Casos oscuros de personas que supuestamente vendieron sus almas

En la guerra por el alma del hombre, el demonio es un contrincante excelente. Eso es por lo menos lo que varios de nosotros oímos al medrar en hogares religiosos. El demonio tienta y le toca al hombre soportar. Hay bastantes hombres que no fueron suficientemente fuertes para soportar las promesas del príncipe del inframundo. ¿Qué tendría Lucifer para sugerir para canjear tu alma? Nuestra lista cuenta a esos que en teoría hicieron acuerdos con el demonio …

8. Niccolò Paganini

Nativo de Génova, Italia en 1782, Paganini es todavía recordado hasta hoy como entre los violinistas mucho más talentosos que nunca haya tocado. A lo largo de la temporada de Paganini, se pensaba que el violín era el “instrumento del demonio” gracias a la emoción que ocasionaba en sus oyentes. El violín brotó en el siglo XVI y llegó a ser acompañado por bailes, especialmente de campesinos; para disuadir tal vitalidad, próximamente se conoció como el “instrumento del demonio”.

Paganini empezó a tocar el violín a los 7 años y fue reconocido como un prodigio desde temprana edad. Lo que lo distinguía de sus compañeros era su rivalidad técnica. Era popular por poder tocar sin la asistencia de partituras. Paganini acostumbraba a interpretar piezas en plazas o teatros absolutamente de memoria.

Próximamente, los susurros se transformaron en comentarios y se sospechó que Paganini había hecho un pacto con el demonio. Un concierto particularmente pareció ofrecer crédito a estos comentarios. Supuestamente, mientras que Paganini se encontraba actuando, todas sus cuerdas se rompió … todas y cada una salvo una, claro. En vez de detenerse, continuó tocando de manera exitosa, cautivando a la audiencia y realizando que se ve que no pasaba nada. El aspecto de Paganini asimismo inquietó a ciertos, puesto que en teoría tenía un aura obscura.

En 1840, en el momento en que Paganini murió, la iniciativa se encontraba tan popularizada que los curas se negaron a sepultar su cuerpo cerca de una iglesia católica. Les tomó mucho más de 30 años y también incontables debates para al final convenir dejarle tener un entierro católico conveniente.

7. Robert Johnson

En Clarksdale, Mississippi es la bifurcación histórica donde diríase que Robert Johnson logró su pacto con el demonio. ¿Qué consiguió a cambio? Su legado como abuelo del blues. Robert Johnson nació en 1911 y tenía 10 hermanos y hermanas. Su padre fue expulsado de la región por una turba de linchadores y su madre se vio obligada a regresar a casarse. Desde pequeño, Johnson se aficionó a la música, lo que incordió a su padrastro, que lo deseaba en el campo. Como la mayor parte de los prodigios, Johnson empezó a una edad temprana observando jugar a su hermano.

Cuenta la historia de historia legendaria que Johnson se encontraba tan ofuscado con transformarse en un legendario músico de blues que logró un trato con el demonio. El demonio apareció en la manera del hombre, escuchó los deseos y anhelos de Johnson y después procedió a afinar su guitarra para él. Con eso, Robert Johnson cambiaría el blues para toda la vida, pero el demonio se quedaría con su alma. Dar de comer las teorías de la conspiración fue la referencia de Johnson a la bifurcación en una de sus canciones.

El demonio tendría su alma a una edad temprana, en tanto que Johnson murió a los 27 años. Su muerte todavía es un secreto pero hay múltiples teorías que tienen dentro su intoxicación por la parte del marido enojado de una de sus amantes. Johnson era popular, en sus actuaciones, por ver a los ojos a una asistente femenina y jamás romper su mirada. Parece ser, tras su actuación, una mujer envió una botella de licor abierta. Un amigo procuró avisar a Johnson, pero no escuchó su mensaje.

Como producto de la pobreza de Johnson, su tumba tampoco es segura. Pero la verdad es su sitio en la historia del blues. Fue incluido en el Salón de la Popularidad del Rock and Roll en 1986 y ha influido en personas como Eric Clapton y otros muchos.

6. Jimmy Page

Como el violín antes, la guitarra preocupaba a los integrantes conservadores de la sociedad. Con el sitio de Led Zeppelin como de las mejores bandas en la narración de la música, los medios naturalmente rodearon a su guitarrista primordial: Jimmy Page. Entre los guitarristas mucho más venerados de la historia, Page estuvo conectado constantemente con el demonio. Circularon varios reportes de que Page era un admirador de la magia negra y también procuró convocar a los diablos del infierno sin tocar la guitarra. En el momento en que se le preguntó sobre la magia negra, Page se negó a corroborar o denegar los reportes, aseverando que la gente deberían hallar sus verdades a través del hallazgo personal. No obstante, adquirió la vieja casa de Aleister Crowley, un ocultista de la marca “El hombre mucho más maligno de todo el mundo”.

Page parecía gozar de los comentarios que circulaban a su alrededor. En el momento en que se le preguntó sobre la adquisición de la vieja casa de Crowley, mencionó que todas y cada una de las malas vibraciones estaban allí. Asimismo aseveró que la vivienda acostumbraba a ser usada como un lugar de iglesia antes que se quemase hasta los cimientos. No es un mal hogar para un hombre que se asoció con el demonio.

5. San Teófilo de Adana

El primer hombre que en teoría negoció con el demonio fue San Teófilo de Adana allí por el siglo VI d.C. Otra razón por la que es digno de mención es dado que la historia de historia legendaria de Fausto se inspiró en su cuento. Siendo él mismo un ángel, tiene sentido que Lucifer intente tentar a un hombre de Dios. Según la historia de historia legendaria, Teófilo fue votado unánimemente por sus compañeros para transformarse en obispo. No obstante, como humilde sirviente del señor, Teófilo se negó. Una vez que un compañero tomó su situación, el hombre transformó la vida de Teófilo en un infierno. Naturalmente, Theophilus lamentó su resolución de parar de ser obispo y solicitó la asistencia de un hechicero para arreglar el daño.

Tras algo de discusión, eligieron que solo Lucifer podría contribuir a solucionar el tema. El demonio apareció y se encontraba listo y presto a solucionar la situación si Teófilo renunciaba a Cristo y a la Virgen María en un contrato escrito con su sangre. El clérigo estuvo según con las solicitudes del Demonio y fue retribuido con su puesto de obispo.

Con el paso del tiempo, Teófilo se sintió incómodo por sus acciones y le solicitó perdón a la Virgen María. Ayunó a lo largo de 40 días, aguardando que apareciese la Virgen María. Ella por último apareció y lo amonestó, pero Teófilo rogó su clemencia y ella prometió solicitarle a Dios en su nombre. Tras ayunar a lo largo de otros treinta días, la Virgen María regresó y le mencionó que Dios lo había perdonado. Lucifer tenía otras ideas.

En el momento en que el clérigo se despertó un día, descubrió que el contrato se encontraba prendido a su pecho. El demonio se había negado a dar el alma de Theophilus. Presa del pavor, se aproximó a otro clérigo que quemó el contrato. Theophilus murió instantaneamente.

4. Giuseppe Tartini

Niccolò Paganini no fue el único violinista que cambió su alma. Giuseppe Tartini diríase que fue visitado por el demonio mientras que dormía. Lucifer charló con Tartini, ofreciéndole sus servicios a cambio del alma del músico. Tartini estuvo en concordancia, entonces vio como el demonio tomaba su violín y tocaba la canción mucho más atractiva. En el momento en que se despertó por la mañana siguiente, Tartini agarró su violín y también procuró recrear la canción. ¿El resultado? Una parte con un nombre correspondiente: “The Devil’s Trill Sonata”.

Hasta hoy, todavía es entre las piezas de música para violín mucho más bien difíciles nunca escritas. Esos que lo presenciaron tocar en directo estaban persuadidos de que Tartini debe existir tenido una asistencia de otro planeta para hacer y controlar tal parte. Por alguna razón, Tartini jamás pareció gozar la canción tanto como otros. Quizás fue por el hecho de que jamás ha podido jugar bien como el hombre que lo visitó en sus sueños …

3. Urbain Grandier

La única persona en nuestra lista que fue sentenciada y asesinada por su trato con el demonio, Urbain Grandier está en compañía distinguida. Grandier, nativo de 1590, se transformaría en sacerdote católico francés. Pese a su juramento a Dios, Grandier era popular por ser promiscuo y reposar con mucho más de unas escasas monjas. Además de esto, fue franco en sus críticas a la posición de la iglesia sobre el celibato. Tras ciertos interrogatorios, múltiples monjas aseguraron que Grandier había utilizado magia obscura para persuadirlas de que compartiesen su cama. Con escasas pruebas, aparte de su palabra, el juicio resultó en su absolución. No obstante, la franqueza de Grandier lo llevó a conformar un enemigo del presidente de Francia: el cardenal Richelieu. El cardenal ordenó un segundo juicio, donde Grandier fue detenido y torturado.

Grandier fue culpado una vez que se halló un contrato entre sus pertenencias. Se encontraba escrito en latín y cubierto de extraños símbolos. Asimismo tenía la firma de Grandier, tal como las firmas de múltiples diablos, incluyendo el propio Lucifer. El contrato establecía que a Grandier se le daría “el cariño de las mujeres, la flor de las vírgenes, el respeto de los monarcas, los honores, las concupiscencias y los poderes” en lugar de la lealtad del sacerdote. De forma habitual medieval, Grandier fue quemado en la hoguera.

2. Antoine Rose

La única mujer en nuestra lista Antoine Rose confesó con el apoyo de la tortura para hallarse de forma regular con el demonio. Famosa como la Hechicera de Saboya, Francia, cuenta la historia que Rose se encontraba en la pobreza y en necesidad. de dinero. Los amigos la persuadieron de que le solicitara asistencia al demonio. Siempre y en todo momento presto a asistir, Lucifer apareció y accedió a contribuir a la mujer depauperada si ella rechazaba a Dios y lo adoraba. Según Rose, el demonio asimismo le dio un palito y un pequeño bote de ungüento.

Semeja que Rose fue la encargada de la imagen icónica de una hechicera con un palo de escoba, en tanto que aseveró que se le señaló “untar algo de pomada en el palo y ponerlo entre sus piernas” mientras que afirmaba: “¡Ve, en nombre del demonio, ve!” Rose asimismo confesó otros tributos que tienen dentro “bailar, celebrar y besar los cuartos traseros del demonio en el momento en que apareció en la manera física de un enorme perro negro”. Algún perro con suerte.

1. Johann Christoph Haizmann

Nativo de 1651, Johann Christoph Haizmann fue pintor quien en teoría vendió su alma tras la desaparición de uno de sus progenitores. En frente de la pobreza y la depresión, Haizmann aceptó las solicitudes del demonio. Lucifer debió haber visto algo único en el pintor en el momento en que demandó que Haizmann fuera su hijo terrenal a lo largo de nueve años. Más tarde, exactamente la misma Jesús, el cuerpo de Haizmann pasaría a manos de su padre. Según Haizmann, firmó 2 documentos que afirman el pacto, uno firmado con tinta y el otro con su sangre. Inseguro de si podría realizar ese pacto, procuró la asistencia de un sacerdote católico que accedió a efectuar un exorcismo. Haizmann declaró que se sintió mejor después y próximamente tuvo una visión donde recobró el pacto de sangre de las garras del Demonio. Ansioso por liberarse completamente de su pacto, se sometió a otro exorcismo.

Se creía libre de su contrato, pero Haizmann pintaba frecuentemente piezas que representaban encuentros con el demonio. Sus notas en el períodico asimismo describen visiones infernales. Pensaba que, pese a su novedosa piedad, el demonio proseguía tentándolo nuevamente al costado obscuro.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *