Casos extraños y trágicos de pánico por COVID-19

La pandemia mundial de COVID-19, la novedosa patología ocasionada por el nuevo coronavirus, no solo ha cobrado su precio en vidas humanas, sino sigue sembrando trastornos económicos y sociales. Entre las intranquilidades de salud muy reales, el distanciamiento físico y los sacrificios de asistencia económica, hubo ciertos accidentes visibles de pavor y perturbación, que van desde lo absurdo hasta lo trágico y lo repudiable. Aquí observamos las respuestas mucho más locas a COVID-19 que el planeta ve …

10. El fallo del ajo

A causa del pavor mundial por el coronavirus, una mujer en Zhejiang, condado de Tiantai en China, fue ingresada en el hospital tras consumir un total de 3.3 libras de ajo a lo largo de un par de semanas para batallar el virus. Con un total de 16 bulbos, su consumo elevado de ajo, y no el coronavirus, fue la causa de sus distintos síntomas.

La mujer había sufrido síntomas desapacibles. introduciendo ardor y mudez temporal gracias a los severos efectos inflamatorios de una ingesta masiva de ajo que solicitó una tomografía computarizada. Los médicos le detallaron que el de el no era un caso del nuevo coronavirus, sino un caso de muestra de una sobredosis de ajo. El incidente ocurrió una vez que ella se enterase de que varias personas aconsejaban el ajo como una manera de emprender el COVID-19, más allá de que no es un régimen válido para la patología poco a poco más mortal.

9. La catástrofe del alcohol metílico en Van a ir

El temor a una pandemia no es buena razón para envenenarse. El alcohol metílico es muy distinta del etanol, el género de alcohol que tomamos. El alcohol metílico es un asesino. Entonces, ¿por qué razón bastante gente en Van a ir, miedosas de fallecer por el nuevo coronavirus, consumieron alcohol metílico? Las bebidas alcohólicas no son legales en Van a ir, lo que crea un mercado negro para el alcohol de contrabando. Esto puede integrar elementos de alcohol industrial no potable, con el fragancia que se esconde con lejía.

Trágicamente, los mayores que brindaron a los pequeños resoluciones que poseen alcohol metílico provocaron varios de los peores accidentes. Según el Jakarta Articulo, 44 personas en Van a ir fallecieron por el consumo de alcohol por fundamentos anti-COVID-19 que no era capaz para el consumo humano. El New York Times notificó 480 muertes por el consumo de alcohol metílico, con 2.850 enfermos. Trágicamente, uno El niño de 5 años aun quedó ciego a resultas del alcohol. no capaz para el consumo humano.

8. El papel del váter

Entre los desenlaces mucho más entretenidos, pero absurdos, del brote de COVID-19 es la prevalencia de la adquisición masiva de papel del váter por pavor. En todo el mundo, el fenómeno se ha manifestado de solo una y misma forma: personas que viajan en manadas a los enormes guardes, mercados, tiendas de productos para la vivienda e inclusive tiendas de dólar en pos de papel del váter. Han explotado riñas, se ha juntado papel del váter y se han predeterminado límites rigurosos para parar dicho acaparamiento. Los recursos on-line se han fatigado, dejando solo papel del váter reciente libre.

Hasta entonces, esos que legítimamente desean sostener su suministro regular de papel del váter se han enfrentado a retrasos. Jamás hubo una escasez real, y la propaganda y las imágenes de aparadores de papel del váter vacíos sencillamente han alimentado el inconveniente. ¿Por qué razón? Gracias a la ignorancia y el pensamiento grupal, adjuntado con los deseos particulares de estar limpio, el temor a que se agoten los abastecimientos y, más que nada, el deseo de tener el control de nuestra vida en tiempos de indecisión. Todavía imbécil.

7. El estafa de la comida rápida

¿Piensas en reportarme enfermo para trabajar? Esa petición falsa de momento de libertad se regresa considerablemente más seria en el momento en que un fácil deseo de faltar al trabajo supone una proclamación falsa de desenlaces positivos de la prueba de coronavirus, completa con documentación médica falsificada. En la mitad del caos de las secuelas del coronavirus, la policía de Hamilton, Ontario, respondió al informe de un lugar de comidas McDonald’s sobre la presencia de una nota falsa del médico que afirma que un usado de 18 años tenía el virus.

El pavor se había apoderado, el lugar de comidas había sido cerrado y se había contratado a expertos sanitarios para desinfectar las instalaciones. Bastante gente se vieron perjudicadas de forma negativa puesto que todos y cada uno de los que habían trabajado con ella en el local de McDonald’s debieron irse a casa y aislarse por la visible oportunidad de que hubiesen contraído el virus. En el momento en que el plan fracasó, el estafador de 18 años fue detenido y acusado de tener una cita en la corte para mayo de 2020, confrontando 4 cargos que abordan delitos que tienen dentro travesuras, falsificación y estafa.

6. Acaparamiento de armas

En la mitad de la indecisión ocasionada por el nuevo coronavirus y la patología que causa, COVID-19, las ventas de armas se están tirando. En los USA, hubo Enormes filas fuera de las tiendas de armas, en tanto que la multitud teme el cambio popular y probables altercados a causa del virus. Al tiempo, cambia la demografía que compra armas en proporciones cada vez mayores.

No son solo los jóvenes sobrevivientes los que están imaginando el objetivo de todo el mundo y suponiendo que asimismo podrían tener que interpretar al héroe. Los retirados, como una mujer mayor que apreció que “la multitud actuaba de forma extraña”, por último eligieron obtener un arma. Temía un incremento de los delitos ventajistas tras las interrupciones sociales similares con COVID-19, y otros muchos como ella están entre las crecientes listas de clientes del servicio. Finalmente, los miedos de que las restricciones gubernativos sobre el suministro de armas motiven aún mucho más las compras.

5. Riesgo de mascotas

Se estima que el nuevo coronavirus pasó de huéspedes de animales a humanos, pero han surgido ciertos casos especiales. Una mascota Pomerania y un pastor alemán en Hong Kong contrajeron el virus, al paso que un gato en Bélgica es la última víctima. La realidad es mucho más extraña que la ficción. Contacto próximo con mascotas deja que las especies no humanas contraigan el virus de una forma supuestamente afín a la manera en que los humanos tienen la posibilidad de contraer el virus.

Lamentablemente, ha surgido el pavor, como se ve en las situaciones en que los dueños han intentado regresar a casa a las mascotas de forma bastante trágica por miedo a dañar a sus amigos pilosos con el virus, en vez de sencillamente proseguir las reglas básicas de higiene que habrían de ser suficientes. Lavarse las manos, poner a las mascotas en habitaciones separadas y eludir besos o abrazos son métodos que tienen que usarse para eludir la transmisión a las mascotas en el caso de que la prueba del virus sea efectiva. No es requisito abandonar la mascota.

4. Tanqueado

Es natural buscar el botiquín con la promesa de localizar un fármaco probablemente conveniente, o cuando menos un tónico, para conseguir alguna medida de protección percibida contra una exclusiva pandemia viral. Más allá de que semejantes medidas están probando ser ineficaces, ciertos intentos equivocados mucho más extremos para protegerse del COVID-19 se están volviendo mortales. Un hombre de Arizona murió a lo largo de la pandemia no por COVID-19 sino más bien por un limpiador de acuarios ingerido por el hombre y su mujer, quienes fueron hospitalizados.

El producto de limpieza, popular como fosfato de cloroquina, tenía un nombre claramente afín a los fármacos contra la malaria Cloroquina y también Hidroxicloroquina, que coincidentemente últimamente han recibido la aprobación de la FDA como tratamientos para el régimen del coronavirus en ocasiones de urgencia. Las conjeturas catastróficas y desacertadas ilustran los riesgos de tergiversar nombres químicos superficialmente afines. Por servirnos de un ejemplo: puede poner algo de cloruro de sodio (sal de mesa) sabroso en su comida todos y cada uno de los días, pero tomar hipoclorito de sodio (¡blanqueador para lavar la ropa!) Lo mataría en un estado de padecimiento horrible o lo mutilaría para toda la vida desde adentro.

3. Tundas callejeras

El brote de COVID-19 y la próxima pandemia mundial han causado una aceptable proporción de pavor y pandemónium. Pero pocos accidentes están atrayendo tanta atención de los medios como los combates entre comerciantes itinerantes, repartidores y otros servicios supuestamente fundamentales y la policía local en India. Los comerciantes itinerantes que quieren mantenerse en desempeño para otorgar alimentos a quienes mucho más los precisan a lo largo de la pandemia se han enfrentado a regulaciones dudosas y una falta de uniformidad en lo que se refiere a la app y los privilegios de operación.

La policía fué criticada por pegar ferozmente a los infractores de las reglas percibidos (o reales), incluyendo los comerciantes itinerantes. Un oficial de policía en Delhi. acabó con una suspensión tras la presunta golpiza a un mercader de verduras. Es verdad que los conjuntos han violado las regulaciones de distanciamiento físico al agolparse en las tiendas, pero como explicó un vendedor ambulante respecto al accionar exagerado, “no golpeas a quienes procuran alimentarte”.

2. Especulación desvergonzada

A causa de la pandemia impulsada por el coronavirus, varios “hombres de negocios” se han implicado en lo que legítimamente podría llamarse “compras predatorias”, en las que limpian los aparadores de abastecimientos fundamentales como artículos de limpieza, desinfectantes, guantes y papel del váter. Este accionar poco responsable equivale tanto a dar de comer la histeria como a limitar artificialmente los abastecimientos para todos los que verdaderamente los precisan.

Columbia Británica, Canadá se vió obligada a contestar al saqueo y la especulación a través de la promulgación de órdenes de urgencia que penalizan esta compra y reventa injustas de artículos fundamentales, incluidos alimentos, recursos médicos y modelos de limpieza. Los infractores de las reglas tienen la posibilidad de ser multados con enormes cantidades de dinero o enjaulados. británico El ministro de Seguridad Pública de Columbia, Mike Farnworth, charló sobre la problemática vida de un “vergonzoso mercado negro de abastecimientos médicos” que sería “castigado con todo el peso de la ley”.

1. Racismo radical

El extremismo racista, ciertos apuntando de manera directa a los chinos y otros culpando a otras nacionalidades por el coronavirus (o confundiéndolos con los chinos), ocurrió en el mundo entero como resultado del virus. El pueblo chino se ha enfrentado a escandalosos accidentes de abuso e inclusive crueldad en países como los Países Bajos, donde un holandés de 65 años de origen étnico chino fue empujado de una bicicleta, y en Italia, donde un hombre chino fue atacado con una botella de vidrio en una estación de servicio. Aun en China, varias personas de Wuhan, el centro del brote inicial de coronavirus, han informado de un trato discriminatorio por la parte de los chinos de otras provincias.

Los asaltos contra los chinos en distintas países son bastante pésimos, pero la proporción de coronavirus alimentó los asaltos racistas contra personas de otros países asiáticos como El país nipón, unas partes de India, Vietnam, Tailandia, Corea y Laos, asociando de forma ciega a prácticamente cualquier pueblo asiático. con el nuevo coronavirus. Un estudiante de derecho de Singapur. fue atacado tan ferozmente en Londres que fue operado. El Dr. Cary Wu, instructor asistente en el departamento de sociología de la Facultad de York en Canadá, está realizando una investigación de primera línea sobre lo que él llama reacciones “anti-asiáticas”, y enseña que las universidades deberían realizar mucho más para batallar la discriminación. Wu enseña que el término “de fachada asiática” se emplea pues la gente que “semejan asiáticas” tienen la posibilidad de haber nativo de otro rincón.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *