Provenza del siglo XVI y está ambientada con música de baile francesa que es aún mucho más vieja. Se causó una traducción al inglés en el siglo XVIII, y si bien hay una pluralidad de letras, la esencia es siempre y en todo momento exactamente la misma: Jesús ha nacido y unos cuantos lecheras precisan dar a conocer la buena palabra sobre él, y asimismo sobre de qué forma tienen un pastel exquisito para festejar. No, seriamente: “Abre, hemos preparado en una bandeja exquisitos pasteles que hemos traído aquí”. Mucho más canciones deberían jurar un exquisito pastel.

No es precisamente el villancico mucho más complejo teológicamente que hay, y jamás se enseña por qué razón 2 pequeñas se precisan para traer una antorcha o por qué razón cantan en voz alta sobre la necesidad de sostenerla baja a fin de que el Cordero de Dios logre tener algo de atención, pero lo que sea, el villancico fácil es ilusionado y pegadizo. Aun inspiró un pintura clasica, y si bien es obscuro en la mayor lugar de este mundo, todavía es un factor básico navideño en la Provenza. Y suena pasmante en el momento en que logras que el Coro del Tabernáculo Mormón se vuelva orate con él, si bien podrían modificar las normas de app para Vagisil con música y llevarlo a cabo bello.

9. “Esta noche de Endris”

¿Disfrutas el retardado estado anímico de “Silent Night” pero andas cansado de oír que todo está en tranquilidad y todo es refulgente? “Esta noche de Endris” (“The Other Night”) tiene un tono afín, pero este villancico inglés del siglo XV es previo al tradicional alemán en precisamente 400 años. A fin de que consigas percibir algo nuevo y accionar de forma presumida y a la tendencia sobre de qué forma aprecias los tradicionales de la vieja escuela.

La parte es un diálogo entre Jesús y María, y si bien la música solemne y el canto coral profundo hacen que parezca que están opinando acontecimientos de, bueno, des bíblicas, su charla es increíblemente alegre en ciertas secciones. María desearía haber dado a luz en un hogar mucho más correspondiente para un Rey, al paso que la contestación de Jesús es esencialmente: “Lo que sea, los reyes van a venir aquí a verme. En este momento prosigue con tu canción de cuna rad, mamá ”, salvo que lo afirma un tanto mucho más muy elegante pues es el Hijo de Dios.

Entonces, si bien finalmente es un villancico católico sobre lo grandioso que es Jesús, asimismo marcha como una dulce charla entre una madre y un hijo que se adoran y aprecian lo que se traen el uno al otro en la vida. Eso lo transforma en el villancico idóneo para tocar para tu madre si andas bastante distante emotivamente para decir de qué manera te sientes.

8. “Huron Carol”

https://www.youtube.com/watch?v=D6IG6F6Y también5Ac

Escrito en torno a 1642 por el misionero francés Jean de Brébeuf, el “Huron Carol” es bien conocido en Canadá pero no tanto fuera de él. Inicialmente famosa como “Jesous Ahatonhia” (“Jesús, ha nacido”), la canción fue redactada en wendat y con música folclórica clásico francesa como una parte de los intentos de Brébeuf de transformar a los indígenas. Eso la transforma en la primera canción navideña de Canadá, tal como entre las primeras canciones escritas en el conjunto de naciones por colonos.

Hay una extensa pluralidad de ediciones en inglés, incluyendo las traducciones textuales de la narración parcialmente simple de la narración de la Natividad y ediciones que cambian la letra a fin de que funcionen en considerablemente más imágenes de Huron. Estos últimos tuvieron desenlaces mixtos: más allá de que es atrayente ver una historia conocida contada con los símbolos de otra cultura, líneas como “Pequeños del bosque libres” semejan complacientes y suecas. Aún otras ediciones toman estas expresiones cambiadas y las vuelven a cambiar para integrar imágenes cristianas de europa mucho más habituales para el beneficio de esos que no lo harían bajo las referencias indígenas.

Es una historia dificultosa y, en ocasiones, incompleta, pero forma una lección atrayente sobre de qué forma y de qué forma no dar a conocer sus opiniones a otra cultura. Y desde una visión musical, piensa un cambio refrescante, en especial si lo escuchas en su forma original de Wendat.

7. “Pasadas las tres de un reloj”

“Pasadas las tres de la mañana” está de manera vaga inspirado en las llamadas de los observadores nocturnos, lo que lo transforma en el villancico especial para todo el mundo que esté lúcida hasta altas horas de la madrugada, así sea que sea un noctámbulo, que regrese a casa tras una enorme celebración de Navidad o que sencillamente esté intentando encontrar conseguir un enorme virtud en la apertura de hoy. Vacilamos que los observadores nocturnos asimismo cantaran versículo tras versículo sobre el nacimiento de Jesús entre sí, por el hecho de que da igual qué devotos sean, eso se volvería molesto noche tras noche, sin nombrar todas y cada una de las protestas que recibiría de los habitantes. Pero el estribillo de apertura, “Pasadas las tres en punto, y una fría mañana helada, pasadas las tres en punto; ¡buenos días amos todos! es, según todos y cada uno de los reportes, algo que los observadores hicieron vocear por todos lados, lo que es algo adorable.

Más allá de que el villancico de 1924 es parcialmente nuevo, tanto el estribillo como la armonía se tienen la posibilidad de conseguir ahora en la época del siglo XVII. “Past Three A Clock” fue escrito por exactamente el mismo responsable de “Ding Dong Merrily on High”, conque puedes meditar en esto como el obscuro y subestimado lado B de su enorme éxito. Los dos comenzaron en The Cambridge Carol-Book, que tiene dentro toda clase de villancicos que han caído en la obscuridad. Más allá de que ciertos son trágicamente subestimados, no nos llama la atención que otros hayan sido olvidados: en el momento en que publicas “Si bien en Yule es excelente”, “¡Afuera, qué bien difícil es!” y “¡Apile mucho más madera! The Wind Is Chill ”, todo en exactamente el mismo libro, da la sensación de que lo está llamando.

6. “Adam yacía ybounden”

Hay 2 cosas que hacen “Adam yacía ybounden” impresionante. Primero, para unas vacaciones que se tratan de Jesús, es excepcional ver un villancico sobre la Caída del Hombre, en especial uno que está escrito en un tono en el que Adán comiendo la manzana prohibida hace aparición como su compañero de habitación mucho más holgazán gastando el dinero del alquiler en cerveza como un idiota. Los académicos han sentido que la línea “Y todo fue por una manzana” acarrea alguna incredulidad que estaría mejor acompañada de “Nos echaron por el hecho de que precisabas hallar un 2-4 de Milwaukee’s Best?” ¿Seriamente?” en vez de una declaración de que has culpado a la raza humana a una vida de pecado. Por consiguiente, la llegada de Jesús en el tercer versículo semeja menos como el Hijo de Dios mostrándose para predicar y mucho más como su primo excelente que viene a la localidad y lo asistencia con la situación del fluído de efectivo pues termina de recibir una enorme bonificación.

Pero los eruditos asimismo han sentido que la canción apoya la doctrina de la felix culpa de Tomás de Aquino que, en resumen, recomienda que todo el tema de ser expulsado del paraíso fue bueno para la raza humana en un largo plazo por el hecho de que nos trajo a Jesús. No buscamos comenzar un enfrentamiento teológico, pero afirmaremos que es un mensaje inusualmente difícil para un villancico … en especial uno con fecha de cerca de 1400 que se halló en exactamente la misma página que “Tengo un gentil cok” que se habla precisamente de lo que piensas que se habla. Se nos comunica que todas y cada una de las noches dicho gallo se posa en la cámara de la artista, lo que quiere decir que entre los villancicos mucho más religiosamente introspectivos de la historia se halló en exactamente la misma página que una broma musical sobre pollas.

5. “Las bestias amigas”

No todos y cada uno de los villancicos religiosos precisan ser serios y reflexivos. “Las bestias amistosas” es una canción donde los animales que están en la parte de atrás de las exhibiciones de la natividad se atribuyen el mérito de sus contribuciones subestimadas. Claro, María dio a luz a Jesús, pero el burro fue quien la llevó a donde debía estar. La crónica de la natividad sería considerablemente más esquemática si tuviese que ofrecer a luz al costado de la carretera.

La letra fácil y estúpida provoca que la canción suene como algo que podría ser escrito por un artista infantil de los 80, pero las expresiones, en verdad, se remontan a la década de 1920. La música, no obstante, tiene una historia considerablemente más extendida que es increíble para una canción donde una paloma se vanagloria de sus arrullos; es de una parte. llamado “Orientis Partibus” que se efectuó por vez primera en Francia en el siglo XII.

“Orientis Partibus”, o “Orient Party Colectivo”, como no tenemos la posibilidad de eludir ojearlo, se asoció con una sucesión de festivales religiosos, pero fue en especial importante para la Celebración del Asno. Aparte de ser un vídeo que no desearías que tus progenitores o tu pareja te cogieran observando, era una celebración medieval que festejaba la Escapada a Egipto. En las expresiones auténticos, el burro tiene 4 versos que festejan sus logros, lo que quiere decir que tomó la la mayor parte de un milenio a fin de que la vaca, la oveja y la paloma consigan su justo. Tenga esto presente la próxima vez que esté molesto, su jefe no dijo nada bueno sobre usted en toda la semana.

4. “Sans Day Carol”

La “Sans Day Carol” asimismo se la conoce como “O The Holly She Bears a Berry”, que no debe malinterpretarse con “The Holly and the Ivy”. O “Hemos adornado la iglesia con Ivy”. O “The Holly Carol”. O “Green Grow’th The Holly”. O “Canción de hiedra y acebo”. O … está bien, comprendes la iniciativa. Más allá de que la persona promedio probablemente no podría detectar una ramita de acebo si su historia dependiese de ella, hay precisamente ocho millones de villancicos aplicados a la planta. “Sans Day Carol”, un villancico de Cornualles del siglo XIX, se encuentra dentro de los tributos mucho más pegadizos al follaje (y a Jesús), pero seriamente, ¿qué sucede con todas y cada una de las canciones verdes?

No hallarás ningún acebo en Tierra Santa, pero la planta estuvo socia a lo largo de un buen tiempo con el solsticio de invierno, el dios de roma Saturno y otras cosas no navideñas que merece la pena festejar. Conque era natural que se abriesen sendero en las celebraciones navideñas conforme la festividad ganaba fuerza en Europa. Holly es simple de hallar, lo que la hace alcanzable y económica como decoración. Y, en una temporada donde la persona promedio era inculta, Holly se transformó en una símbolo favorable en la enseñanza de enseñanzas religiosas. “Oye, ¿tienes ganas de saber sobre esta clase de Jesús? Se parecía bastante a esta baya de acebo. ¿De qué manera cuestiones? Bueno, permíteme explicarte … “

Y por esa razón Holly y Ivy consiguen el material de álbumes enteros destinado a ellos, al tiempo que las poinsettias van de un óptimo número musical.

3. “En el invierno sombrío”

No todos y cada uno de los villancicos tratan sobre lo increíble que es la Navidad. “En el invierno sombrío” es eminentemente una armonía en pos de Jesús, por el hecho de que de eso se tratan prácticamente todos los villancicos de otrora. Pero el primer verso, con versos como “el viento helado logró gemir, la tierra se sostuvo dura como el hierro, el agua como una piedra”, da ganas de hibernar hasta mediados de julio. Y si bien es bastante menos posible que las otras letras te generen hipotermia espontánea, prosiguen siendo sombrías y de mal humor.

“Midwinter” fue escrito como un poema en 1872 antes que se le pusiese música en 1906, y si bien no es precisamente un exitación para el público, es habitual entre los entusiastas de la música coral; una encuesta de la BBC de 2008 de profesores de coro lo nombró el el más destacable villancico nunca escrito. Conque no solo es interesante y pacífico, puedes sentirte impresionantemente satisfecho en el momento en que lo escuchas. “Cambia la canción, esta es desganada”, afirmarán tus amigos. “¿Oh sí? ¿Andas poco entretenido del mejor villancico de siempre? responderás con broma, y después deberán salir y adquirirte otro obsequio solo para compensar su vergüenza.

Para una canción que suena tal y como si debieses escucharla mientras que te quedas dormido, “Midwinter” ha causado algo de enfrentamiento teológico y análisis literario. Ciertos teólogos se han contrario a su descripción de Jesús y el cielo, al tiempo que otros la han alabado. Entonces, si andas cansado de proceder a fiestas de Navidad donde todos se emborrachan con ponche de huevo con picos y galletas, ¿por qué razón no reunir a ciertos amigos cerca de su estéreo para un enfrentamiento amistoso sobre la teología del villancico? Es posible que no sea la celebración mucho más habitual de la temporada, pero indudablemente va a ser la mucho más inolvidable.

2. “El villancico del cerezo”

“El villancico del cerezo” pertence a los villancicos mucho más extraños, puesto que tiene dentro un Jesús no nacido comentando desde el útero y la versión bíblica del drama de papá bebé. La versión corta es que José y una María embarazada están en el sendero, y en el momento en que llegan a un jardín, María le solicita a José que le recoja ciertas cerezas. Un Joseph enojado es todo “¿Por qué razón no le solicitas al padre del niño que lo lleve a cabo?” presumiblemente antes de chasquear los dedos y salir pisando fuerte.

El Jesús fetal responde a esta pequeña disputa ordenando al árbol que baje sus ramas. Esa es una hazaña increíble para alguien que aún no ha nacido, si bien no tenemos la posibilidad de eludir imaginarnos su voz apagada y el árbol diciendo “¿Eh? ¿Qué fue eso?” antes que la situación se resolviera. De todas maneras, María consigue sus cerezas, José rápidamente se disculpa por ser un idiota y la familia es de nuevo feliz.

Eso está lejos de ser el primer milagro que asociaría con Jesús, y precisamente no es uno que aguardaría que se estableciese con una canción habitual. Pero “The Cherry Tree Carol” existió de una manera u otra desde principios del siglo XV, en el momento en que se representó a lo largo de la Celebración de Corpus Christi de primavera. Mucho más popular en Inglaterra que en otro sitio, el villancico se ha amoldado a toda clase de música diferente durante los siglos. De todos modos, es el semejante a un remix de villancicos, en tanto que toma la letra de tres villancicos distintas. Eso enseña por qué razón ciertas ediciones del villancico brincan del hecho del cerezo a un joven Jesús que pronostica su muerte y resurrección a María, y presumiblemente no sucede nada de relevancia en el medio.

Los investigadores han señalado el simbolismo de que Dios le dio permiso a María para comer fruta de un jardín, y otros han visto que se halló una historia afín en el Evangelio de Pseudo-Mateo, entre las biografías no autorizadas de la niñez de Jesús. Es una historia rica y complicada para el villancico estimando que hablamos de que Joseph es bastante haragán para agarrar algo de fruta y su hijastro por nacer lo llama.

1. “Veni redemptor gentium”

Saber cuál fue el primer villancico navideño es una iniciativa dificultosa. Además del hecho de que la investigación se ve complicada por dado que la Europa del siglo VI no tenía Wikipedia o aun un sistema de catálogo de cartas aceptable, ¿de qué manera se define un villancico? Un himno solemne no es exactamente lo mismo que un número alegre con el que puedes bailar. ¿Los dos son villancicos? ¿Importa?

A los investigadores y colgantes, sí, pero no nos marchamos a dejar envolver en tecnicismos. Solo afirmaremos eso mientras que “Veni redemptor gentium” (“Ven, redentor de las naciones”) es posible que no sea el primer villancico, o aun técnicamente un villancico en lo más mínimo, el himno de finales del siglo IV es indudablemente entre las primeras piezas musicales que se escribieron particularmente para la temporada navideña.

Conformado por el influyente San Ambrosio, el himno es su solemne tributo estándar a Jesús. Es una parte relajante, el género de cosas que sientes que deberías percibir mientras que andas sentado al lado de una ventana obscura, tomando chocolate ardiente, observando caer la nieve y contemplando el año pasado.

Pero lo mucho más pasmante de la parte es sencillamente que ha subsistido y se efectúa de manera regular hasta hoy. Aun se volvió mucho más habitual transcurrido un tiempo, en tanto que una traducción al alemán de Martín Lutero le dio una exclusiva prominencia. Con independencia de sus opiniones religiosas, es una lección de humildad festejar una festividad oyendo una parte musical redactada por un hombre que memora el mismo día que murió hace mucho más de 1600 años. Imagínese hacer algo que se haya gozado a lo largo de tanto tiempo, si bien aguardamos que los cyborgs lean TopTenz que se tomen un reposo de la colonización de Neptuno en 3600, no tenemos la posibilidad de decir que tengamos muchas esperanzas.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *