Auge y caída de la Casa de los Médicis

Fue entre las familias mucho más ricas y capaces de Europa, de la que salieron 2 reinas, tres reyes y 4 papas. Como mandatarios de hecho de Florencia a lo largo de prácticamente 300 años, la Casa de los Médicis asimismo sentó las bases del Renacimiento italiano.

Observemos mucho más de cerca a estos sorprendentes florentinos. ..

10. Había una vez…

Antes de publicar su imperio, los Medici han comenzado como pobres labradores de Cafaggiolo, en el norte de la Toscana. A fines del siglo XIII, Giovanni di Bicci de ‘Medici había invertido los humildes orígenes del clan fundando un exitoso banco.

Para complementar la novedosa situación de la familia, se inventó una ascendencia del mismo modo pasmante, probando que los bolsillos llenos tienen la posibilidad de obtener prácticamente cualquier cosa, aun una historia de historia legendaria. Según la historia, un familiar lejano llamado Averardo luchó como valeroso caballero con armadura para Carlomagno el Grande. No está mal, ¿eh? La cosa se pone mejor.

Un día, el guerrero se encontraba montando a caballo en el momento en que se halló con un alarmante enorme que había estado aterrorizando a los lugareños. Utilizando el instante, Averado mató a su enemigo (o lo logró vencer, las ediciones cambian), ganando de esta manera el estatus de culto a fin de que las generaciones futuras lo inmortalicen. En 1537, El emperador del Sacro Imperio Carlos V concedió de manera oficial a la familia la nobleza que anhelaba al entablar los Enormes Duques de Toscana.

Hoy en día, los Escudo de los Medici todavía puede ornamentar varios inmuebles de la Toscana. El omnipresente emblema muestra una secuencia de bolas rojas sobre un escudo dorado, que simbolizan las abolladuras sufridas por Averendo a lo largo de sus heroicas hazañas. No obstante, una visión mucho más insolente recomienda que el diseño representa las monedas como los primordiales cambistas de la temporada.

9. Rueda de la fortuna

El imperio bancario de los Médicis se expandiría de manera rápida hasta transformarse en la mayor institución financiera de Europa, con sucursales tan lejanas como Nápoles, Ginebra y Londres. La extendida lista de clientes del servicio adinerados incluía asimismo al Vaticano, forjando una fuerte coalición que producía provecho mucho más que divinos.

Abajo Cosimo de ‘Medici (hijo de Giovanni), Florencia se transformó en el primordial centro bancario, subiendo el florín, la moneda de oro de la región, como moneda estándar en toda Europa. La creciente riqueza de la familia les dejó comprar enormes extensiones de tierra y ganar enorme predominación política, causantes vitales para subsistir a la perpetua situación de turbulencia donde estaban las ciudades-estado italianas.

Si bien transcurrido un tiempo darían rincón a múltiples figuras de relevancia histórica, su magia financiera acabó con Cosme. Tras una sucesión de malas inversiones y un liderazgo enclenque, la compañía cerró sus puertas en 1494.

8. El poder papal

Tener un montón de botín y también predominación política da un modo de vida que la mayor parte de la multitud solo puede envidiar. Para los Medici, vivir a lo grande incluía aun el ingreso directo a Dios.

En el siglo XVI, 4 familiares de sangre fueron seleccionados pontífices, comenzando por El Papa León X en 1513. Su reinado, plagado de escándalos, sería un acto bien difícil de proseguir. Popular por su acompañamiento a las artes, los costos espléndidos y el libertinaje, el Santurrón Padre (cuyo nombre de nacimiento es Giovanni di Lorenzo de ‘Medici) declaró infamemente: “Dios nos dió el papado, gozemos de él”.

Y eso es precisamente lo que logró, transformando el Vaticano en su palacio personal de exitación. Con lo que entendemos, jamás instaló un tanque de tiburones o una barra de striptease, pero sus excesos decadentes condujeron de manera directa a la Reforma Protestante. Además de esto, su carne con Martin Luthera quien había excomulgado en 1521, causó entre las mayores luchas de toda la temporada del Renacimiento.

7. Asimismo eran dueños de las estrellas

Antes de transformarse en el “padre de la ciencia actualizada”, Galileo Galilei ganaba dinero plus como tutor de pequeños ricos en Europa. Este trabajo plus le llevó a ser nombrado matemático de la corte del Enorme Duque de Toscana, Cosme II de Médicis, lo que supuso un resultado increíble para las dos partes.

El trabajo bien retribuido dejó a Galileo dedicar mucho más tiempo a su estudio de la física, tal como a fomentar la teoría heliocéntrica. En su momento de libertad, el astrónomo vanguardista asimismo mejoró el telescopio, que usó para conocer lo que parecían ser 4 pequeñas estrellas cerca de Júpiter. Como homenaje a su beato patrón, las bautizó como las “estrellas”Estrellas mediceas. “

Galileo terminó conociendo que los elementos proseguían una trayectoria orbital cerca del colosal mundo. Actualmente, los cuerpos celestes se conocen como las lunas galileanas de Júpiter.

6. Kate la Grande

Como bisnieta de Lorenzo el Magnífico y sobrina del Papa Clemente VII, Catalina de Médicis encauzó su alto pedigrí para emerger como entre las mujeres mucho más capaces de su tiempo. Su encanto seductor y su astucia le dejaron controlar Francia como reina consorte, regente y madre de tres reyes.

A los 14 años, Catalina se comprometió con Enrique, hijo del rey Francisco I de Francia, cimentando una coalición estratégica y asegurando el futuro estirpe real. Transcurrido el tiempo dio a luz a 10 hijos, entre aquéllos que están los monarcas Francisco II, Carlos IX y Enrique III. Además de esto, 2 de sus hijas se transformaron en reinas consortes de España y Francia, respectivamente.

La predominación de Catalina en el siglo XVI, en especial a lo largo de las Guerras de Religión, la transformó en una figura tanto querida como injuriada. Digna o no, se la culpó en buena medida de la carnicería final de Matanza del día de San Bartolomédonde cientos de hugonotes fueron aniquilados. El interés de siempre de Catalina por el ocultismo y su asociación con el legendario adivino Nostradamussolo aumentó su siniestra reputación.

5. Tú chillas, yo grito..

Se dijo que la música y los gatos son el más destacable medio para resguardarse de las miserias de la vida. Asimismo se podría añadir el helado a esa lista. Si bien la invención del gelato se remonta a la vieja China, la pluralidad mantecosa italiana se creó particularmente para la Casa de los Médicis.

2 ediciones contradictorias quieren elaborar el postre helado, pero las dos señalan de manera directa a la familia mucho más conocida de Florencia. Una de ellas tiene relación a un carnicero de aves del siglo XVI llamado Ruggeri, que ganó un respetado certamen por hacer el “plato mucho más excepcional”. Catalina de Médicis quedó tan cautivada por el manjar que logró que el chef se trasladara a la Corte Real francesa en París para su boda en 1533.

Una primicia opción alternativa asigna al célebre arquitecto italiano Bernardo Buontalenti la creación de su exquisita receta de huevo y nata en 1565. En todo caso, el gelato puede definirse inequívocamente en 2 expresiones: molto bene.

4. Todo en familia

El extenso acompañamiento de los Médicis a las humanidades desempeñó un papel primordial en el momento de captar los más destacados artistas de Europa a Florencia. Entre esta enorme reserva de talento estaba un joven aspirante de la pequeña aldea toscana de Caprese, al que el planeta llegó a entender como Miguel Ángel.

En 1490, el prodigio de 15 años aceptó una convidación para residir en el Palacio Médicis. Allí, se transformó en una parte de la familia mientras que perfeccionaba sus precoces capacidades artísticas.

Miguel Ángel recibiría pedidos de tres Papas de los Medici (León X, Clemente VII y Pío IV). A lo largo de este intérvalo de tiempo, efectuó ciertas de sus mejores proyectos, como la estatua de Moisés y su fresco del Juicio Final, que cubre la pared del altar del Capilla Sixtina.

3. Contrincantes en la puerta

El deporte de la política puede ser un juego despiadado. Un día te aplauden a rabiar en los mítines y te echan como basura podrida. A lo largo de su largo reinado, los Médicis sostuvieron una supervisión incesante mientras que se ganaban varios contrincantes por el sendero.

En 1478, la familia Pazzi lanzó un golpe para derrocar al gobierno para matar a los príncipes co-mandatarios de los Medici, Lorenzo y Giuliano. Si bien el hermano menor murió gracias a sus lesiones, Lorenzo subsistió y terminó observando de qué manera sus oponentes eran asilados y asesinados.

Otro ataque, en esta ocasión por un predicador extremista llamado Girolamo Savonarolatendría mucho más éxito. El puritano fraile dominico logró hacerse con el control de Florencia en 1497 y animó a sus coléricos seguidores a abrasar libros, arte y otros elementos considerados “vanidades” malignas. Pero un año después, Savonarola fue excomulgado y después ahorcado. Se terminó el juego.

2. Il Magnifico

Probablemente el integrante mucho más popular del clan Medici, Lorenzo el Magníficologró honor a su grandioso alias como gobernante, poeta y mecenas de las artes. Desde muy joven probó una sabiduría y un carisma visibles, características que le sirvieron a lo largo de su inusual (si bien corto) vida.

Lorenzo nació en 1449 y fue dispuesto para la excelencia por su padre Piero de ‘Medici, que mandaba recurrentemente a su joven hijo en metas diplomáticas representando a la República de Florencia. Estos encuentros y saludos incluían viajes a Roma, donde se codeó con el Papa y estableció sólidas relaciones con otras figuras religiosas y políticas clave. Resumiendo, el jóven sabía de qué forma conducir la salón.

Mientras que se encargaba de las responsabilidades de regentar una república, asimismo halló tiempo para la música y la poesía. Espléndido mecenas de las artes, contribuyó a que la Toscana se transformara en el epicentro del Renacimiento italiano, y su muerte en 1492 coincidió con el desenlace de la Edad de Oro de Florencia.

1. El objetivo de una era

Si la historia nos enseña algo, es que nada dura para toda la vida, incluyendo las dinastías. En 1737, Gian Gastone de ‘Medici murió sin herederos, poniendo de esta forma fin al dominio de los Medici sobre el Enorme Ducado de Toscana. Su hermana, no obstante, rescataría el legado familiar.

Anna Maria Luisa de ‘Medicila última descendiente directa, creó un pacto judicialmente vinculante que preservaba su tesoro de maravillas artísticas para la localidad de Florencia. Como resultado, varias catedrales y museos, como la Capilla de los Médicis y la Galería de los Uffizi está llena de bienes de valor incalculable.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *