Antiguos lugares de mitos que podrían haber existido realmente

El mito y la historia de historia legendaria están llenos de sitios espectaculares que atrapan la imaginación y han inspirado a generaciones de aventureros a examinar el planeta en pos de sus bienes. Con frecuencia se muestran con las manos vacías, pero ocasionalmente semeja haber una migaja enserio en los cuentos de estos sitios míticos. Echemos una ojeada a 10 que tienen la posibilidad de haberse apoyado en algún nivel de situación.

10. Atlantis

La narración de la Atlántida se remonta al pensador heleno Platón. Charló de la tierra histórica en 360 a. C. Según el relato de Platón, la Atlántida era una tierra de gente rica y vigorosa que se encontraba tecnológicamente avanzada. No obstante, no era un cuento elogioso, y sus historias sobre esto tenían la intención de ilustrar que su conocimiento y poder los había corrompido como pueblo.

A lo largo de la mayoría de la historia, estos cuentos se consideraron alegóricos, empleados por Platón para ilustrar un punto. No hay otros escritos de la temporada que mencionen algo como la Atlántida, con lo que por norma general se estimó que era algo que él inventó para ser ilustrativo. No obstante, no todo el planeta piensa que ese fuera la situacion.

En años mucho más recientes, la creencia de que Atlantis puede haberse apoyado en Sociedad minoica alcanzó alguna notoriedad. Se afirmaba que el reino minoico, gobernado por el rey Minos, era claramente rico y adelantado y se había extendido por una gran parte de la vieja Grecia.

Los minoicos habían pavimentado rutas y se estima que fue la primera sociedad griega en usar un lenguaje escrito. Y después, un día, desaparecieron. Se estima que en algún instante cerca del 1600 a.C., un terremoto masivo detonó los volcanes en la isla minoica famosa como Thera, enterrándola y demoliendo la civilización para toda la vida.

9. Norumbega

Se afirmaba que Norumbega era una tierra histórica de riquezas, llamada de esta manera por una palabra algonquina para el área, descubierta por los vikingos bastante antes que los de europa se asentaran en América del Norte. Apareció en mapas en el siglo XVI y se encontraba ubicado cerca de la presente Novedosa Inglaterra.

La prueba arqueológica no respalda la iniciativa de que los vikingos se asentaron en algún sitio tan al sur, y solo hay un establecimiento vikingo afirmado en América del Norte que hay en Terranova. No obstante, eso no quiere decir que no hubiese otros, y existe alguna prueba que recomienda que quizás los vikingos se asentaron mucho más al norte en ciertos sitios.

Entonces que hay Norumbega? La multitud de Boston encargó una escultura de Leif Erikson en la década de 1870, en honor a su hallazgo de esta tierra histórica.

En los cuentos vikingos, América del Norte se llamaba Vinland, o cuando menos eso es lo que creen varias personas. Otros historiadores que han analizado los datos con frecuencia contradictorios presentados en las sagas vikingas han preciso que Vinland no podría estar donde los vikingos aterrizaron en Terranova gracias a la carencia de algunas especificaciones como el salmón y las uvas. Se estima que esas cosas se hallaron mucho más al sur cerca de Martha’s Vineyard, quizás hasta Boston, lo que se habría prestado al mito de Norumbega.

8. Shangri-La

La histórica localidad de Shangri-La tiene sus orígenes en las proyectos del creador británico James Hilton. Escribió sobre la localidad en su novela de 1933 “Lost Horizon”. Según Hilton, Shangri-La era fundamentalmente un paraíso terrenal escondido en las montañas Kunlun. Más allá de que varios han descartado la historia como pura fantasía construída por Hilton, otros piensan que hay algo enserio en ellos. Singularmente pues los mitos tibetanos afirman que había múltiples de esas ciudades ocultas en las montañas.

En 1998, los navegadores que recorrieron el área descubrieron un área que piensan que ha podido haber inspirado la narración de Shangri-La. Hasta donde ellos saben, ningún humano occidental había puesto un pie en este rincón. Llamada “Las cataratas escondes del Tsangpo, ”Este valle de exuberante vegetación se encontraba oculto aun a las imágenes de satélite en las montañas.

7. El Dorado

La histórica localidad / reino / imperio de El Dorado es probablemente entre los mucho más atrayentes de toda la mitología. Los conquistadores procuraron por toda Sudamérica para localizar este rincón, que supuestamente era una enorme localidad llevada a cabo de oro macizo. Más allá de que ciertos sitios legendarios se apoyaron totalmente en la ficción, y otros sitios como Xanadu resultaron ser reales, la realidad sobre El Dorado es un paso del costado terminado de alguno de estas cosas.

Quizás el resultado de exactamente los mismos fenómenos que suceden jugando telefónico, en el momento en que le cuentas una historia a un individuo y se la cuentan a otra, y se la cuentan a otra, y los datos se confunden, la realidad de El Dorado asimismo cambió. hora.

La iniciativa de que El Dorado era un reino dorado vino de algo un tanto menos extendido, pero aún bastante pasmante. El Dorado no era reino pero un rey. La prueba arqueológica exhibe que El Dorado era un individuo que era, para todos y cada uno de los efectos, de oro. Este Cacique estaría cubierto de oro de la cabeza a los pies y todos y cada uno de los días se bañaría en un lago sagrado para lavar el oro antes de regresar a aplicarlo al día después.

En contraste a la mayor parte de las otras leyendas, esto causa que El Dorado sea raramente verdadero y falso al tiempo, algo tal como el gato de Schrodinger: no se suponía ningún resultado, pero tampoco totalmente falso.

6. Camelot

La historia del Rey Arturo y los Caballeros de la Mesa Redonda es bastante fabulosa, en especial si se cree que supone sacar una espada mágica de una piedra y un mago. Estas cosas por norma general no están en la crónica de la vida real. Pese a eso, existe alguna prueba de que los terrenos de Arthur, mucho más populares como Camelot, fueron un espacio real en algún instante en el tiempo, aun si Arthur jamás fue un hombre real, o quizás una gestalt de múltiples reyes.

El instructor británico retirado Peter Field piensa que se encontró con la localización real de Camelot mientras que estudiaba un tanto. Apoyado en sus descubrimientos, llegó a la conclusión de que Camelot era un Fuerte de roma en Slack, al oeste de Huddersfield en West Yorkshire.

El fuerte de roma, llamado Camulodunum, se encontraba estratégicamente situado, pero hoy en día existe bajo un campo de golf, con lo que cualquier excavación probablemente deberá aguardar ciertos años.

5. Hy-Brasil

Diríase que está situada en frente de la costa de Irlanda, la isla de Brasil, en ocasiones llamada Hy-Brasil para no confundirla con el país sudamericano, está en teoría oculta salvo por un día cada siete años. No es requisito tener un título en geografía para entender que no es una característica verdadera de la mayor parte de las islas, con lo que en general se considera puramente falsa.

Pese a la naturaleza enigmática de la isla, hubo cuentos de personas que descubrieron sitios afines durante los años. La isla apareció en los mapas desde el año 1325 y continuó mostrándose en los mapas hasta el año 1800.

Múltiples navegadores y los marineros aseguraron haber visto o aun visitado la isla, si bien la mayor parte de los que fueron a procurarla retornaron con las manos vacías. Se ha teorizado que el Porcupine Bank podría ser la fuente real de la historia: un banco de arena alto en las inmediaciones donde se afirmaba que existía Hy-Brasil.

4. Jardines Colgantes de Babilonia

Construidos en el siglo VI a. C. por el rey Nabucodonosor II, se suponía que los legendarios Jardines Colgantes de Babilonia eran un espectáculo para la visión. Jardines en cascada que alcanzaban los 75 pies de altura y presentaban flores, yerbas y toda clase de plantas exóticas en un nivel tan extravagante que llegaron a ser conocidas como entre las Siete Maravillas del Planeta Viejo. Y con lo que todos sabían en los tiempos modernos, jamás habían existido.

A fin de que tenga existencia un jardín de esta clase, se debió crear un increíble sistema de riego para llevar bastante agua al desierto a fin de que prosperasen todas y cada una de las plantas. No se encontró ninguna prueba en tiempos modernos que indique que en algún momento haya existido una compañía tan masiva cerca de Babilonia. No obstante, no significa siempre que no tenga existencia.

Según la investigación de la Dra. Stephanie Dalley, la razón por la cual jamás podemos encontrar ninguna prueba de los Jardines Colgantes en Babilonia fue que, primeramente, jamás estuvieron en Babilonia. Ella piensa que descubrió prueba de su vida y la vieja localidad de nínive, una parte del Imperio Asirio.

La investigación de Dalley exhibe que el rey asirio Senaquerib fue responsable de un jardín extravagante precisamente un siglo antes de la presunta versión babilónica. Sus escritos describen determinada cosa, incluyendo la tecnología de riego que se estima que no existe hasta 4 siglos después.

3. Zerzura

Al oeste del Nilo, en algún rincón del desierto de Egipto o Libia, se afirmaba que se encontraba el legendario oasis de Zerzura. Los cuentos escritos de ella se remontan al siglo XIII, mentando una localidad que era tan blanca como una paloma. Se mencionó que está gobernado por un rey y una reina dormidos; se encontraba custodiado por colosales negros y se encontraba lleno de bienes.

Varios navegadores de europa se plantearon conocer la localización de Zerzura en tiempos mucho más modernos, ciertos hasta la década de 1930. Fue en 1932 en el momento en que Explorador húngaro Laszlo Almasy dirigió una expedición por el desierto y descubrió una secuencia de wadis. Si bien no había una localidad blanca refulgente con un rey dormido, lo cierto es que descubrieron ciertos oasis en el desierto que precisamente habían sido visitados por los nómadas tebu locales que habían construido cabañas cerca del área.

Merece la pena indicar que en el relato de la narración de Almasy, empezó su día de hallazgo sacando el polvo de la arena del desierto de su avión. Si hubiese habido algo en esa área anteriormente, es del mismo modo posible que el desierto se lo hubiese tragado y solo quedara la vegetación. Con independencia de si hubo una localidad real o no, el oasis semeja existir y posiblemente algo mucho más haya estado allí en algún momento.

2. Thule

En los viejos escritos helenos y romanos, lo mucho más al norte que se podía llegar era una tierra llamada Thule. Fue en el siglo IV a.C. en el momento en que el explorador heleno Pytheas llegó a Atenas con historias de esta tierra donde el sol jamás se ponía y la tierra y el océano se unían en una suerte de substancia viscosa. Eso fue extraño.

En años siguientes, varias personas llegaron a opinar que quizás lo que Pytheas se encontraba describiendo era Islandia o aun Groenlandia, pero los datos no en todos los casos coincidían. Transcurrido un tiempo, la multitud llegó a opinar que quizás Pytheas terminaba de inventar toda la historia. El único inconveniente era que había sido siempre y en todo momento fiable con lo que había escrito anteriormente. Y el hecho es que su descripción del verano ártico fue precisa. En el momento en que vayas suficientemente al norte, vas a llegar a sitios donde el sol continúa a lo largo de días seguidos. Sería algo increíble para él haberlo adivinado.

Pytheas asegura haber descubierto la tierra seis días del otro lado del mar desde las islas Orkney. Se afirmaba que la multitud de allí era de piel clara y pelo claro, y salvajes según su descripción. En años siguientes, los nazis se aferrarían a esta historia y montarían su expedición para hallar a Thule, pensando que era el sitio de nacimiento de la Raza aria.

Por supuesto, los nazis jamás hallaron esta tierra mítica de supremacía aria, pero había suficientes datos de una tierra que precisamente existía en algún sitio del Ártico para corroborar que adondequiera que hubiese ido Pytheas, probablemente era un espacio real.

1. Sodoma y Gomorra

En la historia bíblica de Sodoma y Gomorra, Dios le ha dicho a Abraham que ámbas ciudades iban a ser demolidas por la maldad de sus pobladores. Lot, el sobrino de Abraham, vivía en una de esas ciudades y Abraham verdaderamente no deseaba verlo destruido. Solo Lot y su familia eran suficientemente dignos de vivir, con lo que se les mencionó que podían escapar mientras que no mirasen hacia atrás. Pero en el momento en que se fueron, la mujer de Lot echó una ojeada y se transformó en una columna de sal. ¿En lo que se refiere a todos los otros en la localidad? No quedó nada.

Uno pensaría que la prueba histórica de 2 ciudades demolidas por Dios mismo sería bastante enclenque. Pero existe la creencia de que ámbas ciudades aparecieron y las ruinas están hoy en día cerca de una vieja península del Mar Fallecido en Israel. En lo que se refiere a la furia de Dios, tomó la manera de un terremoto que se pensaba que golpeó la zona en torno a 1900 a. C., y el petróleo y otros gases naturales en el área tienen la posibilidad de haber explotado y llovido fuego en ese instante.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *